Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

MI TIO Y MI HERMANO

30 de septiembre de 2007

Después de leer varios relatos de su página quiero narrar 100% el relato de mi vida, me llamo Pacho y para evitar coincidencias las persona involucradas cambiaran de nombre en mi historia

Todo comenzó cuando yo tenia 18 años mi madre nos mandaba a pasar vacaciones a mis hermanos y a mi en la finca del abuelo paterno, en estas vacaciones estaba en la finca mi tío Orlando que para entonces tenia 21 años mayor que yo, en las tardes nadábamos en el río mis hermanos y mi tío, él empezó a hablar con cada uno de nosotros por separado me imagino que les propuso a mis hermanos lo mismo que a mi. Pero como yo era el más chico de todos y el más inocente, no sabia en que repercutiría esta propuesta.

Al llegar la tarde se me acercó mi tío orlando y me dijo que si me gustaría dormir esa noche en la misma cama con él, yo no pensé nada malo y acepté su propuesta, al llegar la noche todos dormíamos en el mismo cuarto con la diferencia que en esta finca en la noche quitaban la luz y se quedaba totalmente a oscuras que si uno miraba así el lado no se podía ver nada.

Después de media hora cuando ya todos estaban en silencio y dormidos mi tío se volvió a donde yo estaba durmiendo y me metió la mano entre los interiores y me empezó a acariciar, yo me asusté mucho y él me dijo en voz baja que me tranquilizara que no me preocupara que él me iba a enseñar como hacer el amor con una mujer.

Luego sentí como me refregaba su miembro contra mi culito sentía una calor infernal en mis piernas pues ya él se había quitado los interiores y sentía todo su pene totalmente erecto junto a mi, me bajo los interiores y me puso boca abajo, me dijo abre las piernas yo no salía del asombro de lo que me estaba pasando, así que él con las manos me abrió las piernas y se me subió encima buscaba como un loco mi agujero con su pene, yo miraba para todos lados pero era tanta la oscuridad que no podía ver la cama del lado en donde dormían mis hermanos, luego sentí que él me refregaba en mi culito su leche pues ya había tenido un orgasmo, esto no se como pero me gusto. Nos quedamos así por un buen rato hasta que él empezó a meterme un dedo dentro de mi ano me dolió muchísimo.

Me dijo que me relajara Y al poco tiempo yo disfrutaba de sus caricias que me empezaron a gustar y al mismo tiempo disfrutaba al cabo de unos minutos ya me estaba metiendo dos dedos y mi excitación era tan grande que me acomode de tal forma que le deje a su disposición todo mi agujero él lo entendió y de nuevo se subió encima pero ahora si con la gana de penetrarme y como ya me había dilatado no sentí cuando me empezó a penetrar hasta cuando tenia la mitad ya adentro me dolió muchísimo, pero al mismo tiempo me gustaba, él dejó transcurrir unos minutos mientras me acostumbraba a el y de un solo empujón ya la tenia toda dentro de mi, empezó el mete y saca que me volvía loco, yo disfrutaba al máximo de sentir por primera vez el pene de un hombre dentro de mi, duramos así ya casi hasta que amanecer, me quedé dormido y al otro día él me dijo que si me había gustado que me enseñaría más.

Yo no le conté nada a mis hermanos por miedo a que ellos pensaran mal de mi, pero pensaba en que no llegara la noche pues no sabia como hacer para no dormir con mi tío orlando otra vez.

Pero pasó algo más rápido de lo esperado mis abuelos se fueron para el pueblo a una misa de un vecino que había fallecido dos meses atrás. Y le preguntaron a uno de mis hermanos que si quería ir y se lo llevaron con ellos, le dijeron a mi tío que fuera a recoger donde un compadre de mi abuelo lo de la leche de la semana anterior, pero como no podía ir con mi hermano mayor por que el abuelo lo dejó cuidando la finca, entonces mi tío dijo que me llevaría para que lo acompañara y mi abuelo dijo que estaba de acuerdo pues era muy lejos y no era aconsejable traer la plata solo.

Así que salimos como a las 2.30 p.m. Hacia la finca del compadre pero

tocaba ir a pie y atravesar la finca y subir por una loma para luego bajar y llegar a donde el compadre.

Cuando habíamos caminado un rato sin pronunciar palabra mi tío dijo descansemos un rato al lado del río y tomemos agua para tener fuerza para subir la loma, ya allí en este paraje no pasaba absolutamente nadie, así que mi tío se sentó en el prado y me dijo descansa, un poco, luego me pregunto que si me había gustado lo de la noche anterior, yo le conteste nada pues me daba miedo y ni lo miraba, él se acercó a donde yo estaba y me dijo te voy a hacer mi mismo de anoche pero ahora si bien.

Me abrazó y me tumbó en el prado me empezó a quitar la pantalonera que llevaba, y me acarició mi pene, luego sacó su pene y fue allí donde pude ver su tremendo tamaño sacó de uno de sus bolsillos una crema de las que tenia mi abuela en su mesita y se la untó en su pene, me puso como perrito y me empezó a arrimar su pene, yo le dije que no pero él pudo ver que yo no me resistía, me introdujo primero la cabeza y me dolió como si me estuvieran desgarrando, lo sacó y puso más crema pero ahora en mi culito, y de un solo empujón me penetró, yo llore del dolor que esto me producía pero cuando empezó a pasar el dolor y él se dio cuenta comenzó el tradicional mete y saca, yo sentía un gran placer hasta cuando sentí que algo muy caliente inundaba mis entrañas era la leche de mi tío, él se quedo por un largo rato hasta que perdió erección y su miembro salió de mi culito, yo sentía dolor pero al mismo tiempo placer.

Luego me dijo que me quitara toda la ropa y nos bañáramos en el río, nos bañamos por un largo rato luego empezó a jugar conmigo a correrme y tumbarme en el prado, llegamos a la casa del compadre recogimos la plata y nos regresamos ya empezaba a caer la noche, así que nos apresuramos al paso para llegar pronto a la casa, en el camino me pregunto que si me gustaría volver a hacer lo mismo, yo no pude negarme y le conteste que si, esto cogió de sorpresa a mi tío orlando y cuando empezamos a caminar ya por la finca del abuelo, él me tumbó en el prado y me dijo, sobrino hagamos otra vez, yo sin pronunciar palabra me quité la ropa y él hizo lo mismo, yo quería volver a sentir de nuevo el pene de mi tío dentro de mi, lo hicimos dos veces, una se derramó dentro de mi y la otra me llenó la cara con su semen.

Llegamos a la finca y mis abuelos no habían llegado nos pusimos a jugar parques con mi hermano y mi tío, pero entró la noche y no llegaron los abuelos se habían quedado en la casa de un hermano de mi abuela en el pueblo para no viajar tan tarde.

Yo pensaba que mi tío me quería coger esa noche pero no fue así, él se quedó en la cama de los abuelos y yo en la de él. Pero deseaba volver a sentir lo mismo, ya me estaba quedando dormido cuando escuché un lamento, me puse muy nervioso, luego escuche la voz de mi hermano que le decía que le dolía, entonces supe que mi tío le estaba haciendo lo mismo a mi hermano yo quería ver pero estaba todo tan oscuro que no se veía nada, yo no puede más y me baje de la cama pero cual fue mi sorpresa al tocar la cama donde dormía mi hermano no había nadie, así que como pude me acerqué a la cama de los abuelos y allí estaban los dos, mi hermano tenia la misma edad de mi tío y ahora era mi tío el que le decía, mételo despacio que me duele.

Por lo visto los dos disfrutaban la penetración de uno al otro. Yo me dispuse a dirigirme a mi cama pero como estaba oscuro me tropecé con una silla y mi tío dijo en voz alta pacho ven y disfruta con tu hermano, yo me quede mudo no sabia que hacer, pero mi tío prendió un fósforo y me cogió infragante cerca a la cama se paró, estaba totalmente desnudo al igual que mi hermano, me cogió de la mano y me llevó a la cama, le dijo a mi hermano, vas a disfrutar ahora de tu hermanito, esa noche me cogieron entre los dos mientras me penetraba mi hermano mi tío metía su pene en mi boca, los dos se vinieron dentro de mi me hicieron tomarme el semen de los dos.

Fue una noche inolvidable con mi tío y mi hermano. Ala mañana siguiente se comportaron como si no hubiera pasado nada yo dure como tres días con dolor en mi culito después de estas vacaciones nunca volví a tener nada con mi tío pese que yo deseaba que pasara de nuevo.

Con mi hermano si volvimos a tener relaciones al igual que con mis primos pero esto es otra historia, pues no hay como ser follado entre la misma familia.

Autor: Pachomo

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MI TIO Y MI HERMANO, 7.8 out of 10 based on 14 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados