Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Me desvirgó mi tío

12 de agosto de 2009

Una fuerte mordida me hizo sacudir violentamente dejándome completamente adolorida, toda la calentura se me pasó de inmediato, pero mi amor sabía lo que hacía, antes que pudiera quejarme, me volteó y me abrió de piernas poniendo su hermosa verga en la cueva que tanto la reclamaba. Sentí su cabeza grande y caliente por primera vez y me levanté hacia su cuerpo sedienta de ser penetrada.

Por fin llegó el día de postular a la universidad. Sinceramente en toda esta historia es que siempre estuve bien motivada por mi tío y había estudiado a conciencia. El día de mi examen mi tío me llevó temprano a dar mi examen. Antes de entrar él me dijo algo realmente motivador: Si ingresas me puedes pedir “cualquier cosa amor”. Yo no podía perder esa oportunidad así que entré decidida a ingresar a la primera. Me concentré de tal forma y con todas mis fuerzas que di un excelente examen. Ingresé tal como me había propuesto: a la primera, así que mi amorcito tendría que cumplir lo ofrecido.

Esa noche mi tío me llevó a ver los resultados, mi tía no quiso ir por los nervios, era mejor así, cuando pegaron los resultados de mi facultad, mi tío corrió a leerlo y regresó contento me abrazó y besó delante de todos, “ingresaste mi reina, me dijo”, no me importó, nadie nos conocía. Me llevó directo a su carro y me volvió a besar dentro y me preguntó ¿Que me vas a pedir bebé? Yo lo miré profundamente y guardé silencio. Mi mano se movió instantáneamente a su falo y lo besé delicadamente en los labios… “quiero que me desvirgues esta noche mi amor “… le dije… “hoy quiero recordarlo siempre toda mi vida… el día de mi ingreso a la universidad, que fui tuya completamente”.

Mi tío encendió el auto y se dirigió a un nuevo hotel que no conocía. Este era muy lindo, bien elegante. Entré a la habitación muy contenta sabiendo que el momento había llegado. Mi tío me desnudó lentamente, sin prisa, mi sostén cayó a un solo movimiento de su manos; ellas se apoderaron de mis turgentes pezones rosados que parecían estallar mientras yo gemía de gusto. Me tomó de espaldas mientras sus manos bajaron a mi hilo dental hasta las rodillas.

Abrí mis piernas instantáneamente para que pudiera meter sus traviesas manos en mi caliente cueva que lo reclamaba desde hace meses. Mi adorado tío comenzó a besarme el cuello con una tranquilidad desesperante y fue bajando por mi espalda, quedé completamente excitada a esas caricias y me tiré de rodillas sin fuerza en las piernas que me temblaban de placer.

Me di vuelta inmediatamente y allí tenía frente a mis ojos la adorada verga que me había destrozado mi joven culo cientos de veces; esta vez me iba a dar lo que ansiaba noche a noche. Su hermoso glande rosado parecía que en cualquier momento iba a estallar furioso en mi cara y llenarme de leche como siempre hacía pero ahora estaba decidida a controlar al monstruo que me iba a desflorar.

Comencé a adorando con mucha ternura a pesar que me la había tragada cientos de veces parecía ser la primera vez. Mi amorcito me separó de su pene para no correrse en mis ansiosos labios mamones y me echó de espaldas a la cama y esta vez comenzó hacerme una rica sopa con su lengua hambrienta, yo me corrí apenas sentí su lengua en mi delicado clítoris. Y comencé a llorar de emoción… “métemela ya mi amorcito, hummm, que rico mi amor, que rica lengua bebé, pero ya métemela, quiero sentir tu monstruo dentro de mí… rómpeme de una vez mi vida hazlo yaaaa… comencé a gritar desesperada.

Mi tío se lamió todos mis jugos con una calma increíble que me desesperaba a cada segundo. Seguí rogándole que empezara la perforación de mi conchita completamente caliente y arrecha, entonces él se subió sobre mi y sentí por primera vez todo su peso sobre mi cuerpo caliente, sus besos fueron directo a mi cuello pero sabia que no debía dejar huellas de nuestro amor, así que fueron mis tetas las que pagaron las consecuencias de de su arrechura. Las mordisqueo a su antojo y las huellas comenzaron a brotar en mi delicado cuerpo, bajó hasta mi entrepierna y volvió a marcar con fuerza por todos lados dejando muestras que le pertenecía cada milímetro de mi cuerpo, yo gritaba de placer y me retorcía bajo su cuerpo. Los orgasmos venían uno tras otros sabiendo que vendría uno mayor en cualquier momento.

Entonces me volteó y mi culito blanco durito y paradito como me decía que lo tenía, se alzó instantáneamente para que pudiera también marcar lo que le pertenecía desde hace tiempo. Esta vez ya no succionó. Una fuerte mordida me hizo sacudir violentamente dejándome completamente adolorida, toda la calentura se me pasó de inmediato, pero mi amor sabía lo que hacía, antes que pudiera quejarme, me volteó y me abrió de piernas poniendo su hermosa verga en la cueva que tanto la reclamaba. Sentí su cabeza grande y caliente por primera vez y me levanté hacia su cuerpo sedienta de ser penetrada, entonces entendí que si no me hubiera mordido ya solo con esa caricia me hubiera vaciado nuevamente y no hubiera disfrutado la penetración esperada tanto tiempo.

Entonces lo sentí… Era indescriptible sentir como la gran cabeza del monstruo empezaba abrirse paso por primera vez en mis entrañas, un fierro caliente y poderoso avanzó lentamente hasta chocar en mi virginal membrana que tanto cuidé. Entonces el empujón violento y poderoso de mi hombre…y ahí estaba completamente desvirgada, de inmediato, mil orgasmos me sacudieron cuando me enterró con fuerza tremenda pieza. Por fin era completamente su perra y comencé a moverme con desesperación. Grité sin el menor escrúpulo pidiendo desesperada mente que me cogiera con fuerza y que no pare de empujármela. Mi tío sabía bien el arte del amor. Dejó que me sacudiera bien abajo y luego me puso arriba para que me moviera a mi gusto. Había aprendido a controlar la profundidad de mi vagina y me comía su falo desesperadamente, no se de donde me imaginé tantas poses ellas salían de manera natural solamente con el deseo de sentir su rica pinga dentro de mi.

Yo no era egoísta así que de rato en rato me bajaba de mi montura y me la chupaba rico hasta limpiarle con mi lengua mamona todo su líquido preseminal. No recuerdo haber visto mi sangre en su falo cuando lo chupé o tal vez estaba tan arrecha que ni cuenta me di. Volví a montarme en mi rica pinga que por fin era mía completamente. Fue entonces cuando  sentí que mi arito comenzó a inquietarse y decidí compartir mí  alegría con ese orificio que me regaló tanta felicidad desde el principio y lo enterré con mis manos en un solo movimiento, mi deliciosa verga conocía bien mi tubo y ya no tenía problemas para encularme, lo hacía en un solo movimiento.

Pinga para mi culo y pinga para mi conchita era algo delicioso, estuvimos dos horas cogiendo de lo más rico, cuando nos dimos cuenta que eran casi las doce. Corrimos a ducharnos medio cuerpo y a quitarme el olor a leche que tenia por todo mi cuerpo. Llegamos contentos a casa, mi tía nos esperaba ansiosa.  Ingresé le dije abrazándola. Ella correspondió mi alegría con muchos besos. Mi nena me dijo, te has esforzado tanto que te lo mereces, miró a mi tío y le dijo esta niña merece un premio amor. ¿Que le vas a regalar ?…

Yo ya no quería más…esa noche por lo menos… Mi sueño más grande se había hecho realidad.

Autora: Jacky la perrita obediente

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Me desvirgó mi tío, 8.7 out of 10 based on 10 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados