Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Las fotos (I).

24 de febrero de 2003

Estoy consternado. Aturdido… no se que hacer. Parece que toda mi vida se ha ido al garete sin yo darme cuenta. ¡No puede ser que esto me esté pasando a mí! ¿que hice mal? No lo entiendo.

Todo empezó inocentemente. Un día hace unos seis meses Roberto, mi compañero de trabajo me contó que había una pagina en la red, que entre otros contenidos, estaba llena de fotos de tías desnudas. Siempre pensé que esas paginas eran un buen negocio para alguien y nunca creí que hubiera tanta gente enganchada en estas historias… ni tantas fotos en estas paginas. Muchas veces hablaba con Ana, mi mujer, sobre estas cosa. Incluso alguna vez vimos juntos alguna película porno… me dan asco. Nunca me gustaron. Además Ana es una mujer hermosa. Tiene un físico espectacular aún a sus cuarenta años. No me parecía correcto que una pareja bien formada, padres de dos adolescentes, se dedicaran a esos menesteres.

Con Ana aprendimos junto todo lo necesario en cuanto a sexo. Ambos éramos vírgenes la primera vez que lo hicimos. Estuvimos ocho años de novios y nunca nos fuimos infieles el uno al otro. ¡¡Eso era lo que yo creía!! Lo cierto fue que un día entre a esas paginas con Roberto. En el fichero de fotos Amateurs me encontré con una de una exuberante mujer de largo cabellera negra. La mujer estaba desnuda. Solamente tenía puestos unos zapatos. Estaba de espalda y sus cabellos casi llegaban a la altura de las nalgas. Sus brazos estaban estirados y se apoyaba sobre una pared. Lo primero que me llamó la atención fue la cabellera y luego , el culo, las caderas y la caída que la cintura dibujaba sobre ellas. No se porque… pero en ese momento me barrunte lo peor… Ese día no le dije nada a Ana… pero algo dentro mío, me decía que la de la foto era ella.

Al día siguiente volví a entrar. Esta vez solo. Volví a encontrarme con la foto de la mujer de espaldas y larga cabellera negra. Era una nueva foto. Estaba de pie, doblada por la cintura hacia adelante formando un perfecto ángulo recto. Su cabellera le tapaba el rostro…dejando caer sus espléndidas tetas. Estaba casi seguro que era ella. Pero ¿que podía hacer? ¿seguirla? ¿Montarle un escándalo? ¡No! Debía tener mas pruebas… Ese día me lo pasé buscando fotos amateurs por toda la red. No encontré ninguna más. Esa noche llegué a casa con una calentura impresionante. Pensaba que la de la foto era mi mujer y sentía una sensación como nunca había sentido… mezcla de asco, de consternación, de rabia …pero, paradójicamente, también de placer. ¿como me podía gustar que mi mujer se expusiera desnuda en la red? ¿me estaría volviendo loco? Esa noche desquité mi calentura follando con Ana como nunca lo había hecho… con rabia, con desesperación…¡¡apasionadamente!! Ella me encontró raro y me pregunto si me estaba pasando algo. Le dije que no, solo que me volvía loco lo hermosa que era. Se quedó mirándome sin entender muy bien mi cambio de actitud.

Al día siguiente entré de nuevo. Encontré una foto que me dio la evidencia que la que estaba saliendo en bolas era Ana, mi mujer. La foto era cercana solo se veían sus imponentes tetas, su vientre, su ombligo y su coño… abierto, rosado, perfectamente depilado. Se distinguían perfectamente sus labios mayores y el inicio de su vagina. Esa foto no me dejó ninguna duda. Lo que me aseguró que la de la foto era Ana fue una mancha… un antojo, que tiene en la parte interior de la pierna derecha, muy cerca de su pubis. Era ella , no había duda. Pero ese día me encontré mas fotos. La siguiente estaba en la misma posición con su mano derecha rozándose suavemente los labios exteriores , mientras que con la izquierda se metía los dedos en el coño. En esa foto encontré la segunda evidencia: el anillo de casada. Era el que le había dado el día de nuestro casamiento. No podía ser otra ya que dicho anillo era una exclusividad hecha especialmente por un joyero para el evento. ¿como me podía estar haciendo esto? Me di cuenta que la pagina Web tenía fotos no solo amateurs, sino que había otras, de orgías, de sexo interracial o entre lesbianas; de zoofilia… había de todo un poco. Ese día me volví loco. En todos los enlaces había alguna foto donde es

taba Ana. Ese día la vi a Ana follando con un perro, con un negro con una polla impresionante, con una tía que le chupaba el coño, con dos tíos a la vez. Y esta foto me abrió los ojos definitivamente. Era la única en que se veía su rostro gozando. Su rostro de puta. Pero mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que los de la foto no eran otros que Roberto, mi compañero de trabajo y Juan el jefe de Ana. Roberto se la follaba por el coño , mientras que Juan lo hacía por el culo. Los dos a la vez. ¡¡La muy guarra de mi mujer le había dado el culo a otro, mientras que a mi me lo negaba!!. Estaba confundido y muy caliente, tanto que de solo ver esas fotos me vino una erección que me llevo a hacerme una soberana paja mientras miraba como a mi mujer se la habían follado esos dos cretinos.

Algo tenía que hacer… pero ¿que? Estaba decidido. Bajé las fotos al disco duro y las imprimí. Las guardé conmigo y preparé mi plan. Se lo diría a ella. Ana trabajaba en una tienda de lencería desde hacía tiempo. Desde antes de casarnos. Era la encargada. Roberto era el primo del dueño de la tienda. Necesitaba saber quien era el negro y quien la tía que le chupaba el coño a mi mujer. Para iniciar mi plan me deje caer por la tienda. Ana estaba como siempre: hermosa. Vestida, para mi gusto, demasiado provocativa. Apenas entré vi una dependienta nueva. Era la de la foto. O sea que las cosas sucedían alrededor de la tienda. El negro casi seguro que también trabajaría ahí. Entré y Ana me presentó a la nueva empleada. Se llamaba Mariela. Si Ana estaba buena. Mariela era aún mas bella que ella porque era mucho mas joven. Me preguntó a que debía mi visita y le dije que quería tomar algo con ella. Arreglo todo y fuimos a un bar cercano. Apenas nos sentamos me fije que todos los hombres se voltearon al verla. Ella sonreía incomoda. ¿que estaba pasando? La mire seriamente y le pregunte: “¿Ana… que esta pasando?” “¿Con qué?” “Necesito que me expliques esto…” y saque las fotos.

En un primer momento bajó la cabeza . Luego la levantó mirando por la ventana hacia afuera, moviendo sus dos manos nerviosamente… estaba buscando una respuesta. Una explicación. Volvió a bajar la cabeza como avergonzada y dándose cuenta que no había explicación posible que la justificara, levanto su cabeza, mirándome y diciéndome entre cínica y nerviosa…

“me alegro que te hayas enterado… pero no es lo que piensas.” “¿sabes lo que pienso?” “Me lo imagino. Que te has casado con una puta y que te han vendido un “huerto” cojonudo… pero no es eso. Todo empezó como un juego y me he convertido en una viciosa… me encanta que me follen. Cualquiera. Me da igual. Conocidos o desconocidos. Lamento decirte lo que vas a escuchar y si quieres dejarme lo entenderé… Me he follado más hombres de los que tu te puedas imaginar. Solo por diversión. Tu fuiste el primero y eres al único que amo… los demás son solamente vicio. Me encanta el riesgo y sentirme una puta barata…pero no te digo mas porque no lo entenderás…” Se levanto y se fue. Quedé sentado en la mesa con una erección acojonante que me impedía, por vergüenza salir tras ella para perdonarla o para darle dos hostias…Quede confundido y abatido.

Me fui de casa. Quería poner distancia con las cosas que me pasaban. En el trabajo no me hablaba con Roberto y él no sabía porque. Me pasaba las horas mirando las fotos de Ana follando con cualquiera. Me mataba a pajas. De tanto pajearme o por la edad, comencé a tener un fuerte dolor en la entrepierna. Fui al Urólogo. Ahí comenzó mi segundo calvario. El Urólogo entre los exámenes que me realizó descubrió que producto de una enfermedad infantil, era un hombre estéril. ¿y mis hijos de quien eran? Eso me llevó a hablar otra vez con Ana y fue peor el remedio que la enfermedad…

(continuará)

Autor: TROLOMEN

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados