Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

MI PRIMERA VEZ A LA FUERZA

11 de agosto de 2007

Hola tengo 18 años y soy de Guadalajara Jalisco México y esta es la historia de mi primera vez, esta historia sucedió hace 3 años cuando yo apenas salía de la secundaria, en aquel entonces ya habia tenido mis inicios poniéndome medias y los tacones de mi mamá como todas que siempre empezamos con ropita prestada.

Bueno por aquellos años ni imaginaba realmente que alguna vez tendría una verga para mi ni que estaría con un hombre todo lo mío se resumía a mis sesiones de placer en casa cuando no habia nadie, pero aquel verano cambio todo…

En aquel verano llegaba a mi casa un primo que se iba a quedar en casa durante estudiara la universidad, era hijo de un hermano de mi papa y que tenia mucho de no ver, él era muy distinto a mi, yo no les he contado como soy, pero bueno soy de complexión fina, mido 1.60, y en aquel tiempo al salir de la secundaria empecé a dejarme crecer el cabello y he de decir que el mejor rasgo no pude heredar de mi madre sus nalgas, mi madre tiene uno de esos traseros envidiables y que levantan las más bajas pasiones y que al hacerme ver tan desproporcionado en toda la secundaria me provocó burlas y demas por que al ser bajita y delgadita, ese culo me hacia ver "rara" para los chicos, pero muy atractiva para algunos señores mañosos del barrio.

De mi primo que puedo decir, era el hijo que mi padre siempre quiso, alto, deportista varonil, bueno él al ser hijo del hermano de mi padre se parecía más a él que yo y bueno lo llamaré Antonio en este relato.

Cuando él llegó a la casa imagino que notó de inmediato que yo no era como todos los chicos, yo seguía con mis placeres ocultos y mi vida normal restándole importancia al nuevo inquilino, aun que he de decir que en un principio estaba molesto por la llegada de él ya que no tendría la casa para mi sola como tenia planeado, ya que como mis 2 padres trabajan y al estar de vacaciones pensé que me habia arruinado el verano, pero me equivocaba.

Antonio ya había terminado los trámites para entrar a la facultad y se habia venido a Guadalajara para empezar a adaptarse a la ciudad y pues las primeras 2 semanas pasaron sin ninguna novedad yo vistiéndome de nena cuando según yo no habia nadie y él que salía mucho quien sabe a donde.

He de decir que siempre me ha gustado vestirme sexy por no decir putita me encantan las tangas diminutas las falditas de colegiala, pantalones blancos casi transparentes, las blusitas tacones muy altos, y demás cositas lindas que siempre guardaba como mi mayor tesoro, y que coleccioné en un par de años ….

Y pasó lo que nunca imaginé, yo que siempre fui tan cuidadosa para guardar mi secreto…

Una tarde cualquiera en la que estuve sola en la casa empecé con mi ritual…

Primero poniéndome mi tanguita roja que tanto me gusta, bien metida entre mis 2 pedazotes de carne y apretando mi verguita que apenas mide unos 9 cms en erección. Después unas medias de red muy de putita, unos tacones altos, una falda negra muy cortita que cualquier aire levantaba y deja expuesto mi culo, y una blusita roja a juego, he de decir (que me gustan mucho estos 2 colores puesto que son los de mi equipo de fútbol favorito) que cuando me vi al espejo me desconocí, un poco de lápiz labial rojo de mamá, un poco de maquillaje más y listo, empecé a caminar por la casa con mucha tranquilidad ya que según sabia nadie llegaría en al menos unas 3 horas.

Caminando por la cocina y por la sala por todos lados y entonces procedí a sacar mi juguete mas preciado un consolador de unos 14 cms de largo por unos 3 de diámetro que me regalé en una navidad.

Lo lubriqué y empecé a jugar con mi agujerito un poco, mi agujerito respondió enseguida como queriendo morderlo ya que por el uso estaba dilatado, y por la calentura no pude más y lo fui metiendo poco a poco dando pequeños giros y sacándolo y metiéndolo con suavidad, y observando como me sodomizaba por un espejo que coloqué, y entonces empecé a meterlo cada vez más fuerte y más violentamen

te y empecé a gemir como la zorra culo roto que soy ahí a media sala, y fue tal mi calentura ahí a gatas que no me percaté en que momento entró mi primo y me encontró en esa posición y situación tan comprometedora.

Cuando volteé a mirarlo tenia una cara de sorpresa que de no ser por esa situación me hubiera muerto de la risa y pues lo único que se me ocurrió hacer fue correr como pude a mi cuarto, imaginan lo difícil que es correr con tacones y un consolador en el culo jeje.

Me encerré en mi cuarto y no salí hasta el siguiente día pensando en si le diría a mis papas , en que pasaría, pensé mil cosas, fue entonces cuando después de recapacitar pensé que todo pasaría y que no habría problema que a lo mucho dejaría de hablarme, pero de nuevo me equivocaba.

Pasó semana y media sin que él me dirigiera la palabra y hasta entonces esa situación me convenía pero noté un brillo distinto en su mirada cuando me veia o cuando cenábamos.

Hasta que una tarde yo estaba en mi cuarto cuando tocaron muy fuerte la puerta y eraél diciéndole :

¿Qué haces primita?

Un frío me recorrió la espalda, ¿qué querría? Solo atiné a contestarle… nada solo viendo la televisión…

Y él insistió, ábreme por favor!

Yo por supuesto me negaba, imaginaba que se iba a burlar o algo así y pues esa situación en realidad me incomodaba.

Entonces él ya con un tono que desconocía hasta entonces me dijo…

Vamos putita culo roto, ábreme si no quieres que cuente lo mariconcita que eres!

En ese momento no supe que hacer, mi mente daba vueltas sin encontrar una solución. Lo único que se me ocurrió fue salir para tratar de convencer al que en el futuro iba a ser el dueño de mi culo.

Salí fingiendo serenidad. Él me dijo es en serio si no accedes a lo que quiero diré todo y con lujo de detalles.

Pensé en un momento en imponer mi voluntad pero no me era posible, ¿que podría hacer una mariconcita de 160 contra un chico de 186 y unos 95 kilos?

Fue entonces que él puso las cartas sobre la mesa, y dijo vas a ser mi puta cuando yo quiera y durante toda mi estancia aquí harás lo que yo diga y cuando yo lo diga…

Esa actitud realmente me asustaba que seria ahora de mi , si mi secreto ahora solo dependía de cómo me portara con él.

Y entonces se bajo el cierre y saco su herramienta, no podía creer lo que veia era un miembro que así de flácido fácilmente competía y vencía a mi consolador en grueso y largo.

Y me tomó de la nuca y me obligó a mamárselo, realmente me pareció desagradable su sabor bueno después de todo era la primera verga que mamaba y sentia como empezaba a crecer en mi boquita ,, y el muy desgraciado me pego un cachetada por ser primeriza.

Dijo:no te preocupes que conmigo aprenderás eso y más…

Entonces fue cuando me dijo, quitate la ropa que te voy a encular aquí mismo, de muy mala gana y asustada por imaginar que sentiría al tener todo eso dentro lo obedecí Y cuando me quité el pantalón soltó una sonora carcajada.

Jajaja. no cabe duda que eres una mariconcita, con la tanga bien metida entre las nalgas, y que nalgotas las tuyas tal como las recuerdo.

Me tomó muy fuerte de las nalgas y me acercó a él y de forma muy brusca me besó metiendo su lengua casi hasta mi garganta manoseándome vulgarmente yo hasta ahí sentia una sensación muy confusa me sentia asqueada de que fuera así de tosco y aparte que fuera a la fuerza pero con ese trato, y esas caricias iban despertando la zorra que vivía en mí, siguió manoseándome y me metía un dedo en el culo, para entonces yo solo me dejaba. llevar digo si iba a tener que hacer esto para guardar mi secreto pensé que al menos debería de disfrutarlo.

Al parecer tenia mucha experiencia en esto por que en un par de minutos ya me tenia bien dilatada y me ordenó ponerme a gatas para observar mi culo y mi agujero.

Obedecí sin rechistar, después de todo ya estaba muy claro quien era el que mandaba, me dijo ábrete las nalgotas que voy a violarte como nunca nadie lo habia hecho. Cuando hice eso y vi como su miembro estaba en todo su esplendor realmente me llevé el susto de mi vida.

Media al menos unos 26 cms de largo como por unos 5 de diámetro era

una cosa impresionante le dije que por favor lo hiciera despacio.

Pero al parecer mis suplicas lo calentaron más y me agarró muy fuerte de las nalgas tanto que aún que hubiera querido no pude haber zafado y de un empujón me metió la cabeza.

No pude evitar un grito y varias lágrimas pero eso solo lo calentaba más .. Y sonaron 3 , 4 , 5 ,6 nalgadas muy fuertes acompañadas de insultos como, perra culo roto cállate y obedece a tu macho, y entonces me la fue metiendo, mis gritos de dolor yo creo que se escuchaban al menos en toda la cuadra…

Yo estaba apunto de desmayarme del dolor y al voltear a verlo me di cuenta que apenas había entrado poco más de la mitad, mis piernas temblaban sin control, todo mi cuerpo apenas y podía pensar, tenía casi toda su verga incrustada en mi culo…

Y él disfrutaba mucho de mis nalgas…

Decía : como aprietas, que rico agujerito, y que nalgotas tan sabrosas, ay primita eres mía y siempre lo seguirás siendo y me nalgueaba.

De repente me la dejó ir toda, me la enterró hasta el fondo mis lágrimas salieron a borbotones, me sentía sucia, violada, como una perra cualquiera, fue ahí que me di cuenta que renuncié totalmente a mi condición de hombre y ahora solo era una puta maricona pasiva, solo quería que terminara, pero esos, minutos parecieron horas…

Me montó así alrededor de 15 minutos, penetrándome con fuerza, nalgueándome, jalándome los cabellos, y de pronto empecé a sentir un calor muy rico en mi verga, era como cuando me masturbaba, pero lo raro es que mi verga no estaba parada, y eso fue una de las cosas que más me marcó y me quitó la venda de los ojos para darme cuenta la puta que realmente era …. Todas las taladradas que me estaba dando me estaban estimulando y después de un rato me vine, eso lo excitó, por que esa era la prueba de la maricona que era,se burló y me enterró la verga hasta el fondo y se vino dentro de mi llenándome de semen, mi culo sentía como ese líquido ardiente me invadía como escurría por mis piernas y mis nalgas, y su sabor, ya que me hizo probar a lo que sabía su semen de mi culo.

Pensé que ya habia acabado, pero todavía faltaba algo un poco más desagradable para mi, en ese instante y que se ha vuelto un vicio hoy en día…

Me obligó a mamársela para dejársela limpia y fue como le probé su verga llena de semen y sangre de mi culo. Fue algo realmente difícil ya que tenia una vergota que no alcanza a abarcar con mi boca, al verse satisfecho se vistió y se fue y me dejó tirada ahí a medio patio totalmente violada y emputecida

Pasaron unos veinte minutos y me fui a mi cuarto y caí totalmente exhausta dormí unas 4 horas quizás y cuando desperté no podía dejar de pensar en como me usó en las cosas que me decía, en como me manoseaba, me di cuenta que me encantaba ser usada, y mi culo me pidió nuevamente verga, me di cuenta que ya no podría vivir sin ella…

Esa fue la primera de tantas que mi primo Antonio me usó como su hembra personal…

Si les gustó mi relato y quieren escuchar lo que pasó después pueden agregarme a su msn.

Autor: elhunter20 elhunter20 (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MI PRIMERA VEZ A LA FUERZA, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados