Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Incesto con mi madre

18 de febrero de 2009

Ella metió mi verga en su culo hasta que mis testículos chocaron con sus nalgas, mi madre gozaba esa penetración, se contraía por las convulsiones que le provocaban los orgasmos que estaba sintiendo…

Esto ocurrió hace por alrededor de unos meses, por navidad, fuimos de vacaciones varios de la familia, a una casa que tiene un cuñado en Puerto Vallarta, Jal. en México.

Para esto los que pudieron ir en avión así llegaron y los que no como es mi caso, me traslade en la camioneta que me prestan para trabajar en la compañía.  Mi madre que también fue,  cuenta con  39 años y para esa edad está bien conservada, lo  observé cuando se metió a bañar al el mar y la estuve observando, y todavía tiene sus carnes bien firmes no obstante haber tenido cuatro hijos, dos mujeres y dos hombres, y mi padre ya es una persona mayor, anda sobre los 60 años, bien todo ocurrió porque tuvo un disgusto con mi padre, porque le decía que no se metiera al mar en traje de baño de esos que les dicen bikinis, y como ya era el último día de vacaciones por la tarde de ese domingo,  teníamos que regresar a nuestros lugares de origen.

Mi madre como una mujer jovencita no se salía de la playa, y mi padre le insistía que ya se saliera para regresar, total mi madre a regañadientes, se salió y me dijo, “Tu padre como es tan cabrón que su amargura la trasmite a todos” al estar en la casa de playa tuvieron otra discusión, y ahí le dijo mi madre, sabes que, yo me voy con Carlos, en la camioneta y así no te causo enojos, trataron de intervenir mis hermanos pero ella dijo no me apuren ya ven como es su padre, para esto ya eran como las seis de la tarde, y así estuvo la cosa para que se dieran los hechos que le voy a narrar.

Salimos como a las seis y veinte de la tarde de Vallarta, al pasar por la gasolinera llené el tanque de combustible y revise todos los niveles como debe de ser. de ahí nos fuimos directo a nuestro destinos, no había transcurrido una hora de camino cuando la camioneta se empezó a calentar y a salir vapor por el cofre del motor, le comenté a mi madre que más adelante nos pararíamos para revisar, ya que en esa zona es de muchas curvas y mi madre me contestó: Que estaba bien que servía para orinar, ya que le urgía, Al pasar esa zona de muchas curvas y pendiente, vi un plano y una vereda que salía de la carretera para ir a una ranchería y ahí me salí de la principal para revisar que estaba provocando el sobre calentamiento del vehículo. Mi madre se bajó para ir a sus necesidades y más tardó en entrar entre los matorrales para orinar, que salió corriendo y me dijo asustada, que había unos animales que le daban miedo, haber cuales animales y efectivamente ahí estaba, una pareja de burros haciendo el sexo y palabra es cierto eso que dicen, los burros sí que calzan grande, el burro macho estaba penetrando a una burra que en apariencia era mayor en edad y cuerpo.

Mi madre cuando vi eso estaba a un lado mío, y comentó al momento que por alguna causa se le salió el miembro del burrito y estaba dando de empujones y no se la podía meter.— ¿Le ayudo? Le contesté que como le podía ayudar y me dijo, pues se la apunto correctamente.- Le dije: Como quieras.— Así que fue muy voluntariosa y tomándole su verga se la apuntó a la burra y así con facilidad, el burro se la pudo meter toda casi hasta los huevos.

Luego mi madre se puso a orinar frente a mí bajando se una tanguita que traía y subiéndose una falda amplía de esas que se usan para ir a la playa, no dejando de ver a los burros haciendo su función reproductora para esto todavía había luz natural, y ya después que prácticamente vimos como terminó el burro sacando su miembro escurriendo todavía sus mecos, y la burra se notaba que había gozado bastante, y también de su vagina le escurría unos borbollones de semen. Nos retiramos de allí para ver si ya se había enfriado el motor y ponerle más agua al radiador.

El motor todavía estaba muy caliente por lo que tuvimos que seguir esperando a que se enfriara y nos metimos a la cabina de la camioneta y nos pusimos a platicar banalidades y en eso estábamos cuando de pronto me dijo.

-Sabes qué hijo, las relaciones con tu padre no son muy buenas desde hace mucho tiempo, y a veces me dan ganas de dejarlo , me harta.-   y para variar hace muchos tiempo que no tenemos relaciones y yo todavía soy una mujer deseosa,  y a veces me desespero…

En eso empezó a sollozar y me fui por fuera de la camioneta al lado de su puerta y la abrí y la abracé tratando de consolarla, y entre sollozo y sollozo, le besaba su cuello y mejillas y así tratando de consolarla, nos quedamos viendo a los ojos frente a frente y nos surgió deseo, y por instinto nos besamos en la boca en forma muy apasionada metiéndonos nuestra lengua hasta el fondo de nuestras bocas…

Las cosas fueron subiendo a mayores acariciándole su busto por debajo de su playera, y ella por el mismo deseo que estaba sintiendo se bajó del asiento y se paró en la tierra al igual que yo apoyándose  con sus nalgas en el asiento del vehículo, así en esa forma ella abrió sus piernas  subiéndose la falda amplia que traía , y yo le bajé la tanguita lo suficiente, para esto no medió palabra de por medio todo fue por instinto, me bajé el short  y dejé mi verga al descubierto y así se la dejé ir los más que pude moviéndome y empujando cada vez.

Inmediatamente noto que estaba muy excitada mi madre porque sin ningún problema se le fue toda ya que estaba muy lubricada y estaba gozando, cuando de pronto vi que se acercaba un autobús de esos que se usan en la costa y que son descubiertos.- creo que les llaman tropicales y le dije no te muevas que va a pasar por aquí un camión.

Le dije que aparentáramos que éramos novios y que nada más nos estábamos besando apasionadamente, así lo estuvimos haciendo y pasó el camión no sin antes dos o tres personas nos silbaron. o sea que no obstante de no vernos bien supusieron lo que hacíamos, ya que pasó ese momento seguimos en lo  que estábamos y, ella tuvo los orgasmos que quiso y yo le dejé ir un montón de mecos .- enseguida eché a rotar él motor, y así pude poner el agua al radiador, así aprendí que de esa  manera si se puede poner agua sin quemarse uno con el vapor.-   Para esa hora ya estaba obscureciendo.

Seguimos nuestro trayecto y como una hora y media más, se volvió a calentar el motor pero ya estaba cerca un poblado chico. Así que le pedí a uno de esos talleres que hay en esas poblaciones que revisara porque se calentaba el motor.-

Diagnosticando que era el termostato y que de momento no estaba abierta la refaccionaria por lo que tendríamos que quedarnos hasta mañana. Para esto mi madre me dijo que estaba bien, que no me preocupara total un día que no fuera a trabajar que no veía problema, y hasta  sugirió mira ahí enfrente hay un motel total , nos quedamos.-

Bajamos las maletas y nos atravesamos la calle para instalarnos en el Motel.- al llegar a la administración me preguntó el encargado que cuantas habitaciones, respondiendo mi madre que una nada más.-   ya que nos dieron las llave, me comentó .—- No tiene caso que gastes a fin somos madre e hijo, ¿ que tiene?

De inmediato mi madre se metió al baño y llevaba una ropa, yo me recosté con todo y ropa y la verdad me sentía muy cansado por lo que me empecé a dormitar con el arrullo de la tele.- Como media hora después, sentí que mi madre estaba hurgando mi calzón short, acariciando mi pene, eso me despertó y para esto mi madre se había puesto un  neglille de color negro y nada  más o sea que se traslucía su vello púbico, que por cierto es muy abundante y negro, negro, y sus chichis aún firmes, lo que más me gusta son sus muslos y sus piernas, ya que son de esas de tipo español, que empiezan desde  los tobillos y se van engrosando , o sea bien  torneadas, ella quiso darme una mamada y no se lo permití ya que me sentía sucio por los jugos que me quedaron de las batallas anteriores, así que la atraje hacía  mi boca para darle unos besos de esos que les llaman de lengüita.

Así estuvimos un rato hasta que me dijo metémelo, a lo cual ya estaba ella viendo hacía el techo, con sus piernas bien abiertas, con sus rodillas separadas haciendo la “V” de la victoria y yo frente de ella arrodillado le puse sus piernas entre mis hombros y me pasó lo que al burrito, ella tuvo que conducir mi verga para introducirla por el túnel de su concha…

Toda la noche en vez de dormir estuvimos coge y coge. Al despertar al día siguiente fuimos a un teléfono público para avisar que nos había pasado para que no estuvieran preocupados, (En el hotel tenían cortado el teléfono) Total mi madre habló con mi padre y le dijo como estaban las cosas, y mi padre para variar quien sabe que le dijo y mi madre le colgó.

Fuimos a preguntar al mecánico que pasaba con la refacción y nos dijo, mire la original no la podemos conseguir, pero hay una copia que le puede servir para que llegue cuando menos a
Guadalajara, y consiga la pieza que requiere. Le dije que lo hiciera, y cuanto tiempo se tardaría.- contestándome que en un par de horas.-

Mi madre y yo nos regresamos al hotel y al entrar me dijo, sabes qué hijo, te voy a dar un regalo, algo que nunca lo he dado a nadie, curioso le pregunté:

De que regalo se trataba y me dijo de una relación anal, ¿creerás que todavía soy virgen de ahí?

Eso nada más de imaginarme lo apretado que estaba su culito me puso bien, pero bien caliente, atrayéndola con mis manos por sus nalgas le besé con mucho deseo, conduciéndonos a paso a paso a la cama, y desnudándonos prenda por prenda y unidos en un beso interminable, ya me preparaba para metérsela por su ano, cuando me dijo espera, deja ponerte crema para que no me duela mucho y que entre con suavidad…

Se dirigió a su maleta y sacó una crema de marca nívea y me la embadurnó en mi verga y ella se dio una buena cantidad por su ano.

Terminando de hacer esto, se apuntó ella mi verga en la entrada de su culo, y así poco a poco se la fui metiendo hasta que mis testículos chocaron con sus nalgas, noté como gozaba esa penetración ya que cada momento se contraía por las convulsiones que le provocaban los orgasmos que estaba sintiendo.

Las dos horas que nos dijo el mecánico se pasaron y no nos dimos cuenta de tantas veces que lo hicimos.

Total ese día llegamos a la casa como a las once de la noche con los consabidos cuestionamientos de mi padre y hermanos.

Ya sabes que porque no me fijé antes, que si estaba cumpliendo con el manual del usuario, etc. etc.-

Luego les sigo platicando porque en este momento está llegando mamá, aquí al estudio y están todos dormidos., nada más trae su neglille y no se que se le ofrezca.-

Chao.

Autor: Jologu

-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Incesto con mi madre, 8.9 out of 10 based on 23 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados