Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Inocencia perdida

8 de julio de 2009

Entre Mariola y Alfonso pusieron a Nuria de rodillas en el suelo sin sacarle nada de sus agujeros procediendo en ese momento Alfonso a sacársela, limpiársela un poco y metérsela a Nuria en la boca que la empezó a mamar como si fuera una experta introduciéndole un dedo en el culo y consiguiendo que Alfonso eyaculase en su boca y Mariola tuviese un delicioso orgasmo conseguido con el dedo de Nuria.

Ya habían llegado las vacaciones, había acabado el curso, el año que viene iría a la Universidad, ahora se disponía a pasar 3 semanas en casa de su mejor amiga con ella y sus padres. Era una casita cerca de la playa, tenía un pequeño jardín y una piscina y acceso privado a una cala en la que no solía haber apenas gente. Ella iba a estar sola con los padres de su amiga durante una semana hasta que llegase su amiga que se había ido a casa de su abuela.

Nuestra protagonista se llamaba Nuria, era una joven con 18 años recién cumplidos, media un metro sesenta y cinco aprox. pelo suelto pero corto a la altura de los hombros, más bien delgadita con poco pecho pero un culito respingón pero bien duro debido a toda la gimnasia que había hecho en el colegio, así mismo unas piernas fuertes pero más bien delgadas también.

Era una jovencita bastante inocente, era virgen todavía, había ido a un colegio de chicas exclusivamente toda la vida y no había tenido novio ni novia a pesar de que esto último no le desagradaba y de que había sido tentada por alguna compañera en el colegio, en las duchas o en los cuartos.

Eran las 4 de la tarde cuando llegó a la casa, salió a recibirla el padre de su amiga, se llamaba Alfonso, era un hombre moreno de 44 años, ojos negros, nariz aguileña y tez bastante morena por el sol. Se veía que hacía pesas en el gimnasio porque se le marcaban los abdominales a través de la camiseta con la que salió a recibirla, abajo llevaba un pantalón de deporte por el que asomaban unos calentadores. La acompañó a su habitación para que dejase las cosas y se cambiase.

-Si quieres puedes ponerte el traje de baño y bajamos a la piscina a darnos un baño,-le dijo Alfonso. -Lo haré, se tiene que estar deliciosamente al sol-agregó Nuria… Te espero abajo.

Alfonso se tumbó en la hierba y a los 5 minutos apareció Nuria, nunca él se había fijado en ella como mujer, pero la verdad es que en bañador estaba muy atractiva, llevaba un bikini blanco que contrastaba con su piel ligeramente morena, la parte de arriba le cubría apenas los pechos que a pesar de que no los tenía muy grandes sobresalían parte sobre el bikini y la parte de abajo eran dos triángulos unidos por dos cordones a los lados y en la parte correspondiente a su culito se le marcaba este. Ella se tumbó a su lado, así estuvieron una media hora, espiándola Alfonso cada poco, alguna vez había tenido él pequeños escarceos con chicas de esa edad pero con Nuria se estaba excitando como nunca lo había estado.

Nuria se levantó y se dirigió dentro de la casa al baño, él fue a tomar un vaso de agua y con esa excusa poder espiarla ya que la puerta no se podía cerrar del todo y desde ese puesto poder verla, vio como se soltaba la parte de abajo del bikini y observó como tenía el coño lleno de vello, absolutamente negro, él ya no se aguantaba y notó como tenía la polla completamente erecta, le medía en ese estado unos 20 cms. y era más bien gorda, decidió a la menor oportunidad follársela, con su mujer no iba a tener problemas ya que ya habían hecho algún trío, así que si le pillaba le ofrecería hacer un trío…

Nuria salió del baño y fue a la cocina donde Alfonso estaba a coger una coca-cola, se puso a abrirla sobre la mesa dándole a él la espalda, lo que aprovechó Alfonso para acercarse por detrás y besarla en el cuello mientras con ambas manos le acariciaba los pechos, ella intentó escaparse pero él no la dejó, le dio la vuelta y la sentó en la mesa, ella estaba como hipnotizada y le excitaba también la situación, solo pudo hacer que decirle que tuviera cuidado que era virgen, él la agarró por el cuello y la besó en la boca, más que un beso le estaba comiendo la boca, sus lenguas se juntaron mientras él la dejó en top-less y fue bajando con su boca por su cuello a su escote, ella mientras tanto le quitó a él el bañador que era la única prenda que él portaba saliendo la polla como por un resorte, ante tal visión ella se asustó por el tamaño.

-¿Crees que ese pedazo de cosa me cabrá?-le preguntó… -Tranquila que si.

Alfonso cogió un hielo que tenía a mano, se lo puso en la boca y se inclinó sobre sus pechos, no eran muy grandes, más bien pequeños, ligeramente levantados hacia arriba, con dos pezones pequeños rosas, empezó a pasar el hielo por los pezones a lo que estos reaccionaron poniéndose tiesos, ella arqueaba la espalda de placer mientras le acariciaba a él la cabeza, con un pie acariciaba la polla de él que estaba completamente dura y erecta, continuó bajando con el hielo por su ombligo hasta el chocho de ella, era muy peludo y según vio Alfonso también muy mojado, soltó un poco el hielo y con su lengua pasó apenas rozando los labios vaginales de ella mientras con la mano le tocaba con el hielo el clítoris a lo que ella respondía con pequeños gritos de placer, le siguió dando un masaje con boca, lengua y manos por todo su cuerpo, ella se estaba volviendo loca de gusto, estaba completamente fuera de si hasta que…

Aghhhhhhhh, perdona me he dejado llevar-dijo Nuria cuando vio a Mariola la mujer de Alfonso a lo que ésta respondió mandándola callar y desnudándose a la vez.

Mariola tenía 42 años medía apenas un metro sesenta y cinco de complexión normal, rubia, con el pelo largo, ojos negros, labios carnosos, dedos largos como comprobaría Nuria después, de pechos como dos grandes huevos fritos, con dos pezones marrones de aureola grande, y un sexo en el que solo le quedaba un pequeño mechón negro, cuando estuvo desnuda se dirigió donde estaban Nuria y Alfonso y mientras besaba en la boca a Nuria, la cual al principio la rechazó pero luego correspondió apasionadamente, se subió a la mesa colocándose de rodillas detrás de la cabeza de Nuria y con sus manos levantando las piernas de la chica mientras la abría completamente de piernas con lo que dejaba el camino libre a Alfonso que agarrándose la polla la colocó en el coño de Nuria empujando ligeramente, metiendo dentro solo la puntita.

-Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy-chilló Nuria… – Tranquila -la dijo Mariola acariciándole el pelo mientras le daba un dulce beso en la boca lo que aprovechó Alfonso para de un golpe metérsela toda, volviendo a chillar Nuria, Alfonso se quedó en esa posición un rato mientras Mariola comenzaba a besar en la boca a Nuria y la invitaba a ver como era follada por su marido, el cual empezó un suave movimiento de entrada y salida, lo que convirtió el dolor de Nuria en auténtico placer mientras Mariola colocaba su coño en la boca de Nuria para inclinarse sobre la unión de los sexos de su marido y la joven lamiéndole a esta el clítoris y pellizcando sus pezones lo que hizo que Nuria soltase pequeños jadeos al igual que Mariola que le dijo a la chica:

-Eso que no tenías experiencia, zorrilla, me estás haciendo gozar enormemente. -Aaaah, ahaaaa, ahhhhhh, oooooooooooooh -era lo único que respondía Nuria…

Estaba sintiendo un placer inmenso mientras Alfonso iba aumentando la velocidad de sus acometidas alternándolas con suaves movimientos circulatorios sacándosela de vez en cuando y volviéndola a penetrar con fuerza, mientras Mariola seguía en su 69 mientras cogía con los dedos los flujos que destilaba el coño de Nuria y le acariciaba con ellos el culo introduciendo uno de sus dedos lo que consiguió un orgasmo de Nuria, que entró en una medio inconsciencia de la cantidad de placer que sentía, mientras Mariola seguía metiéndole dedos en el culo mientras los hacía girar para dilatárselo hasta que vio que ya era suficiente, y cogiendo una zanahoria hizo que su marido se la sacase a la joven del coño y de un golpe se la metió en el culo mientras ella le metía a la joven la zanahoria en el coño consiguiendo así otro orgasmo de la joven tras una breve cabalgada.

Entre Mariola y Alfonso pusieron a Nuria de rodillas en el suelo sin sacarle nada de sus agujeros procediendo en ese momento Alfonso a sacársela, limpiársela un poco y metérsela a Nuria en la boca que la empezó a mamar como si fuera una experta introduciéndole un dedo en el culo y consiguiendo que Alfonso eyaculase en su boca y Mariola tuviese un delicioso orgasmo conseguido con el dedo de Nuria.

Acabaron y procedieron a ducharse y vestirse para la cena en la que hablaron largo y tendido del asunto, quedaron en repetirlo y en que Nuria en el nuevo curso en la Universidad compartiese piso con su hija y traviesos juegos.

Para cualquier comentario, duda o lo que queráis…

Autor: Picante100

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Inocencia perdida, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados