Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Le puse el pene en la entrada de la vagina y este no entraba, estaba bien apretada, era bien estrecha, cuando entró emitió un quejido y comencé a moverme muy suavemente, para que tuviera el primer orgasmo procedí a moverle con un dedo el clítoris y a la vez la iba penetrando, me resistí a no eyacular rápido, ella tuvo 4 orgasmos yo no había tenido el primero, al finalizar me vine y terminé.

Hola, me llamo Juan Carlos, tengo 31, vivo en Bogotá y les voy a contar un relato que me pasó con la hija de un amigo, cuando yo tenía 24 y ella tenía 18.

Como les comenté vivo en Bogotá ya llevo 12 años viviendo en la capital, me vine a estudiar en la universidad, en la práctica empresarial entré a trabajar a un Banco en el área de desarrollo y allí conocí muchas personas nuevas, entre ellas conocí a José, él es un señor que en esa época estaba cumpliendo los 40 años. Por circunstancias del trabajo, y también que me inscribí en el equipo de fútbol, comencé a conocer a cada uno de ellos, en especial a José que era el compañero que tenía en el escritorio de al lado. Con él compartimos las idas a almorzar y bueno con una vida rutinaria de oficina. Pasados unos 4 meses él cumplió años y me invitaron a la casa a un almuerzo y allí estuve.

Lo que más me gustó fue que cuando entré, estaba una hija de él que se llama Karina, con un pantalón blanco bien tallado y con un top que le quedaba bien lindo. En esa época yo ya contaba con 24 años y Karina solo tenía 18, y la veía muy niña, pero lo que si, estaba era bien buena. Era una niña de 1. 68 mts, buenas tetas y con un cuerpazo y un trasero que se me iban los ojos mirándola, además tenía unos ojos color verde, la chica bien linda de esas que se roban las miradas y además era la consentida de todos los tíos y primos, claro era de las más linda de la fiesta.

Terminé mi práctica y ya solo hablaba por teléfono llamando a José a la oficina, hasta que un día, que tenía el número telefónico de la casa de él, me dio por llamarlo a ver si me contestaba Karina solo por preguntar por el papá, pero cuando marqué el número me contestó ella y entonces me dijo, que más, y todo lo asociado a una charla normal, recuerdo que mientras me hablaba me pajeaba con la voz de ella acostado en mi cama, así fui tomando confianza, y cada vez le marcaba más seguido, con ser así que ya la llamaba y durábamos hablando hasta una hora diaria sin parar.

Pasado ya unos meses me compré unas películas piratas y llamé para saludarla, cuando le conté lo de las películas ella me dijo que si no la invitaba a verlas. Pues para mi fue normal y le dije que claro, que cuando quisiera fuera a mi casa, porque me daba pena con los papás de ella, que podrían pensar mal de mi. Aunque no niego que cada vez que charlaba con ella me sacaba un par de pajazos.

Vivo solo en un apartamento a las afueras de Bogotá pero es un buen sitio ya que podía llevar a cualquier persona y no tenía a mis padres cuidándome o a mis hermanos detrás. Cuando entró al apartamento, eso si, desordenado porque yo no le hacía mantenimiento, no tiendo las camas, y la cocina y el baño son un desorden, pero ella ya sabía que todo era así ya le había contado.

Nos pusimos a ver TV y ella se acostó en la cama y yo al lado de ella, comencé a mirarla y en una de esas ella se hizo de medio lado y yo me coloqué detrás de ella y le puse el brazo por encima y ella no hizo nada.

Comencé a olerle el cabello y a molestarla, mordiéndole la oreja, yo ya me había visto la película varias veces pero como le había prometido que no la vería le dije que no la había visto. Ella a ratos se disgustaba y me decía que no la molestara que me quedara quieto, la molestaba echándole la pierna por encima, bueno al final se disgustó y se marchó brava.

Quedé preocupado porque no sabía que opinión se hubiera llevado de mi, aunque a la final no me importaba nada.

Pasados unos 15 días, la llamé un sábado que estaba desprogramado y aburrido y me dijo que para que la quería, por molestarla le dije que me gustaba y que le tenía muchas ganas, que quería hacerle el amor, lo hacía pero en broma, para decirle después que era por molestar, también le dije que la estaba esperando, que porque no iba a mi casa que tenía condones.

Cual fue mi sorpresa cuando me dijo que ella pasaba pero al día siguiente, creí que era ella más la de la broma que la mía. Y me colgó que porque tenía que ir con la mamá a hacer unas vueltas al centro comercial.

Al día siguiente la llamé para saber si era que me estaba molestando y me dijo a eso de las 12 pasaba. Ya eran como las 2 de la tarde y ella no aparecía, ya suponía que era una broma la que me estaba jugando.

Cual fue mi sorpresa cuando sonó el timbre y era ella que estaba en la puerta esperando a que le abriera. La verdad no supe que la impulsó a ir a mi casa, pero allí estaba.

Cuando entró a mi apartamento, la agarré en un fuerte abrazo y le di un beso en la mejilla, ella se dejó abrazar y procedí a besarle la boca y ella se dejó dándome un beso muy seco, ella no sabía besar muy bien. La coji y la llevé alzada hasta mi cuarto.

Lo primero que me dijo que donde estaban los condones, le mostré un paquete que contenía tres condones.

Ahí se transformó y se volvió como una gatita toda melosita, comencé a acariciarla y a tocarla por todas partes, le fui bajando ese jean que tenía y le fui quitando todo lo que ella llevaba puesto, recuerdo que se tapaba los senos y se ponía la mano sobre la vagina, en ese momento solo pensaba en metérselo, así que lo que procedí fue a ponerme un condón en mi pene que no es el más grande pero es bien sabrosito según me dicen mis novias.

Le puse el pene en la entrada de la vagina y este no entraba, estaba bien apretada, estaba preocupado porque no entraba, era bien estrecha, procedí a hacerle con fuerza y entró muy lentamente y bien apretado, cuando entró emitió un quejido y yo comencé a moverme muy suavemente, esperando que se ajustara mi pene dentro de ella, hasta que ya quedó acomodado.

Comencé con movimientos muy suaves ella cada rato me tocaba el pene cerciorándose que tuviera puesto el condón, ya que en conversaciones posteriores me comentó que alguna vez había intentado tener relaciones y el amigo con el que estaba se lo había quitado y eso a ella no le había gustado y dejó al amigo sin fiesta.

Ya llevábamos unos 15 minutos cuando comencé ya el movimiento rápido y a ratos duro y a ratos suave, a ratos de medio ladito y a ratos profundo, un amigo me había dicho que cuando me comiera una vieja la primera vez debía hacérselo bien rico para que quedara amañada, así que le acariciaba y le mimaba la espalda lo mismo que le besaba el rostro, para que tuviera el primer orgasmo procedí a moverle con un dedo el clítoris y a la vez la iba penetrando, ella en el momento de la emoción comenzó a quejarse y a hacer unas expresiones en el rostro que pareciera que la estuvieran reventando por dentro y me retiró el dedo con el que le estaba masturbando, quedando así solo con el movimiento que yo le hacía al penetrarla.

Me resistí a no eyacular rápido así que mientras ella tuvo 4 orgasmos yo no había tenido el primero, ya al finalizar me vine y terminé, quedando completamente tirado en la cama, ya habrían pasado unos 80 minutos desde que habíamos comenzado la penetración, mi objetivo había sido a que ella se amañara conmigo para después calmar mis ganas en su cuerpecito.

Quedé completamente cansado pero antes le di un movimiento de yemas de los dedos por todo el cuerpo, eso lo había visto en una película, y nos quedamos dormidos, más tarde nos despertamos y ella fue a bañarse, cual fue mi sorpresa cuando llegó corriendo a mi cuarto diciéndome que estaba chorreando sangre cuando se echaba agua en la vagina, fui y miré y había sangre por todas partes, miré los condones que había usado, y los dos que utilicé ambos tenían enjuague de sangre, al parecer le había roto esa virginidad, sin yo saberlo me había comido la virginidad de la hija de mi amigo y me salió gratis.

Ya después ella me frecuentaba con más confianza y también más seguido. Pero eso ya es para otra historia.

Espero les guste cualquier comentario por favor al pie, gracias.

Autor: Juan Carlos

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
ME COMÍ LA VIRGINIDAD DE LA HIJA DE MI AMIGO, 4.3 out of 10 based on 3 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados