Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Mi caliente sobrina

19 de mayo de 2009

Decidí complacerla y metí un poco más mis dedos y comencé a moverlos en círculo suavemente hasta que mi caliente y sensual sobrina terminó un orgasmo en mi mano, que abundante, que caliente y al mismo tiempo que refrescante. Ella tembló un poco, luego su respiración se fue normalizando, abrió sus ojos hermosos, me ofreció sus labios carnosos los cuales besé con amor y ambos suspiramos.

Hola, que tal. La historia que les contaré es como pocas sin duda y a mi me parece increíble. Es algo maravilloso que me sucediera con mi sobrina Joan, una chica de 23 años.

Joan es blanca, pelo largo y lacio, unos labios gruesos muy sensuales que de solo verlos dan ganas de comerlos a besos. Pero lo que más llama la atención de su cara son sus hermosos ojos cafés, que cuando está excitada tienen un brillo muy especial.

Cuando sucedió lo que les voy a narrar ella tenía 19 años y yo 40, como ven le doblo la edad. Ella desde los 18 ha tenido un cuerpo súper apetitoso. Su trasero es grande y duro, sus tetas como para un concurso, porque son duras bien redondas y simétricas, talla 38 b, ¿Se la pueden imaginar? Está de agasajo.

Todo empezó una noche en que ofrecí llevarla a su casa y ella aceptó. Por el camino estuvimos hablando de sus estudios de sus amigas, de los profesores, etc. Y de pronto ella me miró fijamente y no supe interpretar esa mirada, pero decidí parar el carro en una calle oscura.

La miré, me le acerqué, puse mi mano en su pierna, que estaba desnuda porque traía una falda cortita, de manera que sus piernas se veían. Al ver que no puso resistencia empecé a mover la mano hacia adentro, rumbo a su entrepierna, avancé cauteloso, sentía como se estremecía, pero mi mano se fue metiendo más y más, hasta llegar a sentir ese triangulito formado por sus dos piernas, sentí la tela de sus braguitas, ahhhh, fue un momento especial, porque en cuanto llegué a ese lugar abrió las piernas como invitando a entrar.

Yo, sin pensarlo me dejé llevar y puse mi mano en su conchita, por encima de la fina ropa y sentí el vapor de su ser. Al sentirla húmeda hice a un lado sus pantis, la toqué sin ropa, sentí esa selva en mis dedos, sus vellos sedosos, abundantes y ese montecito de Venus que cada vez se ponía más duro. Me estaba excitando muy rápido.

Comencé a darle dedo a mi sorprendida sobrina que solo atinaba a jadear, con los ojos muy abiertos sin saber que decir, pero despidiendo líquidos por la conchita, señal inequívoca de que estaba excitada. Cambié de mano, ahora era la mano izquierda la que tocaba con suavidad la vulva de Joan, mientras con la otra mano la abracé para acercarla a mí y darle un prolongado beso en sus labios.

Le metí la lengua hasta el fondo de su boca y sentí cómo ella la mamaba cual si fuera una polla. De verdad que estaba disfrutando el beso la muy caliente de mi sobrina. Sentí que estaba a punto y comencé a sobarle sus tetas, primero por encima de la blusa, luego metí la mano por debajo de la ropa y ella suspiró complacida, sentí esos montes duros, grandes y suaves que son sus tetas, sus pezones estaban firmes y duros, al toque de mis manos vibraban y me hacían sentir cosas ricas.

Claramente sentí en ese momento que mi polla creció y se puso más dura de lo que ya la tenía. Ella al fin supo para qué eran sus manos y que mis dedos entraran más. Decidí complacerla y metí un poco más mis dedos y comencé a moverlos en círculo suavemente hasta que mi caliente y sensual sobrina terminó un orgasmo en mi mano.

Ahhhh, que abundante, que caliente y al mismo tiempo que refrescante. Ella tembló un poco, luego su respiración se fue normalizando, abrió sus ojos hermosos, me ofreció sus labios carnosos los cuales besé con amor y ambos suspiramos.

Nos miramos, no dijimos nada, solo sonreímos, y pude ver, el enigmático brillo de sus ojos cafés en medio de la semi oscuridad que nos invadía. Tomé su mano, ella me ofreció de nuevo sus labios, los cuales besé con ternura.

Ella correspondió a ese beso de igual manera y con ese tierno beso supe que me estaba diciendo que quería más, que eso sería solo el principio… y así fue.

Otro día les contaré de cómo Joan se entregó a mí y la forma en que hemos cogido desde entonces a la fecha.

Autor: Numerito8

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Mi caliente sobrina, 8.5 out of 10 based on 8 ratings
  
categoría:

1 comentario »

  1. zepelin dice:

    Que buena idea me diste para conquistar a mi sobrina tambien

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados