La confesión. Mi Gran Sueño.

Hola muy buenas, esto es más que una historia un sueño que bien podría funcionar si dispones a la leer la siguiente historia: Soy un chico de 28 años y todavía no desisto en pensar que puede haber un verdadero amor. El gran sueño sería poder conocerme a través de Internet con la que hablaría un par de veces lo suficiente como para tener una idea vaga de quien es y que interés en soñar tiene.

Después quedaríamos en un restaurante exótico en el que seguiríamos hablando con calma, y disfrutando de la cosa más bella que es conocerse. Entre tanto te miraré viéndote con ojos de deseo, pero con la paciencia porque sé que todo llegará. Tomaré tu mano y la acariciaré observando que tu deseo paciente es el mismo.

Luego de cenar, habiéndonos tomado casi toda la botella de vino nos vamos a un pub en el que la música comienza con la alternativa, pero al tiempo se vuelve con mucha más calma, más modosita y nos disponemos a bailar agarrados, nos vamos acercando poco a poco (sabiendo que todo llegará) con calma y nos besamos, nos acariciamos poco a poco, acercando lentamente mis manos en tus hermosos glúteos, hasta que ya un poco calentitos, nos despedimos del bar, dirigiéndonos a mi casa de Madrid en la que está dispuesta y solita.

Una vez en el portal cogemos el ascensor como es un piso alto y como tarda un rato y con el deseo nos aprieta a besarnos largo y plácidamente, ya subiendo comenzamos a quitarnos la ropa de abrigo y nada más entrar la tiramos en el suelo, hilando un amasijo de prendas realmente curioso. Vamos directos a la habitación de matrimonio en la que previamente lo había decorado con velas dispuestas a ser encendidas.

Nos separamos, las enciendo y mientras tanto te dispones a quitarte la ropa de una forma sensual, quedándote con la ropa justa para que te pueda apreciar con calma, te abrazo y comienzo a quitarte lentamente la camiseta nos separamos un poco, lo justo para que me ayudes a desnudarme, te quitas los pantalones y observo tu hermoso tanga, pequeño, pero cubriendo todo el bello con un triángulo atrás que te hace hermosa, me quedo sin habla observando la estampa tan hermosa, nos tumbamos y comenzamos a acariciarnos, cada vez nos acercamos las manos a sitios más sensuales, tú me haces masajes por todo el cuerpo cosa que me gusta bastante.

Te quito el sostén y te comienzo a besar esos hermosos pechos que te ha dado Dios, tú lo observas con placer, mientras tanto me termino de quitar toda la ropa quedando mi verga en pie, te quitas el tanga seductivo, te comienzo a lamer otra vez tus pechos bajando poco a poco hacia abajo, hasta llegar a tu monte de Venus, cuando esperas que voy a comenz al final colocas tu hermoso clítoris encima de mi verga y lo comienzas a introducir, esto me gusta mucho porque te veo una cara con mucho placer y yo comienzo a notar un hermoso calientito.

Te terminas de ajustar y comenzamos a movernos de menos a más, cuando ya no puedes seguir ese ritmo porque ese placer es un exceso, tomo el relevo, después de un buen rato de mete y saca me corro dentro a la vez que tú llegas a tu tercer orgasmo. Te abrazo todavía con la verga dentro ya en versión de relajo.

Sudados de amor nos relajamos y nos quedamos dormidos, prometiéndonos un hermoso viaje romántico para el siguiente fin de semana, por ejemplo en Almería.

 

(Visitado 1.473 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *