Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

La playa de Puerto Rico

28 de julio de 2003

La historia que les cuento sucedió cuando tenía 17 años de edad en una playa de Puerto Rico

La historia que les cuento sucedió cuando tenía 17 años de edad en una playa de Puerto Rico. Me describo primero para que tengas una idea de como soy. Mi cabello es color rubio, mis ojos marrón, mi estatura es de 5 pies 9 pulgadas. Son muy pocas la áreas de mi cuerpo en las que hay vellos. De hecho me siempre me elimino los vellos del cuerpo. Genitalmente puedo decir que aunque tengo los testículos algo exageradamente grandes, mi pene es todo lo contrario. Tanto a los 17 años como ahora, siempre ha medido erecto 4 pulgadas. Estoy circuncidado desde que nací (CUT). El color de mi piel es bronceada porque no salgo de las playas.

No es muy común en mi país ver chicos en la playa utilizando bikinis, tangas o g-string. La mayoría de los jóvenes usan pantalón corto o sea bóxer. En cambio yo siempre utilizo bikinis o tangas en la playa. Es mucho más cómodo.

El incidente fue en una de las playas de mi país. Había asistido en bicicleta al balneario pues vivo cerca. Era un día de sol brillante. La playa estaba llena de chicos y chicas de diversos colegios del área que había decidido tener un día de playa.

El ambiente estaba súper bueno. Mucha música, muchos chicos con cuerpos esculturales. Algunos utilizando bañadores ajustados en los que se les marcaban los genitales.

En muchas ocasiones me vi obligado de entrar al agua para así evitar que se notara que mi pene estaba erecto, pues al observar tantos muchachos bien lindos, me excitaba.

Sucede que siento deseos de tomarme un refresco y me dirijo hacia una pequeña tienda para comprarlo. No me percato que en dicho lugar había una pelea entre varios jóvenes y adultos. Era tal la situación que ya habían llamado la policía del balneario para que interviniera. Es en ese momento en que yo ingenuamente, ignorando el conflicto que allí se estaba dando, decido entrar para comprar mi refresco. Entro me topo con la situación y detrás de mi entra la policía, quedando yo prácticamente atrapado entre las personas de la pelea y los policías.

Había una confusión tremenda y ante la actitud desafiante de los jóvenes hacia la policía, estos últimos comenzaron a dar golpes a todos los que estábamos allí.

Yo no puedo decir a ciencia cierta quien fue, si uno de los amotinados o uno de los policías, el asunto es que recibo un fuerte golpe en mis genitales. Esto hizo que me fuera al suelo. Realmente había en mi una confusión enorme y un dolor espantoso. Pensaba que me iba a morir. Realmente sentí que iba perder el conocimiento pues me sentía medio mareado. De momento siento que van arrestando a las personas y alguien me toma por la espalda y como lo único que yo llevaba puesto era un bikini, pues me agarra por ahí, lastimándome más mis genitales. Esto hizo que yo gritara. Logran ponerme de pie. Me llevan las manos hacia la espalda y me amarran. Me llevan a un auto patrulla. Me tiran dentro en el asiento trasero y parte, pienso yo hacia el cuartel. Al lado mío iba otro muchacho, con las manos amarradas que al verme llorar me pregunta qué me sucedía y yo le dije que no resistía en dolor en mis genitales. El muchacho le dice al policía que me debía llevar primero a un hospital. El policía pregunta por qué. Y el joven le explica. El policía llama al carro patrulla que iba al frente con más jóvenes arrestados y le pide que se lleven al muchacho que estaba al lado mío hacia el cuartel, para entonces poder llevarme a mi al hospital. Así lo hicieron.

El policía se desvía supuestamente hacia el hospital y se detiene en un lugar apartado y me pregunta qué me sucedía. Yo le dije que alguien me había dado en los testículos y golpe y que además yo no tenía nada que ver con la trifulca. El policía se baja, se dirige hacia la puerta trasera del auto patrulla abre la puerta y me dice deja ver cómo está esa situación. Yo me quedó quieto pues no podía hacer más. Tenia miedo que me llevara al cuartel, le denunciara por algo que yo no había hecho y además, tenía mis manos amarradas a la espalda. Prácticamente estaba indefenso. El me pide que me acueste boca arriba en el asiento. Yo lo hago y el comienza a bajarme el

bikini. Es en ese momento que yo puedo ver el rostro del policía. Era una persona que lucía como de unos 22 años de edad. Su rostro era hermoso. Sus brazos eran fuertes como si dedicara mucho tiempo al gym. Su cabello era negro, ojos marrones. Después que baja mi traje de baño, me pregunta que si puede tocar el área. Yo le dije que si. Y el comenzó a tocar mis testículos. De hecho los agarra con una mano y con la otra comienza a darme un masaje en el abdomen. Me dice que me calme que se me va a quitar el dolor. Y de hecho poco a poco se me fue quitando el dolor. Le indico que me siento mejor. El me dice que me bajara de la patrulla para quitarme el amarre (las esposas). Yo le digo que me pusiera el traje de baño pues estaba totalmente desnudo. El me dice que no me preocupara que allí nadie pudiera verme. Pues me salgo de auto, ya más aliviado. Totalmente desnudo. El me desamarra. Yo le doy las gracias. Le pido que me de el traje de baño. El lo tiene en sus manos. Estamos de frente uno al otro ahí es que noto bien su cuerpo escultural. El me dice te ves bien lindo desnudo. Yo me puse rojo e hice un gesto con mi cara como dándole las gracias pero al mismo tiempo manifestándole mi respeto a lo que el decía. En ese momento me da el traje de baño. Comienzo a ponérmelo y cuando ya lo tengo puesto el me agarra los genitales y me besa en la boca. Yo me sentí confundido pero respondí a su beso. Inmediatamente tuve erección y el me dijo quilate el traje de baño. Lo hice sin preguntar y el comenzó a mamar mi pene. Nunca había sentido esa sensación. El me decía, tu pene es pequeñito pero es rico. Yo sentía el calor de su boca, de su lengua en mi pene. Había momentos en que retiraba mi pene de su boca y comenzaba a mamar mis testículos. Yo comencé a tocar su cara, su cabeza. Y por momentos me doblada para besar su cabello. El estaba arrodillado y yo de pie. Mientras seguía mamando mi pene me pregunta que si yo podía mimárselo a el. Le dije que si. Guao, cuando se puso de pie parecía que su pene quería romper su pantalón. El se suelta la correa, abre el pantalón y sale hacia fuera un pene enorme. Para mi de unas 8 pulgadas pues era realmente dos veces mas grande que el mío. No estaba circuncidado y erecto que quedaba totalmente hacia arriba como mirando al cielo. Me arrodillo y comienzo a chuparle el pene y los testículos. Estaba totalmente afeitado en el área genital. Una vez comienzo a mimárselo, comienza el a gemir y a decir qué rico se siente. Sigue, sigue, bebé… Eso hizo que yo me excitara más y puse todo mi empeño por lograr complacerlo. Para mi sorpresa el me dice que va a eyacular. Tenia los ojos cerrados y me dice papito me vengo me vengo y yo seguí majándoselo hasta que el comenzó a venirse en mi boca. No fue mucho el semen que le salio. Era de una temperatura caliente. Finalmente terminó de venirse y de tener como espasmos en su ab Guao comenzó a tratar de penetrarme pero realmente no podía. El dolor era demasiado intenso. El lo hacia sumamente delicado pero yo, aunque lo deseaba, le decía que me dolía demasiado. Entonces el me dice que se lo hiciera a el. Me regala un condón, me lo pongo. Me quedo acostado boca arriba en el suelo. El se quita completamente su pantalón y sus calzoncillos y se sienta sobre mi pene. Realmente entró sin dificultad y el no se quejó de dolor. El comenzó a moverse al tiempo que se masturbaba. Yo seguía moviéndome y penetrándolo. Hasta que el nuevamente me dice que se va a venir. Y efectivamente eyacula prácticamente en mi pecho y en mi cara. Esta vez le salio muy poco semen. Yo le digo que estoy a punto de venirme. El se queda en la misma posición, con mi pene dentro de el pero con una de sus manos lograr penetrarme un dedo en mi ano. Esto hizo que sintiera tal excitación que comencé a eyacular y a gemir. El comenzó a moverse más lo que provocaba en mi más placer. Hasta que finalmente terminé de eyacular. El se puso de pie. Yo me quedé un poco más acostado. El condón estaba lleno de semen. No perdía mi erección. Tampoco el perdía su erección. Me pongo de pie y el me pregunta que si podía intentar de nuevo penetrarme. Yo estaba muerto de cansado pero le dije que si. Ahora los dos de pie. Yo dándole la espalda, el comenzó a penetrarme. El dolor era igual de fuerte pero traté de aguantar hasta que finalmente lo introdujo todo. Le grité me

duele, me duele. El no se movió. Dejó su pene dentro de mí e inmóvil fue pasándole el dolor. Cuando le indico que ya me duele tanto, comenzó a moverse. Y comencé a sentir una mezcla de dolor y de placer. El era mucho más alto que yo por lo que prácticamente al agarrarme por debajo de los brazos mis pies se despegaban del suelo haciendo así que la penetración fuera más profunda. Yo comencé a masturbarme mientras el me penetraba. Esta vez mi excitación era tal que le pedí que me elevara para que mis pies no tocaran el suelo. El lo hizo agorándome, como les dije por debajo de mis brazos. La penetración era enorme y se sentía súper rico. Le dije que me aguatara arriba hasta que me viniera. Lo hizo y finalmente comencé a eyacular dentro del condón que no me lo había quitado. El semen de mi anterior eyaculación hizo que esta masturbación fuera deliciosa. el venirme, involuntariamente puse mi ano rígido y el me dijo que le estaba apretando demasiado el pene. Pero yo no podía dejar aquella rigidez hasta que finalmente me vine. Entonces el continuó penetrándome hasta que nuevamente eyaculó en su condón, pero dentro de mi.

La realidad al presente es que hemos salido varias veces. El está casado, tiene un hijo. Yo he estado en su casa varias veces como un amigo de la familia. Su esposa no sabe nada por supuesto.

Mira he contado todo esto porque es una historia real. Espero te haya gustado. Si deseas una amistad acá en Puerto Rico, me escribes a

Autor: weno_bb

weno_bb ( arroba ) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La playa de Puerto Rico, 7.0 out of 10 based on 3 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados