Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

La esposa de mi amigo

15 de marzo de 2003

Los juegos de una tarde

A la esposa de mi amigo la llamare Miriam de un cuerpo normal de 1.70 un culito que le despierta el morbo a grandes y a pequeños yo creo que debe estar en los 96-70-91, una morena muy bella de ojos claros muy seductora, mi amigo es andino alto como de 1.80 un tipo normal, nos conocemos desde hace mucho, estudiamos juntos y fuimos a servicio militar en mismo año, su nombre es Rafael y el mío es William. Vivimos en Maracaibo, Venezuela.

Ellos se mudaron a un apartamento en el centro de la ciudad, yo soy técnico electricistas (entre otras cosas).

El me llamo para que le fuera a instalar unas lámparas en su nuevo apartamento.

Yo conozco a Miriam desde hace mucho tiempo siempre le propuse salir juntos pero ella con la excusa de que soy casado nunca quiso nada conmigo, después se caso con Rafael pero igual yo seguía con mi acoso sexual ella tomaba todo a juego me coqueteaba y casi se burlaba de mi ya que se imaginaba que yo nunca iría a la acción además que su marido es mas grande que yo, mido 1.75 moreno y profesor de gimnasia en un liceo, los tres estamos alrededor de los 40.

Llegue al apartamento temprano nos saludamos hablamos un rato y me dispuse a montar las lámparas mientras ella hacia sus quehaceres y Rafael se fue a ver TV, termine con los cuartos baños y después pase a la cocina yo comencé a echarle bromas con mis acosos sexuales diciendo lo divina que se veía ya que solo traía una franela por las rodilla blancas de algodón un poco transparente ya que se le marcaba su pantaletica muy pequeña y se ve que había dormido con esa misma ropa, cuando pase detrás de ella la roce con mi miembro, ella solo se rió y me dijo.

-jajaja ya vas a empezar quédate tranquilo si Rafael te pillas te va a dar tu golpe.

Pero se que a ella le gustaba que se lo hiciera ya que yo pasaba con la excusa de buscar algún tornillo y cuando no la rasaba ella misma levantaba el pompi riéndose.

Yo también tenia que cambiarle la resistencia al calentador de aguas que había venido mal (en la zona del país donde vivimos no hace falta el calentador ya que esta zona es muy caliente pero algunas veces en la noche pega frió y algunos apartamentos lo traen) luego le dije.

-vas a tener que llamar a Rafael para que me sostengo el calentador ya que solo no puedo.

-Rafaeeeel te llama William.

Mi amigo apareció al ratito

-epale pana en que lo puedo ayudar, rapidito que ya va a terminar el primer tiempo.

El calentador estaba montado y yo le dije que cuando sacara la base de la resistencia saldría toda el agua que estaba acumulada, el se monto sobre la lavadora para no mojarse y yo me quede abajo, afloje con una llave grande la resistencia hasta que cedió, el agua callo de golpe y me moje de la cintura para abajo, Miriam y Rafael se echaron a reír al verme todo mojado y no me quedo otra que reírme también y Rafael me dijo.

-tranquilo mi pana Miriam meterá tu ropa en la secadora, vengase a mi cuarto y le presto un short para que no se quede así todo mojado, el salio adelante y yo lo seguí ella aprovecho y me dio una nalgada voltee y le dije sin emitir sonido con la boca (- me la voy a cobrar) Riéndome y ella también, me coloque la ropa de mi amigo mientras el le entregaba la mía a su mujer, me quede con el short sin interior ya que también se había mojado y me dio una franela y unas pantuflas, hablamos unas cosas mientras empezaba el segundo tiempo del partido, me dijo que cuando terminara de ver el juego tendrían que salir y yo le dije.

-tranquilo solo me falta montar las lámparas en la cocina de la de la sala y ya.

Se retiro porque ya estaba empezando el juego. Cuando llegue a la cocina ella me hecho bromas por mis piernas y se rió, estaba fregando unos platos así que continué con mi acoso, le roce mi macana un poco dura entre sus nalgas y ella la sintió a plenitud ya que solo nos separaba la frágil tela de su bata y la tela delgada de mi short y me quede en todo el medio de sus nalguitas, ella me empujo con su culote para atrás, diciéndome

-muchacho como que estas desnudo? quédate tranquilo que yo no se quien te va a bajar esa cosa jajá jajá.

También me reí y continué con mi labor termine de arreglar el calentador y montar la otra lámpara que queda justo arriba donde ella estaba cuando me fui a montar sobre el banquito deje que mi paloma saliera por un lado del short haciendo el loco y como estaba medio erecta ella me la vio de reojo he hizo que buscaba algo pa

ra verla mas detalladamente se hizo la loca y continuo lavando y hablamos de algunos temas y luego le dije

-por favor pásame el teipe Donde estaba montado mi macana quedaba justo a la altura de su cara ella volteo y casi se la pega de la cara

-guárdate tu cosa wili que se puede resfriar jajaja.

-a disculpa no me había fijado, le dije haciendo el loco.

Cuando venia con el teipe me lo agarre con toda lo que cabía en la mano y lo metí en el short y vi. De reojo su cara de gusto.

-así esta mejor jejeje. Me dijo ella Me dio la espalda y continuo con su labor y yo termine con esa lámpara, me saque mi macana del short de nuevo y me baje del banquito, le coloque mi miembro en toda su raja y me quede hay

-Ya William quédate tranquilo o le digo a Rafael que me tienes un “acoso sexual” jajaja como la película.

Yo la bese por el cuello y ella se dejo

-ya ya ya muchacho loco tu como que quieres que nos pillen? Mientras su esposo gritaba desde el cuarto GOOOOOLLLLLL riéndose

-ese Rafael es otro loco jajaja. Dijo ella Mientras yo continuaba pagado a su cola amarrándola por las caderas, le levante la bata quedando nuestras carnes pegando ya sin nada de por medio su tanga era muy pequeña y se lo coloque en todo el medio del culo, esta ves si me empujo para que me retirara bajándose la bata

-ya loquito quédate tranquilo que me estas alborotando y solo mi esposito me puede quitar mi fiebre.

Escuchamos que venia Rafael, me guarde mi paloma a duras penas en el short y me agache como recogiendo las herramientas para disimular mi erección

-epale mi pana le falta mucho?

-no chamo ya termine aquí solo me faltan las de la sala.

-no te vas a bañar Miriam? Ya va terminar el partido y tú tardas mucho arreglándote. Saco una cerveza y se a su cuarto. Ella me dijo hacheándome bromas.

-me voy a bañar si quieres usas el otro baño para que le quites la corriente a tu bichote jajá jajá, se fue meneando de una manera exagera su jugoso y rico culote mientras seguía riéndose.

Estaba disfrutando con la esposa de mi pana lo cierto es que al llegar a mi casa mi mujer pagaría las consecuencias de mi calentura, instale las lámparas de la sala y los vi. En su cuarto y vi. que Rafael se disponía a bañarse.

-te falta mucho pana?, me pregunto.

-no solo revisar la lámpara de pasillo y ya

-OK termino de bañarme y luego te pago se metió en el baño de su cuarto dejando la puerta abierta del cuarto y pude ver a Miriam sentada frente a la peinadora mirándome por el espejo de espalda a mi y pude ver que solo traía puesto un paño que cubría escasamente su cuerpo dejando libre casi todas sus bella pernas y sus tetotas que luchaba por salirse de la toalla, me miro y me saco la lengua como una niña echándome bromas, escuche cuando Rafael bajaba el agua del wc y al rato se escucho el agua de la regadera Miriam trato de prender el bombillo que estaba pegado en el espejo de la peinadora y no funciono, me miro por el espejo como preguntándome que le pasaba, ella se paro como tratando de arreglarlo, la esposa de mi amigo de verdad que se veía espectacular mostrándome el comienzo de sus nalgas por aquella diminuta toalla al tratar de arreglar el bombillo y agarrando la toalla para que sus tetotas no se le escaparan se le abrió un poco y pude ver una de sus piernas por un costado hasta las caderas, yo me sonreí y fui a ayudarla apreté el bombillo y prendió aproveche y me pegue de su espalda recostándole mi macana en todo el medio de sus nalgas.

-ya loquito gracias por ayudarme pero salte del cuarto.

Mi amigo estaba cantando una canción en la ducha, la abrace por la cintura y la empecé a besar por el cuello y sus oídos, ella seguí luchando con la toalla para que no se le cayera.

-ya ya William estas loco Rafael nos puede escuchar.

Me lo dijo casi susurrando para que su marido no la escuchara, levante la toalla mas arriba de sus nalgas para poder disfrutarla mas sacándome mi macana del short, lleve mi mano hasta sus vellos pubicos y con la derecha le empecé a acariciar los senos levantado la toalla dejándome ver por el espejo la belleza y suavidad de su cuerpo ella volteo la cara y trato de decirme.

-no no William est….

No la deje terminar besando sus carnosos labios la esposa de mi amigo ya no continuo luchando con la toalla dejando que esta se le cayera se volteo de frente a mi respondiendo a mis beso. Su esposo pregunto desde el baño.

-mía amor y William?

-no se cariño debe estar allá afuera.

El continuo cantado

y siguió bañándose yo prendí el secador de cabellos que estaba en la peinadora para que hiciera bulla y empuje a Miriam a la cama ella me dijo en tono de broma.

-no loquito que vas a hacer? Nooo nooo estas locooo! Sin decir nada quede acostado sobre ella entre sus piernas besándola con intensidad en su boca y su cuello ella estaba totalmente desnuda y luchaba sin hacer mucha fuerza para que yo me le quitara de encima, me correspondía a mis besos pero seguía luchando.

-no no loquito quédate tranquilo ya no no no.

Todo esto lo decía murmurando me baje el short dejando en libertad mi macana dura y tiesa lista para entrar en la rica caverna de la esposa de mi amigo, mi miembro choco con su pierna y luego quedo en toda la entrada de su pochonga que estaba totalmente mojada, sin miramiento se la metí hasta el fondo hasta que mis bolas tocaron sus labios vaginales. Ella se quejo.

-juummmggg.

-que te paso querida? Pregunto mi amigo.

-nada nada me pegue con la mesita.

Y continúo bañándose.

Yo empecé a sacárselo y a metérselo de una manera frenética, ella me correspondía a la perfección ahogamos nuestros gritos con besos.

El morbo era tremendo el saber que me estaba cojiendo a la esposa de mi amigo que desde hace tiempo yo deseaba y teniéndolo a el a escasos metros de nosotros me causo una tremenda excitación ella se vino en un tremendo orgasmo y yo la acompañe soltado chorros de leche en el fondo de su calientito chuchito, no fundimos en un gran beso mientras sentía como goteaba mi macana todavía dentro de ella, me tuve que salir porque escuchamos cuando el cerro la regadera.

-sal rápido del cuarto antes que Rafael nos pille apurateee.

Me lo dijo igual en baja voz, recogí mi short y Salí rápido rumbo a la cocina, ella se coloco la toalla he hizo como si estuviera secando el cabello y puso una almohada en la sabana donde quedaron sus líquidos vaginales, que yo lamente no haberme comido esa rica almejita.

Tome mi ropa de la secadora y me dirigí con toda mi calma al baño de la sala pero que estaba justo en el pasillo que conduce a su cuarto y escuche cuando el le reclamaba.

-y todavía no te has secado el cabello? Apurate que vamos a llegar tarde me seque sus jugos que huelian a gloria y me vestí con lentitud para darles tiempo a que ellos se terminaran de arreglar, al salir el estaba en la sala y al rato ella salio y nos vimos como si nada hubiera ocurrido, recogí mis herramientas y nos fuimos cada uno a su destino.

Luego les cuento como me coji de nuevo a la esposa de mi amigo.

Autor: Poeta330

poeta330 ( arroba ) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La esposa de mi amigo, 9.6 out of 10 based on 8 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados