La Conocí Gracias A Internet

Sophia era una chica callada muy entregada a su trabajo poco o nada usaba redes sociales, yo por el contrario conozco todo tipo de medio virtual, debo decir que desde el momento en que leí uno de sus comentarios me llamo la atención esa química inexplicable que se da con alguien que jamás creíste congeniar, siendo yo una “persona sociable” con infinidad de contactos coincidimos con una amiga en común así fue como la conocí, luego de muchas conversaciones de noches enteras chateando ya me era imposible seguirlo negando Sophia me gustaba me gustaba de una manera extraña de una manera que ni yo misma entendía comencé a sentir celos, soñaba con ella, la deseaba cada vez más.

Para mi mala fortuna Sophia tenia una relación que bien o mal no quería estropear, una noche como muchas ella y yo conversabamos ella me contaba de su trabajo de lo agotada que se sentía del dolor en su cuerpo, fue así como me ofrecí para hacerle un masaje el cual fuese el culpable de todo lo que sucedió después, ella accedió a que le diera el masaje yo me dispuse a hacerlo trajo lo necesario (aceites, cremas, aromas y una botella de vino) la idea era relajarse así que comencé por su cuello acariciaba su cuello mis manos masajeaban su piel ella cerro sus ojos dejándose llevar comencé a descender por su espalda columna hasta llegar a su espalda baja ahí me detuve quería sentir su piel por un momento pensé que se enojaría pues mi masaje era mas una caricia que otra cosa, pero no fue así ella al igual su yo estaba disfrutando de mis caricias así que me aventure un poco más recorri sus piernas, sus pies,brazos y así regrese a su espalda, pude notar como su piel se enchinaba con el roce de mis caricias, decidí jugarme el todo por el todo, debo agregar que la habitación se lleno de su aroma ese delicioso aroma a mujer, así fue como obtuve el valor para darle el primer beso el cual fue en su cuello  en ese preciso momento de sus labios se escapó un gemido el cual ahogo entre su almohada, mi mano parecía tener vida propia bajando así por su espalda mientras mi boca se acercaba a su boca, fue entonces como ella correspondió a mi beso mis caricias se intensificaron más de su espalda pase a su cadera entonces bese su cuello, su nuca, sus hombros, en cada beso ella me respondía con pequeños y ahogados gemidos, poco a poco fui buscando su intimidad mis dedos mi mano recorrían cada centímetro de su piel como si fuera la ultima vez, así tuve acceso a su intimidad la cual estaba empapada, llena de delicioso néctar este fue una invitación a mi boca de inmediato baje hasta su sexo pasando mi nariz por sus muslos, por su sexo, para luego introducir mi lengua en ella ahh que mágica sensación que sabor maravilloso mi lengua se dueño de su vagina, de su clítoris mis manos viajaron hasta sus senos los cuales apreté fuerte y delicadamente quería hacerla mi mujer aunque sólo fuera una vez en mi vida pase mi lengua por su ano esperando una negativa de su parte,para mi sorpresa lo que tuve fue su aprobación así que comencé a hacerle sexo oral mientras que penetraba con mis dedos su ano haciéndola mía su cuerpo reaccionaba a mis caricias su boca se torno un torrente de gemidos en pocos minutos estaba disfrutando de la corrida sensacional que me regalo esta hermosa mujer…

(Visitado 4 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *