Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

LOS DOS DESCONOCIDOS

30 de junio de 2006

Trío. Por fin tenía la oportunidad de disfrutar del sexo con dos hombres a la vez.

Mi relato se inicia cuando tuve 19 años recién cumplidos y debido a una

crianza muy controlada no tenia ninguna experiencia sexual.

Debido a que mi padre era muy celoso con mi madre y también conmigo,

difícilmente podía ir a una fiesta o a reunirme en casa de mis amigas para

quedarme a dormir. Desde hace años que empecé a desarrollar mi cuerpo y mi

padre me decía que me vistiera con ropas holgadas como acostumbraba hacerla

vestir a mi madre.

A pesar de las prendas que usaba se denotaban mis formas a través de ellas y

a veces cuando me quedaba sola en casa me desnudaba y observaba ante un

espejo los cambios que había tenido mi cuerpo a través de los años. Ante el

espejo de cuerpo entero podía ver mi cabello castaño caer a la altura de mis

hombros y mis pechos erguidos los cuales agarrandolos con mis manos

difícilmente podían abarcar todo su tamaño. Mis pezones y la aureola que los

recubría eran grandes y rosados, mi cintura era delgada y mis caderas

mostraban el cuerpo de una mujer desarrollada. Mis piernas eran torneadas

aunque nunca podía mostrarlas cuando estaba en la calle.

Mis amigas me contaban las experiencias que habían tenido con los chicos del

colegio y a mi solo me quedaba imaginarme como sería. En ocasiones me había

metido el dedo en mi chochito mientras acariciaba mis senos y las cosquillas

que sentía habían hecho que en una ocasión meta mi dedo mas de la cuenta y

había sentido dolor, por lo que suponía que ya no era virgen.

Todo lo que sabia del sexo era por lo que había leído y a través de los

relatos de mis amigas y ansiaba sentir la piel de un hombre juntarse con la

mía y en ocasiones imaginaba que estaba en medio de dos de ellos. Mis

pensamientos a veces me asustaban ya que me preguntaba si no sería una

descarriada como muchas veces oía decir a mi padre sobre algunas mujeres que

veíamos en la calle.

Dio la casualidad que mis padres tuvieron que viajar a la capital del país

por dos días y yo debía quedarme al cuidado de la casa ya que era hija única

y así fue como me encontré de pronto sola en mi casa.

Nuestra casa se encontraba en el camino que llevaba a la ciudad y mis

vecinos vivían algo alejado de nosotros, de tal modo que cuando tenia que ir

al centro de mi ciudad, debía hacerlo en bicicleta.

Ese día me levanté como siempre e hice las labores en mi casa y ya en la

tarde mientras lavaba los platos vi por mi ventana que un coche estaba

detenido en el camino y había un hombre que había salido del coche para

revisar el motor, mientras el otro se quedaba dentro del auto. Ambos

tendrían alrededor de 30 años y en un momento vi que ambos se acercaron a

tocar mi puerta. Salí a recibirlos y parece que se sorprendieron al verme y

me dijeron si podía indicarles donde había un taller ya que el auto se les

había averiado.

Les dije que como era Domingo todo estaba cerrado y no atenderían hasta el

lunes. Me dijeron si les podría indicar donde había un hotel y si podían

dejar el coche en mi casa. Se notaba que eran de otra ciudad por la manera

como hablaban y les dije que por esta zona no había hoteles. Me ofrecieron

pagarme si es que les permitía quedarse en mi casa y para que les diera

alimentación también.

Acepté su propuesta y se acomodaron en la casa mientras les preparé algo de

beber y notaba que en voz baja se decían algo que no alcancé a escuchar.

Estuvimos conversando y me hablaban de lugares que habían conocido en sus

viajes y que yo no me imaginaba ni por asomo. El más joven me hacia bromas

que yo no entendía y el otro solo se reía de sus ocurrencias, por ejemplo me

preguntó si sabia preparar postres y yo toda inocente les decía que si, que

conocía muchos, y nuevamente el más joven que se llamaba Iván me preguntó si

sabia hacer yogurt de cabezón

y yo nunca había escuchado ese postre, luego me dijo si conocía la leche de

mípalo y amb

os se reían mientras yo me sonreía sin saber de que hablaban.

Entrada la noche el mayor fue a su auto y trajo una botella de licor y me

preguntó si no me molestaba que tomaran y le dije que no. Entonces les

alcancé unas copas y me dijeron que tomara con ellos. Yo no estaba

acostumbrada al alcohol pero seria una buena ocasión para experimentar, así

que tomé con ellos.

Iván se puso alegre rápidamente y mientras ellos estaban sentados yo me paré

para que me sirvan mas y quedé de espaldas a Iván y noté como con su mano

levantó un poco mi falda para ver mis braguitas. No le dije nada ya que

imagine que era algo juguetón y por el alcohol hacia eso. Ese día

aprovechando la ausencia de mis padres me había puesto unas braguitas

pequeñas que me había comprado a escondidas y estaba sin sujetador, por lo

que al moverme seguramente se contoneaban mis pechos.

Pasaron las horas y llegó la noche, así que les dije que me iba a retirar a

dormir y que ellos podrían acomodarse en la sala. Como siempre acostumbraba

a bañarme en las noches, me quité la ropa y me metí a bañarme. Estaba un

poco mareada del licor ingerido así que pensé que una ducha podría quitarme

el sopor. Mientras me bañaba sentí un ruido cercano a mi cuarto y como la

puerta de la ducha estaba abierta la cerré. Me sequé el cuerpo y me senté en

mi cama mientras podía escuchar voces y risas desde mi habitación.

Mientras estaba sentada en mi cama me puse a divagar nuevamente en mis

fantasías sexuales y en eso se abrió mi puerta y vi a Iván en la entrada y

me dijo disculpa, buscaba el baño. No dije nada y no atiné a cubrir mis

pechos por la sorpresa. El se me quedó viendo diciéndome que tenia una piel

muy hermosa y yo solo lo miraba y pensaba que esta oportunidad no la tendría

nuevamente, pero por mi inexperiencia no sabía que hacer.

Iván al ver que yo no me cubría se acercó a mi cama y me besó en la boca.

Pude sentir la humedad de los labios de un hombre en los míos y

prácticamente me derretí. Eran tan suaves y varoniles que abrí mi boca

dejando que su lengua paseara por el interior de mi boca.

Sin darme tiempo a seguir disfrutando, tomó con sus manos mis tetas las

cuales pusieron duros mis pezones haciendo que estas se levantaran aún más.

Recorría con sus manos todo mi cuerpo y en un momento yo estaba echada boca

arriba y él sacándose los pantalones y bajándose la truza para dejarme ver

su verga. Era la primera vez que veía la verga de un hombre tan cerca y me

pareció maravillosa. Tomó mi mano y me hizo que la agarre, la presioné un

poco sintiendo como latía haciendo que la cabeza se ponga colorada. La

acercó a mi cara y empecé a besarla y él me decía que me la meta en la boca.

Procedí a meterla haciéndola chocar contra el fondo de mi boca y más

relajada la chupaba sintiendo un sabor extraño que invadía mi sentido del

gusto.

Me quitó las braguitas y me abrió las piernas y sin pudor alguno y de la

forma más natural le brindé la visión de mi coño, vedado hasta ahora para

cualquier hombre. Metió su lengua y lo chupaba jalando mis labios vaginales

con los labios de su boca, haciéndome dar gemidos de placer, luego me

chupaba la parte interior de mis piernas mientras con sus manos me amasaba

las nalgas.

Me preparé porque suponía que vendría lo que durante mucho tiempo añoré, La

penetración. Efectivamente se puso encima de mí, abrió más mis piernas e

introdujo la cabeza de su pene que me dolió un poco cuando entró, pero que

luego empezó a correr libremente por mi canal. Me encontraba con los ojos

cerrados disfrutando de aquella arremetida, cuando al abrirlos vi que Xavier

se encontraba en la puerta mirando como me hacían el amor. Lo miré también

pero no me inmute ya que no quería que mi amante se levantara e

interrumpiera su faena. Xavier se quitaba lentamente la ropa hasta que quedó

desnudo.

Pude ver que con una mano se agarraba el pene que a diferenci

a del de Iván,

parecía una tranca por lo grande que lo tenía, Su verga era curva y miraba

hacia arriba y estaba coronada por una cabeza roja.

Xavier se acercó hacia nosotros y se puso a un costado de la cama con su

pene apuntando hacia mi boca. Iván ni se inmuto de la presencia de su amigo,

simplemente puso su cabeza a un lado de la mía permitiendo que Xavier me

ponga su verga en la boca. No podía creer lo que me estaba sucediendo y

mientras por mi chucha recorría la verga de uno de ellos, con mi boca

recibía la verga del otro. Pensaba si éste no era un sueño del que no quería

despertar, cuando Iván se incorporó y se puso al otro lado de mi cara y

mientras se la seguía chupando a Xavier, Iván me hizo agarrarle la de él.

Luego sus rostros se congestionaron y cada uno movía violentamente su pene

hasta que la leche de los dos salió como chisguete y me impregnaron de un

liquido blanco viscoso.

Las descargas de ambos me cayeron en la cara y en los labios y sentí ese

sabor nuevamente, pero no solo de uno sino de ambos.

Luego que me limpié la boca, me pidieron que los masturbe así que ambos se

echaron lado a lado y yo me puse en medio de ellos mientras con cada una de

mis manos se las corría, logrando que sus vergas se pongan duras y paradas

como en un principio. Estando en esa posición sentí la imperiosa necesidad

de chuparselas, así que alternadamente se la mamaba a uno y a otro

haciéndoles soltar gemidos de gozo. Luego Iván se levantó y me hizo que me

pusiera encima de Xavier y este metió su verga por mi chucha mientras estaba

tendida encima de el. Xavier me agarraba las nalgas trayéndome hacia él para

que me entrara toda su verga, mientras que Iván me metía sus dedos por mi

ano. Siempre creí que la manera de hacer el amor era por delante, pero ellos

se encargarían de demostrarme que no era así.

Cuando ya dos dedos ingresaban libremente por mi ano, Iván metió su verga

por mi agujero posterior e instintivamente apreté, pero la tenía tan parada

que mi ano no pudo resistir la acometida por detrás.

Con dificultad nos movíamos, pero yo podía sentir claramente ambas vergas

moviéndose húmedas dentro de mí. Xavier que estaba debajo de mi, me besaba

en la boca pasando su lengua por mi cara y chupando mis labios, mientras

Iván metía su lengua por mi oreja y cuando volteaba a mirarlo también metía

su lengua en mi boca.

Así estuvimos un rato hasta que sentí un torrente de leche inundándome la

chucha y seguidamente el liquido caliente de Iván derramándose en mi ano. Me

preguntaba en ese momento como se puede prohibir a alguien disfrutar de este

modo y a pesar de las prohibiciones de mi padre esa noche había sido la puta

de estos dos desconocidos y había descubierto el significado de ser culeada.

Quedamos exhaustos esa noche y mientras nos quedábamos dormidos sentía como

sus vergas recuperaban su humildad y se retiraban de mí, chorreando sus

ultimas gotas. Al día siguiente nos bañamos los tres acariciándonos y

chupandonos cada parte de nuestros cuerpos. Ellos se fueron y al día

siguiente llegaron mis padres y cuando mi padre me preguntó que novedades

hubo en su ausencia, le conté que había aprendido a hacer un par de postres

nuevos.

sleepkiss (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
LOS DOS DESCONOCIDOS, 2.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados