Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Historia de las mamadas que he dado

28 de noviembre de 2009

Aunque no me llenó la boquita de leche se vio que la disfrutó pues sus expresiones eran de que lo estaba haciendo como toda una putita profesional, además de mamar se la acaricié, lo masturbé y seguía mamando, chupando sus huevos, pasando mi lengua por toda su verga, por el agujerito donde sale la leche pero me quedé con ganas de lechita.

Después de los fajes que tuve con mi amigo Charly en el cual me agasajaba vestidita de nena y los minifajes del relato los fajes de Ximena la verdad necesitaba más pues necesitaba sentir lo que es mamar una buena verga

Por mi mente pasaba la idea de ir a un cine porno pero pues la verdad me daba miedo, incluso alguna vez  entre y me salí por miedo.

Un día fueron más las ganas y me armé de valor y entré al cine Araceli ubicado en el centro de Monterrey N.L. México, al principio no tenía la más mínima idea de cómo empezar a buscar a quien darle una buena mamada, me sentaba al lado de alguien pero se levantaban y se iban, incluso vi a alguien masturbándose, al acercarme y preguntar si lo ayudaba se enojó y de mala manera me corrió, intenté también quedarme parado recargado en una bardita y cada que pasaba alguien parar las nalgas pero ni así,

El caso es que estaba en la parte equivocada pues descubrí que si quería acción era en la parte de arriba del cine y no en la planta baja, pues en la parte alta había mucha acción, vi unos tipos que estaban de pie y uno solo masturbaba al otro, solo usaba la mano (habia más parejas pero esta es clave en el relato) pero yo sin saber cómo acercarme a alguien.

Cuando ya estaba resignada y decidí sentarme a ver la película veo venir un señor que se me deja venir y al ver que se estaba sacando su verga la verdad me dio miedo pero dije, ya estás en esto y no hay marcha atrás,  a pesar de que tenia un olor muy fuerte que desde lejos noté,  sin pensarlo cuando me acerca la verga a la cara y dice, órale,  ahí está, abrí la boca y empecé a chupar y aunque se que lo hice muy bien pues ponía mucha atención en las películas porno para saber cómo se hacía.

El pobre tipo no pudo tener una erección y decidió irse y dejarme con las ganas, cuando vi que al tipo que minutos antes vi que masturbaban ya estaba solo me le acerqué y le dije si quería una mamada a lo que él aceptó y me pregunta, ¿Dónde?  lo llevé a las butacas, me senté y el de  pie, y aunque no la tenía al 100 % erecta, pues supongo que ya se habia vaciado antes.

Se veía más excitado, me agarraba de la cabeza, me jalaba hacia él, me pedía que la mordiera y yo me sentía toda una putita hasta que sentí algo espeso caer en mi lengua que no me supo a nada, la verdad me sentí de lo más putita cosa que me encantó,  además de mamársela me gustaba darme golpecitos con su verga en la lengua y cara , se día fue suficiente y me retiré pero volví tiempo después

El día que volví me fui directo al sanitario, había varios tipos con la verga de fuera pero no tuve valor de acercarme pues había mucha luz así que solo oriné y me fui a la parte de arriba, vi a un señor que se masturbaba una verga muy apetitosa, grande y gorda al cual primero le dije que si lo ayudaba y responde que no, pero al verme que me senté dos filas adelante y me le quedaba viendo con cara de antojo se compadeció y me hace la seña que me siente a su lado.

Sin pensarlo directo me puse a mamar esa verga riquísima pero no acabó, él solo me dijo que iba al sanitario y pues ahorita me pongo a pensar que fui una pendeja, pues tal vez quería que lo siguiera, pero no fue así, en vez de eso me puse a ver con cara de cachonda a los que estaban parados y un muchacho entendió la indirecta y sin pensar se me acerca, se sienta a mi lado y nuevamente mamando una verga también gorda,  grande,  muy sabrosa.

Como estaba empinadita en la butaca le tomé la mano y la puse en mis nalgas, me desabroché el pantalón para que me tocara mejor pero lo hizo poco, aunque no me llenó la boquita de leche se vio que la disfrutó pues sus expresiones eran de que lo estaba haciendo como toda una putita profesional, además de mamar se la acaricié, lo masturbé y seguía mamando, chupando sus huevos, pasando mi lengua por toda su verga, por el agujerito donde sale la leche pero me quedé con ganas de lechita.

En fin, la verdad quisiera un poco más, no sé si que me penetraran pero si quisiera una lengua en mi culito y más lechita en mi boca.

Si eres de Monterrey y quieres acción en eses cine escríbeme a mi correo a ver que hacemos.

Besitos

Autora: Ximena

ximenatv2000@yahoo.com.mx

Guarda un buen video en tu PC, luego nos cuentas http://www.videosmarqueze.com/

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados