Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

MI MUJER MI COMADRE Y YO

9 de noviembre de 2006

Mi esposa es una mujer muy hermosa tiene muy buen cuerpo, nuestra relación siempre a sido buena, nos gusta ver películas porno de vez en cuando antes de tener sexo, en algunas ocasiones en medio de nuestra relación le decía que me gustaría verla a ella acariciando a otra mujer, en ese momento yo me daba cuenta que ella se excitaba, aunque al final terminara regañándome, diciéndome que cuando yo le decía eso en realidad la enfriaba, en ocasiones me desconcertaba, pues yo sentía que si le gustaba, pero al fin me regañaba, entonces me prometía yo mismo no hacerlo más, pero mas tardaba en proponérmelo cuando lo hacia otra vez.

Por otra parte las amigas de mi esposa son feas, pero tenemos una comadre que cada vez que estamos con ella me dice mi esposa que se me ilumina mi rostro, en verdad es por que me gusta, por otra parte yo he notado que mi comadre no deja pasar ocasión en que discretamente no deje de tocar a mi esposa, eso me excita mucho, entonces yo le he comentado a mi esposa que tengo la idea de que ella le gusta a mi comadre, y que me gustaría que se la cogiera y ella me dice ¿a si? y de seguro te gustaría estar tú también no? yo le contesto que si pero pensaba que eso nunca pasaría.

En una ocasión nos invitaron a una fiesta en la que asistieron mis compadres y nosotros, resulta que mi compadre nos comento que el tenia que irse por que al día siguiente tenia un compromiso y que nos dejaba a su esposa ósea mi comadre que si terminando la fiesta la pasábamos a dejar, le dijimos que si con gusto, después de un rato mi esposa me dice que la fiesta estaba aburrida y pide que nos vayamos, le preguntamos a mi comadre la cual estuvo de acuerdo, al salir nos dimos cuenta que mi comadre estaba un poco mareada, había bebido un poco, eso la hacia mas atrevida , les abrí la puerta del carro y me sorprendió que mi esposa se quiso ir atrás con ella, yo subí al auto y arranqué, les pregunté a donde iríamos y mi esposa me pidió que manejara en lo que lo pensábamos, entonces avancé y encendí la radio, pues después de tratar de conversar sentí que me cortaban y no querían hacer plática, después de un momento alcancé a oír un ruido que pensé haber imaginado fuese un suspiro, no quise voltear así que moví el espejo siendo mi sorpresa mi comadre tenia arrinconada a mi esposa, y trataba de darle un beso en la boca, ella trataba de resistirse, bajé un poco la mirada y noté que una mano de mi comadre se perdía debajo del vestido de mi esposa.

Era una imagen tan sensual tan excitante e inesperada que de repente perdí por un momento el control del auto, en lo que controlé el auto y mis emociones, dirigí mi mirada nuevamente y vi que mi esposa había cedido, fue algo tan esperado, ver lo excitante que se veía mi esposa besar con tanta pasión a mi comadre, ósea otra mujer, no supe que decir me quedé callado no quería romper ese momento.

Seguí manejando sin saber hacia donde, solo seguía manejando, y viendo como mi mujer abría las piernas, mientras mi comadre levantaba el vestido con su mano hacia un lado la diminuta tanguita de mi mujer y le acariciaba primero, después le metía el dedo en la hermosa concha, mi esposa se retorcía, mientras sus manos ya sin control acariciaban los pechos de mi comadre, todo sin dejar de besarse e intercambiar sus lenguas en un largo y apasionado beso, yo seguía manejando pero mi verga ya estaba muy dura disfrutando extremadamente de la hermosa escena, poco después la mano de mi mujer también se abrió paso entre la falda de mi comadre y acariciaba la rajada de ella, entonces mi esposa voltea y me dice, a donde vamos amor, por suerte habíamos pasado a dejar a los niños con mi cuñada, así que me dirigí a la casa, entramos y mi esposa llevó a mi comadre a la recamara, yo las seguí con la idea de que no me fueran a cerrar la puerta, entonces mi esposa me jaló y de pronto estábamos los tres en la cama, ellas se volvieron a besar en lo que empezaron a quitarse la ropa.

En un momento ya estaban desnud

as yo empecé a besar y meter la lengua en la concha de mi esposa de pronto sentí como mi comadre bajaba mi cierre y me sacaba la verga metiéndosela a la boca, de pronto las dos acariciaban mi verga con la lengua mientras yo les acariciaba los pechos, después de un momento mi esposa jala a mi comadre y le hace sentarse en mi verga acariciando sus nalgas hacia arriba y abajo, sentía como su lengua recorría mis huevos y el culo de mi comadre de pronto se sentó en mi cara ofreciéndome su rajada mientras se chupaban los pechos, después de un rato de estarme cogiendo a mi comadre, mi esposa se coloca boca abajo y me pide que la coja a ella mientras mi comadre se acomoda enfrente de ella ofreciéndole su rajada.

Sus caras estaban transformadas por el placer, yo sentía no aguantar mas cuando mi esposa se endereza y me pide que me acueste boca arriba mi comadre se vuelve a acomodar sobre mi sentándose en mi verga el placer era tanto que sentía que iba a terminar cuando de pronto sentí que apretaban mas mi verga entonces vi. a mi mujer sobre mi comadre se había puesto un arnés con una verga de hule la cual le estaba metiendo a mi comadre por el culo, fue una sorpresa ver que mi esposa tuviera ese juguete, yo no pude aguantar más y terminé escurriéndome en ellas, después de un rato en el que ellas no dejaron de cogerse, mi verga se había repuesto entonces le tocó a mi mujer que nos la cogiéramos doble, no se cuantas veces se vinieron ellas fue algo inolvidable.

Autor: Compadrez

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MI MUJER MI COMADRE Y YO, 5.3 out of 10 based on 3 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados