Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Me cogí a mi suegra

16 de junio de 2009

Conduje mi pija hasta su concha que era un mar, y la ensarté de un solo estoque lo que la hizo abrir la boca, pero no profirió ruido alguno; la calentura era demasiada, la situación, el saber que era mi suegra, el hecho de que se presentara así, el lugar y todo lo que se puedan imaginar me hizo que luego de 4 ó 5 metidas y sacadas le llenara la concha de leche.

Tal vez todos los hombres casados y los que no, tengan su fantasía, pero lo que es seguro es que más allí o más aquí todos hemos fantaseado con cogernos a la suegra. Hay veces que solo es un sueño y otras en que se convierte en realidad. A mí se me ha convertido en realidad 3 veces en mi vida: una cuando me desempeñaba en un pueblo del interior y dos desde que estoy en la capital. En una de estas dos veces (la primera) se me dio con mi suegra-suegra, es decir con la madre de mi esposa y luego con la madre de mi compañera.

Yo no he hecho muchos méritos para merecerlo, pero la verdad es que si me ha tocado ser el macho de mis suegras, y lo he disfrutado mucho. La primera vez yo tendría 30 años y ella unos 40 a 45 muy bien llevados, y debido a que con su hija hablaban de los temas amorosos de la joven esta una vez le dijo a su madre que salía con un tipo así y así, que la tenía loca, que le había “besado allá abajo” como se decía antes y que le había encantado; tanto que pensaba hacerlo todas las veces que fuera posible, y por ahí la veterana se empezó a calentar y una semana después se me apareció y solo me dijo:”vengo a ver si lo que me contó mi hija es cierto”, a lo que yo quedé pálido y solo atiné a decir:
No se lo que le dijo.

“Verás he hablado con ella y me ha contado que la atiendes muy bien y que eres un excelente hombre en la cama” Sra; por favor que cosas dice. “Cosas que se que son verdad pues mi hija en eso no me miente, y no te asustes porque yo lo que quiero es acostarme contigo, soy viuda desde hace tres años y no he tenido hombre en ese tiempo, pero luego de la conversación con ella estoy sumamente excitada y espero que le hagas honores a tu fama o saldré por el pueblo a decir que eres un pervertido.”

Ni hablar que la Sra. tuvo lo suyo y que luego de cogerla bien como se merecía, le destrocé el culo y que se fuera contenta, cosa que así fue pues su hija me lo confirmó al otro día:

“Mamá te manda saludos y dice que te portaste muy bien, que te está muy agradecida y espera que se repita”.

Cuando me cogí a mi suegra-suegra, ya se los conté y les conté toda la historia de ella en mis relatos las memorias de jai y subsiguientes. Pero lo que me pasó con Célica es de novela: después de haberla “punteado” toda una noche en un festival de música al aire libre, se mostró muy recatada hasta no hace muchos días, en que al llegar de visita me dio un beso muy cerca de los labios, tan cerca que sentí su saliva sobre mis labios y mi mente dijo… Te pasaste de la raya, ahora la quedas.

Fue así que al irse repitió lo mismo a escasos metros de su marido y de sus hijas (mi compañera y su hermana) como con naturalidad, pero que en verdad no era así sino que era una invitación. Al otro día yo llegaba a eso de las 18hrs. de trabajar y ella estaba sentada en el living de casa, y cuando la vi me mente se activó y le hice seña de silencio con el índice en la boca, mientras me acercaba despacio y sin hacer ruido por detrás de ella que estaba sentada y sonriéndome mientras me miraba; cuando llegué a su lado le dije al oído: Ahora quiero un beso de verdad.

Ella sonrió más, giró su cabeza y me ofreció su boca, haciéndome calentar al máximo allí mismo y tomándola de la nuca apreté mi boca contra la suya y nuestras lenguas se buscaron afanosas, y juguetearon un rato hasta que se separó y me dijo:”basta por ahora que nos pueden ver”,¿es que hay alguien en casa ? pregunte, “siii” asintió con la cabeza, está Verónica”. No había pasado ni 5 minutos cuando se aparece Verónica y saludándome me dice: No te sentí llegar, voy a la panadería por bizcochos y vuelvo.

Dicho esto salió, y Celica mirándome con una sonrisa se levantó y tomándome de la mano me condujo hacia un corredor que tiene la casa, yo la seguí, estaba caliente y no me pensaba quedar así. No bien salimos del living, me recostó contra una pared y comenzó a besarme con furia, con desespero, con pasión contenida quien sabe desde cuando, y mi lengua buscó la suya, y se encontraron en una danza sin fin mientras mis manos bajaban hasta el ruedo de su pollera y comenzaban a subirla y a acariciar aquellas piernas, y cuando le tuve la falda arrollada en la cintura mis manos se depositaron en sus nalgas y buscaron frenéticas el elástico del calzón y se lo bajé hasta las rodillas…

Bajé el cierre de mi bragueta, le saqué una pierna de la bombacha, le levanté una pierna y con la otra mano conduje mi pija hasta su concha que era un mar, y la ensarté de un solo estoque lo que la hizo abrir la boca, pero no profirió ruido alguno; la calentura era demasiada, la situación, el saber que era mi suegra, el hecho de que se presentara así, el lugar y todo lo que se puedan imaginar me hizo que luego de 4 ó 5 metidas y sacadas le llenara la concha de leche.5, 6 chorros inundaron su vagina, y un aaaagggghhh en suspiro y sin ruido salió de su garganta, dando aprobación a tan corto polvo.

Saqué mi verga aún chorreante, me limpié con su calzón, se lo ayudé a poner de nuevo y ahí recién habló: ¡Por favor que cantidad de leche! Me corre por las piernas, que divino ¿siempre sos asi? y tomando mi cara entre sus dos manos me dio otro beso en la boca y me dijo: ¡Gracias! Espero que se repita. No lo dudes, le dije, pero ahora vete al baño, te higienizas, pero no te pones la bombacha, y cuando estemos todos tomando el té, yo haré como que se me cae algo, me agacharé a recogerlo y quiero que tú abras las piernas y me muestres esa “cosota” divina que ahora no vi…

Desde hoy serás mi hembra y me complacerás en todo o de lo contrario, yo no estaré más para ti. Si mi vida, haré todo lo que me pidas, dónde lo pidas y cuándo lo pidas, serás el compañero de mi hija, mi macho, mi amante, y yo seré tu hembra, tu puta.

Pasó hace pocos días. Solo esperaba la oportunidad para contárselos. Espero les haya gustado, Celica no sabe lo otro con su otra hija y con su nietita la menor, es decir con Verónica y con Sandrita.

Chau.

Autor: Olimarcito

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Me cogí a mi suegra, 7.9 out of 10 based on 12 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados