MADRE E HIJA, DOS TERRIBLES PUTAS

Tengo 26 años, y soy de Buenos Aires, esta historia es 100% real, y pasó hace dos años.

La madre (Marisa) 44 años, alta, buenas piernas, muy buenas tetas y una terrible cola… la hija (Carolina) igual, pero con menos años, 20 para ser preciso.

Todo empezó un día que mi vecina, Marisa me propuso hacerle un trabajo en la casa, quería que le conectara el DVD que se había comprado, junto a la tele y el Home, acordamos un día que ella y yo pudiéramos. Debo reconocer que siempre me habían atraído las mujeres maduras y esta no era la excepción.

El día acordado me presenté en la casa, y una vez terminada la tarea, me ofreció un café, mientras lo tomábamos, la charla fue al límite de lo personal, y ella me confesó que no era atendida como una mujer se lo merecía, ya que su marido era piloto de avión y no pasaba mucho tiempo en la casa, yo le dije que si me dejaba podía ayudarla, ella me miró con ojos llenos de deseo y me dijo, que era joven y alguien debía enseñarme como tratar a una mujer.

Al terminar de hablar se puso de pie y se sentó encima de mi con las piernas abiertas, y dando un salvaje beso de lengua, empezó a moverse encima de mí, mis manos iban de su cola hasta las tetas, pudo desabrochar los primeros botones de su vestido, eran esos vestidos que se abrochan adelante, era suficiente para que pudieran liberar sus pechos, acto seguido me sumergí en ellos, no paraba de chuparlos, morderlos…

Ella desabrochó mi pantalón y sacó mi pija de su encierro, se levantó el vestido y se corrió la bombacha y se dejó caer, como explicarlo, entró de una, hasta el fondo… ella suspiró, y empezó a moverse de una manera brutal, al cabo de un rato tuvo varios orgasmos seguidos, ella se levantó y casi suplicándome me dijo, quiero toda tu leche, nene…. se arrodilló y la empezó a mamar casi descontroladamente, a los pocos minutos acabé como nunca y ella se tragó todo…

Ella se levantó, se arregló la ropa y me dijo que fuera a la noche para que la pasemos mejor… y así fue, esa noche me dirigí a su casa, cerca de las 20:30hs.

Al llegar me hizo pasar al living, un lugar amplio lleno de sillones, ella estaba con un camisón trasparente y sin nada abajo, pude observar su exquisita desnudez. Me hizo sentarme en un sillón y apagó todas las luces, menos una de una lámpara, que daba una pequeña claridad.

Comenzó a besarme muy excitantemente y a tocarme, me desnudó y fue bajando con su boca, lamiendo cada centímetro de mi pecho, al llegar a mi sexo, lo moderada, decía viste que cola tiene la nena, cogétela y llénale el culo de leche.

Más adentro se la metía y más hundía su cara en la concha de su madre, cuando estaba por acabar la madre empezó a gemir más alto y me dijo que le acabara en la boca, al sacarla, Marisa se la devoró y trajo todo, todo, todo…

Descargar

Esa noche seguimos cogiendo por toda la casa, le daba a la madre y a la hija por todos lados… y casi cerca de las 4 de la madrugada quedamos dormidos en el dormitorio de Marisa…

Espero que les guste, tengo más historia para contarles…, mi cuñada, mis tías y primas… y alguna compañera de trabajo…

Autor: Doctorxxx69 doctorxxx69 ( arroba ) hotmail.com

¿Te ha gustado?
¿Te lo crees?

Difunde la palabra. ¡¡Compártelo!!

Sobre el autor: Kara Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El equipo de Editores de Marqueze.net

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.