Mostrarse en púlico lleva a caminos inesperados

Quiero narrar lo que me pasó recién hace dos semanas ya que eso me excita y cada vez que lo recuerdo me pongo más caliente.

Soy un chavo de 18 años el menor de la familia, tengo un hermano de 27 y una preciosa hermana de 22, en el vecindario tenemos fama de estar bien dotados, desde hace mucho conocen a mi papá que tuvo sus relaciones con algunas muchachas del barrio, fama que heredamos sus hijos, mi hermano ya se casó y no vive con nosotros, pero todo el mundo lo conocía en la escuela por ser el más cogedor y que no se le resistieran las mujeres por el simple morbo de verlo desnudo.

Bueno eso es en cuanto a la fama que tienen mi padre y mi hermano, pero yo que también estoy bien dotado no sabía como hablar con las mujeres, mi hermano me lleva muchos años y no recuerdo a ver tenido pláticas de sexo con él ni con mi padre. Razón por la cual coqueteaba yo mucho, pero muy poco sexo, aunque lo que más me excitaba era que me vieran las mujeres y en especial las más grandes que yo.

Por ejemplo, cuando íbamos a la playa o a alguna piscina pública, siempre usaba los speedos que es un bañador anticuado que ya no se usa porque deja ver toda tu humanidad, sin embargo me gusta exhibirme y por ello tengo varios modelos y a todos les he quitado el forro, por lo que solo queda una delgada tela y se puede ver de manera detallada todo mi pene, desde el tronco las venas y se detalla de manera increíble la cabeza, me encanta cuando las mujeres me lo ven y se ruborizan, cuchichean entre ellas y voltean a verme el paquete, para que se vea más dramático lo que hago es que cuando me cambio trato de dejarlo medio despierto y me amarro en la base una liga de mi hermana que usan para el pelo, de esa manera en todo momento se ve enorme y cuando me empieza a palpitar me disculpo para ir al baño, me quito la liga, reposo un rato y la vuelvo a poner, pero ya no tan apretada y así siempre se ve enorme, mi pija mide 23 centímetros erecta, y en reposo gracias a la liga queda de 19 ó 20 cms. Y ellas se imaginan que debe estar muchísimo más grande.

Bueno pues mi relato trata de que un jueves nos salimos de pinta dos amigos y yo, ya que sabía que mi hermana y sus amigas se habían organizado para tomar el sol en una alberca pública, al no ser día feriado y haber poca gente seguramente las íbamos a ver en bikini y estarían solo para nosotros.

Llegamos al balneario y no tardamos mucho en encontrarlas, estaban en la orilla de la alberca cerca de los baños, recuerdo que Paty la amiga más alta de mi hermana era la que me traía cacheteando las banquetas, pero ella al igual que todas sus amigas buscaban a chavos de su edad o mayores, recuerdo que ella había salido con mi hermano antes de que él se casara, pero aún así ella era la que más me excitaba… yo por ser menor que ellas no tenía tantas posibilidades de hecho siempre me han gustado las mujeres mayores, razón por la cual no tengo tanto sexo como quisiera, en fin; estaban tres amigas de mi hermana Patricia, Adriana, Connie y Sandra que es el nombre de mi hermana.

Entramos a los baños sin ser vistos por ellas ya que estaban de espaldas a los baños y viendo a la alberca, si ponía uno mucha atención podía escuchar sus pláticas, estaban comentando de los hombres que estaban en la alberca y hablaban en particular del salvavidas que era un tipo un poco más grande que ellas y ellas trataban de coquetearle, en el baño nos cambiamos, mis amigos se pusieron los shorts de deportes de la escuela y yo me puse mi speedo azul pegadísimo y salimos del baño ya cambiados y pasamos junto a ellas, al verme mi hermana me llamó para regañarme del por qué no estábamos en clase, cuando me dirigía hacia ella y sus amigas aproveché para meterme a la alberca y salir ya mojado para que se marcara mi miembro, al salir me di cuenta de las miradas de sus amigas en especial Paty que era la que me interesaba y estaba completamente ruborizada, mi hermana no se daba cuenta solo estaba metida en la plática de regañarme, le dije que nos la pasaran y que a cambio les deberíamos un favor, ella me dijo que estaba bien, pero que nos alejáramos de ellas y que nos fuéramos al otro lado del balneario, eso me desilusionó muchísimo, pero sus amigas le dijeron que era mejor que nos quedáramos cerca y que así nos podrían mandar por papas y refrescos a la tienda.

Nos quedamos con ellas y estábamos soñados, las teníamos de cerca y las podíamos ver en plenitud y lo que a mí me gustaba me podía mostrar frente a ellas, cuando nos mandaron por la botana, llegamos y como estaban tendidas tomando el sol, me acerqué a Paty que estaba sentada en el suelo poniéndose bronceador y le entregué su refresco y aproveché para acercarme lo más que pude yo de pie de manera que mi ya casi erecto pene quedara de frente a su cara, ella me vio y me dijo quítate ese calcetín que te ves ridículo, nadie lo tiene así y yo le respondí que eso me había dado la naturaleza y estaba orgulloso de él, ella me apartó con su mano tocándome el paquete y se sorprendió al sentir que era auténtico, me mandó por unos cacahuates y al llegar, ella ya estaba con mi hermana en grupito y ya no pude acercarme.

Cuando ella me volteaba a ver yo trataba de ponerme de perfil para que me viera en todo mi esplendor, cada vez que alguna de ellas me veía más me encendía, hasta una señora ya entrada en años y en carnes se me quedó viendo y me excité tanto porque no me quitaba la vista que cuando me dirigí al baño, vi que estaba volteando hacia mí y en ese momento me bajo el traje de baño y le muestro mi pene casi morado y semi-erecto y veo como le brillan los ojitos y eso me excitó muchísimo.

Mi hermana y sus amigas ya habían tomado suficiente sol y se querían ir, nosotros hicimos lo mismo y entramos a cambiarnos, mi hermana me esperó y me dijo que me llevaría a casa con sus amigas ya que Adriana llevaba coche, metí mi bañador húmedo en una bolsa de plástico y la metí en mi mochila de la escuela, como ese día teníamos clase de deporte aproveché para ponerme el short sin nada abajo, nos subimos al coche de la amiga de mi hermana y al ser yo más pequeño me fui en medio del asiento trasero y cada vez que volteaba Paty que iba de copiloto me veía el paquete y yo aprovechaba para medio abrir las piernas y mostrarle mis atributos, llegó un momento en que puse una pierna arriba y el espacio del short mostraba perfectamente mi pene, ya que estaba excitadísimo por estar sentado entre ellas y sentir la piel llena de aceite de mi hermana y su amiga, Connie se había puesto un mini short y mi hermana una blusa enorme y estábamos todos sentados sobre las toallas.

Paty ya no quería voltear porque se dio cuenta que su rostro la delataba y para completar mi hermana le comentó que se había asoleado de más ya que se le notaba el rostro todo rojo y Adriana hizo una mueca extraña y en eso me di cuenta que Adriana todo el tiempo que había venido manejando me venia viendo por el espejo retrovisor de su coche, pasamos a dejar a todas sus amigas de mi hermana y me comentó que Adriana estaba invitada a comer a la casa y que se quedaría a dormir con ella, cuando bajó la última que fue Paty, mi hermana se pasó para adelante y yo me quedé solo en medio del sillón, mi hermana me dijo que me moviera para que Adri pudiera ver para atrás, pero Adriana dijo que veía perfectamente, con lo cual me dio alas para mostrarle más, me senté lo más atrás que pude y puse mis dos piernas en el asiento, de manera que mi pene quedara a la vista de Adriana.

Llegamos al poco tiempo a la casa y yo ya no aguantaba más, entré a mi habitación y me empecé a pajear, mi hermana se quedó en la cocina con mi mamá y cuando escuché que Adriana estaba subiendo las escaleras me desnudo por completo y salgo a su encuentro como algo casual ya que me dirigía al baño a ducharme con la toalla en mi hombro.

Ella al verme de frente solo sonrió y me preguntó si era feliz mostrando mi pene, yo enmudecí por un momento y atiné a preguntarle si le gustaba verme. A lo que ella me dijo que si, entró a la habitación de mi hermana y dejó la puerta abierta, yo la seguí y le puse mi pene completamente erecto y lleno de venas a punto de explotar entre sus pompas y la empujé, ella se dio vuelta y me lo tomó con ambas manos y sonreía diciéndome que de verdad tenía algo inmenso en sus manos y que era el segundo pene más grande que había visto en la vida.

Se sentó en la cama y me empezó a pajear, yo de inmediato la tiré a la cama y empecé a acariciarla, por el aceite que aún tenía, la parte de arriba del bikini salió de inmediato, empecé a mordisquearle los pezones y ella dejó mostrar su calentura, me guió con sus manos a su zona genital y ella misma se quitó la parte de abajo y estaba completamente depilada y súper dilatada, se sentían sus líquidos que ya estaba más que lubricada para una buena cogida, ella me empujó con sus manos para que le diera placer oral y yo solo me dejé ir… después me jaló rápidamente para arriba y quedé en la posición perfecta para meterle mi bien dotado tronco y este entró fácilmente hasta la mitad, ella levantó las piernas y se le fue todo como cuchillo en mantequilla, ella solamente se doblaba de lado y ponía su brazo extendido para que no tratara de meterle todo mi descomunal aparato, pero era inútil porque recordaba lo que me había comentado de que era el segundo más grande que había visto en su vida y por esa razón le daba yo durísimo sin misericordia y ella solo jadeaba y se ponía la almohada para evitar que sus ruidos llegaran a la planta baja y a la cocina que es donde estaban mi mamá y hermana, ¡eso me excitaba a un más!

Cuando estaba a punto de terminar ella me abrazó con sus piernas entre mi espalda y sus brazos en mi nuca y empezó a morderme la oreja… eso me puso a mil… y tuve una descarga descomunal, seguía y seguía saliendo todo mi semen a su bien depiladito chochito y yo solo me convulsionaba al sentir como me apretaba con su vagina y me lo exprimía desde adentro esa fue una sensación que no había probado y me encantó.

Adriana me dijo que había sido el mejor sexo de su vida y que lo hacía yo muy bien y que si quería hacerlo más tarde nos veríamos a la una de la mañana en la sala ya que todos estuvieran dormidos, yo todavía en mis pensamientos y medio molesto le pregunté que quien lo tenía aún más grande y su respuesta me sorprendió por completo al decir que hoy en el balneario un muchacho muy parecido a mí le había mostrado a una ruca su pene desde la entrada de los baños y que ella me vio y lo vio descomunal, eso me levantó el ego hasta el cielo y ya estaba yo de mucho mejor humor cuando en eso escuchamos que alguien subía las escaleras y como la puerta estaba abierta, solo atiné a levantarme y meterme al closet todo desnudo y escurriendo por todos lados, Adri se quedó con la toalla y se tapó, era mi hermana que le decía que se bañara porque ya íbamos a comer, desde su cuarto me gritó al mío para que me alistara y Adriana se dirigió al baño ya envuelta en la toalla, mi hermana cerró la puerta y se desnudó, se quitó lentamente la parte de arriba y pude ver como llevaba unos parches en lo pezones para que no se le notaran y yo pensé en como somos diferentes ya que yo hago lo contrario para que todas vean mi paquete.

Cuando se quitó los parches pude ver con toda calma lo pequeños y bien erectos que tenía los pezones razón por la cual usaba los parches en todo momento… Porque si es razón para calentarse, y ahí estaba yo desnudo en el closet de mi hermana viendo entre las rendijas de sus persianas todo lo que no me imaginaba de ella. Cuando se quitó la parte de abajo de su bikini pude ver un área escasa de vello, ya que ella es casi lampiña y su pequeña mata de color castaño, aunque ella es rubia como todos en la familia sus pelos eran más castaños que los míos, vi como preparaba su ropa interior y la ponía sobre la cama, ella completamente desnuda y yo con la polla ya a punto de reventar, cuando ella se dirige al closet para tomar su ropa… Yo todo desnudo con el pene erecto y espiándola, no se ocurría nada y uuuffff… que entra en ese momento Adriana que se terminó de bañar y le dijo a mi hermana que se apurara para que yo no le ganara el baño…

Adriana ya con una sonrisa en su rostro abre el closet y me encuentra peor que como me dejó… estoy con la sangre en al cabeza… todo rojo y súper excitado, con la polla ya en todo su esplendor y ella me dice que soy un morboso de lo peor por estar vigilando a mi hermana, le desprendo la toalla de un jalón y empiezo a besarla… no me costó nada de trabajo penetrarla nuevamente ya que estaba recién bañad

ita, pero se ve que seguía excitada, le di con toda la furia del mundo pensando en mi hermana y me la cogí de una manera animal, pasaban todo tipo de pensamientos pecaminosos y la puse al estilo de perrito para solo verla por detrás y me imaginaba que era mi hermana… Y la pinga se me ponía dura y solo quería seguir dándole hasta que la atravesara y se ve que ella lo notó, porque al terminar me dijo… eres un sucio, esa fue una vil cogida pensando en tu hermana… Y yo me calentaba más, al saber que ella lo sabía y era mi cómplice. Y le dije que me encantaba que me hablara así.

Me dio un empujón y salí de la cama para pasar a mi cuarto y esperar que mi hermana saliera del baño para entrar yo, me bañé y las alcancé a comer, en la comida no podía yo dejar de ver a Adriana y a mi hermana y sentirme superior por tirarme a una y haber visto a la otra completamente desnuda…

Eso demuestra que ser exhibicionista tiene sus ventajas.

 

(Visited 1.960 times, 52 visits today)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *