Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Mi suegra es mi amante

13 de julio de 2009

Queda a mi vista lo que tanto deseaba, su rica panocha velluda y dispuesta a recibir mi verga, se la acerco y le meto la punta, empecé a penetrarla, sintió un poco de dolor porque dio un pequeño brinco, se lo estaba haciendo con mucho cuidado y despacio, yo seguía de pie, entrelazamos nuestras manos y esto hacía que la jalara más y así poderla penetrar hasta el último rincón de su vagina.

Tenía viviendo en una unidad habitacional de tantas que existen, como tres años, cuando llegó una nueva familia conformada por una señora divorciada de aproximadamente 35 años con dos hijas, medía 1.61 mts., de tez blanca, cara bonita, unas tetas y un culo bien parado que hacía que todos volteáramos a verla, rápidamente me hice amigo de sus hijas, diario estaba en el departamento de ellas con la intención de ver a su mamá, en una ocasión les pregunté que quien estaba mejor de las dos y me contestaban mi mamá.

Su mamá tenía novio y un día a la semana se queda a dormir con ellas y claro que a darle unas cogidas de antología ya que al día siguiente siempre estaba sonriente y de buenas, y eso hacía que se conservara cada día más buena.

Pasaron los años y me casé con la menor de sus hijas, por azares del destino me cambié de trabajo y tuvimos que mudarnos a otra ciudad… por lo que ya no frecuentábamos a mi suegra, cuando nos invitaba a su casa en cada oportunidad veía sus tetas y sus nalgas, mi verga se me paraba, mi esposa era quien apagaba mi calentura, que por cierto es muy parecida a mi suegra y cada vez que me la cogía le preguntaba que de quien había sacado esas nalgotas y ella me contestaba de mi mamá,  ¿y estas tetotas?, también de ella… mi fantasía por cogerme a mi suegra cada día era mayor, yo creo que por la distancia mi suegra me empezó hablar por teléfono muy seguido inclusive a mi trabajo y nos pasábamos varios minutos platicando y yo sobándome mi verga.

Un día domingo que estábamos en su casa empezó a ser más atenta conmigo, mi esposa dice: “se ve que mi mamá te quiere mucho mira como te atiende”. Al siguiente lunes me habló para preguntarme si me había gustado la comida, le dije que si y más porque ella la había hecho… Cierto día tenía que ir a la ciudad donde vive mi suegra y mi esposa me pide que pase por unos documentos con su mamá que necesita para el seguro, le dije que de acuerdo que estaría con ella por los papeles a eso de la 6 de la tarde para que ya estuvieran listos… en la mañana emprendí mi viaje de trabajo y en todo el trayecto no dejaba de pensar en mi suegra y por ende iba bien caliente.

Hasta dejé de comer para ir con mi suegra lo más pronto posible, finalmente llegué a su casa como a las dos de la tarde, toqué y me abrió. ¡Hola suegra buenas tardes! Pásale Salomón y toma asiento… me senté en el sillón y ella hizo lo mismo quedando a mi lado izquierdo… después de algunos comentarios triviales me dice:

¿Gustas una cerveza? Si, por favor hace mucho calor…

Se para y se dirige a la cocina por la bebida… la seguí con mi mirada y decía por dentro que buena está, traía puesta una falda de color gris Oxford, muy entallada arriba de la rodilla, que dejaba ver sus lindas piernas, se le notaba su tanguita, blusa y brassier color blanco lo que le resaltaba los pezones, los cuales son grande y de un café muy intenso, se vuelve a sentar en el mismo lugar y le comenté: ¿Que calor hace verdad, usted no va a tomar algo? ¿Si gusta le preparo una cuba? Por favor Salomón.

Me paro para ir a la cantina de la casa, siento su mirada que me sigue, regreso y le doy muy amablemente su bebida, seguimos conversando no le quito la mirada a su linda cara y de vez en cuando me deleito viendo sus piernas, ya quiero acción, pero prefiero esperar un poquito más para no fallar en el plan, aún sigo con mi calentura y se nota en mi pantalón mi verga bien parada, razón por la que me volteo y quedo de lado hacia ella para que no se note mi pene, se levanta mi suegra por otras bebida, al llegar con ellas se sienta nuevamente en el sillón, pero más cerca de mí, ya con un poco más de confianza hablamos acerca de por qué no se volvió a casar, cuántos novios tuvo, etc.

Casualmente estiramos los dos las manos y chocan, perdón, le sobo la mano y la tomo, se la empiezo acariciar más que sobar, ella no dice nada, alza la vista y me ve a los ojos, estaba frente a mí, podía sentir su respiración un poco agitada, tomé la iniciativa me acerco hacia ella y le doy un beso muy suave en sus carnosos y bien formados labios, mi suegra no dice nada, cierra los ojos como diciéndome sigue y nos damos un beso muy profundo y sensual, no dice nada y la sigo besando por varios minutos más, entonces ella recarga su cabeza en el respaldo del sillón lo que aprovecho para besarle su hermoso cuello, sus oídos, sus mejillas, su respiración es más agitada, nos damos un fuerte abrazo, no dejo de acariciar su espalda y ella hace lo mismo conmigo, me dice al oído, que rico besas Salomón y le contesto… falta lo bueno.

La jalo hacia mí para que se siente en mi miembro ahhhhhh, te dolió y le contesto un poco, nos damos un beso, la abrazo y de nuevo empiezo acariciar su espalda después de unos minutos le acaricio ese lindo culo que aún conserva paradito… que buena está suegra desde que la conocí la desee… no pares sigue disfrutando de mí, como por arte de magia le bajo el zipper y desabotono su falda para sacarle su prenda por la cabeza… por fin veo su tanguita de color blanca y se ve humedad por lo excitada que está, empieza a oler a sexo… le empiezo a desabotonar la blusa para posteriormente quitarle su brassier y poder ver ese par de lindas tetas que tiene, hace su cabeza para atrás y le empiezo a mamar sus tetas, que rico, mmmmm, más, acábatelas son tuyas, me dice.

Me meto un pezón y empiezo a chupárselo como si yo fuera su bebé que rico, Marilú (nombre de mi suegra), que ricos senos tienes… mmmmm, ella me desabotona la camisa, me quita la camiseta, me besa el pecho, después mi ombligo, se para y se hinca en la alfombra, aún sigo sentado en el sillón, empieza a quitarme el pantalón y quedo en bóxer, me lo baja y salta mi verga como pidiendo batalla…

Me dice que rica verga tienes, nunca he visto una así y mira que me he comido varias, ¿me dejas mamártela?… claro es toda tuya gózala, me la empieza a chupar, como si fuera un caramelo se la mete de un solo jalón… que rico… se la mete toda en la boca, con sus dientes me da pequeños mordiscos y siento como si fueran toques para empezar a chupármela desde el fondo hasta la punta de mi glande… me hace varias mamadas de este tipo le digo por favor para un momento ya que te quiero disfrutar en la cama.

Afirma con la cabeza, se levantó de la alfombra y yo del sillón, nos unimos nuevamente en besos, pero ella me llevaba a su cuarto, al entrar, se sienta al borde de la cama, yo quedo parado y se vuelve a meter mi verga a su boca y de nuevo a mamar como toda una experta que es, no dejo de sobarle sus grande senos, se los aprieto, se los amaso…

Después de unos minutos le retiro mi verga de su boca y le digo que se acueste… le tomo una pierna, la levanto y la hago a un lado, hago lo mismo con la otra y queda a mi vista lo que tanto deseaba, su rica panocha velluda y dispuesta a recibir mi verga… se la acerco y le meto la punta, me dice no seas malo y ya metémela toda que estoy muy mojada y quiero tener esa vergota en mi panocha por favor, Salomón hazlo ya. Ahí te va Marilú… empecé a penetrarla lentamente, sintió un poco de dolor porque dio un pequeño brinco, se lo estaba haciendo con mucho cuidado y despacio… yo seguía de pie, entrelazamos nuestras manos y esto hacía que la jalara más y así poderla penetrar hasta el último rincón de su vagina.

Aumento el ritmo, ella gime de placer, empieza a gritar, me dice que no pare, que siga, que se lo estoy haciendo como nunca imaginó, se retuerce de placer, en segundos tiene su primer orgasmo, pone los ojos en blanco casi se desmaya… yo me controlo no quiero terminar… descansamos un momento lo que aprovecho para colocarla en el centro de la cama, me empieza a chupar el pene nuevamente, no demoro en ponerme a mil, nos acomodamos para formar un increíble 69… Comienzo a chupar, que sabroso sabor tiene tu clítoris, se lo chupo y mientras me tomo su jugos, que ricura, ella me la sigue chupando como si chupara un dulce, goza toda mi verga, me separo un instante de ella y le ruego que no pare porque quiero terminar en su hermosa boca.

Empezamos de nuevo, ya casi me vengo, aprieto mis piernas, que rico, me vengo en su boca, me separo de su clítoris y doy un grito de placer aaggggggg, se saca mi verga de su boca y me dice Salomón nunca había tenido un orgasmo como este… me encanta tu verga… continúa dándome una encantadora mamada, le digo me voy a venir…

Autor: atala12

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Mi suegra es mi amante, 8.8 out of 10 based on 11 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados