Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Era el culo más perfecto que veía en mi vida, como lo había disfrutado y quería seguir haciéndolo. Volvimos a hacer el amor en la ducha, como media hora más. Nos tuvimos que despedir por que su marido estaba por regresar de trabajar. Obviamente mi amigo nunca se enteró que me culeé a su mamá, y que actualmente lo sigo haciendo.

Ella se llama, digamos que Sara, con sus 45 años se mantiene como una mina de 30, muy bien conservados, con una tetas no muy grandes pero si muy apetecibles para cualquiera.

Su mayor atributo es su precioso culito, redondito bien torneado, claramente trabajado, moldeado por varias horas de gym, una delicia al paladar, sobre todo si sos aficionado a culear, y más a una cuarentona caliente.

La forma que se dio todo fue muy extraña, demasiado diría yo, muchísima casualidad. Yo soy Juan, un pibe cualquiera de 27 años, pero con una debilidad, las mujeres mayores. Por esta razón siempre estoy buscando alternativas para poder estar con alguna mujer madura. Estando un día en el Chat, me meto en la sala para mayores de 40 años, y le hablo a una señora, ella se apodaba Tota.

Muy cordial en su trato me saludó, empezamos a hablar de las cosas cotidianas de la vida, una de mis preguntas, obvia, fue de donde era, mi sorpresa me la llevé cuando me dijo que era de la misma ciudad que yo, no lo podía creer, vaya casualidad.

Seguí incursionando en su vida con mis preguntas, ella contestaba sin ningún problema, obviamente y era muy claro que mi edad no le importaba para nada, es más en determinado momento me dijo que siempre le han gustado los hombres jóvenes, ya que la hacían sentir joven a ella también.

Le pregunté si podíamos encontrarnos, pero me dijo que no, no podía ya que estaba muy ocupada por su trabajo y algunas otras cuestiones que no me dijo por ser personales.

Los días transcurrieron normales desde aquel encuentro, sin noticias suyas, hasta que una tarde la volví a encontrar en la misma sala, obviamente que la saludé y ella automáticamente me respondió. En esta oportunidad las cosas se pudieron dar y quedamos en encontrarnos. Esto fue en las afueras de la ciudad. La gran sorpresa me la llevé cuando la que apareció fue Sara.

No lo podía creer, ella al verme puso la cara de asombro más rara que haya visto en mi vida, de todas maneras se acercó y, un tanto avergonzada, me dijo que la disculpara, que no sabia como comportarse ante esta situación.

Evidentemente la sorpresa fue para los dos. Sin perder tiempo la tomé por la cintura y le dije que no se preocupara, que siempre la había visto con cara de hombre, pero que nunca le dije nada, justamente por ser la madre de mi mejor amigo. Lo que si le hice saber que tenía un cuerpo fenomenal y que siempre me había excitado pensando en ella.

Ante esta confesión me dijo que se sentía halagada de que alguien de mi edad se fijara en ella, que creía que esto no podía suceder nunca, pero si se había fijado en mi como un hombre. Ante esto, decidí invitarla a un motel y así fue como, sin querer me cogí a la madre de mi amigo.

Entramos a la habitación, algo modesta pero suficiente para nosotros. Ella un tanto tímida al principio, pero de a poco se fue soltando.

Ella traía una blusa escotada, con una mini, esa que dejan todo librado a la imaginación. Me estaba por abalanzar sobre ella, me dijo que la esperara y así fue como se dirigió al baño. Cuando volvió, lo hizo ya en ropa interior con un conjunto de encaje que mataría a cualquiera que la veía de esa manera.

Sentado en la cama se arrodilló ante mí y sin mediar palabras me bajó los pantalones y empezó a darme una mamada de ensueño, como chupaba la pija esta putita cuarentona. Ahhhhhhhhhhjjjjjjj, que rico, mamita le decía. Si papi te gusta me decía la muy puta. Me pasaba la lengua de arriba hacia abajo, mientras con las manos me acariciaba las pelotas.

Mientras ella me chupaba los huevos, yo le acariciaba ese culito de ensueño, era precioso redondo y duro como una roca. Le metí un dedo y pego un grito de placer, apresuró el ritmo de sus chupadas y sentí un mar de placer cuando le llené la cara de semen, se la refregó con las manos y se lo tragó todo, lo disfrutaba como un niño a su chupetín.

Ahí nomás le dije ahora te toca a vos, y la puse en cuatro sentada sobre la cama, me acomode detrás de ella, le corrí las bragas y le empecé a chupar el culo, le pasaba la lengua desde el culo a la concha, recorriendo todo esa zona, que a esta altura ya estaba re mojada, por esos jugos me di cuenta que ya había acabado y que pronto vendría su segundo orgasmo, por las convulsiones que le provocaban mis chupadas de concha y culo a la vez.

La muy puta me pedía más y más, evidentemente le gustaba, entonces fui un poco más y le metí otra vez un dedo, y luego el otro, entonces me pidió que la cogiera, que no daba más, que le metiera la pija hasta el fondo, metémela toda papito…

Sin hacerme rogar, se la metí, la cabeza primero, la dejé ahí para que se amolde, una vez que noté que se amoldó al agujero de su culo le metí el resto de un solo golpe, pegó un grito de dolor-placer.

La empecé a bombear de a poco y después de unos segundos me pedía más fuerte papi, más fuerte. Estuvimos así unos minutos, la di vuelta y abrió las piernas, ahora cogeme por la concha y así nomás se la metí, como gozaba esa veterana, evidentemente le gustaba y mucho, cogimos como locos, cuando estaba por acabar se lo dije, me voy me voy, sin decirme nada me sacó la pija de la concha y se la metió en la boca, la chupó hasta que de nuevo se tragó toda mi lechita.

No dejó ni un rastro de semen. Nos quedamos un rato acostados, abrazándonos y tocándonos, estuvimos como una hora.

Ella seguía tocándome la pija como si quisiera seguir, yo le acariciaba ese culo que me encantó, entonces le propuse ir a ducharnos. Entramos y empezamos besarnos nuevamente, nos chupamos mutuamente, ella como toda glotona volvió a enfatizar sobre mi pija pegándome otra mamada y yo en su culo, chupándolo y besándolo como si de un caramelo se tratara.

Era el culo más perfecto que veía en mi vida, como lo había disfrutado y quería seguir haciéndolo. Volvimos a hacer el amor en la ducha, como media hora más. Nos tuvimos que despedir por que su marido estaba por regresar de trabajar. Obviamente mi amigo nunca se enteró que me culeé a su mamá, y que actualmente lo sigo haciendo.

Autor: Hombrejoven1

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Me follé a la madre de un amigo, 8.3 out of 10 based on 7 ratings
  
categoría:

1 comentario »

  1. minetero vicioso dice:

    Pobre mujer, haber parido a los 13 años

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados