Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Las follaron mis primos

16 de marzo de 2009

Mi madre se sobaba las tetas pasándolos de arriba-abajo y frotándose los pezones que lucían erectos simulando su clítoris que también se asomaba entre sus pliegues, con ambos penes se acariciaba los senos y a mí se me hacía agua la boca pues me imaginaba mamando el de Raúl y el de Oscar ensartado hasta el tronco.

Amigos, soy Roberto, ¿se acuerdan de mí?, los hechos de este relato me los contó mi hermana Laura cuando le platiqué que había sorprendido a mi madre culeando con su primo y que desde ese momento la desee.

Mi madre es esa mujer que se bañaba en la mar en puras pantaletas marcándosele la rajada y la mata de pelos como en el mejor concurso de tangas mojadas, de carnes maduras por la edad, a sus 42 años su figura lucía hermosa, sus nalgas se bamboleaban con lujuria a cada paso que daba al dirigirse al agua y aunque las tenía redondas y paradas ya no conservaban la firmeza de antes pues mostraban los estragos de tantas culeadas que recibieron incluido mi padre y según palabras de ella fue el que la desvirgó.

Para mí era la mujer más preciosa y mi vista la siguió hasta  perderse en el agua, sus grandes tetas coronadas por unos pezones que siempre traía erectos en forma natural, por haber amamantado a tres hijos, se balanceaban con toda libertad al ritmo de las olas, a mis 18 años la deseaba con intensidad y si usaba pantaleta para bañarse, era por si algún extraño pasaba o se acercaba.

Causaba excitación al caminar y más al ingeniero, el amante oficial que se pensaba sería mi padre, por el tiempo que llevaban juntos, quien ya la esperaba en el agua, se besaron y se fundieron en un abrazo aplastándole las tetas, en seguida el ingeniero buscó las nalgas de mamá y ella bajó sus manos para liberar la pija del traje de baño.

Mis primos Raúl y Oscar sabíamos lo que seguía e intentaron retirarse, ellos eran ahijados del ingeniero y eran discretos, no querían mirar como se cogían a su tía en el agua y lo demostraba el pequeño bulto en su bañador, no los excitaba a pesar de sus 18 y 19 años y ellos eran de pene grande, en cambio yo estaba a mil y hacía esfuerzos para no retirarme más de veinte metros, no quería perder detalle de cómo se cogían a mamá, alcanzaba sus orgasmos sin gemir ni gritar como en otras ocasiones pidiendo que la bombearan hasta el fondo y la inundaran de leche, aquí ponía los ojos en blanco, convulsionaba el abdomen, y pataleaba el agua, como eran playas solitarias seguían un buen rato cogiendo y cachondeándose.

No supe si a mi madre o al “inge” le gustaba coger en el agua y esto era de todos los días, el ingeniero era mucho más joven como de treinta años y tenía mucha cuerda y mamá era súper caliente y era feliz por que se la bombearan a diario, cuando salía del agua la pantaleta estaba tan transparente por lo delgada y lo mojada, que se le podrían contar los pelos uno por uno y los gruesos labios vaginales no se podían ocultar, se las quitaba sin ningún pudor y las tiraba riéndose de su acción, la casa de las tías y antes de salir alcancé a oír a mi madre gritarle a mis primos, mi hermana nunca llegó.

-Raúl tráeme una cubeta con agua para quitarme la sal del agua de mar y tú Oscar tráeme la toalla que está sobre mi cama.

Que raro que mamá pida agua, yo me acabo de bañar y la pileta está llena, ya no acompañé a mi hermano y me oculté, presentía que algo raro iba a pasar, cuando apareció Raúl y Oscar, mamá ya estaba completamente desnuda, eso no era extraño, pero si lo que escuché.

-¡Tú, Raúl! ¿Ya te has acostado con una mujer? -¡No tía, todavía no! -¿Y tú, Oscar? -¡Si tía, con mi novia, unas tres veces! -Eso no es nada, de seguro no sabe nada, y tú no has aprendido bien, ahora van ha aprender bien y tú, Raúl sabrás lo que es una mujer de verdad. -No tía esto no está bien y no podemos hacerle esto a mi primo, no nos importa lo que tú hagas, lo que hemos visto sin querer lo sabe todo el mundo y a nosotros no nos importa. -¡Aaaaahhhhhh!, ¿No les importa? ¿Creen que no se que se van al río junto con mi hijo a masturbarse y cuando estoy en la playa con mi “querido”?, ¿creen que no lo se? ¡Ahora se me desvisten y yo les apagaré su calentura! ¡Y si no!, le diré a mi hermana que me andan espiando y se masturban.

Mis primos temblaban de temor y aún así se desvistieron, sorpresa Raúl tenía un pene enorme aún dormido alcanzaba como 15 cms. de largo. Mi madre los empezó a masturbar se le veía la lujuria en los ojos y la sonrisa que se le dibujaba en la cara, el pene de mis primos ya estaba rígido y el de Raúl medía como 23 cms. y el de Oscar que a sus 19 años ya había tenido relaciones tan solo 20 cms. Mi madre se sobaba las tetas pasándolos de arriba-abajo y frotándose los pezones que lucían erectos simulando su clítoris que también se asomaba entre sus pliegues, con ambos penes se acariciaba los senos y a mí se me hacía agua la boca pues me imaginaba mamando el de Raúl y el de Oscar ensartado hasta el tronco, inconscientemente me llevé la mano a la pantaleta y ya estaba completamente mojada.

-¿Verdad que les gusta? Y ahora viene lo mejor. -¡Si tía, pero no está bien, nos da pena! -Tú Oscar acuéstate que a Raúl lo acariciaremos otro rato, quien pensaría que posees un “pajarote” de este tamaño.

Oscar se acostó y mi madre se sentó en el fierro de Oscar que entró con cierta dificultad no obstante existir lubricación en la raja de mi madre pues sus labios vaginales estaban hinchados y se le notaba el brillo en la entrepierna síntoma que le escurrían los jugos producto de la calentura y excitación de tener los enormes penes de sus sobrinos uno en las manos y el otro introduciéndoselo en el coño soltando un:

-¡Aaaaaaaaauuuuuu! Oscarcito ustedes si sacaron a la familia, estos tamaños solo ahí se dan hasta me siento apretadita cuando va entrando. -Tía siento rico, tienes unas tetas hermosas y un coño jugoso y caliente a mi novia nomás se lo mamo y le meto la mitad de la verga pues tiene miedo que la lastime y tú te tragas todo y te mueves sabroso que siento veniiiirme en tu concha. -Espérate no te vengas, ¡Raúl te toca a ti!

Después de cabalgarlo un momento Oscar se salió del coño de mamá y como si su verga fuera tapón se le derramaron los jugos contenidos en la vagina, a continuación se acostó en el piso abrió las piernas y jaló a Raúl, lubricó el pene con sus jugos y dirigió la punta de la cabeza a la entrada de su gruta, máximo yo escuchaba que eres la mujer más caliente de la familia y que todos desean tu culo, pero esto nunca lo soñé y que me perdone mi primo, pero yo si te cogía otra vez tía, tiiita ya te entró toda ahora muévete tía chula.

Raúl bombeaba lento su verga entraba y salía con más facilidad la vagina se estiraba a todo lo que daba para albergar tamaño trozo de carne, mi madre se acostumbró al tamaño y correspondió con gemidos y gritos, moviendo y levantando la cadera y acomodándose para recibir hasta el fondo a Raúl mientras Oscar pelaba los ojos y se masturbaba con frenesí.

- Así Raulito, asíiiiiiiiiii. Déjate venir cogéemmeee con ganaaas, bombea con fuerzaaaaa, volviste a romperme la pepita como señorita, yyyaaaaa me vooyy a venir, yyaaa mee veengooo, mee veenngooo, aaaaagrrrrr.

-Yyooo tambiéenn tíiiiiiiiia aaagghhh, aaaggggg. Ssiiiiiiiiiiii me estooyy vaciando en tiiiiiiiiiii. -Siiiii lléname de leche, siento tus chorros calientes bañarme con tu leche la concha.

Oscar soltó un chorro tan potente de leche que el primer chisguete bañó la cara de mamá, el segundo le embarró las tetas y abdomen y los siguientes los arrojó sobre las piernas y la mata de pelos de mamá salpicando a Raúl que sin decir palabra puso cara de disgusto y aunque la verga de Oscar seguía salpicando Raúl no sacaba la verga de la rajada de mamá que seguía con los ojos cerrados y moviendo las caderas atacada por espasmos abdominales como si continuara viniéndose y hablando de venidas, apenas si tuve tiempo de venirme junto con ellos, fue un orgasmo menos profundo que el primero, pero sentía desfallecer, había visto coger a mi madre, pero nunca la vi venirse en esta forma, el judicial que antes fue su amante le daba unas cogidas contra la pared ensartándola por atrás hasta el tope, pero más bien el que se derramaba era él, pues mi madre era un remolino moviendo las nalgas encontrándose de pie.

-Aaaaaaaaajjjjjjjj, aaaaaaaajjjjjjjjjjjj, ya me estoy recuperando, sentía que me desmayaba, hace tiempo que no me venía en esta forma y los felicito están en forma como todos los de la familia.

Oscar dejó de eyacular y Raúl ya no bombeaba, pero no sacaba la verga del coño de mamá hasta que ella se la sacó para incorporarse y lo hizo con dificultad, tenía destrozado el coño y me pareció ver un pequeño y delgado hilillo de sangre mezclado con el abundante semen que le brotaba de la rajada que seguía abierta de la perforada que le dio Raúl.

Por fin se vistieron y se retiraron, yo seguía oculta y con cierta debilidad por el orgasmo logrado. Mi madre se bañó y al mismo tiempo se dio un lavado vaginal con la sonda especial que tenía para esos casos, colocó la bolsa de agua en un árbol y se metió hasta donde pudo la manguera en la vagina que arrojaba agua y semen, en verdad mis primos estaban llenos de leche. Pasaron dos días y mi madre no salía de casa y se la pasaba acostada, estaba adolorida de la cogida que le dieron sus sobrinos, mi hermano no regresaba. Al tercer día el “Inge.” La fue a buscar y se la llevó, me supongo que a coger, mi madre era muy caliente y no desaprovecharía la oportunidad de coger. Llamé a mis primos que mi hermano ya había regresado, y en cuanto llegaron les dije.

-Vi lo que hicieron con mamá y si no hacen lo mismo conmigo le diré a mis tíos la verdad.

-Lo haremos, pero por favor no cuentes nada, nuestros padres no nos perdonaría, tomé las vergas de mis primos e hice lo mismo que mi madre solo que yo me puse en cuatro y me penetró primero Oscar que era más pequeña mientras mamaba la de Raúl. Con lo lubricada que estaba entró fácil aunque si sentí que me llenó por dentro y bombeaba con tanta fuerza que me aventaba sobre Raúl golpeándole los testículos con la cara y en una de esas estuve a punto de tragarme su verga hasta la garganta, cosa que me preocupó pues era demasiado grande, si a mi madre la encamó dos días que tenía una concha enorme comparada con mi rajada, a mí me iba a desvirgar hasta las entrañas.

Oscar se vino dentro de mí llenándome de su leche y en la misma posición escurriendo la leche de Oscar, me penetró Raúl, también sentí que me partía en dos, el deseo de sentirlo adentro hizo que me corriera en segundos: -Aaagggg, aagg, yaaa nooo te muevaaaaass, me duele mmm, aaaaahhh, Ooohhh, rico, rico.

Raúl comprendió y dejó de bombear yo sentía que el orgasmo se prolongaba, pero como me dolía el coño no me enculaba hacia atrás nomás sacudía las nalgas para hacer gozar a Raúl que no tardó en soltar sus chorros de leche que sentía como pasaban a lo largo del ducto ensanchando más mi rajada que no resistía semejante trozo de carne palpitante…

No me explico como mi mamá la soportó hasta el tope y todavía se movía para ensartarse más, y hoy de seguro le estaban dando de lo lindo, yo no cogería mínimo en un mes. Es así como Raúl y Oscar se follaron a mamá y a mí. A los tres meses por vergüenza a ti, se fueron a los Estados Unidos y supe por Raúl que se culeó a mamá dos veces más.

¡UUUTA!, que vergüenzota cogerse a mi mamá y mi hermana, y hasta ahora lo estoy sabiendo, ¿por qué no lo supe en su momento? -Ya vas a empezar otra vez de calenturiento. Que bueno que no supiste de esto en su momento si no terminas cogiéndote a mamá, y como dices que tú también la deseabas no hubiera tardado en darte las nalgas como ves era muy caliente y no me hubiera gustado que tú te cogieras a mamá.

-¡Así que se culearon a mi madre! Ya me imagino como gozaron y mi madre ni se diga con tamaño fierrote que portaban, a mi me decían el pito de pollo por mis 17 cms. si es como dices, no los odio ni los culpo, los envidio y que bueno que cuando menos ellos que los quiero como hermanos hayan disfrutado del cuerpo de mi madre, que por lo que dices, ella si gozó, y es que nuestra madre vino a este mundo a gozar y eso se lo heredé, hermana yo disfruto del sexo al máximo sea contigo, mis primas, mi mujer y aunque no soy enamorado cuando tengo oportunidad lo hago y aunque lo he practicado el que no acepto es el sexo de paga, ¿por qué?, por que es frío, sin pasión ni cachonderías y sin matices u orgullo de ser relatado a los amigos para que se exciten.

Bien por mis primos, por mi madre y por ti y por la familia que esté alejada de ese tipo de prejuicios del sexo entre familia, aunque te diré que entre hermanos y desear a su madre soy el único que lo he confesado. Si siempre desee culearme a mamá.

-Esto nadie lo sabe espero seas discreto. -No te prometo más que el de no manchar la memoria de nadie, sino el ensalzarlos.

Este relato aunque no vivido por mí, lo escribo en honor a los protagonistas que sé, estarían de acuerdo con lo escrito y el darlo a conocer para que sepan que ustedes no son los únicos involucrados en este tipo de relación o deseos.

Autor: Volante Azul

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Las follaron mis primos, 8.5 out of 10 based on 2 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados