Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Incesto con mi tio y mi padre.

13 de enero de 2003

Para empezar me voy a describir; soy un chico de 22 años, moreno y de ojos negros. Peso 80 Kg y mido 1,80 metros. Estudio Biología en la universidad de Barcelona.

En el año 2000 prácticamente me fui de vacaciones con mi padre y mi tío (su hermano) al sur del país, mas concretamente a Málaga. Ellos trabajan en el negocio familiar, que no es otro que la venta de telas para los talleres de costura la zona. Accedí a ir de viaje con ellos porque los resultados de mi primer curso en Biología no eran los mejores, y así puede apaciguar la furia de mi padre.

Mi padre es un hombre de 45 años, pero los lleva bien conservados, tiene un cuerpo casi atlético, su culo dejaría locas a la mayoría de las niñatas de 20 años. Tiene pelo castaño, ojos negros (como yo), y un mentón bien formado. Pesa 85 Kg y mide 1,85 metros.

Respecto a mi tío con sus 40 años es mucho más guapo que mi padre, es rubio, y sus ojos son verdes. Pesa unos 88 kilos y mide casi como yo, es decir, 1,80 metros. Su característica principal es ese paquete, que le hace parecer tener una erección continua.

Salimos con nuestro coche un sábado por la mañana, a las 8:00 aproximadamente, y teníamos pensado llegar a nuestro destino a las 23:00 aproximadamente. Inicialmente conducía mi padre, que es el que tiene mas experiencia y suele hacerlo. Mi tío iba de acompañante y yo me tumbé en la parte trasera del automóvil. A las 11:00 de la mañana nos dispusimos a parar a desayunar en una estación de servicio de la autovía a la altura de Castellón de la plana. Yo no tenia casi apetito, pero me entraron unas ganas terribles de ir al servicio. Les indique a mi padre y mi tío que tenia que ir al servicio.

Mi padre se marchó a desayunar, pero mi tío se dirigió en mi misma dirección; a los servicios. Cuando llegamos yo entré en uno de los W.C. y mi tío se metió en el contiguo. Me bajé los pantalones y los calzoncillos y al soltarlos se me cayo la cartera del bolsillo. Al agacharme para buscarla pude ver como mi tío se dejaba caer sus pantalones y sus calzoncillos también. No perdí la oportunidad y miré un poco hacia arriba y pude ver su polla y sus huevos, aunque casi también pude ver su rostro, por lo que me asuste al pensar que me hubiese podido ver.

La polla era terroríficamente enorme, mediría unos 18 cm, en reposo, así que imaginaos en erección. Sus huevos estaban en un escroto bien abultado. Me dieron ganas de lamerlos sin ningún pudor. Pero me contuve y me levanté, termine y salí.

Al poco tiempo salió mi tío del W.C, y su cara se notaba un poco más alegre de lo normal, pero yo no sabia porque. Nos reunimos con mi padre y tomamos el desayuno, y reanudamos el viaje. Esta vez era mi tío el que conducía y mi padre se echó al lado a descansar un poco.

Noté como mi tío me miraba de reojo de vez en cuando, y yo bajé mi cabeza y me hice el dormido.

Pasados unos minutos no imaginaba lo que iba a pasar, ya que mi tío miró al espejo, pero mis ojos estaban cerrados, y tras tocarle a mi padre en el hombre, este despertó. Mi padre le preguntó que pasaba, y este no dijo nada, solamente le hizo algún gesto que yo no entendí.

Mi padre le dijo que si estaba loco, que podía yo despertar, pero ante la insistencia de mi tío accedió. Pasamos la salida de Valencia y salimos de la autopista. Mi tío se desvió en una salida de la autovía y buscaron un lugar con árboles. Pararon el vehículo y se bajaron con mucho cuidado de no despertarme. Yo permanecí unos minutos tumbado como sino hubiera notado nada. Salieron del vehículo y se dirigieron a un pequeño riachuelo. Pasados unos minutos abrí los ojos, me incorporé y mire alrededor del vehículo por si los veía.

No había ni rastro de ellos, así pues abrí la puerta del coche, y me baje.

Con mucho cuidado me acerque al riachuelo y me quedé perplejo ante lo que veían mis ojos; mi padre estaba tumbado sobre una manta totalmente desnudo, y mi tío le estaba chupando la polla con unas ansias animales.

Mi tío estaba con sus pantalones puestos, pero

desabrochados, y casi podía ver su verga salirse por el slip. Yo estaba justo en la trasera de unos arbustos y no se percataron de mi presencia.

Pasados unos minutos mi padre se giró y le dio el culo a mi tío, que lo chupo también con muchas ganas.

Después de esto, mi padre se incorporó y le bajo los pantalones a mi tío, y poco después el slip. Yo no podía creer que mi padre se fuera a follar a su propio hermano.

Cogió un dedo y lo metió en su boca, luego fue directamente al culo de mi tío. Mi tío suspiró fuertemente. Luego lo hizo con dos dedos, y finalmente con tres dedos. Cuando mi padre creyó que estaba lo suficientemente lubricado, se colocó un condón que tenia en su cartera. También echo un poco de crema en su polla y en forma de perrito, se la coloco de una vez. Yo estaba de lo mas caliente, no podía mas, mi polla casi se quería salir de mi slip.

Empezaron a follar como animales y pasado unos minutos cambiaron de posición, ya que mi padre se volvió a tumbar en la manta, y mi tío se coloco sobre su polla y la hundió en su culo sin ningún temor. Los suspiros se sentían muy a lo lejos, no se como no se asustaron de que yo despertara, si el coche estaba a 20 metros de ellos como máximo. Luego cambiaron de nuevo de posición, y mi padre lo follaba en posición normal, mientras le metía la lengua en la boca.

Fueron solo unos minutos mas en esa posición, y mi padre metió la polla en la boca de mi tío, que se trago totalmente la leche. Yo estaba con ganas de irme hacia ellos y chupar la leche de mi tío que estaba a punto de salir. De su polla descomunal cayeron 6 ó 7 chorros de leche que fueron a parar al suelo.

Se quedaron parados unos minutos y se comenzaron a vestir. Yo con mucho cuidado me fui al coche otra vez, y me tumbé haciéndome el dormido. En ese momento llegaron ellos, y se quedaron mirándome fijamente, y pensaron que seguía dormido.

Empezaron el viaje y retomaron la ruta normal.

A los 20 minutos hice como si despertará, y pregunté por donde íbamos. Mi padre contesto que por Benidorm, donde paramos a comer.

El resto del viaje fue normal, pero yo estaba mudo de pensar lo que había pasado, y que me moría de ganas de que me follaran esos dos sementales que me habían dado el mayor espectáculo de mi vida.

Llegamos a Granada y nos paramos a Cenar, aunque era pronto todavía. Ya casi a las 22:00 llegamos a Málaga.

Nos fuimos directamente para el hotel, que tardamos mucho en encontrar. Era una habitación triple y estaba muy bien acondicionada. Pero tenia una pequeña pega, era una cama para matrimonio y otra aparte. Mi padre al verlo lo solucionó rápidamente, y dijo: yo y mi hijo en la cama de matrimonio, y tu (a mi tío) en la suelta.

Nadie dijo nada mas, simplemente nos fuimos a ducharnos y a dormir. El primero en ir al baño fue mi tío. Saco la maleta, unos calzoncillos limpios y se fue al baño. Pasados unos 15 minutos salió ya con el pijama puesto. El paquete era impresionante con simplemente el pijama. Me quedé boquiabierto al verlo. Y él me pregunto que miraba, y yo le dije que nada, lo que consiguió sacar una malévola sonrisa de su boca. El siguiente en entrar al baño fue mi padre.

Se quito la ropa en la habitación sin ningún pudor, y también se bajó los calzoncillos, pero solo pude ver ese magnifico culo, que me encantaría lamer como lo había hecho antes mi tío.

Entró en el baño, pero no cerro la puerta del todo, por lo que lo podía observar duchándose a mis anchas, ya que mi tío estaba metido en la cama y parecía dormido.

Pasados unos minutos salió también ya con el pijama puesto, y se metió en la cama. Entonces fue mi turno para entrar en el baño. Entre y cerré la puerta. Me desnude rápidamente y me metí en la bañera. La llené de agua y me dispuse a relajarme. Después la vacíe totalmente y me hice una suculenta paja. Me encantaba pajearme en el baño, porque podía correrme a mis anchas. Después limpie mis restos, pero al salir del baño encontré los calzoncillos de mi tío, tirados en el suelo.

Me agache y los olí. El olor era magníficamente exquisito, y los pegue totalmente a mis narices y respire profundamente; tenían un olor a macho que me ponían a 100.

Esa noche pen

sé la manera de cómo follarmelos, pero lo tenia muy difícil. Me imaginaba la reacción de mi padre principalmente si le metía mano.

Me dirigí hacia la cama y me metí dándole la espalda a mi padre, pero me junté todo lo que pude a su culo. Luego con mucho cuidado me di la vuelta y deje caer mi mano cerca de su culo. Al ver que sus ronquidos no se apagaban ante la cercanía de mis manos, me revestí de valor y toque su culo por la zona de la raja. Me quedé inmóvil unos segundos, y al ver que no había reacción, tomé algo de confianza y metí mi mano entre sus piernas y pude tocarle los huevos.

Mi respiración estaba entrecortada y los labios los tenia secos, ya que estaba tocando la polla que menos hubiese pensado haber podido conseguir ni tan siquiera rozar.

Sin dejar de roncar, mi padre separó un poco los pies (he de decir que el siempre duerme bocabajo) y pude tocar la polla en toda su magnitud. Mi polla estaba al máximo, y no sabia que hacer. Fue en ese momento cuando noté que mi tío se estaba despertando, así que con mucha cautela retiré la mano de la polla de mi padre y me giré en la cama hacia el otro lado. Mi tío se levantó de la cama, y se acercó hacia mí. Comprobó que estaba dormido y girándose por la cama fue y despertó a mi padre. Este con sumo cuidado se levantó de la cama y ambos se dirigieron hacia el baño.

Fue en ese momento cuando lentamente me levanté de la cama y me fui directamente hacia la puerta del baño.

Mi cuerpo se estaba volviendo a calentar de nuevo, ya que sabia que iban a follar de nuevo. En ese momento me vino a la cabeza la idea de cuanto tiempo llevaban follando juntos, si trabajaban de esta manera desde hacia 15 años. Mi tío era soltero pero se le habían reconocido novias, y mi padre, aunque ahora estuviera divorciado había estado casado con mi madre durante 10 años por lo menos. El caso es que estaba dispuesto a follar con ellos como fuera. Me acerque al lavabo, pero tenían la puerta casi cerrada, por lo que introduje un dedo y muy lentamente la abrí.

La sorpresa fue nueva otra vez, ya que en esta ocasión era mi padre el que le estaba chupando la polla a mi tío. Este estaba sentado sobre un lado de la bañera y su cabeza reposaba hacia atrás. La polla de mi tío alcanzaba ahora unos 24 cm por lo menos, era la polla más grande que había visto en mi vida. Se notaba que a mi padre le costaba mucho tragársela. Estaban los dos completamente desnudos y desde mi posición podía ver a mi padre el culo muy abierto, con unos cachetes magníficos y una polla que estaba colgante pero totalmente erecta; colgaba porque el mismo la dirigía hacia abajo.

En ese momento mi tío se incorporó y le dio el culo a mi padre, el cual empezó a lamerlo inmediatamente. Pasados unos 10 minutos mi tío cambio de posición y puso a mi padre contra la pared, mientras tanto, alargo la mano y saco de su neceser un bote de crema lubricante y un preservativo. Se echó crema en la polla y en sus dedos, y después clavó 2 dedos completamente en el culo de mi padre. Este arqueo el cuerpo y abrió la boca ampliamente, dejando salir un fuerte suspiro de su boca. Se quedaron quietos durante unos segundos y miraron en mi dirección, por si el suspiro me había despertado.

Eso fue lo peor que podía darse, porque mi tío se percató de mi presencia, y antes de que pudiese decir mi padre nada mas, le metió un dedo mas en el culo y empezó a taladrarle.

Pasados unos minutos se colocó el condón y sin ninguna piedad se la clavo a mi padre totalmente. Yo por el riesgo que entrañaba la situación me fui rápidamente a mi cama, y me tumbe haciéndome el dormido, ya que estaba asustado de que me hubiesen descubierto.

Pasados unos 20 minutos ambos regresaron a sus camas, pero en esta ocasión mi padre no me dio la espalda, sino que junto su paquete contra mi culo.

Se notaba su polla bien erecta, y me daban ganas de echar una de mis manos a su paquete otra vez, pero no me dio tiempo a decidirme, ya que mi padre colocó una de sus manos en mi trasero. Yo seguía suspirando para que pensara que estaba dormido aun.

Él continuó y metió la mano entre mis piernas, pero me las tuvo que separar bastante, por lo que supe que él no intentaba disimular nada.

Tomé aire fuertemente y me revestí de valor, y llevé mi mano a mi paquete, el

cual segundos después se vio abarcado por dos manos, es decir, mi mano y la de mi padre sobre ella. Fue entonces cuando mi padre retiró la mano y se dio media vuelta. Yo no sabia que hacer.

Pasaron unos 3 minutos y me gire nuevamente. Acerque la mano al culo de mi padre y agarre su gran paquete. Mi padre colocó la mano sobre la mía, y me asuste.

Fue en ese momento cuando me dijo: – ya que nos has pillado, te gustaría compartirlo con nosotros -. Yo no sabia que hacer, si responder, si hacerme el dormido, o cualquiero otra cosa, pero me revestí otra vez de valor y retiré mi mano de su paquete, y bajé sus pantalones del pijama. El no disimuló mas, y levantó un poco su cuerpo para que bajasen con facilidad. Yo me incorporé y bajé las sabanas, y saque por completo sus pantalones del pijama por sus pies.

Mi padre se tumbó totalmente y levantó un poco su tronco, para que pudiera bajar por completo sus calzoncillos.

Sin pensármelo otra vez, los bajé totalmente y acerque mi cara a sus glúteos. Él los abrió totalmente, y pude oler el olor característico de mi tío, que hacia unos minutos había tenido su polla allí.

Saqué mi lengua y lamí totalmente la raja de su culo, haciendo suspirar a mi padre de placer. Yo no tenia mucha experiencia, pero me daba la sensación que le estaba gustando bastante.

En ese momento se giró totalmente y su polla rozó mi barbilla. Me puse muy cachondo y acerque mi mano y empecé a masturbarla; era la polla más grande que mis manos habían tenido, ya que comparada a la mía que podía medir unos 18 cm en sus mejores momentos, tenia en mis manos una polla de al menos 23 cm y un grosor bastante superior al mío.

Pasados unos minutos, mi padre me dijo: – Vamos hijo, no la hagas esperar, pruébala! -, y yo no lo pensé dos veces, abrí mi boca al máximo y me introduje algo mas de la mitad. Tras esto empecé a subir y bajar mis labios sobre su polla, pero me era imposible tragármela completamente. También bajaba por su tronco y lamía sus huevos, que estaban flácidos y me los podía introducir fácilmente. Pasados unos minutos mi padre se incorporó, y me tumbo boca arriba. Quito mi pijama con facilidad, y poco después bajó los calzoncillos. Mi polla estaba muy erecta.

Fue entonces cuando acercó su cara a mi cuerpo, y notaba su respiración sobre mi cuerpo. Empezó en mi pene, y pensé que la iba a chupar, pero me equivoque, ya que subió un poco mas y se detuvo en mis pezones. Abrió su boca todo lo que pudo y abarco el pezón que daba a su lado. Yo sentí un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo, e instintivamente mi brazo se poso en su espalda y mi mano en su cuello. Lamía el pezón con ansias y me producía mucho placer. Poco después metió una de sus manos en mi espalda y me inclino del otro lado del cuerpo y chupo mi otro pezón igualmente.

Con otra de sus manos empezó a acariciar mi cuerpo, casi llegaba a mi pene, pero finalmente subió y se deposito bajo mi nuca, haciéndola subir un poco, y después besó mi boca y me metió la lengua que llego profundamente. Era el momento más erótico de toda mi vida. Poco después de besarme, bajo su boca y finalmente la abrió totalmente y trago mi polla con total facilidad. Sus succiones eran muy fuertes, y casi me corro inmediatamente, pero le indique que me iba a correr, y las bajo de intensidad.

A los pocos minutos, me giro totalmente el cuerpo y se subió en la cama. Se poso tras de mí, y fue a retirar mis glúteos, cuando mis manos hicieron el trabajo por él.

Acerco su lengua y me lamió totalmente los alrededores de mi ano, y poco después el mismo agujero.

En ese momento me dijo que me esperara, y se fue hacia el cuarto de baño, pero al regresar note que se pasó cerca de la cama de mi tío. Yo no sabia porque lo había hecho, pero supuse que era para ver si estaba dormido. A los pocos segundos note como se sentaba sobre mis pies, y como acercaba sus dedos a mi culo, haciéndome de nuevo abrirme con mis propias manos el culo.

Fue en ese momento cuando note algo nuevo, su dedo intentaba entrar en mi culo, y di un pequeño salto, pero me dijo que me tranquilizara. Yo pensé que me iba a doler, pero me equivocaba, porque su dedo entró con total facilidad en mi culo. A los pocos segundos saco el primer dedo, y aparecieron dos en su lugar.

E

staba muy asustado, porque sabia que tras el tercer dedo, el cuarto seria su extraordinaria polla. Y así casi fue, entro los 3 dedos en mi culo, y poco después salieron todos.

En ese momento se levantó mi padre, y a los pocos segundos note echarse todo el cuerpo sobre el mío.

Su polla se metió entre mi raja, y poco después el glande había entrado, haciéndome un dolor mayor del que yo imaginaba. En ese momento la voz de mi padre me preguntó que si podía encender la luz, y yo le dije que no, que el tío se podría despertar. Pero no hubo obediencia a mi respuesta, y la luz se encendió, pero ¿si mi padre no se había levantado de encima de mí?, ¿Cómo podia ser eso? .

Fue cuando me giré un poco y vi, que el que me estaba follando ya, no era mi padre, sino mi propio tío.

Ahora tenia explicación el porque de aquel dolor más intenso. No era la polla de mi padre la que me estaba taladrando, sino la de mi tío, que era al menos 4 ó 5 cm más grande y 1 o 2 cm mas gruesa.

Yo no dije nada mas, simplemente volví a clavar mi cabeza en la cama y mordí la sabana de dolor. En esos momentos la polla de mi tío estaría clavada en tres cuartas partes. Le dije que la quería ya toda de una vez, y dio un fuerte empujón y la clavo totalmente.

Quedó inmóvil durante un minuto mas o menos, pero empezó a mordisquear mi oreja y chupar mi cuello, haciéndome varios chupetones.

En esos momentos mi padre no perdió el tiempo, ya que se depositó tras mi tío, y le empezó a meter los mismos dedos que me habían dilatado a mí hacia unos minutos, pero que en mi caso habían sido de uno en uno, y a mi tío se los había clavado los 3 a la vez.

En ese momento mi tío empezó a bombear fuertemente, y yo empecé a gritar solamente un poco, ya que la sabana en mi boca impedía que reflejase lo que en realidad sentía.

Pasados unos minutos mi tío se incorporó, y mi culo quedo vacío unos segundos, pero no fueron mucho tiempo, ya que mi padre ya casi se había colocado y la clavo de una vez en mi culo.

Aunque el dolor de mi padre fue grande, no lo fue ni la mitad de mi tío, ya que mi tío ya me había desvirgado con su gran polla, y mi padre la tenia un poco más pequeña, aunque todo sea dicho no puedo decir que fuese totalmente placer, ya que también había dolor.

Después cambiaron de posición, y en esta ocasión mi tío se tumbo en la cama totalmente, y yo me senté a cabalgar sobre su gran polla.

A mi tío se le pusieron los ojos blancos del placer, pero llegó mi padre y le levanto los pies a mi tío, por lo que yo caí sobre el pecho de este, y le empecé a besar con rabia y cólera. Pocos segundos después mi padre juntó su pecho contra el mío, y se la clavó totalmente a mi tío.

Estuvimos en esa posición otros 3 ó 4 minutos, pero mi padre se retiró y dijo que él también quería polla. Yo pensé que sería mi tío quien calmara sus ansias, pero no, ya que mi tío me cogió y me tumbo en la cama, se levanto, y fue a por la crema lubricante. Entonces a mi padre en posición de perrito sobre la cama le clavó cuatro dedos totalmente.

Mi padre grito de dolor, pero yo me acerque y le besé en la boca, por lo que no hubo ruido. Poco después mi tío le clavo el quinto dedo. Yo no lo podía creer. Mi padre tenia la mano de mi tío totalmente dentro. En ese momento mi tío sacó la mano del culo de mi padre y dirigió su mano a mi polla. Segundos después la estaba masturbando, a la vez que lubricando.

En ese momento me lanzó con furia sobre la cama y mi padre de un salto se subió en ella, puso los pies sobre mí, y se sentó en mi polla.

Mi polla experimentó en esos momentos un placer nuevo e indescriptible. Estaba sintiendo algo extraordinario cuando el culo de mi padre apretaba todas las dimensiones de mi polla.

Poco después mi sorpresa fue mayor, porque mi padre se agacho y mientras cabalgaba empezó a chuparme el cuello, momentos que aprovechó mi tío para meterme la polla en mi boca.

Pasados unos minutos mi tío la sacó de mi boca y se posicionó tras de mí, yo pensé que me iba a penetrar de nuevo, pero me equivoque, porque separó un poco mejor los g

lúteos de mi padre, y se la metió a la vez que la mía.

Mi padre acercó de nuevo la boca a la mía, y me beso para que no hubiese grito, tras de esos empezamos a bombear mi tío y yo.

Si ya era agradable la sensación de mi polla en el culo de mi padre, imaginaros tenerla además junto con la de mi tío; fue fenomenal.

Poco después noté como mi tío empezaba a respirar fuertemente, y note como se corría dentro del culo de mi padre; aquello fue el paraíso, ya que noté como esos néctares maravillosos lubricaban mi polla, haciéndome sentir mayor placer. Tras esos mi tío se tumbó bocabajo en la cama.

Fue entonces cuando noté que había llegado mi hora, y empecé a derramar mi leche en el culo de mi padre, haciéndome recordar cuando me corría en el baño, y aclarándome que esto era 1000 veces mejor.

Ya el único que quedaba por correrse era mi padre, así que nuevamente me giro y de una sola vez la clavó en mi, haciendo que recibiera su néctar pasados unos minutos.

Esto fue una sensación bastante agradable también, sentir ese liquido caliente y apetitoso, el mismo que me había dado la vida, y que me sentía que me la volvía a dar.

Pero llegué a una conclusión, que había sido mi primera vez, y aun no había probado otra leche que no fuera la mía. En ese momento me lance a por la polla de mi tío, que estaba de espaldas, pero que al verme lanzarme, se giro rápidamente y me permitió que empezará a succionar rápidamente, logrando que mi tío tuviera una segunda eyaculación, pero esta vez, claro, dentro de mi boca, haciéndome sentir el mejor liquido que había probado en mi vida.

Tras esto caímos tumbamos en la cama exhaustos, sobre todo mi padre y mi tío, que habían follado antes entre ellos que ahora conmigo.

Esos días siguientes aproveché para preguntarles cuanto tiempo llevaban follandose mutuamente, y me indicaron que hacia unos 10 años. Que habían querido hacerlo conmigo, pero que me veía muy hetero y no se habían atrevido.

Yo en estos momentos he dejado la carrera, y me he dedicado a viajar con ellos y follar como dios manda a todas horas.

Quiero dedicar este relato a mis amigos Ariel y Esteban.

Espero que os haya gustado mi relato, y podéis escribirme a la dirección que sigue a continuación. Besos a todos de Juanito.

Autor: Juanito

jp280278 ( arroba ) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Incesto con mi tio y mi padre., 9.3 out of 10 based on 77 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados