Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Fuimos a la fiesta mensual de celebración de cumpleaños de la oficina de mi esposo, allí estaban casi todos sus compañeros, yo había ido vestida muy sensualmente como todas las veces que vamos a dichas fiestas, llevaba puesto una vestido rojo de tiras muy corto y con una tela que se pega a mi cuerpo delgado y bien formado, mis senos son grandes y redondos, mis pompas son grandes y parados, mis piernas son largas y bien torneadas, como llevaba puesta unas sandalias negras con tacón puntilla y plataforma se veían aún mas largas.

Cuando llegamos a la fiesta ya habían llegado casi todos los compañeros de mi esposo y me admiraban mucho, la verdad casi siempre soy la que más admiran cuando vamos a las fiestas por mi forma de vestir y le hacen bromas a mi esposo sobre lo bien que estoy. Ya entrada bien la noche miré a mi alrededor y solo quedaban unas pocas personas y la única mujer que quedaba era yo, casi todos los hombres estaban un poquito pasados de copas incluyendo mi esposo, uno de ellos me invitó a bailar y yo acepté pues la verdad también tenia unos traguitos de más en la cabeza y había bailado poco por estar charlando con mi esposo, cuando estábamos bailando me dijo lo linda que estaba y que siempre le había agradado pero no se atrevía a decirme nada por temor a mi esposo, yo acepté sus cumplidos con una sonrisa y al final le di un pequeño beso en la mejilla, miré a mi esposo pero estaba tan borracho que se había quedado dormido en una silla, pensé que esa seria mi gran noche para disfrutar de todo lo que había querido hacer.

Como el chico con quien estaba bailando se dio cuenta de mis intenciones me acarició las nalgas como para abonar terreno, yo le sonreí aceptando la situación, después me besó y mientras me besaba rastrillaba su verga contra mi cuerpo, sentía como su bulto iba creciendo por debajo de sus pantalón, un grupo de amigos estaban observando lo que estábamos haciendo y se fueron poniendo algo cachondos. El chico acariciaba mis senos y yo acariciaba su bulto a través de su pantalón, dejamos de bailar y me fui disimuladamente a la cocina, lo esperé ansiosa y cuando llegó puse mi mano sobre su gran bulto, lo besé y apresuradamente bajé su cierre y arrodillándome saqué el pene del chico, inicié a darle una buena mamada, me la metía a la boca con tanta ganas que no me di cuenta que tres de los amigos nos habían seguido a la cocina y nos observaban, uno de ellos me dijo: por que no te quitas el vestido para ver tu culo mamita rica, sorprendida lo miré pero estaba tan desinhibida que sin dejar de mamar me quité el vestido con la ayuda de los tres hombres que ya me manoseaban, quedé solamente con la tanga puesta ya que no llevaba brassier, mientras manoseaban mi cuerpo me decían: mueve el culo como una perra, desinhibidamente lo movía con mucha calentura, uno de ellos se acercó y arrodillada como estaba abrió mis nalgas y fue metiendo su dedo en mi ano mientras besaba mis nalgas, después con su lengua fue humedeciendo mi ano, besaba y mordía mis nalgas, esto me hacia poner más caliente de lo que ya estaba, cogiendo su verga la introdujo en mi ano, lo sacaba y con la verga tiesa me pegaba en las nalgas, mientras tanto yo seguía mamando la verga del chico y los otros dos hombres jalaban sus vergas de ver semejante cuadro.

Después de un buen rato de darme unas cuantas embestidas uno de ellos se acercó al tipo que me estaba dando por culo y le dijo déjame probar el culo que lo tiene de ataque, inmediatamente saqué de mi boca la hermosa verga que mamaba y le dije: si cabrón quiero que me cojan por el culo y me lo abran como una flor… vamos quien va ser el próximo que me lo va abrir, el tipo dijo: yo perrita te voy a abrir el culo como nadie te lo abierto, pero primero te voy a dar una buena chupada en el ano, me sonreí y le dije: ah… si… así me gusta que me chupen el culo, él metió su cara entre mis nalgas y sentí como su lengua mojada me abría el ano, yo jadeaba de placer mient

ras seguía mamando esa jugosa verga que ya destilaba líquidos seminales.

Le hice señas a otro hombre que se estaba masturbando para que se acercara a mí, él inmediatamente se acercó, cogí su verga y lo mamaba simultáneamente junto con el otro chico, el que me daba por el culo decidió meter toda su verga, grande y gorda, de una, haciéndome sentir un gran dolor a pesar de estar bien lubricado, le grité: … uh hijo de puta me estas abriendo el culo… me estas haciendo ver estrellas, él me contestó: así es como te gusta Puta… que te den por el culo y te duela, le grité inmediatamente: si perro caliente… si pero no tan duro, después de un rato el dolor se convirtió en placer y le grité: muévete más rápido… dame más duro y rápido que tenéis una verga deliciosa, eso era magia para él por que arreciaba sus embestidas como un toro de casta, sentí que gemía previniendo su venida y aceleré mi chupeteo en la verga que mamaba, sacó su verga de mi adolorido culo y bañó todas mis nalgas con leche, mientras uno de ellos se venia en mi boca sin que yo dejara escapar una sola gota de semen, se acercaron dos hombres más y dijeron en voz alta: a esta zorra le gusta el sándwich, vas a ver como lo disfruta.

Uno de ellos se tendió en el suelo y el otro cogió mi cara y sacando su verga me la sobó en la cara y me dijo: chupa perra… úntame la verga de saliva que te voy a taladrar el culo, yo lamí su verga y cogía sus huevos con mis manos, de un tirón me empujó y me colocó encima del que estaba tendido en el suelo y dirigí su verga a mi concha y con movimientos circulares me la metí hasta quedar totalmente sentada, me dijo: pará el culo que te voy a clavar, acomodándome de tal forma que no se saliera la verga de la conchita me la clavó en el culo, entró fácil pues ya estaba abierto y lubricado, fue una sensación maravillosa sentirme clavada por todos lados pues el otro que estaba mamando que no se había venido seguía con su verga grande y jugosa.

Todos cogimos un ritmo adecuado y seguido, me besaban las tetas, la espalda, me tocaban y apretaban, me daban palmadas en mis nalgas y apretaban mis tetas, cogimos un ritmo delicioso que nos hizo venir, todos nos corrimos casi al tiempo, miré a mi lado y dos de ellos se estaban haciendo la paja me abalancé sobre esas vergas grandes y brillantes arrodillándome frente a ellos para tragarme la leche que inmediatamente empezó a salir de sus jugosas vergas pues me encanta tragar semen, cuando terminaron se tendieron en los sillones del salón.

Me dirigí al baño y me arreglé como pude, salí y me miraban con mucha lascivia, me sonreí, en broma levanté mi vestido y en broma les mostré mis nalgas y les dije: ¿quieren más??…., todos sonrieron y me gritaban los epítetos más vulgares: quieres más verga puta… quieres que te haban más el culo…, me dijeron ahora vamos a ver que tan abierto te quedó el culo, vas a meterte las dos vergas más gordas y largas en el culo, se acercaron a mí los dos hombres con las pollas más gordas y largas, me arrodillé y las mamé con pasión, eran gordas y largas, las acaricié con cuidado, las admiré, lamí y chupé como una loca, estaban deliciosas.

Me paré y le dije a los dos hombres: bueno vergones me la van a meter ambos en el culo… aprovechen que una perra como esta no la vuelven a ver, cogí mi cartera y me apliqué crema en mi ano mientras les mostraba mis nalgas, con mi ano lubricado me senté encima de uno de ellos y coloqué la punta de su verga en la entrada de mi ano, lentamente la metía y la sacaba repitiendo este procedimiento hasta que entró toda, me abrazé a él y lo besé moviéndome hacia arriba y hacia abajo, levanté mi cara y le dije al otro: ahora perro caliente metémela en el culo y disfruta de ver mi culo con dos vergas, poco a poco muy lentamente el hombre fue metiendo su polla en mi dilatado ano, yo gritaba de dolor y placer de sentir dos gordas pollas en mi ano, nunca antes había experimentado esta sensación, apenas si me podía mover todo el esfuerzo lo hicieron los dos hombres, se movieron lenta y rítmicamente gritándome lo perra que era, creo que me corrí dos veces y los hombres me llenaron los intestinos de leche, me desconecté de ellos cuando terminamos y mi esposo despertó y me preguntó por que estaba desn

uda, yo le contesté que tenía muchas ganas de estar con él y nos fuimos a una habitación de la casa e hicimos el amor repitiendo con él todo lo que los hombres me habían hecho.

Una semana después, ya recuperada, me llamó uno de los compañeros de mi esposo y me preguntó si estaba con él, le contesté que estaba sola por que había tenido que ir a la oficina y que tal vez se demoraba toda la tarde, él me propuso ir con dos amigos a mi apartamento para que recordáramos lo que pasó en la fiesta, le contesté que sí podía, de solo pensar en lo que me esperaba me fui poniendo algo caliente e inmediatamente me preparé para recibir la visita. Me coloqué un enterizo de algodón pegado al cuerpo que me hacia notar aún más mi enorme culo y mis tetas, me lo metí un poco entre mis nalgas para torneármelas un poco más, cuando llegó el amigo de mi esposo estaba parado frente al portón y lo invité a entrar, lo besé y le toqué su verga por encima del pantalón, hablamos y al poco rato llegaron cinco chicos más pues el compañero de mi esposo les había comentado todo lo que habían hecho conmigo en la fiesta y que se reunirían en mi casa para continuar lo que habían hecho en la fiesta.

Les dije que se pusieran cómodos y entraron en la sala, coloqué una película porno en el vhs y Tv. que había dispuesto antes de que llegaran, la película era un Gan Bang espectacular, los dejé solos y me fui a mi cuarto y me desnudé quedando solo en una diminuta tanga y unos enormes zapatos de plataforma que me hacían dar paso muy cortos y sensuales, cuando llegue a la sala los invitados estaban desnudos viendo la película y jalando sus pollas las cuales estaban apuntando hacia el techo, yo me acerqué pasé por el frente de cada uno para que me tocaran y besaran mi cuerpo, una a una fui mamando sus vergas mientras acariciaban mis tetas, mi culo y mi coño, cuando estaban todos bien calientes les dije quiero que me chupen el coño y sentándome en un sofá con las piernas abiertas uno a uno fueron pasando y me lamían mi clítoris algunos me daban unos suaves mordiscos, todos me decían lo buena que estaba pero yo quería dominarlos y así me sentía cuando se arrodillaban frente a mi vagina a lamerla, seguidamente me puse en cuatro y en fila uno a uno me la metió por el coño en embestidas cortas y rápidas dando paso rápidamente al siguiente hasta que uno de ellos no aguantó más y empezó a darme batidas en mi coño y al poco rato de meterme su polla en mi concha me inundó con su semen mientras llegaba a un orgasmo único. Les pregunté:¿ quieren cogerme por el culo?, todos dijeron a una sola voz: si… perra… tu conchita nos dejó a mil, les dije_ ¿ quieren ver lo que se van a comer?, y parándome frente a ellos me abrí las nalgas y untándome vaselina en el culo empecé a meterme un enorme vibrador en el culo, poco a poco y con movimientos rítmicos me la metí todo, los hombres me decían, camina con la verga a dentro y yo caminé por todo el salón con el vibrador dentro del culo, después me arrodille y empecé a mamar todas las pollas simultáneamente las lamía como si fueran unos ricos helados, lamía sus huevos y se los chupaba metiéndome todos a la boca, después me saqué el consolador del culo.

Todos se quedaron sorprendidos de ver como quedó de dilatado mi ano, aprovecharon esto y metieron dos vergas en mi culo al mismo tiempo, mientras los dos hombres se divertían metiendo sus largas pollas en mi culo yo aprovechaba para mamar las demás vergas, estos gemían y me decían: que bien zorra como mamas de rico , después de un buen rato dos de ellos se vinieron en mi boca y otro me roció la cara con su semen.

Los otros dos hombres aumentaron el ritmo de sus vergas en mi culo mientras yo me retorcía de dolor y placer, nos vinimos juntos en un orgasmo interminable y doloroso al final ya que estos se apretaron contra mi cuerpo metiendo esas enormes vergas hasta el fondo abriéndome el culo al máximo, mientras yo les gritaba: cachorros hijueputas… me están matando con sus vergas…. acaben rápido mal paridos….., esto los enloquecía y aumentaban el ritmo de sus embestidas y se vinieron rápidamente, al igual que yo.

Me levanté y les dije que cuando saliera del baño no quería verlos ya que mi marido llegaría en

poco tiempo. Realmente soy una perra en calor que me encanta realizar mis fantasías más extremas.

Autor: Lililapronta

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MI MARIDO DUERME Y ESTOY MUY CALIENTE, 9.0 out of 10 based on 22 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados