Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Papá se puso frente a mi, su miembro erecto me llamaba, lo chupé y lo llené de saliva, sin dudarlo coloqué su verga en mi cueva, noté la cabeza enorme penetrar mi sexo, – Lita, ¿es muy grande para ti? – Pa, aunque no lo creas soy virgen. Papá se sorprendió, – Lita si te duele lo dejamos. -No pa, quiero de una vez por todas sentirme realmente mujer. Dicho esto sin mediar más palabras me senté de una.

Mi nombre es Isabel, para los amigos Lita, tengo 23 años, esto que voy a contar sucedió hace unos cuatro años. Vivo con mis padres, ambos profesionales, en aquel entonces tenía un novio, Alberto, nos llevábamos de maravilla hasta que sucedió lo que voy a relatarles.

Era un lunes, con Alberto nos retiramos de la U hacia mi casa como lo hacíamos habitualmente, mi madre por asuntos de su profesión estaba en provincia, como todos los lunes mi padre se reuniría con sus amigos en el club por lo que teníamos la tranquilidad de que nadie nos molestaría.

Llegamos, me dio un beso que casi me come la boca, no me quedé atrás y respondí a su beso, estábamos en el comedor, nos sentamos en uno de los sillones y comenzamos a acariciarnos, de las caricias pasamos, como desde hacía un tiempo, al sexo oral, cabe aclarar que aún era virgen, era de las que “quería“ llegar virgen al matrimonio, le bajé los pantalones y su miembro duro se irguió de inmediato, sin dudarlo comencé a besar la cabeza mientras Alberto me acariciaba mis pechos, él gemía con mis chupones, cuando notamos que se iba a correr quité su pene de mi boca y se corrió en mis pechos.

Alberto se arrodilló y comenzó a chupar mi sexo, lo hacía lentamente, no aguanté mucho, me corrí en su boca entre gemidos de aprobación. Nos limpiamos, él insistía en tener sexo, pero me negué, al rato se retiró no muy convencido, me dispuse a darme una buena ducha, la necesitaba, bajo el agua caliente refloté el momento pasado y me calenté nuevamente, mi sexo pedía acción, mis dedos comenzaron a acariciar mi clítoris, arriba abajo, me sentía re feliz, un relámpago sacudió mi cuerpo, un orgasmo enorme me dejó casi paralizada, el agua me socorrió y disfruté de mi onanismo un largo rato.

Terminé la ducha, me coloqué la toalla en mi cabeza y salí rumbo a mi cuarto, estaba casi desnuda, pero la ausencia de mis padres permitió esa locura, estaba en mitad del pasillo cuando escucho ruido en la puerta de entrada, ¡era mi padre! No supe donde ponerme, creo que el arcoiris tenía menos colores que yo esa noche…

-¡Que bien se te ve Lita! Mi niña está arrebatadora, me imagino los admiradores…

No respondí, salí casi corriendo, en el atropello casi volteo a mi padre, rocé mi mano por su paquete sin ninguna intención, pero noté el bulto muy grande. Llegué a mi cuarto, casi me pongo a llorar cuando escucho a mi padre… – Lita te espero para cenar, por favor no tardes, me ducho y estoy contigo en el comedor…

Me tranquilicé un poco, no era de muerte lo que había sucedido, pero yo estaba muy inquieta, además el roce con papá me volvió a encender, le respondí que ya iba a llevar la cena al comedor. Me puse un vestido sobre mi cuerpo, desnudo aún, y fui a la heladera, saqué el resto del pollo y encendí el microondas, tres minutos, y lo llevé a la mesa. Papá terminaba de ducharse, salió, como acostumbraba, con un bóxer, una remera y ojotas, pasó a mi lado y me dio un beso en la mejilla y trajo de la heladera la bebida.

Nos sentamos a la mesa, no me atrevía a mirarle…- Lita, Lita, vamos que nadie se ha muerto…-Ya papá, ya estoy mejor…En realidad tenía el recuerdo de lo pasado con Alberto, lo de la ducha, el roce con su “paquete”, mil cosas volaban en mi cerebro…

Papá se levantó, al pollo le faltaba un tanto de sal y fue por ella, al regresar, como al descuido, me rozó y sentí nuevamente su bulto, esta vez lo noté mucho más grande, él se dio cuenta que mi mano no evitó el tocarlo, me sonrió…-Lita, no está nada bien, pero … ¿te gustó lo que tocaste…? – Pa es que… yo… No sabía que responder.

Toda mi vida evitando todo trato o gesto que indujera a romper con mi vieja pretensión, llegar virgen al matrimonio, y allí estaba yo, caliente, deseando, sintiendo como mi sexo se humedecía, no sé si se notaba en mi rostro, pero vi en el rostro de mi papá el deseo, ese mismo deseo que percibía en Alberto cuando estábamos juntos.

Papá se paró y se acercó, me dio un beso en el cuello y me apretó con sus piernas, sentí como mis jugos bajaban por mis piernas, en un momento de locura tal vez, pero de profunda calentura le bajé el bóxer, vaya que ese sí que era un miembro más que respetable, daban ganas de comérselo entero ya mismo, y no lo dudé, lo tomé entre mis manos, lo acaricié lentamente, arriba abajo, sobé su huevos, estaban inflamados, papá se acercó más y no aguanté, me metí su verga en mi boca, casi no entraba, le chupaba la cabeza, le lamí sus huevos, despacito me la fui engullendo toda en mi boca…

El palpitar de su pija era una delicia el sentirlo, con una mano en sus huevos seguí chupando, llegó un momento que comenzó a palpitar mucho más rápido, papá me detuvo, me alzó con sus brazos y me llevó a su dormitorio, me tendió en la cama matrimonial, sin perder un segundo me quitó el vestido y comenzó a chuparme los senos, a jugar con su mano en mi clítoris, mordía con cariño mis pezones, yo hervía de calentura, metió su cabeza entre mis piernas y su lengua, su maravillosa lengua, comenzó su tarea, parecía una víbora como la movía, entraba y salía, mi clítoris estaba cada vez más duro, imposible aguantarme más, exploté en su boca llenándolo con mi orgasmo…

-Eres una delicia total Lita, sabes a gloria, esto que hacemos estará muy mal, pero que delicioso se siente…- Papi, eres maravilloso, y tu lengua es genial… – Mi dulce niña, desde hace tiempo que te deseo, que te miraba y más te deseaba, el incesto está mal…pero contigo es tocar el cielo…Tú también pa, ahora me tienes a tu disposición, quiero, necesito de ti, de gozar contigo aunque esté mal, pero que rico es estar contigo….

Mi lujuria estalló al sentir su lengua en la puerta de mi culo, me acomodé, deseaba intensamente que él disfrutara conmigo, tomé nuevamente su verga en un sesentaynueve maravilloso, sentir su verga en mi boca mientras papá me llenaba de placer chupando, ya mi clítoris, ya mi culito, su lengua era un arpón entrando y saliendo de mi cueva, nos olvidamos en esos instantes de que éramos padre e hija, solo éramos un hombre y una mujer gozando de nuestros afiebrados cuerpos.

Pero yo quería más, necesitaba que su pija conociera todo mi cuerpo… Papá se puso frente a mi, su miembro erecto me llamaba, lo chupé una vez más, lo llené de saliva y sin dudarlo me senté sobre él,  coloqué su miembro en mi cueva, noté la cabeza enorme penetrar mi sexo, dudaba, dudaba…- Lita, ¿no te animas? ¿Es muy grande para ti?…- Pa, aunque no lo creas soy virgen…Papá se sorprendió y sólo atinó a decirme, – Lita hazlo, si te duele lo dejamos aquí mismo… -No pa, quiero de una vez por todas sentirme realmente mujer..Y dicho esto sin mediar más palabras me senté de una.

El grito que pegué recorrió la habitación, estaba totalmente ensartada, el dolor era intenso, pero soportable, papá ni se movía, cuando noté que el dolor disminuía comencé a subir lentamente, sentía cada arruga de su piel dentro de mi concha, comencé a subir y bajar, lento, quería gozar esa polla centímetro a centímetro, él tomó mis tetas y me ayudaba a subir y bajar, lo que tantas veces vi con Alberto en los vídeos, bajados de esta misma página, se hacía realidad, jugué con su verga metida en mi concha, hacía movimientos circulares, apretaba mi sexo contra su miembro, quería sentir cada vena, como se desplazaba dentro de mí…

Papá besaba mi espalda mientras acariciaba mis pechos, yo jadeaba, recordaba los videos y me movía adelante y atrás…. – Lita, eres una experta, dijo entrecortado mi papá, pare…ciera que ya lo hubieras hecho infi…nidad de ve…ces…  -Ahhhh…recuuu..eerdaaa los videooossssss…Ahhhh…  Y me corrí otra vez…-Eso Lita…bá..ña…meeee con tusss juuugosssssssss…

Me corrí una y otra vez, su pija estaba más que lubricada y ya no sentía dolor sólo un gran placer…Mis orgasmos se sucedían, creí que moriría de placer…-Litaaaa…me voyyyyy a correrrrrr…nooo…aguan…tooooooooooo másssssssssss….

Me levanté, tomé su verga chorreante de mis jugos, lo acaricié, iba a meterlo en mi boca, pero papá me detuvo…- ¿Me dejassss que te la dé por el cuuuuulito y te lo lleneeeeeeee?…No respondí, me puse en cuatro patas y le ofrecí mi cueva ansiosa, su lengua había hecho su gran tarea, sus dedos lo completaron…

Papá se acomodó detrás de mí y me apoyó el glande en la puerta del culo, antes introdujo sus dedos en mi sexo para humedecerlos, los pasó por su pija, y progresivamente la introdujo en mi culo, sentí un gran dolor, pero no dije nada, me mordí para no gritar, quería que papá, mi amante, me rompiera todo, se detuvo para que mi ano se acostumbrara, el esfínter se acomodó al ancho de ese trozo de carne que pugnaba por entrar, y lo logró, cuando la sentí toda adentro, sus huevos en mis nalgas me lo confirmaban, se detuvo una vez más, luego comenzó un lento mete y saca, él con una mano en mi clítoris acompañaba mis dedos a masturbarme,  mi culo pronto se adoptó a su inesperado huésped, los movimientos se hicieron más rápidos, acabé en sus manos, en sus dedos mientras él seguía dándome su ración de verga por el culo…

-Liiitaaaaaaaaa… te voy a llenar el culito cooooon miii lecheeeeeeee… así, así…

Sentí como lava hirviendo llenaba mi cueva y calmaba mis ardores, mientras me mordía mi oreja siguió llenando mi trasero con su caliente leche….

Terminó y ambos nos tendimos sobre la cama, necesitábamos de esa calma que sigue a las tempestades… Lo miré a los ojos, tenía una sonrisa de oreja a oreja, lo besé, le mordí su genial lengua, le acaricié sus testículos…

-Mejor nos damos una ducha Lita, estamos muy sudados…- Si me llevas en andas….Y me llevó…en la ducha nos enjabonábamos uno al otro… Regresamos a la cama, lo abracé y me quedé dormida entre sus brazos…

Al día siguiente su voz me despertó,- ¿Quieres el desayuno en la cama? – Mi mejor desayuno eres tú papá, no hay desayuno más delicioso que sentirte dentro de mí…Y nos entregamos el uno al otro,  sin ninguna duda fue el mejor desayuno de toda mi vida….

Y a mi, llamémosla confesión, no terminó allí tan así que aún papá sigue siendo mi mejor amante….

Me agradaría conocer vuestra opinión sobre mi “confesión”…

Un saludo y un beso…

Isabel

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Mi padre y yo; Un hombre y una mujer gozando de nuestros cuerpos, 8.7 out of 10 based on 75 ratings
  
categoría:

4 comentarios »

  1. isabel_ita23 dice:

    Gracias por vuestros comentarios…

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  2. calienteazul dice:

    un relato genial y si fue veridico aun mas
    se ve que eres una mujer muy bella y ardiente espero que sigas disfrutando de el sexo con tu padre y otros hombres por que nos encanan las mujeres como tu

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  3. MISTERIOAQP dice:

    ME alegra y exita de sobremanera que hayas seas una mujer ardiente pero mas aun que te hayas convertido en la mujer de tu padre y asi poder follar todos los dias en todos los rincones de tu casa,sabes me gustaria saber si te gustaria quedar embarazada de tu padre,respondeme y que viva el incesto mmmmm…

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  4. AngelDarkness dice:

    Hola..muy interesante tu relato me gusto mucho, espero saber mas d ti y d otros asos, cuidate muhco, bye

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados