Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

MI CULO Y YO.

1 de octubre de 2002

Hola a todos, mi nombre es Alex, tengo 30 años y estoy casado con dos hijos, desde hace años soy un apasionado lector de los relatos del “Rincón de Marqueze” y hoy me he decidido a contaros mi apasionada relación con mi culo.

Mi padre acostumbraba a comprarse revistas pornográficas, por lo que empecé a descubrir el mundo del sexo y a masturbarme mirando las fotos y leyendo los relatos (no tan buenos como los del Rincón de Marqueze), algunas de aquellas revistas traían unos primeros planos espléndidos de pollas, coños, folladas, mamadas y enculadas, que despertaban mi curiosidad y endurecían mi inexperta polla.

Con el tiempo empecé a sentir curiosidad por saber que clase de placer se sentía en el culo, así que un día mientras me enjabonaba en la ducha deslice mi dedo índice entre las nalgas y metí la punta, le costo un poquito entrar, lo saque le puse un poco de jabón y repetí la operación, esta vez poniéndome en cuclillas, el dedo entro entero y mi polla se puso como el hierro, una vez dentro lo moví hacia adentro y hacia fuera como si fuese una minipolla mientras con la otra mano me pajeba hasta correrme, resultado del experimento: me gusto meterme un dedo en el culo. Y más que me gusto cuando en vez de mover el dedo dentro-fuera lo moví en círculos haciendo que se abriese y pude meter casi sin esfuerzo un segundo dedo y mover los dos de la misma manera.

Desde ese momento me aficione a meterme un dedo (o dos) en el culo, a veces lo hacia en mi habitación cuando me iba a dormir, me metía en la cama, me bajaba los calzoncillos, abría las piernas, flexionaba las rodillas, me chupaba un dedo, lo metía entre mis piernas y lo hacia desaparecer en mi culo, o sino me ponía de lado y con las piernas flexionadas metía un dedo en mi culo y lo movía dándome placer. Cuando me quedaba solo prefería ponerme en cuclillas o a cuatro patas para darme placer con mis dedos mientras me masturbaba.

Pronto empecé a buscar objetos con lo que darme placer, empecé con mi cepillo de dientes, pero aunque el roce era agradable era demasiado pequeño, probé con bolígrafos de distintos tamaños pero no mejoraban la sensación de mis dedos, con un tubo de plástico (de los que se utilizan en los análisis de orina), también era pequeño, pero me permitía encajarlo en mi culo y dejarlo allí durante horas. Hasta que un día en el baño me fije en la escobilla del lavabo, el mango tenía el mismo grosor que mis dos dedos y debía medir unos 18-20 cm. además tenia unas estrías para evitar que se resbalase, lo cogí y lo pude desmontar con facilidad, lo volví a dejar donde estaba, ya que había gente en casa, pero os prometo que se me hizo la boca (y el culo) agua de pensar en lo que iba a hacer con aquel objeto.

En cuanto me quede solo me fui al baño, desmonte el mango, lo lave bien, y lo embadurne de aceite corporal, metí dos dedos mojados en aceite en mi culo y los moví, me puse en cuclillas, agarre el mango y empecé a meterlo en mi culo, al principio entro bien, después me iba sintiendo molestias, me metí mas de la mitad, me levante con aquello metido en el culo y me sentía muy caliente me volví a poner en cuclillas y empuje unos cm. mas, cogí un espejo de mano y lo puse en el suelo entre mis piernas para ver como entraba, me excito muchísimo verme el culo así, contraía el ano y sentía aquello dentro de mi, tire hacia afuera sacando el mango de mi culo cuando estaba casi fuera lo volví a meter mmmm eso si era placer, seguí haciéndolo cada vez mas rápido poniéndome de pie y apoyado en la pared, o a 4 patas, cuando me quise dar cuenta me lo había metido entero, volví a mirarme en el espejo para observar asombrado como mi culo se había tragado aquello, curiosamente tenia el pene casi flácido (aunque me sentía excitadísimo) y a pesar de eso con menos de un minuto de caricias me corrí como nunca.

Repetí la operación un montón de veces, hasta que empecé a tener relaciones con mujeres e hice un paréntesis en mis practicas anales, a los 23 años me fui a vivir solo y un día (después de una mala racha) quise volver a darle placer a mi culito (hacia tiempo que solo sentía mis dedos muy de cuando en cuando y los dedos o lengua de alguna mujer) me compre un vibrador de tama&nti

lde;o medio, unas bolitas anales y un tubo de lubricante, mi agradecido culo los acepto con ansia y desde entonces nunca he dejado de darle su ración. Pronto se me quedaron pequeños y el siguiente lote de juguetes incluía dos vibradores una polla artificial con base (para sentarme encima), un huevo vibrador y unas bolas grandes (con pesos). Empecé a salir a la calle con las bolas metidas en el culo, sintiendo como chocaban mientras pedía la vez en la panadería, o sintiéndolas al agacharme en el supermercado a coger una lata de atún en aceite, contraía el ano y notaba como me llenaban el culo, después llegaba a casa y las sacaba lentamente, pasaba mis dedos por los bordes de la entrada notando como palpitaba de deseo y llenándolo con algún vibrador. O pasaba el aspirador con el huevo vibrador rugiendo en mi interior, después me sentaba en el sofá o me tumbaba apretando el culo de vez en cuando para sentir todavía mas la vibración en mi culo.

O Follandome el culo con mis consoladores mirando películas pornográficas, cada vez que salía una enculada yo me daba mi propia ración al mismo ritmo que en la película, hasta dejarme el culo rojo de tanto roce.

O me sentaba encima de mi polla artificial mientras chateaba, notando como se me dilataba el culo es una polla corta y muy ancha y hace que me muerda los labios de placer, aunque confieso que me deja el culo algo irritado.

Después de casarme he continuado con mis prácticas, aunque muy de vez en cuando, sigo teniendo mis juguetes escondidos y cuando me quedo solo le doy placer a mi culo, me he grabado en video mientras me follaba el culo y es lo más excitante que he visto en mi vida y de vez en cuando me conecto a internet y dejo que algún desconocido mire a través de mi web cam como me follo el culo.

He pensado más de una vez en probar que se siente al tener una polla real y caliente en el culo, pero no me acabo de decidir, en fin ya veremos.

Si alguien quiere hacer algún comentario o pedirme una foto de mi culito

alexxxxcorreo (arroba) hotmail.com

Autor: Alex

alexxxxcorreo ( arroba ) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados