Mi cuñado Luifer

Gay, Infidelidad. Este es mi segundo relato y como en el anterior los hechos narrados aquí son productos de mi imaginación, no tienen que ver con ningún hecho real.

Hola todos.

Este es mi segundo relato y como en el anterior los hechos narrados aquí son productos de mi imaginación, no tienen que ver con ningún hecho real.

Mi nombre es Alberto tengo 50 años soy moreno de ojos negros y 175 cms. de estatura y le voy a narrar lo que ocurrió con mi cuñado Luis Fernando al que llamaré Luifer, en mi ciudad natal Barranquilla.

Luifer es un joven de 168 cms. blanco de cabello y ojos negros y de contextura normal, unas nalgonas grandes y redondas, algo que las mujeres le envidiarían. Es lo que las mujeres considerarían un joven simpático y muy reservado, además es el hermano menor de mi esposa.

Para los carnavales de 2015 tuvo que mudarse a la casa, pues lo mandaron a desocupar en el apartamento donde vivía.

Un día noté que el miraba mi entrepierna disimuladamente y pensé inmediatamente ¿es gay? pero no lo demostraba, algunos hombres medimos nuestro paquete con el de los demás y eso pensé que el hacía.

Yo me levantaba temprano a bañarme e inmediatamente después de mí se bañaba él. Un día viernes al salir en toalla (blanca y semi mojada) del baño él estaba en frente y miraba profundamente mi entrepierna, al momento reaccionó, me saludó sonriendo y entró al baño, cuando el entró yo miré su culo grande que empezó a gustarme mucho, tanto que ese día lo pasé pensando en ese hermoso culo que mi cuñado tenía. De ahí pensé, algo tengo que hacer pero ese culo me lo como.

El día siguiente, sábado, entre al baño primero como ya comenzó a ser de costumbre. Cuando iba a salir me imaginé que él estaría enfrente, esperando a que saliera y verme mi entrepierna, fue entonces cuando se me ocurrió masturbarme para salir con mi miembro erecto bajo la toalla, cosa que no me costó mucho trabajo pues de solo pensarlo e imaginarme el culo de mi cuñado no tuve casi que frotarme, sino que tuve una enorme erección. Al salir mi cuñado se quedó atónito, se le fue el habla y quedó mirando mi erección descaradamente. Yo no me movi de la puerta, entonces le dije “ya puedes entrar”, el apenado voltio el rostro hacia el otro lado y entro erróneamente de lado, lo que aproveché para bajándome un poco y echándome hacia delante, restregar mi polla erecta en su enorme culo, el lanzó un suspiro ahogado, al entrar cerró la puerta. Pero yo fui audaz, dejé el reloj en una de las tres repisas que estaban en el baño, la más alta donde él no alcanzaba, esperé un momento entonces le toqué y le dije: “Luifer pásame el reloj que está en la repisa”, como el no alcanzaba, me abrió la puerta para que yo lo tomara. Él se acercó al lavamanos pues estaba cepillándose los dientes solo en toalla, me fui por la parte de atrás de él, estiré mi mano para coger el reloj arrecostándole mi polla erecta, que no se bajaba por nada; esta vez suspiro más fuerte, yo hice como si se me cayera la toalla al mismo tiempo que le sobé mi polla en la parte baja de su espalda, pues su culo me quedaba un poco bajo, lanzo otros suspiro y le dije “disculpa se me cayó la toalla” entonces él volteo mirando mi polla erecta, él también lo estaba, se le veía un bultico debajo de la toalla:

Yo: también estás caliente

Luifer: ¿quién no?

Yo: ¿Quieres tocármela?

Luifer: es un poco grande

Yo: es normalita, solo mide 16 cms. (no quiero exagerar en mi tamaño por eso pongo el real)

Luifer estiró su mano temblorosa y comenzó a acariciar mi polla suavemente al igual que mis huevos, entonces me soltó para cerrar la puerta del baño. Volvió igual de tembloroso, se quitó la toalla y salió a relucir una polla como de 8 cms. era pequeña, rosada, le rodeaban algunos vellitos blancos, casi imperceptibles, aunque era lampiño, y agachándose comenzó a pasarse mi polla por su cara y cuello para luego embutir la cabeza de mi polla en su boca; luego tomó mis huevos y los lamia delicadamente, así también lo hacía para engullírselos todo. Volvió a mi polla a estaba a punto de venirme, lo saqué de su boca y lo puse en cuatro arrescotado a lavamanos, me agache y le abrí las nalgonas y ante mí semejante espectáculo, un hoyito blanco y un rosadito dentro rodeado también de vellitos blancos, no perdí tiempo y le metí mi legua ensalivándoselo todo, el gemía extasiado, entonces me levante y coloque mi cabeza en su hoyito y de di un delicado empujón hacia dentro, él se quejó “aaahh” pase entonces a meter y sacar cosa que no duro mucho pues el espectáculo me tenía extasiado. Le eché toda mi lechita dentro de su culito; saqué mi polla, el se agacho y succionó con fuerza mi cabeza, no me dejó nada. Entró el primero a la ducha y agachándose se sacó el semen de su culo y procedió a lavárselo viendo que el agua salía roja ¡lo había desvirgado! Me dijo con voz baja me hiciste mujer ahora soy tuya. Me lavé también y salí, el se quedó bañándose.

Después de esto esperé toda la tarde porque Luifer mi cuñado llegaba a las 4:00 pm del trabajo y como mi esposa había salido a vender mercancía de revista, me quedé solo, pensando ¿como hizo Luifer para depilarse y dejarse solamente los vellitos?

Al llegar Luifer a las 4:15 pm estaba yo sentado en la sala, entró, cerró la puerta, llegó hasta donde yo estaba, se sentó en mis piernas y comenzamos a besarnos durante unos 20 minutos, exploramos todas nuestras partes, ya calientes nos fuimos a su cuarto donde nos desnudamos los dos y nos acostamos en su cama. Nos besamos profundamente, nuestras leguas se unían, estábamos acostados de lado, yo le chupaba sus pechos fuertemente. Después Luifer se fue directamente para mi polla, chupándola tiernamente como en la mañana durante un largo rato, yo lo volteé y me fui con mi lengua hasta su culo, abrí sus nalgonas para meter mi lengua; el gemía brutalmente, tomó su pequeño pene y comenzó a masturbarse, ¿entonces pensé porque no devolverle el favor? Por lo que lo voltee boca arriba y comenzamos a hacer un 69 maravilloso, nunca había tocado la polla de ningún otro hombre, pero esta vez lo hice al mismo tiempo que metía uno de mis dedos en su culo. Al rato lo voltee nuevamente, volví abrir sus nalgonas para chupar su culo, se lo lamia y le metía un dedo, se lo lamina y le metí dos dedos, después procedí a metérsela suavemente, esta vez gimió pero de placer, así duré un rato después lo voltee nuevamente boca arriba colocando sus piernas sobre mis hombros. Era un espectáculo hermoso, ahí estaba ese hoyito que me vuelve loco, se la metí de un solo tajo era la experiencia más maravillosa experimentada, sentir mi polla dentro de su culo y de su intestino. Cuando vino el clímax, agarré su pene y comencé a pajearlo rápidamente, nos corrimos ambos al mismo tiempo, parte de su semen caliente cayó en mi ombligo, tomó mi polla para succionarla fuertemente como lo había hecho en la mañana.

Ahora Luifer y yo compartimos momentos de lujuria cada vez que podemos (raro el día que no lo hacemos), por su puesto en su apartamento, pues ya se había mudado y vivía con su hermana Paty, pero esta llegaba del trabajo a las 9:00 pm. Y nos dejaba suficiente espacio para disfrutar de nuestro amor.

 

(Visitado 8.661 veces)
Me gusta / No me gusta

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *