Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

La madre de mi amigo

30 de junio de 2009

Que gusto daba, no hay comparación con la paja, es mucho mejor. No pasaron ni 30 segundos cuando me corrí en su boca, ella se lo comió todo. Entonces, ella se levantó y empezó a masturbarse. Nosotros la ayudamos, le besamos los pechos, en la boca, le tocábamos los pechos, su coño, su culo y ella nos besaba en la boca, se metía los dedos por el coño, nos tocaba de tanto en tanto las pollas.

Hola a todos, después de que mi amigo me diera la dirección de esta página y leer relatos durante toda la semana os voy a contar lo que me pasó hace una semana. Voy a presentarme y a los demás protagonistas. Me llamo Dani, tengo 18 años y un amigo que se llama José de mi misma edad. La protagonista principal es su madre. Ella se llama Ana, tiene 35 años, y está buenísima.

Después de la presentación voy a contar lo que me sucedió. Era un sábado por la tarde y como muchos otros me fui a casa de mi amigo a jugar a la Play. Después de jugar cenamos en su casa y salimos a unas partidas al billar y futbolín. A las 22:00h ya estábamos de nuevo en casa y nos pusimos a ver una película en la tele. Al cabo de una hora su madre nos dijo que se iba a dormir y que nosotros no tardemos demasiado. No pasaron ni cinco minutos desde que se fue a dormir que mi amigo y yo decidimos quitar la película tan aburrida que estábamos viendo y pusimos una peli porno. Esta si que era divertida. Solo empezar la peli salían dos mujeres rubias haciendo un 69 y a los pocos minutos se les junto un tío. A los pocos segundos de ver esto se nos puso muy dura. Las dos mujeres se pusieron a chupar la polla del hombre hasta hacerlo correr.

Después este se las folló a las dos. La escena duró unos 25 minutos y yo y José teníamos la polla que nos iba a explotar, así que decidimos bajarnos el pantalón y los calzoncillos. Así estábamos más cómodos pero la polla quería algo, así que nos pusimos ha hacernos una paja (él a él y yo a mi). Los dos nos corrimos muy rápido. Después de corrernos nos las limpiamos y seguimos viendo la peli porno con la cual la polla se nos puso otra vez dura. Así que tanto él como yo empezamos con otra paja, pero esta vez tranquilamente y lentamente. Los dos estábamos por la peli y por nuestras pollas y no nos dimos cuenta de que su madre estaba bajando las escaleras, así que abrió la puerta del comedor y nos pilló a los dos casi desnudos haciéndonos la paja. Yo intenté taparme como pude, pero José no. Ana al vernos así se puso a reír y para mi sorpresa entró en el comedor y se sentó entre los dos en el sofá. Yo ya la había escondido pero José no, y pensaba que nos iba a meter una bronca impresionante, pero no.

Una vez que yo estaba un poco más tranquilo me fijé en Ana, ella llevaba solo el camisón de dormir, y este era un poco transparente, porque se le marcaban los pezones. Esto aun me excitó más, pero a la vez estaba muerto de miedo por lo que nos iba a decir. Ana después de sentarse estuvo unos 10 segundos callada. Yo soy una de esas personas que no soporta el silencio así que le dije, perdona, es que, pero no pude decir nada más porque ella me cortó y me dijo que no pasaba nada, que era normal que nos hiciésemos pajas y viéramos pelis porno a escondidas. Entonces ella me dijo, ves como José no se ha inmutado (él aun la tenía fuera y bien dura).Yo no sabía que decir. Pero José le dijo a Ana que le ayudara a terminar la paja. Ella le dijo, claro hijo. La cogió con su mano y empezó a hacerle la paja. Yo estaba alucinando y muy excitado. José me dijo que su madre era moderna, que podía seguir haciéndome la paja.

Yo no sabía que hacer, estaba muy excitado y muy cortado pero al final me dejé llevar y me bajé otra vez los pantalones y me puse ha hacer la paja. Entonces Ana me dijo que si quería me ayudaba, yo estaba muerto de ganas porque ella también me la hiciese a mi, pero no tenía voz para decirle que si, pero por suerte pudo más mi excitación y me salió un si. Entonces ella con la otra mano empezó a hacerme la paja. Que gusto sentía, nunca me habían hecho una paja. Ella me preguntó si me gustó y yo evidentemente le dije que si, que me gustaba mucho. No pasaron ni dos minutos que nos corrimos los dos en su mano. Ella se comió el semen de las manos y luego agachó su cabeza sobre la polla de José y se comió todo el semen. Entonces yo pensé que también me la limpiaría a mí con su boca, cosa que tenía muchas ganas pero le dije que no (me daba asco que limpiara mi polla con su boca, cuando antes su boca había estado llena de semen de mi amigo). Entonces ella nos dijo, ahora ya estáis contentos, venga que es tarde, hay que ir a dormir. Y así lo hicimos.

A las 11 de la mañana del domingo, mi amigo se despertó y me despertó a mí. Yo le dije que aun quería dormir (a mi me gusta dormir mucho). José me dijo que me levantara que iba a despertar a su madre para que nos hiciera el desayuno. Yo aun tenía sueño así que me quedé en la cama. Pasaron 10 minutos y José y su madre vinieron a la habitación y me dijeron que venga, que ya era hora de levantarse. Ana nos dijo que se iba a duchar y que luego nos ducháramos nosotros. Yo dije que vale (pensando como más tarde más duermo), pero José me dijo a mi y a ella que nos duchábamos nosotros primero que ella tardaba mucho, y ella le dijo el primero que llegue al baño es quien se ducha. Entonces Ana salió hacia al baño y José me preguntó si me había gustado lo que había pasado el día antes. Yo le dije que muchísimo, que tenía mucha suerte de tener una madre así. El me dijo, si quería continuar ahora.

A mi se me quitó el sueño y le dije que si. Entonces me dijo déjame hacer a mí. Nos fuimos hacia el baño, la puerta estaba cerrada, pero él la abrió. Su baño no tiene llave para cerrarla ni tampoco cortina en la bañera. Nada más abrir la puerta vimos a su madre desnuda del todo y se iba a meter en la bañera. Su madre le dijo que ella había sido más rápida y se rió. A mi se me puso dura de golpe, tenía unos pechos redondos, no muy grandes, pero muy bonitos. Y su coño lo tenía completamente depilado. Entonces José le dijo que vale que ella había sido más rápida, pero como que eres tú que nos obliga a ducharnos ahora, así que nos duchamos ahora o no nos duchamos. Ella dijo ya estaba desnuda y que se duchaba ella, que si queríamos nos podíamos duchar juntos. José dijo de acuerdo y Ana me preguntó a mi si quería ducharme con ellos o esperaba, yo le dije que para mi tampoco había ningún problema. Que contento me puse al sentir eso. Nos desnudamos los dos, José la tenía medio dura pero yo la tenía dura del todo.

Entramos en la bañera, yo a la izquierda de ella y él a la derecha. Su madre me dijo si no me había gustado lo del día anterior. Yo le dije que mucho, lo que pasa es que mi polla está otra vez dura porque eres muy guapa y porque nunca he tenido una mujer desnuda tan cerca. Y ella dijo que era normal mi erección. Mientras hablamos José se había mojado y me pasó la ducha con lo cual yo también me mojé. Ana ya estaba casi enjuagada del todo y me dijo que le enjuagara la espalda porque no llegaba. Esta vez ya no estaba nada cortado, así que cogí jabón y le enjuagué los hombros y la espalda haciéndole como un masaje. Ella me dijo que bien lo hacía, que si podía seguir con el masaje, yo evidentemente le dije que sí. José que se estaba enjuagando se puso ha hacerse una paja y su madre le dijo tú también estás excitado como Dani, y él le dijo que si. Yo seguía con el masaje en los hombros y José empezó a tocarle los pechos a su madre mientras Ana le hacía la paja con su mano.

Yo me estaba ya cansando de hacerle el masaje y muerto de envidia de José, así que sin decirle nada mi mano bajó hacia su culito y se lo empecé a masajear. Ella no me dijo nada, así que seguí tocándole el culito y también su vagina. José no aguantó más y se corrió. Entonces Ana se giró de cara hacia mí y me dijo, el masaje estaba muy bien hecho, pero te había dicho en la espalda. Yo pensaba que me iba a dar una torta, que la había cagado, pero no. Entonces ella me dijo que era broma, y yo sin pensármelo dos veces abalancé mis manos hacia sus pechos, eran muy suaves y tiernos. Y ella me cogió la polla y empezó a pajeármela. Que gusto, tocaba sus pechos, y que pechos tocaba, también le tocaba el coño y además me hacía una paja.

Ella me dijo que ahora ella también estaba caliente. En eso momento con mi culo di un golpe a la botella de jabón y se me cayó en los dedos del pie, cosa que me hizo daño. Ella se agachó cogió mis pies y se los puso entre sus pechos mientras besaba los dedos de los pies y me dijo que si ya no me hacían daño, yo le dije que ya no.

Aquí la pifié porque ella apartó los pies de su pecho, cosa que a mi me gustaba mucho, pero lo que hizo también me gustaba. Sin levantarse, estando aun de rodillas delante de mi, continuó con la paja que había empezado; a mi me faltaba muy poco para correrme (no aguanto mucho sin correrme). Yo le dije que si podía chupármela como hizo la noche antes con José. Ella me preguntó, ¿pero no me dijiste que no querías?, le respondí, ya, pero ahora si. No me preguntó nada más y empezó a chupármela.

Que gusto daba, no hay comparación con la paja, es mucho mejor. No pasaron ni 30 segundos cuando me corrí en su boca, ella se lo comió todo. Entonces, ella se levantó y empezó a masturbarse. Nosotros la ayudamos, le besamos los pechos, en la boca, le tocábamos los pechos, su coño, su culo y ella nos besaba en la boca, se metía los dedos por el coño, nos tocaba de tanto en tanto las pollas. Al cabo de un rato se agachó y seguía metiéndose los dedos en el coño y con su boca comía rato la polla de su hijo y otro rato la mía (no me hacía mucha gracia pero no le dije nada debido a la excitación que tenía otra vez, supongo).

Yo me corrí el primero, después José y finalmente Ana empezó a gritar de placer y tuvo un orgasmo. Ahora ya calmados nos duchamos nos secamos y fuimos a desayunar. Durante el desayuno estuvimos hablando de todo lo que habíamos hecho, de sexo, de cómo nos había gustado a todos y de que podríamos hacerlo otro día, ya que yo tenía de irme para mi casa.

Espero que la próxima vez que vaya a casa de mi amigo volvamos a disfrutar. Supongo que volverá a pasar ya que nos gustó a todos. Ahora estoy pensando que si la próxima vez llegaremos a follar o “solo” haremos lo mismo, por mí ya está bien hacer lo mismo ya que me lo pasé muy bien.

Doy gracias a todas las madres que son como Ana, y estoy muerto de envidia porque mi madre no es así.

Si queréis comentarme algo:

Autor: Dani

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La madre de mi amigo, 9.7 out of 10 based on 9 ratings
  
categoría:

3 comentarios »

  1. perinperin dice:

    tengo ganas de follarme ese culito mandame un mensaje [correos NO permitidos en comentarios - eliminado por la administración R.M.]

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  2. profe zamora dice:

    buen relato escribiste

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  3. Onimusha dice:

    Que bueno es tener sexo con
    las madres de nuestro amigos o
    amigas porque estan re buenas

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados