Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Esta playa está situada en una zona recóndita, a unos kilómetros de la ciudad de Tarragona, rodeada de una central nuclear, el acceso es complicado, en consecuencia es bastante selectiva.

La primera ocurrió un domingo de hace algunos años. Me encontraba prácticamente solo en una zona apartada de la playa, el día era gris y ya pensaba que tendría un día en blanco.

Pero sobre las 12 horas llegó una pareja que se colocó a mi lado, él era muy gordo y tendría sobre 35 años, y ella sobre 45, alta y con un físico normal, al desnudarse observe que a él apenas se le veía el miembro, tanto por su pequeñez, como por que le tapaba la bolsa de grasa que le colgaba de la barriga.

Al rato ella se dirige al agua y yo la sigo discretamente, de golpe cambia de dirección y se dirige a una zona de piedras, yo por prudencia me mantuve cerca y observe que se agachaba para orinar, para salir de dudas me puse ha hacer lo mismo, sin que ella me viese del todo, cuando acabamos ella se volvió a su lugar en la playa, y yo me dirigí al agua y estuve nadando un rato. Al volver ellos habían empezado a comer, yo hice lo mismo, enseguida empezamos a hablar y nos intercambiamos bebidas, vivían en una población cercana a Barcelona llamada Sabadell, pero que estaban en un camping cercano.

Enseguida quedaron pocas personas en la playa, entonces él se acerco y tapo con su voluminoso cuerpo la vista desde el resto de la playa, ella se puso al otro lado y empezó una cálida felación a mi miembro, continuamos por un 69, realizamos diferentes penetraciones en varias posturas diferentes, pero me pidió que le arrojase el semen encima de sus pechos, a continuación también me pidió que le orinase encima.

Cuando acabamos nos fuimos todos al agua a refrescarnos y quedamos para otro día en su localidad.

La otra historia ocurrió en la playa del Prat, la más antigua de todas. Era un día laborable de Junio, había pocas personas.

Al rato de estar allí vino una familia, abuela, madre y tres hijos, es raro encontrarlos en este tipo de playas, pero enseguida descubrí que había algo más, se situaron a mi lado, ambas señoras empezaron a conversar conmigo, eran de Barcelona, eran suegra y nuera, la abuela tendría unos 60 años y la joven 30, la mayor se conservaba muy bien.

Enseguida me pidió, que le indicase un lugar para orinar, yo la acompañe con la excusa de la dificultad del camino, cuando llegamos al sitio me pidió que me quedase y le hiciera feliz, se tumbo sobre la arena y comencé un acalorado cunilingus, teniendo en cuenta que ella estaba gruesa, después de su orgasmo le ayude a levantarse, y ante mi situación me dijo que no me preocupase que ella lo arreglaría de seguida. Se volvió al lugar de las toallas y hablo con su nuera, esta vino enseguida hacía donde yo estaba, y al llegar me dijo que había venido a acabar lo que su suegra había empezado, se arrodillo delante de mí, proporcionándome una estupenda felación, a continuación la tumbe le practique un cunilingus y la cabalgue, hasta que llego el orgasmo, posteriormente ella se puso su boca sobre mi miembro para conseguir mi semen en su garganta.

Al volver los hijos seguían jugando y hubo una mirada de complicidad entre ambas mujeres, las dos habían quedado ampliamente satisfechas, me prometieron repetir la experiencia siempre que los respectivos maridos los permitiesen.

Buenrollo1956 (arroba) yahoo.es

Pd: no abro archivos adjuntos desconocidos

Autor: Buenrollo1956

Buenrollo1956 ( arroba ) yahoo.es

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
HISTORIAS EN PLAYAS NUDISTAS, LA NUCLEAR.., 7.0 out of 10 based on 4 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados