Más travesuras en la casa

Había pasado aproximadamente una hora desde que me había cogido a la señora de la casa dentro de la bañera. No dejaba de pensar con preocupación en la que me metería si quedaba embarazada de mí. ¡Carajo! Yo, siendo un joven de 20 años, ¿cómo podría mantener a esa rubia tan excitante con lo que ganaba? Todavía me costaba trabajo darme a la idea de que su vagina ya la había explorado, algo que en principio me hubiera parecido imposible. Mujeres como ella por lo regular siempre buscan a hombres con dinero que las pueden complacer en cuanto a lujos…, pero en la pasión son peores que aprendices. Yo no me considero un maestro en la materia, pero mi imaginación vuela tanto que a veces me da miedo pensar en cosas tan enfermizas y sucias. También se lo debo gracias a mi querida compañera de preparatoria; mi querida Frida, aquella que me hizo explorar los límites más asquerosos y enfermizos del sexo. Ella me hizo conocer esos territorios que muchos (o por lo menos que estén sanos) no se atreven a explorar por lo repugnantes que son… Pero bueno, esa ya será otra historia que contaré en un futuro. Como iba diciendo, la señora andaba por toda la casa completamente desnuda y tarareando canciones que nunca logré reconocer. A pesar de sus 40 años su cuerpo no tenía arrugas ni sus piernas se veían con celulitis, sin mencionar de que eran muy largas y carnosas. Su piel blanca y bronceada se le veía en condiciones perfectas e incluso aparentaba menos edad.  Era muy alta; estimo que medía como 1.79. Yo mido 1.83 y la verdad es que no se notaba mucho la diferencia. Mientras seguía exhibiéndose, sólo trataba de seguir con lo mío pero cada vez era más difícil al verle su enorme culo y sus pechos rebotando al dar simples pasos. A lo lejos se lograba ver muy bien el pequeño triángulo de vello púbico que le hice  en el pubis, ¡y vaya que le gustaba!

Read more

Me gusta / No me gusta

Varios autores Marqueze se han animado a publicar sus relatos

Desde el equipo Marqueze queremos dar gracias por que en sólo 24 horas, 3 autores de relatos se han animado a utilizar la plataforma para editar y publicar sus propios relatos en Marqueze.

Tienes las instrucciones de cómo convertirte en autor de relatos en la siguiente web

Y puedes acceder al panel de registro y publicación de relatos directamente desde aquí.

Me gusta / No me gusta

Estáis invitados a publicar relatos en Marqueze

Desde el equipo técnico de Marqueze, hemos arreglado el sistema para publicar relatos y estáis invitados a publicar vuestros propios relatos eróticos.

Os explico:

  • En el menú superior aparece “Accede como autor“, podéis entrar en ese menú para publicar vuestros relatos.
  • Si no tenéis usuario puedes crear tu propio usuario como autor de relatos Marqueze.
  • Si tienes usuario como autor pero no te acuerdas de tu contraseña, puedes pedir el re envío de tu contraseña.
  • Una vez dentro del panel de usuario como autor de relatos puedes publicar un “borrador rápido” o entrar en el menú “Entradas” para publicar tu nuevo relato.
  • Al añadir una “Entrada”, tendrás un menú sencillo para publicar tu relato.
Me gusta / No me gusta

La maestra Neni 4

Después del capítulo 3 donde descubrimos con mi Neni las cosas que esta es capaz de hacer es que eche andar la imaginación buscando donde podría exhibir a mi sumisa Neni.

Ahora Neni obedecía indicaciones, así que tome las riendas de la relación y decidí llevar a mi exhibicionista Neni mas allá de lo habitual, para tal ocasión escogí un lugar donde había mucha gente, sobre todo parejas, que aquí conocemos con el nombre de Barranco. Para esta ocasión celebraríamos el primer mes de estar juntos así que le pedí que vista muy sexy, pero que no llegue a lo descarada, Neni escogió un conjunto de saco y una minifalda con pliegues que la hacía verse sensacional le pedí que llevara medias transparentes cogidos con unos portaligas y como siempre sus tacones que detallaban su hermoso cuerpo y resaltaban su delicioso culito.

El día esperado llego Neni estaba estupenda, súper sexy la recogí de su casa, para poder exhibirla y que varios tipos la repasaran con sus miradas de deseo y morbo la lleve en un bus publico ahí donde viaja gente de todo tipo, Neni se sintió extraña y temerosa por mi atrevimiento de exhibirla así, pero el morbo pudo más,  así que algo asustada así como excitada acepto y sin más subió al bus. Desde que subió, la mirada morbosa del conductor la excito mucho ya que al levantar la pierna para trepar a la unidad de transporte dio una visión muy detallada de lo que llevaba debajo de su minifalda, yo subí detrás de ella y procedí a pagar los pasajes al conductor al entregarme mi cambio y los tickets dijo “pero que tal hembra que llevas ahí, está bien rica” con una mirada de complicidad y aceptando el piropo algo subido de tono moví la cabeza afirmativamente, mientras que Neni ingresaba dentro del bus y recorría los pasillos contoneándose con su caminar dejando alrededor unos aires de sensualidad, lo que ocasiono la mirada deseosa de los hombres que ahí estaban pero también la mirada de envidia de las mujeres. Durante todo el viaje las miradas no cesaban algunas más descaradas que otras tanto así que más de uno intento ver debajo de la minifalda de Neni, ella al ver lo que ocasionaba se acercó a mi oído “me siento desnuda con tantas miradas pero me gusta mucho tanto que estoy mojada”. Al descender del bus recibimos más de una silbatina y una que otra palabra vulgar de los tripulantes, Neni y yo lo tomamos de lo más gracioso y simplemente dibujamos en nuestros rostros una sonrisa de complicidad, nerviosismo y morbo, nos dirigimos hacia el puente de los suspiro, al cruzar la retuve a medio camino del puente y besándola la hice recostarse al lado de una de las barandas con esta actitud deje que los que se encontraban debajo del puente en ese momento disfruten de las bragas y piernas de Neni que más de uno no desaprovecho, luego continuamos caminando como siempre Neni iba dejando por donde pasaba varios boquiabiertos, nos metimos a uno de los bares que están instalados a los alrededores, escogí el más discreto pensando continuar con el exhibicionismo de Neni, ocupamos una de las mesas bi-personales, antes de sentarse Neni me dijo que se encontraba muy incómoda con sus bragas húmedas le dije que vaya a los servicios y se las sacara ella me miró fijamente dijo “estas seguro que quiere que me saque las bragas” le dije que si ella dio inmediatamente la media vuelta hacia los servicios y retorno con las bragas en la mano tome sus bragas y la guarde en mi bolsillo ya que el olor que emanaba de ellas era una fragancia exquisita, es cuando le di una orden explicita “no te sientas nerviosa ni cohibida juega con tus piernas desplázate como quieras ábrelas, sube tu minifalda enseña que no llevas bragas que el resto te vea y se corra un buen pajazo pensando en la putita del bar que no llevaba bragas, cáusame mucho morbo para así follarte como a ti te gusta”.

El tiempo fue pasando los tragos llegaban uno tras otro Neni estaba ya mareada y seguía dando un exhibicionismo de una experta sus piernotas, su cuca sin bragas, mojada y reluciente, otras parejas disfrutaban del espectáculo ofrecido por Neni, muy excitados salimos del bar para coger un taxi y dirigirnos a un hospedaje para dar rienda suelta a  nuestra pasión y desenfreno, pero el licor, el morbo hizo su efecto y decidimos regresar en un servicio público “bus”, como ya era tarde estaba oscuro y a unas cuadras quedaba el paradero inicial de los buses decidimos tomarlo ahí, subimos a uno, identificamos los asientos del fondo del bus nos ubicamos y aprovechando que los asientos delanteros tenían los respaldares altos y ambos estábamos que ardíamos, comenzamos el morreo, besos, caricias, manoseo, la calentura, los toqueteos y el alcohol hizo su efecto, Neni toco mi pene por encima del pantalón y como verifico que este estaba a punto de explotar lo saco lo tomo entre sus manos se lo llevo a la boca iniciando una mamada indescriptible, pero yo sabía que no podría contener semejante mamada y explotaría en su boca en cualquier momento, así que la tome de los cabellos a Neni la mire a los ojos y le ordene que se suba sobre mi venoso miembro, Neni sin pensarlo dos veces levantó su minifalda y de una estocada se introdujo mi miembro comenzando con la danza del mete y saca, de los movimientos de caderas, libero una de sus tetas de ese brasear ajustado que se había puesto y lo puso en mi boca, le propine una mamada de un lactante acompañada de las respectivas mordidas, a los minutos, Neni convulsionaba con un gran orgasmo al unísono mi pene le llenaba las entrañas de mi semen, Neni se quedó unos segundos sin razón cautivada y satisfecha luego de unos segundos ambos reaccionamos, acomodamos nuestras ropas y continuamos con el viaje que para esos momentos el bus había iniciado su recorrido, no sabemos si los 2 únicos tripulantes del bus nos habían oído o si fueron cómplices de semejante polvo, ahí únicamente cabía que ambos estábamos felices de lo que había pasado y fue el pacto de nuestro amor, exhibicionismo y sumisión.

Continuara…

Me gusta / No me gusta