Nuestra primera vez

Empiezo esta historia con un poco de alegría y morbo al mismos tiempo, nuestra primera vez, fue la vez que todo ser sueña y comparte con su almohada, pero en nuestro caso fue real, fue de verdad y fue la mejor de todas.

Mi esposa dayana, una flaca morena con un cuerpo latino, cuyas caderas son pequeñas y nalgas redondas con piel suave y depilada, siempre fue una mujer de hogar de esas que cuyo matrimonio es el pilar de todas sociedad, donde lo correcto es lo principal. Siempre fue una bestia en la cama, siempre me decía que ella en la cama podría ser la mejor meretriz de todas. ¡Y en efecto así era! Bueno, pero en fin fue la mejor manera de ver a mi esposa convertir sus orgasmos en una bomba que explotaría de una manera que ni ella misma podría imaginar que sería. De hecho siempre que teníamos relaciones parecía salir de su cuerpo y orbitar en la misma habitación para disfrutar de aquel espectáculo de orgasmo, a veces en medio de eso lloraba de placer. A veces se orinaba involuntariamente, ¡otras veces simplemente se dejaba caer y se retorcía de placer! En fin todo un espectáculo.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi mujer, mi cuñada y yo

Llevaba 3 semanas fuera de casa. Había estado trabajando en el extranjero, realizando un trabajo en una fábrica, en Corea. Había acabado y ya podía volver a mi hogar. Dos días antes de lo esperado. No solía yo salir de viaje, pero en esa ocasión así había sido requerido. Era tal el ansia de volver que me fui corriendo al aeropuerto de ese maldito país para poder cambiar el vuelo y pillar el avión. Los viajes de trabajo son una lata. Y más cuando no tienes claro cuando podrás volver. No podía llamar a mi mujer hasta que no supiese nada concreto, ya que no quería ilusionarla en vano. Quizás no pudiera cambiar el vuelo.

Read more

Me gusta / No me gusta