Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Mi primer trío

25 de diciembre de 2012
por Javierfox

Este es el primero de varios relatos que haré en esta espectacular página de la que soy fanático desde hace varios años. Es acerca de mi primer trío.

Shirley era una gran amiga y conocida de años. Vivía cerca de mi casa y nos conocíamos desde los quince años, pero no fue hasta que ambos cumplimos 18 que empezamos a tener sexo. Lastimosamente ella empezó a viajar por todo el país por asuntos de negocios y sólo podíamos vernos un par de veces al año cuando llegaba a mi ciudad. Lo primero que hacía una vez instalada en algún hotel o casa alquilada me llamaba y nos entregábamos al placer.

Cuando ya teníamos 21, llegó de sorpresa y lógicamente me llamó. Media hora más tarde ya estaba tocándole la puerta y dispuesto a pasarla bien con ella (como siempre). Era una casa pequeña pero cómoda, con un gran living y enormes sillones. Mi amiga es rubia, blanquita, como de 1,65 m, con figura bastante atractiva y con unos senos enormes  y firmes. Empezamos a tomarnos unos whiskys y contarnos experiencias sexuales que nos pasaron en el año sin vernos. Shirley se explayó de una manera increíble y me contó que cumplió varias de sus fantasías como estar con dos hombres, un par de tríos MHM y otros encuentros lésbicos. Mi excitación fue rápida y mi bulto se notaba de lejos (mide 20 cm de largo y 5 de ancho). Ella sonrió y con toda confianza empezó a sobarme por arriba del pantalón, sabiendo que eso me encanta. Nos besamos como locos y nos tocábamos frenéticamente. Me desvistió sin pensarlo mucho, dejándome solo el boxer. Yo le quité la blusa y por fin tuve a mano esos grandes y deliciosos senos. Los toqué y besé durante varios minutos, lamiendo sus pequeños y rosados pezones, provocándole una excitación notable, mientras ella seguía tocando mi verga durísima. Me susurró en el oído algo que elevó aún más mi calentura: “Hoy voy a cumplir tu fantasía de estar con dos mujeres”, para luego quitarme la ropa interior y empezar a lamer mi miembro erecto, arrodillada y yo sentado en el sofá. Cuando ya me estaba haciendo una mamada increíble alguien entró a la casa y luego al living: su compañera de trabajo. Sin vergüenza alguna, Shirley saludó a su sorprendida amiga y me la presentó. Se llamaba Lorena y era un hermosa negra caribeña, alta, con el pelo trenzado, un top que marcaba sus medianas y firmes tetas y una minifalda que apenas cubría su increíble y parado trasero. Sus largas y casi musculosas piernas me volvieron loco desde el primer segundo que las vi.

La negrita pidió una explicación, a lo que Shirley respondió (sin dejar de masturbarme): “El es el amigo del que te ha hablado siempre. Anímate y únete al juego. Yo sé que tú quieres”. Lorena no dijo una sola palabra y se marchó a su habitación. Mi amiga me aseguró que pronto volvería, ya que la conocía muy bien y que no resistía la tentación de tener un miembro como el mío.

Ya desnudos completamente, Shirley se subió encima mío y me montó como loca, jadeando mucho como siempre hacía. Yo disfrutaba con mi lengua de sus hermosas tetas y ansioso por poseer también a esa negra bella. Al poco tiempo tuvo un orgasmo feroz que la hizo gritar.

Se sentó al lado mío a descansar y continuamos bebiendo. Grata fue mi sorpresa al ver a Lorena acercarse con un babydoll transparente y sin ropa interior. Shirley le dijo que sabía que iba a venir a disfrutar con nosotros y ella con su sensual acento caribeño agregó: “Pero amiga, si tus gritos se escuchan en toda la casa, jejejejeje. Tengo muchas ganas de tomar también”.

Shirley le sirvió un vaso y se sentó al lado mío, quedando cada una a mi lado. Yo descansaba placenteramente al lado de dos atractivas mujeres pero la negrita casi desnuda a mi lado me tenía a mil, con una erección feroz. La rubia me masturbaba suave mientras los tres continuábamos tomando un poco, hasta que llegó el esperado: “Tu turno, amiga”. Lorena dudó un poco pero me empezó a tocar delicadamente el miembro duro y me dio un rico beso medio salvajón y me susurraba cosas calientes  al oído. Bajó la cabeza y me dio una mamada fenomenal mientras yo le sobaba los pechos. Se quitó el babydoll, se levantó y dejó que le toque la espalda y luego sus firmes glúteos y sus hermosas piernas. Subió hacia el sofá y puso a disposición de mi boca su deliciosa y afeitada vagina. Adoré ese momento y ella gemía como loca. Shirley me hacía sexo oral mientras tanto. Se levantó y quitó la tanga sensualmente y al igual que mi amiga se arrodilló para darme una mamada doble genial. Jugaban con mi verga de manera exquisita, turnándose la cabeza y los huevos….fue tan bueno que casi me hacen acabar.

Nos levantamos los tres desnudos y nos dirigimos con nuestros vasos de whisky a la habitación de Shirley, mientras fumabamos nos seguíamos tocando y excitándonos mutuamente. Ellas se besaban y lamían sus pezones mutuamente. La negrita con un hermoso: “Quiero meterme esa cosita rica”, me acostó y me montó dándome la espalda pero dejando a disposición ese hermoso y duro culo, el cual no dejé nunca de tocar. Shirley también subió a la cama y la besaba y lamía los pezones hasta que tuvo su primer orgasmo junto el primer mío. Mi amiga se encargó se limpiar con la boquita nuestros líquidos, tanto en el vagina de Lorena como los de mi pene. Me levanté y senté en una silla a seguir tomando mientras disfrutaba el espectáculo de ver el hermoso 69 que esas dos increíbles mujeres hacían.

Un par de minutos recuperé la erección y aproveché la situación para aprovechar y penetrar desde atrás a Shirley y a ratos también meter mi aparato en la boca de la morena que saboreaba gustosa nuestros jugos. Segundos después le tocó el turno a Lorena y la penetré profundo por atrás.

Lo mejor de la noche llegó cuando ambas diosas se lubricaron el culo y pusieron en “cuatro”, una al lado de la otra para que las penetre. Fue sencillamente espectacular. Primero con mi amiga y luego con la negrita que fue quien recibió mi deliciosa descarga.

Luego de unas tres horas de sexo, alcohol…nos bañamos los tres, me despedí de ellas con tremendos besos y quedamos de repetir la “acción” al día siguiente.

Espero les haya gustado y prometo participar más seguido con mis historias verídicas.

Javierfox

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Mi primer trío, 9.0 out of 10 based on 9 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados