Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

La hermana de mi mujer

14 de enero de 2009

Ella puso mi verga a la entrada de su coñito y empezó un metisaca a la vez que le metía hasta tres dedos en su ano, ella empezó a correrse y me pidió que se la metiese más duro, decidimos ir a ver a mi mujer, ella me llevó hasta la habitación cogida de mi inhiesto rabo como si fuese un perrito. Cuando abrimos la puerta nos encontramos a mi mujer haciéndose una paja con nuestros jadeos.

Hola, mi nombre es Javi y os voy a contar lo que me sucedió en las vacaciones pasadas con mi mujer y mi cuñada.

Cuando mi mujer y yo estábamos en medio de nuestras vacaciones, llegaron mi cuñada y su novio. Mi cuñada es una chica de 28 años, morena con poquito pecho pero un culo tan glorioso como el de mi mujer, la cual también es morena de pelo corto y con un pecho divino y a sus 31 años aún miran hacia el cielo. Pero bueno, como os iba diciendo, llegaron a eso de las 5 de la tarde, nos saludamos y les ayudamos a instalarse en la habitación de invitados. Nos acercamos a la piscina y fueron pasando las horas hasta que nos empezó a entrar gana.

Decidimos irnos a cenar a un pueblo cercano. Una cena tranquila, a la orilla del mar, con velitas y música suave, y como protagonistas unas lubinas al horno que nos dejaron a todos la mar de contentos. Justo cuando estábamos acabando mi cuñado recibió una llamada de su superior, el es policía autonómico, en la cual le ordenaban volver a Barcelona porque tenía que sustituir a un compañero.

Ante la mala noticia le intentamos animar ya que el pobre empezaba las vacaciones con el pie izquierdo. Para ello nos fuimos a tomar unas copas y cogimos una taja de campeonato que la rubricamos en el apartamento con tequila, limón y sal. A la mañana siguiente nos despertamos todos con una resaca de órdago y como mi cuñada no se encontraba muy bien le comentamos que siendo que solo tenía que irse tres días ella se podría quedar y el volvería para acabar de pasar sus vacaciones con nosotros. Al final decidimos entre todos que ella se quedaba y el se fue para Barcelona solo y con la promesa de volver a los tres días.

Eran ya las once y propusieron ir a la playa ya que mi cuñada ya se había recuperado. Yo suelo ir a playas nudistas con mi mujer pero no hemos ido nunca acompañados y menos de familiares, pero les propuse ir a la nudista y si ellas no se querían desnudar no tenían porque hacerlo. Mi mujer no estaba muy de acuerdo pero a mi cuñada le apetecía ya que decía que nunca había ido a una y que mejor que con nosotros. Así que finalmente mi mujer aceptó y nos cogimos el coche para ir a dicha playa. No os tengo que decir que por muy nudista que sea solo la idea de ver a mi cuñadita enseñando las tetas me ponía el rabo más duro que el acero.

Cuando llegamos buscamos un sitio donde pudiésemos poner las tres toallas, al fin lo encontramos y me pusieron en medio de las dos. Llegó el ansiado momento. Empecé a desnudarme y me quité la camiseta sin dejar de ver a mi cuñada como se quitaba la suya. Mi mujer también lo hizo. Surgió un momento curioso pues nos encontramos todos mirándonos los unos a los otros y parecía que habían decidido tácitamente que si yo me quitaba una prenda ellas se quitaban la correspondiente. Nos reímos con cierto nerviosismo y decidí dar el paso me bajé los pantalones de deporte que hacían las veces de bañador y me senté en la toalla para contemplar el momento que el verano me había guardado. Mi mujer fue la siguiente y se sentó para quitarse la braguita, quedando así, totalmente desnudita dejándome ver su precioso coñito.

Ahora la pregunta era si mi cuñada se quitaría la braguita o se la dejaría puesta. Para mi desgracia se la dejó puesta y mi mujer se lo recriminó en coña. La mañana pasó con mi mujer y yo desnudos tomando el sol, mi cuñada que no paraba de mirarme de reojo y así nos fuimos a comer al chiringuito. En la comida le hicimos bromas acerca de su timidez y que nosotros también queríamos verla que eso era trampa, etc..

Al volver a las toallas nos fuimos a bañar y al rato nos salimos mi mujer y yo son sentamos mirándola como nadaba y cuando salió cual fue nuestra sorpresa al ver que salía sin sus bragas enseñándonos su coñito depilado sin ningún pelo ni rastro de él.

Ni que decir que mi polla saltó instantáneamente como un resorte, en lo cual se fijaron las dos. Y mi mujer dijo:

- Vaya recibimiento que le haces a mi hermana ni siquiera en mis mejores actuaciones. – Pues si que tenías ganas de verme cuñadito. Yo quedé muy avergonzado y no supe que decir y solo me salió un:

- Que queréis? En medio de dos mujeres, desnudas y solo para mi… – Para ti solo tienes a mi hermana pues yo estoy sola y sin compromiso hasta de aquí tres días. Dijo mi cuñada. – Pués yo no soy celosa y con mi hermana lo comparto todo, jejejeje…dijo mi mujer. – Eso no me lo dirás en el apartamento hermanita. Le espetó mi cuñada.

A todo esto yo estaba entre atontado y excitado por la conversación de ellas y les dije que por mi podíamos volver al apartamento para ver si era verdad tanta chulería.

Ellas se pusieron de pie, y sin decir palabra recogieron todo y me dijeron que si me iba a quedar todo el día allí. De un salto me levanté me coloqué como pude los pantalones pues tenía una erección de caballo y nos fuimos hacia el coche. Durante el trayecto, muy corto, se hacían apuestas para ver si sería capaz de ir desnuda por la casa, si sería cierto lo dicho en la playa y cosas así…

Llegamos a casa riéndonos de las barbaridades que habíamos dicho. Fui el primero en meterme en la ducha y dejé la puerta entornada pues el baño era pequeño y se llenaba de vaho muy rápidamente. Estaba enjabonándome el pelo cuando note que alguien entraba en el baño y se metía en la ducha conmigo. Como llevaba el pelo y los ojos llenos de jabón supuse que era mi mujer. Empezó a enjabonarme la espalda bajando hasta el culo y metiendo su mano en mi raja. La verdad entre unas cosas y otras yo estaba que solo me faltaba eso. De pronto pasó su mano desde atrás por debajo de mi culo y me masajeó los huevos y con la otra empezó a hacerme un paja muy suave. Le dije que parase que su hermana podría entrar pero mi sorpresa fue cuando me dijo:

- Tú mujer nos está esperando en la cama.

Me di la vuelta y era mi cuñada desnuda dentro de la bañera haciéndome una paja magnífica. La apreté hacia mi y nos dimos un beso muy húmedo pasando nuestras lenguas por todos los rincones de nuestras bocas, no paraba de sobarle las tetas y el culo. Me arrodillé y empecé a comerle su pelado coño hasta que conseguí que se corriese en mi boca, con la cual puede recoger todos sus jugos. Cuando dejó de temblar me pidió que me pusiera de pie y ella se arrodilló y empezó una comida como solo sabía hacer su hermana. Aunque se atragantaba se la metía hasta los huevos, se la sacaba y me comía los huevos. En esto yo no me aguantaba más y me corrí como si mi polla fuese un lanzamisiles de semen. Ella quedó con la cara y su largo pelo negro y liso lleno de mi leche.

Mi mujer nos reclamaba desde la habitación. Le dije que le limpiaría el pelo y ella se dió la vuelta y le empecé a enjabonar su larga melena. Ella sacó su culo con lo que lo rozaba contra mi polla hasta que consiguió ponérmela dura otra vez. Entonces ella me la cogió y se la puso a la entrada de su coñito y yo empecé a empujar y a introducir mi polla en su cueva. Entraba como cuchillo caliente en mantequilla. Empezó un mete y saca frenético a la vez que le metía uno y después hasta tres dedos en su ano.

En este momento ella empezó a correrse y a pedirme que se la metiese más duro cosa que hice con gran placer. Ella casi se cae en la bañera del gusto, no dominaba sus piernas por las cuales chorreaban una mezcla de agua y jugos que se perdían por el redondo desagüe.

Decidimos ir a ver a mi mujer y ella me llevó desde el baño hasta la habitación cogida de mi inhiesto rabo como si fuese un perrito. Cuando abrimos la puerta de la habitación nos encontramos a mi mujer haciéndose una paja con nuestros jadeos….

Pero eso será otra historia si es que esta os ha gustado…

Espero vuestros mensajes.

Autor: jaguirre

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La hermana de mi mujer, 5.8 out of 10 based on 4 ratings
  
categoría:

1 comentario »

  1. jovencito dice:

    hola javi.
    la verdad es que me ha excitado mucho tu relato. yo soy 1 joven lector y la verdad me gustaria que me ocurriera algo similar a lo que te ocurrio a ti.
    la verdad me gustaria tener a tu esposa y a tu cuñadita y hacer intercambios entre los 4. espero vuestra respuesta

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados