Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

LA AMIGA DE MI ESPOSA

16 de julio de 2006

Permítanme comenzar mi relato presentándome a mi mismo, soy un hombre de mediana edad, con un poco de barriga, nada atlético, poco satisfecho de mi relación sexual con mi esposa, a la cual amo, pero como siempre el sexo después de años de casados y los hijos se ha vuelto una rutina que válgame Dios, ha mermado mi deseo hacia ella y encendido la lujuria hacia las mujeres que veo diariamente, si y ahí es donde comienza mi problema, por así decir:

Mi esposa tiene una amiga Mariluz, casi de la misma edad, 35 ó 36 años, morena, medio tetoncita y con un culo que aunque no es 10 levanta suspiros, pero déjenme comenzar a contarles lo que pasó.

Me dedico a reparar computadoras y en aquellos días el esposo de Mariluz había comprado una y me pidió el favor de que se la fuera a instalar, como él trabaja en las afueras de la ciudad no esta durante el día, y los 2 hijos de ese matrimonio están en la escuela durante toda la mañana y parte de la tarde, por lo cual Mariluz se encontraba sola cuando llegué a las 9:00 de la mañana, como se acababa de levantar llevaba un baby doll con un short en la parte de abajo que hacia ver su culo con una forma única que verdaderamente me excitó.

Después de los saludos me indicó donde estaba la computadora y se fue a bañar, yo quedé empalmado, pero comencé a trabajar, cuando salió del baño venia con el mismo short y se notaba que tenia puesto un hilo dental, ya que el short era de color blanco lo que dejaba ver lo que estaba abajo, en la parte de arriba tenia puesto un top que le marcaba escandalosamente las tetas, en un momento de lucidez, después de ver ese monumento, le dije un piropo a lo que ella contestó de manera cortés, se puso a desayunar y me pidió que la acompañara, como el trabajo estaba bastante adelantado, acepté.

Durante el desayuno hubo insinuaciones de parte y parte, pero como siempre, si la mujer no da las señales, como saber si ella quiere, y la verdad, es que ese momento mágico se dio una hora después, cuando me pidió que la ayudara a bajar unos paquetes del armario y le sostuviera la escalera, en esa posición quedaba con sus nalgas en mi cara y las movía de una forma excitante, hasta que tomé valor y le dije que tenia un culo hermoso y que me gustaría mamarla, ella solo me contestó, a mí también me gustaría, y para que decirles.

Le bajé el short y le moví la tira del hilo dental y metí mi lengua a fondo y comencé a saborear esa concha que se me ofrecía, ya que al sentir la punta de mi lengua la muy puta se me ofreció de la forma más vulgar que se puede en esa posición, así que yo ni perezoso, le comencé a meter la lengua a fondo y a saborear los jugos, ya que se encontraba mojada.

Le chupaba desde la concha hasta el ojo del culo, y me sorprendí yo mismo, ya que lo hacia como si fuera el último pedazo de carne que me comía, después de sentir como se venia en mi boca, la muy puta se volteó y bajando de las escaleras se quitó el top que cargaba y me dejo ver esas hermosas tetas que goloso comencé a mamar.

Primero el pezón algo de lengua y mamar, mamar como un crío, ella estaba que suspiraba y jadeaba hasta que me dijo en voz alta, quiero que me cojas ya, por lo que se tiró en la cama con las piernas abiertas en la cama y para que decir, me rompí la ropa para quedar desnudo, le dije que si me lo quería mamar y ella me dijo, no idiota, no ves que estoy recaliente metémela ya, después que te vengas te lo limpio, así que me acosté encima de ella y le besé la boca con pasión a lo que ella respondió igual y abrazándome me dijo al oído, metémelo que quiero ser tu puta.

Tomé el miembro y lo apunté a su chucha que estaba que destilaba jugos en gran cantidad y para ser malo se lo restregué por fuera, ella solo gemía y susurraba si… si… si… metelo, por favor y como yo quería que se acordara de mi, le puse la punta y empujé lo más fuerte que pude, solo escuché el quejido desgarr

ador aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh… Que casi me deja sordo, y un suspiro medio dolido, asiiii, asiiii, papi como sabias que me gustaba que me lo metieran así, yo seguía bombeando como loco, nunca me había sentido tan excitado como en ese momento, quería que no terminara, pero la meneadera de caderas de Mariluz me volvió loco y desesperado me vacié dentro de ella, que solo suspiraba y gemía buscando mi cuello y pecho para besarlos y lamerme.

Cuando terminé de venirme me hice a un lado, ella solo resoplaba cansada, levantó el torso y me dijo, Guau nunca me habían cogido de esa manera, me gustó mucho, yo le dije gracias y sentí como mi miembro volvía a recobrar vida, ella se dio cuenta y me miró a los ojos y me dijo, papi, te gustaría que te lo limpiara ahora? Yo la miré y le dije:

Me gusta mucho tu culo, me gustaría poseerte por ahí, ella me miró y me dijo: No tengo tiempo ahora, tengo que ir a recoger a mis hijos pero eso no significa que no nos podamos volver a ver, te parece, yo asentí con mi cabeza y le contesté: Siendo así, una limpieza no estaría mal.

Cuando salí de su casa, claro está, después de instalar el ordenador, me sentí un hombre nuevo, había descargado todas mis insatisfacciones, y aunque no lo crean más caliente que nunca.

Pero ahora que Mariluz puede cumplir mis fantasías, se que no quedaré insatisfecho otra vez, pero esa es otra historia.

Continuará….

Autor: Jemec jemec (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados