Mi primera vez con mi hija

Ella se quitó el vestido, no llevaba ropa interior, puso una cinta de video de su madre y mía teniendo sexo. Se me puso dura casi al instante. Ella se acercó, me bajó la cremallera del pantalón y empezó a chupármela. Yo no había tenido nada en dos años. Tomé a mi hija, la puse sobre la mesa del comedor, me bajé los pantalones y empecé a penetrarla.

Mi primera vez con mi hija. Nunca lo olvidaré. Me convertí en el padre y en el hombre más feliz del mundo.

Te explico, mi nombre es Raúl y tengo 36 años. Me casé joven, con 17 años, y a los 18 tuve a mi hija, una niña preciosa que se llama María. Mi esposa, la madre de María, falleció hace dos años, cuando mi hija tenía 16.

El parecido de María con su madre es asombroso, incluso a veces me confundo, la llamo como se llamaba su madre.

En el 18 aniversario de mi hija, que los ha cumplido muy recientemente, siendo también mi cumpleaños el mismo día, mi hija y yo decidimos celebrarlo en un restaurante de lujo.

María, mi hija, con sus 18 años recién cumplidos, es ya toda una mujer. Desde que cumplió 16 años trabaja como azafata de congresos. Es decir, es un mujer alta, y para su edad está muy bien desarrollada.

En el restaurante, María y yo estuvimos conversando, fue una cena muy agradable. Estuvimos hablando de muchas cosas, de si echaba en falta a su madre y si no había pensado en estar con otra mujer.

Cuando llegamos a los postres, le di me regalo, una colonia y un collar. Ella me dijo que le gustó mucho. María me comentó que se le había descuidado en su dormitorio.

Fuimos paseando del restaurante a casa, y continuamos hablando sobre que tipo de  mujeres me gustaban, que si había estado con alguna mujer recientemente. Hablar con estas cosas con mi hija me contrarió un poco, pero me hizo verla menos como una hija y más como una mujer.

Llegamos a casa. Me dijo que me quería confesar una cosa. Me confesó que cuando tenía 16 años vio a su madre y a mi teniendo sexo y que sabía que lo grabamos en video y que los había visto y que le había gustado verme.

Sin darme cuenta, ella se quitó el vestido, no llevaba ropa interior, puso una cinta de video de su madre y mía teniendo sexo.

Se me puso dura casi al instante. Ella se acercó, me bajó la cremallera del pantalón y empezó a chupármela.

Yo no había tenido nada en dos años. Tomé a mi hija, la puse sobre la mesa del comedor, me bajé los pantalones y empecé a penetrarla.

Ella empezó a gemir y yo empecé a penetrarla con más fuerza. Estaba muy caliente y mi hija con esos pechos que me volvían loco.  Le di por culo, la chupé las tetas, le comí el coño.

Fue una noche increíble.

Desde entonces follamos cada tarde y noche. Me tengo que tomar viagra porque no puedo aguantar su ritmo.

Ahora mi hija es mi dueña y señora.

Autor: R R M

(Visited 81 times, 2 visits today)
Me gusta / No me gusta
Kara Marqueze
Buenas! soy Kara de Relatos.Marqueze.net, vuestra anfitriona. Bajo mi nombre republicamos relatos que, estando incluidos desde hace tiempo en Relatos Marqueze.net, no sabemos su autor. Si eres autor de uno de estos relatos y/o sabes quien es el autor, escríbenos y le daremos el crédito que se merece! Un besito donde quieras...
http://relatos.marqueze.net/

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR