MEDICO ABUSADOR

Tuve un fuerte malestar, estaba muy mareada y fue necesario buscar un médico para bajar la excitación que…….

Soy de Argentina pero me encuentro en Colombia por motivos de trabajo. Tuve un fuerte malestar, estaba muy mareada y fue necesario buscar un médico, estando en la compañía donde trabajaba me recomendaron un centro de salud cercano, considerando que me encontraba en una zona industrial me imaginaba un lugar bastante congestionado.

Llegue en taxi y me recibieron rápidamente en la consulta del médico que dirigía la clínica por ser extranjera. Me hizo entrar, muy amablemente, una consulta muy grande y elegante para el lugar en donde se encuentra el centro de salud. Me escucho atentamente pero no tomó ninguna nota lo cual me causó desconfianza, entonces decidí retirarme pero él muy agradable me pidío que me desvistiera, me colocara la bata y regresara, ante su personalidad yo disipé mis dudas y obedecí.

Cuando regresé, me esperaba él y su enfermero al lado de la camilla, me pidió que me sentara allí. Me revisó rápidamente la garganta y abrió la bata, empezó a aprisionarme y tocarme los senos (para qué si tenía mareo) me estaba poniendo nerviosa cuando el enfermero me quitó la bata y me amarró los brazos en la espalda y me advirtieron que mejor colaborara y me tratarían "bien".

Entonces llamaron a otros dos enfermeros, aparentemente falsos practicantes de medicina, empezaron a filmar y tomar fotos, yo estaba aterrada, pero les dejaba hacer, de momento no me dolía nada. Me acostaron en una camilla de ginecología y subieron mis piernas en el estribo, pero no les gustó que no estuviera depilada y trajeron cera caliente para depilarme todo, el pubis y el ano, yo grité y rápidamente me taparon la boca, acabaron de depilarme entre mi ahogado llanto por mi situación. Mientras me calmaba me amarraron los senos, pensé que estallarían.. se acercó uno de los enfermeros con una jeringa llena de un líquido rosado, se me acercaba al pezón y otro me lo pellizcaba, me inyectó el pezón pasando por mi cuerpo un terrible dolor, luego hicieron lo mismo con el otro y apreciaban su obra, unos pezones rosados e inflamados como si estuviera muy exitada, yo lloraba de dolor mientras ellos preparaban algo a mis pies.

El médico empezó a narrar sus actos, les explicaba que me haría un exámen ginecológico e insertaría el espéculo abriendolo al máximo para que ellos apreciaran mi interior. Pasó uno por uno tocando mi interior con sus dedos, luego lo extrajeron y me colocaron boca abajo levantándome la cadera con la misma camilla mecánica, y el médico le dijo a uno de los enfermeros que me tomara la temperatura, entonces sentí como me abrían las nalgas y me insertaban el termómetro, así me dejaron un rato y me lo sacaron.

Luego le ordenó a otro que me colocara un enema, yo inmediatamente cerré mis nalgas, eso era muy mal presagio, como no dejaba trabajar al practicante el médico sacó una fusta y me la mostró, mis nalgas cedieron y dos manos abrieron mi ano y sentí la penetración del enema y el líquido que me llenó, luego me colocaron un tapón anal hasta que me llevaron al baño y se aseguraron de que me desocupaba.. me lavaron y llevaron nuevamente a la camilla, esta vez me amarraron la cintura y las piernas abiertas. El médico pidió a otro que me hiciera un exámen rectal, era un negro enorme y me puso la mano en la parte alta de las nalgas, insertó su dedo en una gel y me empezó a masajear el ano, yo con miedo apreté las nalgas y sentí un fuerte fustaso que me dejó temblando, me dijo que si no quería por las buenas sería por las malas, le dijo al practicante que lo hiciera de tal forma que yo nunca lo ovidara, me dijo que pujara y me empujó el dedo completo y yo sentía que me masajeaba las entrañas, como 5 minutos después sacó su dedo, pensé que se acabaría pero estaba muy lejos de la realidad. Metió dos dedos en el gel y yo temblaba de miedo, intentó varias veces pero no podia hasta que finalmente lo logró sentí que me partía en dos.

Luego el médico bajó la camilla y abrió mis nalgas, yo no veía nada hasta que sentí su pija en mi ano, lo metió de un solo golpe hasta que se derramó dentro de mí, yo aguantaba, ya estaba cerca el fin

al, pero no esperaba que sus estudiantes siguieran su ejemplo, me violaron los cinco, pero el dolor más grande me lo causó el negro fisurandome el ano.

Me acostaron boca abajo y me desataron, yo lloraba desconsolada, el médico me dijo que habían filmado todo y no tendrían inconveniente en hacerlo público si los denunciaba, me dijeron que estaba intoxicada y que me aplicarían unas inyecciones para mejorarme, cada uno practicó las inyecciones en mi culo, dejándo las jeringas allí hasta que filmaron y fotografiaron todo, me dieron una foto de recuerdo con mis nalgas pinchadas con 5 inyecciones y atravezadas por una marca roja, finalmente las retiraron y me ayudaron a levantar, no me podía sentar y el doctor me puso de espaldas y me dió dos fustasos más, para que no los olvidara.

– Esto es producto de mi imaginación, me gustan las histórias de sado y dominación, más si tienen que ver con instrumental médico. Espero que les haya gustado.

Autor: Susana

susanacortes1999 ( arroba ) yahoo.com.ar

(Visited 118 times, 3 visits today)
Me gusta / No me gusta
Kara Marqueze
Buenas! soy Kara de Relatos.Marqueze.net, vuestra anfitriona. Bajo mi nombre republicamos relatos que, estando incluidos desde hace tiempo en Relatos Marqueze.net, no sabemos su autor. Si eres autor de uno de estos relatos y/o sabes quien es el autor, escríbenos y le daremos el crédito que se merece! Un besito donde quieras...
http://relatos.marqueze.net/

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR