Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Esta es una de mis primeras experiencias con hombres, mi nombre es Natalia y les voy a relatar como fue mi primera experiencia con uno de mis primos.

Todo comenzó un fin de semana en el que mis padres salieron de la ciudad por una reunión que tendrían con sus compañeros de la universidad; en ese entonces yo tenía 16 años unas semanas antes de cumplir 17, mi hermano mayor se iba a ir con un amigo a dormir; y como no tengo muchas amigas, para no estar sola en casa, pedí asilo en casa de unos tíos, sin sospechar la noche que me esperaba.

Llegué a casa de mis tíos el sábado en la tarde, pero me recibió mi primo Oscar, hijo único de mis tíos. Disculpen que interrumpa mi relato, pero me he dado cuenta de que no les he contado como soy, tengo la piel blanca, el cabello negro y largo a media espalda, los ojos son verde-oscuro, y mido poco menos de 1.70, mis medidas son 82-62-80, mis pechos siempre fueron grandes para mi edad y todo repartido en 58 kilitos de pasión, ahora continuaré con mi relato.

Mi primo dijo que estaba apunto de meterse a bañar, que lo esperara un rato y que sintiera como en mi casa. Oscar, tiene el perfecto cuerpo de un adonis con sus 20 años, mide 1.83, tiene un bronceado excelente no le falta un solo lugar, el cabello negro y lacio hasta la nuca, sus brazos son gruesos y fuertes, la espalda, el abdomen y el pecho, bien definidos, y marcados las piernas duras, pues mi primo es muy deportista. No tardó ni veinte minutos en estar listo, bajó a la sala donde yo estaba con un pantalón de mezclilla algo flojo, pero en el que se veía muy bien su bulto, una playera y que le marcaban los músculos del tórax y con una cola en el pelo, a mí se me caía la baba de verlo y me dijo primita que guapa te vez. Yo solo llevaba puesto un vestido de una pieza, de folrecitas sin mangas que me llagaba poco más arriba de las rodillas, con un escote bastante generoso en el pecho y espalda y una maleta con un cambio de ropa.

Oscar me propuso que viéramos una película y acepté pues no tenía nada mejor que hacer así que preparamos palomitas y me ofreció una cuba, yo casi nunca tomaba, pero estando en la seguridad de la familia, que problema podía haber, así que sacó una coca y una botella de ron y me la sirvió, luego cada uno con su cuba nos pusimos a ver la película, con un tazón grande de palomitas nos pusimos a ver Entrevista con el Vampiro; cada vez que me acababa una cuba mi primo me servía otra con brandy, vodka o ron puesto que eran los sobrantes de botellas de mi tío. Cada vez que tenía oportunidad m esta comunicado por un baño con el cuarto de mi primo. Esa noche en particular hacía mucho calor así que decidí dormir solo con una pantealetita tipo tanga y un top muy flojo sin mangas y me metí a las sábanas. Pasada la media noche, sentí que la puerta del baño se abría, yo estaba muy mareada y no sabía si era sueño o realidad. Entró una figura masculina que conforme se acercó identifiqué con mi primo; se subió sobre mí y me tapó la boca con la mano y me dijo: -Te voy a mandar a la gloria primita. Yo estaba asustada y excitada, y no sabía que hacer entonces se arrodilló en la cama dejando mi pecho entre ambas rodillas y me dijo: -Te voy a soltar la boca, para que me mames, entendiste perrita. A lo que yo asentí con la cabeza. En cuanto me soltó la boca metió en ella su miembro y yo comencé a chuparlo como una paleta de caramelo. Conforme la mamaba sentía como crecía, hasta que llegó a mi garganta al sentirla tan adentro, la saqué instintivamente y me dijo mi primo, ahora una rusa, reinita mientras apretaba los dientes para no gritar del placer que mi lengua le daba, Oscar colocó su miembro entre mis pechos y su glande llegó a mis labios, me ordenó que la besara, pero cuando iba hacerlo lo metió en mi boca, luego lo sacó y la volvía a meter; mientras con mis pechos se daba un masaje en el palo, podía sentir como él se retorcía de placer y después de unos minutos eyaculó en mi cara y boca, llenándome de semen el rostro, con su pene comenzó a limpiarme la cara ayud

ando con un dedo luego dijo: – Quiero que me lo dejes reluciendo de limpio, primita.

Yo no dije nada y me la volvió a meter en la boca, excitada como estaba no podía rehusarme a nada y así lo hice, limpié su pene con mi lengua y tragué los restos de semen de mi primito.

Después de sacar su pene de mi ardiente boca, nos besamos como dos enamorados y mientras nuestras lenguas exploraban lo más profundo de nuestras bocas, él se fue acomodando sobre mi y con sus piernas separó las mías hasta dejarlas abiertas en V; pude sentir que su pene había adquirido mayor dureza después de mi última mamada por esa razón yo estaba lubricadísima tanto que creo que mojé las sábanas; mi primo retiró con sus dedos la pantaletita que traía y me introdujo un dedo en mi vagina, después y por último un tercero, mientras nos mirábamos a los ojos, yo los abrí de manera que sentí que se me iban a salir y él sonriendo me preguntó ¿te gusta lo que sientes? yo quería gritar que si, que no parara de hacerlo y besarlo en toda la extensión de su cuerpo; pero recordando que mis tíos nos podían escuchar, me contuve, esta escena duró solo unos momentos, increíbles y maravillosos, pero solo unos momentos, pues al sacar sus dedeos de mi, mí primo enfiló su miembro hacia mi coño lleno de jugos y su penetración coincidió con un beso, para que no se escucharan mis quejidos, la sensación que me daba su vaivén era indescriptible, su respiración se agitaba al ritmo de su mete y saca que iba aumentando, yo movía las caderas con su compás para facilitar la penetración.

Yo sentía que me moría y volvía a revivir del placer que mi querido primito me proporcionaba, sus embestidas eran cada vez más violentas, más fuertes, más ricas. Al cabo de unos minutos en que sus embestidas iban disminuyendo y aumentando y que sus labios recorrían mi cara y cuello mientras yo en cada una de sus embestidas suspiraba y me guardaba un grito de placer para no ser descubiertos. Despu&eacu salir de mi, supuse que me iba a voltear de nuevo, pero esta vez comenzó a pasar su pene por la división de mis nalgas y en mis nalgas fue precisamente donde dejó su deliciosa crema seminal, yo con una de mis manos recogí lo que pude y me lo llevé a la boca y dándome una nalgada me dijo descansa nena& yo voltee para darle un beso, pero para mi sorpresa mi primo ya no estaba, así que me desplomé boca abajo para obedecerlo, creyendo que todo había terminado, Pero&

A los pocos minutos, cuando casi me estaba volviendo a quedar dormida, sentí un rico dedito en la raja de mis nalgas, era mi primo que me estaba poniendo vaselina, el muy listo había ido por un frasco de vaselina que tenía en su cuarto comenzó a ponerme en la entrada de mi colita y cuando tuve embadurnado mi anito fue hacia la altura de mi cara y me dijo engrásala todita y yo asustada, pero más excitada le dije si mi amo, tal vez por que estaba medio borracha era que le hablaba si, pero no me importaba y parecía que a él tampoco, primero le di unas lengüeteadas para que se pusiera algo firme y luego tomé un buen montón de vaselina y le puse a todo lo largo del pene, pude ver como iba creciendo con mis caricias; cuando lo tuvo resbaloso me dijo hora si reinita ahí te voy, y tus nalguitas serán mías de hoy en adelante, entendiste yo solo contesté si, soy toda tuya mi señor, entonces el colocó bajo mi vientre uno de los almohadones que estaban sobre el piso, para que quedara empinada mi colita y cuando sentí la puntita de su pene en mi ano instintivamente se apretó, por lo que Oscar metió en él dos de sus dedos, yo sentía que me derretía cuando los usó para abrirlo poquito para penetrarme, al sentir como su pene poco a poco iba invadiendo mi cueva anal tuve que morder la almohada para no gritar de dolor, conforme su vara de carne entraba mas, apretaba los dientes y los ojos me llevaban, pero después de unos momentos de dolor sentí algo raro que no puedo describir y después el bendito y deseado placer, mis ojos seguían llorando, pero ahora de placer. Sentía como sus manos en mis nalgas me iban jalando para meterla mejor, era una sensación maravillosa estar ensartada por el ano, nunca pensé que un orificio diseñado para expulsar pudiera aceptar un cuerpo extraño. Luego de un lento, pero satisfactorio vaivén sentí como eyaculaba dentro de mi culito y acto segu

ido se desplomó sobre mí quedándonos dormido en esa posición (con su pene dentro de mi ano). Como una o dos horas después de eso sentí como lo sacó y nos besamos como dos enamorados, nuestras lenguas se saludaban y exploraban nuestras bocas; nos abrazamos y así nos dormimos como hasta las 9:00 de la mañana que se levantó para bañarse al oír el agua me levanté y lo sorprendí en la regadera, yo solo me llevé el índice a la boca y le hice Sshhh, me arrodillé frente a él y le besé el glande, luego me fui introduciendo en la boca el resto de su falo, él con su mano agarrándome del cabello me empujaba y jalaba y ayudado con su cadera me metía su miembro hasta la garganta, después eyaculó en mi boca y tragué todo su rico y cremoso esperma, luego con sus manos en mi cara me levantó y con su lengua recogió algunos residuos que quedaron en mis labios y cara y con un largo y profundo beso los puso en mi boca para que me los tragara, salí del baño y volví a mi cama después de que salió, yo me bañe y bajamos a almorzar con mis tíos. Cuando estábamos sentados en la mesa mi tío nos pregunto ¿No oyeron algo raro anoche niños? nos miramos con complicidad, linux – humor – hard – miscelanea – Novedades

Para hacerme llegar tus comentarios, sugerenciaso si deseas colaborar con esta página, por favor, envíameun E-mail a webmistress (arroba) marqueze.netWeb: http://www.marqueze.net

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MI PRIMO ME ENSEÑA LAS DELICIAS DEL SEXO, 8.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados