Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Me rompieron el culito

10 de febrero de 2009

Me tenía ensartada, sentí cada centímetro que entraba y salía, y volvieron mis orgasmos seguidos, no se cuantos fueron pero solo se que no paraban, lo oí gemir y sentí los chorros de semen caliente que inundaban mi exvirginal culito, cuando me sacó la verga, sentí un gran vacío y me toqué mi culito a ver como había quedado, me hizo un boquete de inmensas dimensiones.

Aquí estoy de nuevo queridos lectores.

En esta oportunidad les voy a contar como me rompieron mi culito por vez primera.

Bueno al día siguiente de la fiesta de tambores, mi amiga me despertó a eso de las 10 de la mañana para que fuéramos con toda la familia a una procesión con el santo patrono a reencontrarse con otros santos de otra localidades vecinas, todo eso era en alta mar, yo personalmente no quería ir, ya que me sentía todavía adolorida por la follada que me había dado su hermano la noche anterior, le dije que el navegar me da nauseas, a lo que ella me dijo, bueno quédate mi hermano tampoco va, que te hará compañía porque mamá y papá ellos se van conmigo, me dio un beso y se despidió en forma muy pícara me dijo, me tratas muy bien a mi hermanito.  De verdad que cuando me dijo que me quedaba con su hermano enseguida me comencé a excitar, no se si era de miedo o de morbo, todavía estaba muy adolorida y pensar en sexo no me era muy placentero.

Partieron y me dijo regresamos a las 5 de la tarde, Ahhhh, pensé tanto tiempo con mi negrazo que rico.

Corrí y me metí a la ducha, me bañé mientras  pensaba en lo que había ocurrido anoche y me di cuenta que no había sido por el alcohol si no por mi misma porque hoy no había tomada una gota de alcohol y sentía los mismos deseos prohibidos, me coloqué encima un camisón solamente y fui a la habitación de mi negrazo que aun dormía, al entrar pude contemplar aquel escultural cuerpo, dormía con solo los bóxer puestos, me senté en la cama a su lado y comencé a besarle las tetillas con mucha suavidad el estaba dormidito, y lo escuchaba jadear entre sueños, deslicé mi mano hasta su paquetito digo paquetote, comencé a masajearlo y empezó a ponerse dura, lo miré a ver si estaba despierto y si se había despertado, al verme sonrió y me dijo, como que te gustó la que te comiste anoche que viniste por más, yo sonreí y le dije tengo que aprovechar que esto no se consigue todo los días. Y sin más me la introduje en la boca comencé a darle una mamada de ensueño.

Le pasaba la lengua por el glande y suavemente me introducía la cabezota en mi boca con mi lengua bajaba por el tronco justo hasta las bolas, las cuales succionaba y eso le producía un gran placer ya que jadeaba, él me tiró de las piernas y me atrajo hacia él quedando en un perfecto 69, yo montada con mi vagina a horcajadas sobre su cara, y comenzó a darme lengüetazos de arriba abajo por toda mi raja,

allí comencé a jadear y gemir, que ricooooo me la estaba mamando, de repente sentí su lengua en mi culito, comenzaba a tratar de penetrarme con su lengua, sentí unos espasmos especialmente deliciosos, le apretaba la verga con las manos, de verdad que quería aferrarme a algo para no desfallecer de tanto placer.

Allí pensé en lo que me había dicho anoche que quería romperme el culo, me dio miedo pero sabía que algún día me lo iban a romper, pensé que sea una buena verga, de una sola vez, él estaba concentrado tanto en mi culito me daba lengüetazos alrededor de mi ano, hasta que sentí que trató de meter un dedo, aaahg, allí comencé a sentir una sensación extraña, no se si temor o placer, le dejé de mamar la verga y me dediqué a disfrutar de ese momento, comencé a gemir como loca, él si sabía hacerlo con suavidad, me masajeaba el culito con la lengua mientras iba introduciendo el dedo, eso me daba placer y superaba mi dolor, alcancé a oírlo decir, tienes un culo muy rico, eso me puso más a mil, él por su parte trabajando mi huequito preparándolo para la gloria de ser desvirgado, me daba una mamada deliciosa yo tan solo disfrutaba de este momento tan diferente.

Allí fue cuando sentí unos espasmos fuertes, un orgasmo interminable, él aprovechó el momento y comenzó a abrirme el culito haciendo círculos con su dedo que lo tenía bien adentro, apenas podía notar lo que estaba haciendo, el placer era más fuerte que el dolor, estaba preparada para todo ya solo quería que me penetrara quería sentir otra vez esa vergota dentro de mi,  tomé mucho valor y le dije está bien, reviéntame si quieres pero méteme la verga que no aguanto este calvario, mi negrazo se sonrió en forma muy pícara, me preguntó trajiste la crema?.. a lo que contesté, no hazlo como sea no voy a buscarla ahora, él dijo será más rico.

Él se levantó de la cama me hizo colocarme en cuatro uñitas o sea en cuatro patas, mis piernas estaban a la orilla de la cama, tomé una almohada y apoyé mi cabeza, puse mi culito en pompa, él por su parte estaba listo, esperaba lo peor, pero no él comenzó otra vez a lamerme mi raja  que estaba empapada, y me dijo aquí hay suficiente lubricante, vas a ver, me dio tres o cuatro pasadas con la lengua, y me emboquilló la gruesa cabezota de su verga en los labios de mi vagina, hizo un poco de presión y zas  sentí otra vez como se dilataba mi concha, volvía a abrirse en dimensiones nunca vista para recibir a este visitante por segunda vez, aaaahgg  aaaaayyyy, exclamé al sentir que la cabeza estaba dentro…

Él me daba caricias en la espalda, cuando sentí que me sujetó fuerte de la cintura y aaaaaay   ayayayayyyy, grité el sentir que se habría paso dentro de mi esa verga de esas dimensiones tan descomunales, él me dijo, estás mejor que ayer, ya tienes la mitad adentro y pides más, le dije métela toda de una vez, y, ayyyyyy,  ayyayayayyy, zas, me la aventó todita pero todita sin contemplación, sentí sus bolas chocar con mis nalgas y aaahhhhh, que placer tan inmenso, no aguanté y me viene con un orgasmo, movía mi cola en círculos y él tan solo me miraba, me la tenía hasta los pelos, no se movía, yo era quien hacía todo el trabajo, comencé a moverme rítmicamente hacia delante y atrás, yo misma me estaba clavando ese inmenso pedazo de carne.

Volví a tener otro orgasmo me eché hacia delante, quedé acostada él sobre mi y comenzó a bombearme, no me dio tiempo de reponerme, me estaba dando con ganas, allí volví a tener otro orgasmo, lo estaba disfrutando a mil, él me dijo acomódate, entendí perfectamente, me coloqué otra vez en pompa, abrí bien mis piernas, él comenzó a ensalivarme mi culito, introdujo un dedo y entró con facilidad, me hacía círculos con el dedo para ensanchar mi culito, yo estaba tensa esperando la verga de mi negrazo, mi respiración se aceleraba, él con mucha paciencia trabajaba mi agujerito que se ponía a tono, me dijo, muerde la almohada, me introdujo la verga en la vagina y la sacó chorreando líquidos, la masajeó con la mano la volvió a introducir, la sacó y me la puso en la entrada de mi ano comenzó a presionar un poco y nada no entraba, escupió en mi ano y volvió hacerlo y nada, le dije métela de una vez, no importa si me rompes ya no aguantaba más, me respondió recuérdalo tú lo pediste…

Sin más la emboquilló de nuevo, presionó con más fuerza y sentí como entraba la cabezota, no grité, mordí con fuerzas la almohada y uuuuugggggg me la metió, que dolor, le dije, sácala, sácala me duele mucho, a lo que respondió estás muy tensa, relájate un poco, él estaba inmóvil pero no me la sacaba yo sentía que mis piernas se iban a desmayar, estaba sudando, me tranquilicé un poco y de repente otro dolor…

Él me comenzó a meter su tronco, ya me dijo está hasta la mitad y comenzó a bombear despacio, el dolor iba desapareciendo poco a poco, y comenzaba a sentir placer, me bombeaba con mucha suavidad, tan solo con la mitad introducía y sacaba un poco yo comencé a gemir otra vez, le decía lo rico que la estaba pasando, papi dame más, rómpeme el culo despacio pero con fuerza.

Me tenía ensartada y comenzó acelerar sus movimientos, sentí cada centímetro que entraba y salía, me la fue metiendo hasta que estaba toda todita dentro, y volvieron mis orgasmos seguidos, no se cuantos fueron pero solo se que no paraban, él aceleró el ritmo, lo oí gemir y sentí los chorros de semen caliente que inundaban mi exvirginal culito, cuando me sacó la verga, sentí un gran vacío y me toqué mi culito a ver como había quedado, me hizo un boquete de inmensas dimensiones, me asusté, a lo que dijo, tranquila, que eso vuele a cerrarse, y verdad sentí como volvía a reducirse, claro nunca como antes con semejante verga que me había desvirgado, me tranquilicé y quedamos los dos rendido acostados, él me acarició la espalda y me dijo, espero nunca olvides este momento, ¡como olvidarla con semejante cogida!.

Espero que sea de su gusto.

Autor: Marina Venezolana

Algún comentario pueden colocarlo al pie.

Gracias…

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Me rompieron el culito, 9.2 out of 10 based on 17 ratings
  
categoría:

1 comentario »

  1. mariopolvo dice:

    lindo, lindo, mami lindo,

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados