Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

ME GUSTA TRAGAR LECHE III

2 de junio de 2005

Aquel día mi novia descansó en su trabajo, teníamos la mayor parte del día para nosotros y nuestras calenturas, decidimos hacer algo diferente y la invité a un parque muy grande y famoso en nuestra ciudad, le dije que se vistiera sexy con una micro faldita y una tanga de encaje, ella sin chistar me obedeció sabiendo que nos esperaba otra aventura loca. Nos subimos al auto y nos dirigimos al citado parque, mi intención era que ella se mostrase a algún desconocido de los que realizan sus ejercicios ahí, como podrán imaginar, el solo verle sus piernas tan lindas y su calzoncito me puso a mil y le pedí una mamada mientras manejaba yo, como de costumbre ella accedió y todo el trayecto fue muy intenso. Mientras me daba mi mamadota, yo le explicaba el plan diciéndole que iba a emparejar el auto conduciéndolo a baja velocidad para que algún corredor desconocido pudiera ver por la ventana sus lindas piernas y su calzoncito. Esto la calentaba más y más rico me daba mi tratamiento. También le decía que cuando el chico en cuestión se detuviese, ella se haría a un lado su prenda para enseñarle su linda raja rasurada. La velocidad de su mamada aumentó y me vacié deliciosamente en su boca, ella me limpió hasta la última gota y me guardó mi verga. Finalmente llegamos y debo decir que el mencionado parque siempre esta lleno de corredores que se ejercitan por la banqueta pero las calles entre el parque son espaciosas y uno debe de conducir a velocidad moderada. No tardamos en ver a uno de short muy cortos y de muy buenas piernas musculosas, le dije: ¿estás lista? ella solo sonrió, dándome con ello su respuesta.

Al acercarnos al corredor le dije baja la ventana (los vidrios de mi auto están polarizados con el tapiz más oscuro, asi que era necesario bajar el vidrio). El corazón me latía en la garganta, pero me animé, me emparejé y el inmediatamente volteó por el puro sonido del motor, al bajar la ventana ella volteó a verlo, le sonrió y se subió la mini, aunque eso no era necesario ya que por lo corta y con la sentada se le podía ver su bultito de manera espectacular, el pobre hombre casi se tropieza por la emoción y lo inesperado del incidente, saludó en voz alta y sonrió, nosotros le contestamos y seguimos a su lado, el no dejaba de mirar y disminuyó su velocidad al igual que yo, nos preguntó tontamente que andábamos haciendo a lo que conteste gritándole, pues aquí, de locos calientes dándote los buenos días, el sonrió y se detuvo, todo sudoroso y con la voz entrecortada se aproximó a la ventana, metió su cabeza y dijo: pues si que son buenísimos días!, mi novia se hizo la tanga a un lado y le mostró todo su bollo, el como hipnotizado solo atinó a decir: estas deliciosa mamacita!, yo le dije que si quería subir al auto y sin contestar abrió la puerta, se sentó a un lado de mi putita vi&eacute jejejeje) y ella le respondió aun pujando de calentura. El tipo no era guapo para nada, pero eso a nadie importaba. Yo les dije: bueno putita, él ya te atendió, ahora es tu turno, él entendió mis palabras e inmediatamente se bajó el short y mi novia sin mayor reparo se le prendió como becerrito mamador, el no tenia digamos una verga grande pero si bastante gruesa. Aun recuerdo como gritó de placer al sentir los labios de mi puta, al principio le decía cosas "bonitas" y solo acariciaba su cabello pero conforme ella lo devoraba le empezó a decir obscenidades mas calientes y con la palma de la mano le empujaba la cabeza para que se la comiera todota, yo tuve que darle al auto ya que se acercaban otros corredores, pero esto para nada distrajo a mi puta de su faena. Como pude me saqué mi verga y con una mano conducía y con la otra me la jalaba viendo tan caliente espectáculo. Él anuncio su próximo orgasmo y mi novia a su vez aceleró aun más su mamada, yo le dije que se los sacara que no los escupiera. El inclinó la cabeza hacia atrás, estiró sus piernas y grito al momento que se descargaba en la boca de mi puta, al mismo tiempo yo frené, como pude, apunté mi verga hacia las nalgas de mi novia (que estaba de lado) y le disparé mi leche.

Ella trató de tragarse toda la leche de él, pero por la cantidad no pudo y a la vez yo le dije que me dejara algo

, esas palabras como que asombraron un poco a nuestro desconocido pero no hizo ni dijo nada. Mi novia se incorporó, se volteó hacia mí y me dio un beso compartiendo asi la rica leche espesa y caliente del chico conmigo. Nuestro beso duró tal vez un minuto y al separarnos el desconocido solo se sonrió y dijo, que rica mamada que si podía cojerse a mi novia, yo le dije que si y ella puestisima& Les dije que se pasaran al asiento de atrás para mayor comodidad y asi lo hicieron, de nuevo ella se le prendió a su verga (ya les había dicho que es una mamadora compulsiva) y su verga de nuevo estuvo como un soberano mástil. Acomodé el retrovisor para ver toda la acción, manejando lentamente y deteniéndome donde y cuando me era posible. Sin mas él la retiró de su verga diciéndole,& mamacita mamas como profesional pero quiero enterrarte mi verga en esa bella panocha de niña que tienes (seguramente lo dijo por que ella la traía rasurada), la acostó y se le montó, no habrían pasado ni 15 segundos cuando ella se corrió de nuevo y él seguía montándola como animal en celo, por mi parte esto me hacia sentir reseca la garganta pero con el rico sabor de su leche. Al cabo de unos minutos ella tuvo otro orgasmo y otro, no se en realidad cuantos y el se tensó y se vació emitiendo un fuerte sonido gutural& que rico! y yo viendo, escuchando y oliendo todo.

Cuando se calmaron un poco, yo estaba mega-caliente y le pedí a él que si me hacia un favor, él inmediatamente me contestó: el que sea hombre, solo pídelo!, le dije maneja tu mientras le echo un palo a mi novia, se subió el short, frené e intercambiamos lugares. Por supuesto él también observaba por el retrovisor y eventualmente al igual que lo hice yo, daba sus miraditas mientras conducía. Yo me coloqué entre las piernas de mi puta y ella me decía, ven papito cogete mi panocha recién cogida, pero yo tenia otros planes, yo quería chuparsela, mamársela, aspirarle hasta la ultima gota del semen del extraño y asi lo hice, ella pujó en cuanto sintió mi lengua y mis labios arribar a su raja humeante, me prendí como desaforado y procedí a deleitarme con el rico sabor del semen de nuestro amigo ocasional. Él gritó como loco dicie verga y la guardó. Al amigo le dije, bueno, creo que fue suficiente por hoy, el dijo: creo que si, detuvo la marcha, se bajó y dijo: no podría pedirte yo ahora un favor si no es abuso de mi ¿parte ? yo le contesté que de que se trataba, dijo: no lo tomes a mal, pero esto es lo mas caliente que me ha pasado en mi vida& ok, contesté, y ¿¿¿Me la mamarias un ratito???

Mi novia sin esperar a que yo contestara gritó: si papito, por favor! quiero verte hacer eso, es una de mis fantasías, yo me quedé serio un rato y le contesté, a ver puta, ven y maneja ahora tu, hicimos los cambios pertinentes, sin mas él se bajó de nuevo el short y sin invitación, por primera vez en mi vida probé una verga, al principio me dio un poco de repulsión pero la calentura era enorme y su verga se veía deliciosa, primero le di con la lengua y pude probar el sabor de su leche y el de los jugos de mi novia, el gimió y mi novia aun mas. Finalmente me decidí y me la metí, empecé a mamársela por todo lo que valía, mi éxtasis era supremo& el me decía: asi putito, mámame como tu puta, sácame la leche, trágate mi leche, sácala de su fuente, aun tengo mucha para ti& eso me calentaba mas y entonces hice un esfuerzo por metérmela todota y lo logré, no sin atragantarme un poco. El sostuvo mi cabeza con firmeza y la dejo ahí toda, asi que le empecé a dar como pude con toda su vergota en lo más profundo de mi garganta, no quería que esto terminase, juro que mi novia algo decía, pero como dije, yo estaba en éxtasis y no podía escucharla realmente. Creo que se iba masturbando. Apresuré mi mamada y el sosteniéndome con fuerzas dejó salir su rica leche que pegó justo en mi garganta, como pude me saqué sin dejar de mamar, quería sentir su leche en mi lengua y disfrutar al máximo ese momento.

Le di hasta exprimirlo mientras le acariciaba los huevos. Luego de un rato me la saqué y le di un último beso de chupón en la cabezota, el con ojos de borrego a medio morir me dijo: gracias cabrón, no se cual de los dos mama mejor, yo me sonreí y mi novia soltó una carcajada al tiempo que decía que de ahí para de

lante quería verme convertido en un mamavergas. Él ya no supo que mas decir, pero pidió que lo llevásemos a su auto el cual estaba aparcado como a 3 cuadras. Asi lo hicimos, cuando nos despedimos por supuesto que le dimos nuestros números telefónicos y él lo mismo. Y solo dijo: gracias de verdad, espero que no sea la última vez, cuando quieran su lechita y su verga, estoy a su disposición. Se acercó a mi novia y le dio un beso en los labios, luego a mí me tendió la mano y se acerco al oído diciéndome: si quieres la próxima te doy por el culito, piénsalo. Yo le dije ok, y nos fuimos.

Autor: E.T.

evyze ( arroba ) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados