La fiesta de mi Jefe

Orgía, Todos contra una. Mi jefe cree que soy tonta, pero solo me lo hago…

Mi jefe, llamado Aldemar que tiene 45 años, con quien cojo seguido, me comentó que se iba a hacer una fiestita el viernes pasado en el predio donde cuidamos perros para su hijo mayor y me pidió que me quedara el fin de semana cuidando los caniles y además que por favor me peinara con dos trenzas como de costumbre. Te imaginarás que fue un descontrol y yo sabía que era lo que me esperaba. El cree que soy tontita pero me hago. Mientras la fiestita se desarrollaba vino mi jefe buscando un poco de movimiento.

Estaba un poco tomadito y se avalanzó sobre mi cuerpito para cogerme. Esto me hizo acordar tus anécdotas. Entonces para volverlo más loco y brutito me opuse. Perdoname que lo diga así pero quería que me violara. Me abrazó con fuerza y comenzó a besarme con violencia mientras me puteaba y me trataba de putita. Me levantó y me puso sobre una mesa que hay en la oficina. Me arrancó la remera y solo dejó la pollerita. Como siempre estoy ligerita de ropas facil solo basto con que me abriera las piernitas de par en par me la lamió con sigilosidad hasta estar bien lubricada. ya tenía su tremenda vergaza gorda y larga lista para embestirme la acomodó y me penetró de una haciéndome gritar como una puta (te pido disculpas por mi lenguaje pero es lo que siento). Comenzó a jadear con violencia sujetándome con una mano la cabeza por los pelos y con la otra apretaba mis pechitos con brusquedad. Estaba tan excitada que me dejé llevar mientras gemía enloquecida al compás de la música estridente de la fiesta.

Cuanto más jadeaba más me golpeaban sus bolas la base de mis nalgas.

Sentía como esa verga negra e inmensa ( Más o menos la tiene de 23cm de largo por 5cm de grosor, parece mentira pero hace tiempo se la medí) se endurecía en mi interior. Jadeaba sin tregua intentando eyacular pronto.

Cada jadeo practicamente me producía un orgasmo que me llevaba a quererme desmayar porque no aguantaba la sensación tremenda de placer. Finalmente eyaculó llenado mi interior con semen caliente y listo para fecundarme. Se quedó encima mio sin sacar su arma perforadora y me dijo que esto recién empezaba. Su Verga seguía latiendo en mi interior sin perder su dureza. En esa posición de enganche me levantó y se acercó al aparador donde había unas cuerdas, las tomó sacó su verga y me acomodó en una silla con respaldo reclinable con el pecho mirando hacia el respaldo y mis piernas sobre el asiento. Ató mis extremidades a la silla dejando mi culito y mi conchita desprotejidas y listas para que me cogieran. Nuevamente lamió mi conchita saboreando mis juguitos mezclados con su semen y me dijo que traería unos invitados. Resultaron ser sus dos hijos uno de 22años y el otro de 18años. Cada uno tomó su posición haciendo la cola correspondiente. Aldemar me puso su vergaza en la boca tomándome la cabeza con sus manotas la introducía suavemente, mientras tanto uno de sus hijos me penetraba por la conchita y el otro lamía mi cuerpo. Yo temblaba de placer mientras mis gemidos se ahogaban con tremenda verga. A punto de acabar sacó su verga y me baño en semen la espalda. Ahora el más joven procedió a penetrarme sin piedad mientras el mayor se acomodó para lamerme el clítoris mientras su hermano jadeaba para eyacular y fecundarme.

Finalmente este eyaculo dentro mio y se dejó caer suavemente sobre mi espalda llena de semen de su hermano y sin sacar su verga bailaba con su cuerpo en mi espalda un tandola totalmente. Me sentía desfallecer. Aldemar les dijo que tomaran ambos su posición con mi boca y el les enseñaría como romper un culito sin dolor. Así lo hicieron, Aldemar acomodó su vergaza en mi culito y de un solo movimiento muy suavemente, introdujo esos 23 cm de verga gorda que me dejó sin aliento. Con suavidad comenzó a jadear hasta que mi anito se dilató lo suficiente y comenzó a sentir las embestidas buscando la eyaculación. Mientras yo seguía mamando las dos jóvenes vergas de sus hijos La mangueraza de Aldemar comenzó a inundar mis entrañas con semen caliente y viscoso. A continuación sus hijos hicieron lo mismo y era tanto semen que se me salía chorreando mis piernas temblorosas. Al rato me dijeron que volverían para continuar, estaba exhausta. Al ratito ya no se escuchaba más la música. Esto se debió a que despidieron a todos los invitados. Volvieron a entrar los tres y les pedí por favor me dejaran ir(en realidad yo quería más pero si decía esto los incentivaría mucho más). Y así sucedió, estaban enloquecidos.

Los muchachos estaban tan exaltados que no aguantaron más y me querían coger a toda costa. Les pedí por favor que me desataran porque no aguantaba más la postura y les proponía que ambos me penetraran. No se hicieron esperar uno de ellos se acostó en el piso quien me penetró por la conchita el otro me penetró por el culito y su padre me la puso en la boca. Los tres a la vez comenzaron a jadear. El que estaba debajo mio apretaba con fuerza mis pechito, el que me penetraba por el culito apretaba con fiereza mi cintura y el padre agarraba mi cabeza para moverla y hacerla jadear y así entrara y saliera su verga de mi boca. El primero en eyacular fue el que me cogía por el culo quien se limpio su verga a lo largo de la raya del culito, luego el padre quien bañó mi rostro con su semen y finalmente quien me cogía por la conchita eyaculo en mi interior fecundándome. Ya era muy de noche y prometieron que si yo no decía nada seguiría trabajando con ellos. Por mi parte me hice la asustada y les dije que no diría nada. Como ves me volví loca y me encantó haber tenido esta experiencia tan especial. Te agradezco compartas conmigo tus cositas. Te mando una lamidita donde más te guste.

(Visitado 5.152 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *