Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

ME ROMPIO EL CULO

5 de agosto de 2007

Este es un relato verídico, me llamo Arely y soy originaria de la ciudad de México, empezare por relatarles como soy, tengo 32 y aunque no soy un monumento de mujer si arrebato miradas por la calle, les contaré que soy casada y por el momento no tengo hijos, siempre he tenido la fantasía de vestir de forma muy atrevida y déjenme contarles como empezó esta aventura.

A mi esposo lo mandaron por asuntos de trabajo a Guadalajara por una larga semana, déjenme decirles que aunque tengo una carrera de licenciada por el momento solo me dedico a las labores de la casa, así que con ese viaje de mi esposo llegó la oportunidad de hacer realidad mi fantasía.

El primer día comenzó con ir a comprar lo necesario así que tomé mi camioneta y fui al centro a comprar la ropa que debía usar, compre un mini vestido de licra que ajustaba como guante a mi cuerpo, una mini muy atrevida y un pantalón de esos súper ajustados, también compré algo de lencería muy sugestiva, regresé a casa revisé mis compras puse toda la ropa en orden y comenzó mi aventura.

Ese primer día me puse una tanga negra con un brassier negro de satín, se me veía ¡increíble!, me puse un pantalón a la cadera y un blusa corta con la idea de ir al súper y levantar miradas, llegué al súper en mi camioneta y empecé con las compras, como tenia que agachar para agarrar algunos artículos, pues parte de mi tanga se veía a lo que muchos hombres pasaban de tras de mí para ver el panorama que les estaba ofreciendo, eso me puso calentísima, así transcurrió el día en el súper muchas miradas se prendieron de mi trasero como nunca.

Al siguiente día pensé en que tenia que hacer algo más atrevido así que decidí ponerme el vestido de licra, ese día usé un coordinado morado, también con tanga, ya que la sensación de la tanga me hacia sentir muy mojada, así que ese día salí con ropa interior morada, mi vestidito negro muy pegado, unas medias negras y zapatos de tacón, no sabía que podría hacer, solo salí para ver que pasaba.

Antes de salir bajé el tapa sol, y se me ocurrió la idea de poner un espejo para que quien viniera manejando tras de mí viera todas mis piernas, así que le puse el espejo al carro y salí a manejar.

No tardé en darme cuenta que el tipo de atrás venia viendo el cielo tras la visión que yo le ofrecía, y como utilicé el periférico que es un verdadero estacionamiento, tuvo mucho tiempo para contemplar todo lo que yo le ofrecía, esta segunda experiencia me hizo sentir más mojada que nunca, así que pensé que tenia que hacer algo porque explotaba por dentro, regresé a la casa tomé algo de dinero y me dirigí al súper ya tenia una idea en mente, me puse un abrigo, porque aún me daba pena andar vestida como puta en la calle, fui al súper y compré varias bolsas, tantas que no era fácil manejar el carrito del súper.

A la salida un cuida carros se ofreció para ayudarme con el carrito así que le pedí que metiera todas las bolsas al carro, cuando terminó de poner las bolsas le di las gracias y subí al auto, cuando le dije, ¿podría venir conmigo a mi casa para ayudarme a bajar las bolsas y luego lo traigo de regreso?, a lo que sin pensarlo asintió, subió a mi coche y partimos con rumbo a mi casa, pude notar en el camino que no dejó de mirar mis piernas que le ofrecían un espectáculo incomparable, llegamos a la casa abrí el portal eléctrico y el carro entró, abrí la puerta de la casa y me quité el abrigo a lo cual lo dejó con la boca abierta, le dije, por favor baje las bolsas del carro en lo que le preparo una bebida, cuan rápido pudo bajó las bolsas del carro y al terminar le di un billete de 100 pesos y le pregunté que si era suficiente con eso, después cerró la puerta y con un brillo en sus ojos dijo que no era suficiente.

Me tomó de la cintura y comenzó a besarme, primero me espanté, pero ese espanto se convirtió en placer él comenzó a llamarme puta, lo cual hizo que me mojara muchísimo, tocó cada una de las partes de mi cuerpo a lo que preguntaba si me gustaba, y a cada toque yo respondía que si, tomó sus esposas (porque es cuidador del estacionamiento del centro comercial) y me esposó, me sentí a su merced, me llevó a la cama y subió mi vestido y disfrutó de mí una y otra vez, sacó su polla he hizo que se la mamara, era un rico néctar, aunque su polla no era muy grande era demasiado gruesa, así que me daba problemas poder metérmela dentro toda.

Aunque nunca había permitido que mi esposo terminara en mi boca ese día no pude parar hasta recibir la leche, era tanta que no pude tragarla toda, se levantó de la cama y se dirigió al baño, me quedé tendida no podía levantarme, tenía las esposas en las manos, cuando regresó y vi que traía el frasco de vaselina del baño quise levantarme, nunca me había dejado hacerlo por detrás pero estaba a su merced, empezó a untarme vaselina por todo mi ano, primero me sentía humillada pero también empecé a sentir placer, después comenzó a meter un dedo, dos dedos, tres, y cuando estuvo dilatado mi ano se untó en su pene vaselina y me dijo, despacio, no te quiero lastimar.

Sentí como la punta de su pene se ponía en mi ano y de un solo empujón me clavó totalmente, yo lloraba del dolor pero pronto mi intestino se acostumbró y comencé a sentirme como nunca, derramó todo su semen dentro de mi y yo disfruté de mi primera experiencia, lo llevé de regreso y nos vimos todos los días hasta que regresó mi esposo, algunas veces cuando vamos al súper lo veo, y espero que pronto mi esposo tenga otro viaje.

Espero que le haya gustado.

Autor: Arely

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
ME ROMPIO EL CULO, 9.0 out of 10 based on 3 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados