Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Mi hermana me enseñó

3 de octubre de 2009

La tenés que meter toda adentro y los dos vamos a gozar como locos, yo con esa tremenda polla adentro mío y vos desparramando toda tu leche en la concha de tu hermanita. Yo se la metí y empecé un mete y saca a toda velocidad mientras mi hermana me pedía, dame toda esa leche y a los pocos minutos sentí que desparramaba dentro de ella toda la leche acumulada en mis testículos.

Mi nombre es Lucas y esta historia sucedió hace unos años cuando yo contaba con 18 pero, debido a mi timidez, aún no había tenido relaciones sexuales, aunque frente a mis amigos fingía que sí para que no se burlaran de mí ya que ellos sí las habían tenido, o por lo menos, eso decían.

En esa época y aún hoy vivía con mis padres y mi hermana (Paola), un año mayor que yo y completamente distinta porque era muy simpática y además era preciosa por lo que tenía muchos amigos y pretendientes y aunque no lo sabía suponía que ya había follado con alguno de ellos. Mi hermana era como de mi altura, tenía el cabello negro y largo el que enmarcaba una cara entre pícara e ingenua, tenía además un cuerpo muy bien formado con dos tetas erguidas y firmes, era delgada sin exagerar y sus piernas eran largas y bien torneadas, pero lo mejor de su cuerpo era su culo, redondo y grande que cuando usaba pantalones ajustados los hombres se daban vuelta para verlo y más aún en la playa porque al usar bikinis cola – less (tipo hilo dental) dejaban al descubierto sus nalgas.

Yo después de verla así me había hecho multitud de pajas pensando en ella. Un día de verano me metí en el baño para nuevamente hacerme una paja después de haberla visto en la playa vestida como dije (o sea casi desnuda) pero no me di cuenta y no le puse el seguro a la puerta. Estaba a punto de correrme cuando Paola entra al baño y me ve justo en el momento en que estoy descargando toda mi leche por lo que no pude disimular lo que estaba haciendo, pero ella luego de verme salió sin decir una palabra. Yo temía que le contara lo que había visto a mis padres pero al pasar un par de días sin que éstos me dijeran nada supuse que ya no lo haría.

Pasaron, como dije, un par de días y me encontré a solas con ella pues mis padres habían salido. Yo estaba avergonzado y no me atrevía a decirle nada y ni siquiera a mirarla a la cara. Ella se acercó a mí y me dijo:

- ¿Te da pena que te haya visto haciéndote una paja?- No te preocupes, las mujeres cuando estamos calientes hacemos lo mismo. Aunque me gustaría saber en qué estabas pensando, seguro en alguna muchachita a la que te follaste.

Yo le dije que no (y aunque no podía decirle que me había pajeado pensando en ella) como la vi tan comprensiva y me había hablado con tanta ternura le confesé que era virgen a lo que ella me respondió – Qué lástima que nadie haya probado tu tranca porque por lo que vi es bastante grande y cualquier mujer estaría feliz de tenerla adentro, pero en cualquier momento eso va a pasar. Yo le pregunté si en realidad lo creía así a lo que me respondió que sí. Seguidamente le dije que tal vez no fuera como ella esperaba pues no sabía cómo seducir a una chica y mucho menos lograr que follara conmigo. Dicho esto me respondió:

- No te preocupes, yo te voy a enseñar: – Lo primero que tenés que hacer es decirle a una chica como te gusta y lo linda que te parece. – Vos sos muy linda hermanita. – Después tenés que besarla tiernamente de esta manera, dicho lo cual me tomó la cara entre las manos y me empezó a besar metiendo su lengua en mi boca, besos a los que respondí haciendo lo mismo cosa que me encantó. Después de besarnos apasionadamente mi polla estaba aumentando de tamaño por lo que mi hermana al notarlo me dijo – Todavía falta para que tengas que usar tu tranca por lo que tenés que tratar de controlarte.

Luego sacándose su blusa noté que no tenía sostén por lo que sus tetas quedaron al descubierto y ella me dijo que las acariciase y yo lo hice con tal fuerza que me tuvo que explicar que debía hacerlo con más suavidad. Después de esto le pedí que me dejara besarlos y ella me respondió que estaba muy bien que lo hiciera y que estaba aprendiendo muy rápido. Y después quitándose toda la ropa y haciendo yo lo mismo me fue guiando para que le lamiera la raja cosa que le gustó aunque yo no tuviera experiencia en ello.

Pasados unos instantes me hizo acostar boca arriba y me empezó a mamar la polla diciendo – A todas las mujeres les gusta hacer esto – y estaba yo a punto de correrme pero ella lo hacía con tanta maestría que se detenía por momentos para que esto no ocurriera. Cuando tuve la polla totalmente erguida ella me dijo – Ahora llegó el momento de usarla, me la tenés que meter toda adentro y los dos vamos a gozar como locos, yo con esa tremenda polla adentro mío y vos desparramando toda tu leche en la concha de tu hermanita. Yo se la metí con fuerza tanta era la desesperación que tenía y empecé un mete y saca a toda velocidad mientras mi hermana me pedía – Más fuerte hermanito, no pares, dame toda esa leche y a los pocos minutos sentí que desparramaba dentro de ella toda la leche acumulada en mis testículos.

Ella también se había corrido pero nuevamente me empezó a mamar la polla diciendo: No creas que solo con eso vas a contentar a una mujer y menos si es tan caliente y puta como tu hermanita, logrando que mi polla creciera otra vez.

Luego que vio mi polla totalmente empinada nuevamente se puso en cuatro patas quedando frente mío aquél culo con el que me había hecho multitud de pajas y. que al verlo tan de cerca me dieran ganas de acariciarlo y besarlo, cosa que hice diciendo:

- Qué culo más lindo tienes hermanita, que gusto que me da.

A mi hermana le encantaba lo que yo hacía pero lo que deseaba era que le metiera mi polla en su pequeño agujero por lo que pedía – Por favor metémela rápido, no me hagas esperar; rompeme el culo – Yo claro que hice lo que me pedía y de un solo envión se la metí hasta el fondo y en un ratito descargué toda mi leche dentro de ella. Después de esto ella me dijo que así estaba más conforme pero que si quería en cuanto me repusiera podíamos seguir. Yo estaba realmente cansado y pensé que no habría hombre que la pudiera contentar. Después de estas clases tuve la oportunidad de follar con varias chicas aunque para no perder entrenamiento practicamos con mi hermana casi a diario, además aunque ella tenga relaciones fuera de casa nunca queda satisfecha por lo que tengo que terminar de satisfacerla, cosa que hago sin problemas y encantado porque realmente mi hermanita es recaliente y reputa, además se deja hacer de todo.

Autor: ferminboada

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Mi hermana me enseñó, 8.9 out of 10 based on 12 ratings
  
categoría:

2 comentarios »

  1. reygozon dice:

    TE FELICITO POR TU RELATO, ME GUSTÓ. ESTÁ MUY BUENO

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  2. Yoni dice:

    MUy bueno si keres me sumo y le damos los dos a tu hermana la verdad soy nuevo en esto tengo 23 y si no eres de buenos aires que pena. saludos

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados