Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

A partir de los pensamientos expuestos en esta página, en la nota “Mujeres aprended a gozar con las relaciones anales”, he recibido muchos mail con diversas consideraciones al respecto. En esta nota, que pretende ser la continuación de aquel tema, deseo compartir con ustedes algunas de los razonamientos recibidos a fin de ampliar y enriquecer el tema que nos ocupa.

De los ciento treinta y siete mail recibidos, ciento veintitrés fueron de mujeres y el resto de varones. Aquí ya nos indica que las féminas son las que denotaron mayor interés en lo escrito, hecho que ratifica lo expresado en aquel articulo respecto a la necedad de la actitud de los hombres respecto a las relaciones sexuales por el ano. Muchachos no se enojen, pero indudablemente nosotros creemos saberlo todo sobre este ítem, pero tengo malas noticias, puesto que la cantidad de mail de mujeres recibido indica claramente que ellas se encuentran completamente insatisfechas con nuestra actitud respecto a como cogemos por el culo.

La inmensa mayoría de las mujeres manifestaron su incomplacencia con la actitud del hombre en ese tema. Forzar las situaciones a fin de tener relaciones por el culo, es la mayor de las quejas. Obviamente que del orgasmo femenino ni se habla. Las mujeres que me han escrito y que han tenido relaciones por el agujerito menor consideran que ese acto sexual, se asocia más con violaciones que con momentos placenteros de sexo.

No es privativo de ningún país en particular este concepto, he recibido mails de Méjico, Paraguay, Guatemala, Uruguay, Perú, Venezuela, Chile, Colombia, Nicaragua, España etc., etc., etc., y obviamente de Argentina. Todos con similares consideraciones cuando han tenido relaciones por el ano.

También muchas mujeres han solicitado ampliación de los conceptos vertidos en la nota a fin de “educar a la pareja, marido o novio respecto a como realizarlo”. Obviamente que les aclare que NO SOY PROFESOR EN EL TEMA. Por lo tanto no tengo derecho ni autoridad para tal cometido. Lo máximo que pude hacer es brindar relatos de mis humildes experiencias. El error más común cometidos por nosotros los hombres es no saber esperar el momento para tener relaciones anales. Todo es impulso animal, que nos lleva a tratar de conseguir rápidamente la inserción, sin importar si la mujer esta primero convencida, segundo si siente dolor y tercero si tiene sensaciones agradables al respecto.

El sexo anal tiene que ser placentero para ambos. Los dos, los dos, los dos deben llegar al orgasmo. Para ello es fundamental una actitud paciente por parte del hombre. Cuando la fémina esta muy, pero muy, pero muy caliente es cuando debemos solicitar permiso para esta nueva experiencia, con las explicaciones que no deben ser otras que prometer y cumplir con unos orgasmos espectaculares.

Para ello debemos los hombres preparar muy bien a la mujer. Primero realizarle un cunnilingus espectacular, segundo ir despacito dirigir nuestros labios hacia su orificio anal, sin dejarla terminar, lentamente ir metiendo nuestro dedito en su vaginita para ir trasladándose lentamente a su culito. Ella tiene que estar sintiendo todas estas sensaciones e ir preparándose mentalmente para una tremenda penetración anal.

Es necesario ir adecuando su culito y lentamente colocar mucho aceite inofensivo que puede ser vaselina en su orificio. Ir dilatando lentamente ese agujerito colocando un segundo dedito acompañado con una buena chupada de concha. Para mí la mejor postura para realizar estos movimientos es ella cómodamente acostada mirando el techo con sus piernas abiertas apoyadas en nuestros hombros. Permite al hombre una visión inmejorable de sus reacciones.

Mujeres el hombre no es su enemigo, él debería, eso si aprender a brindar placer a la mujer a través de relaciones sexuales anales y las mujeres brindar el culo y exigir que las relaciones enriquezcan su cantidad de orgasmos, su cantidad de placer o calidad de placer.

Todas las mujeres desean ser penetradas por el culo. No arruinemos ese momento con actitudes infantiles. El hombre que les diga que en las primeras relaciones por el culo, no van a sentir dolor LES MIENTE.

¡Sì! En las primeras relaciones tendrán un poco de dolor. Pero durara el tiempo hasta que ustedes se relajen y se dejen llevar. Luego es puro y solamente placer. No magnifiquen ese pequeño dolor inicial. Repito no magnifiquen ese pequeño dolor inicial.

Es mejor decir que no desde un inicio a arruinar una nueva futura relaci&oac

ute;n.

Una vez que el hombre considera que es el momento de realizar la inserción, que no debe ser nunca antes que la mujer se encuentre muy pero muy excitada, debe proceder a colocar la cabeza de su pene lentamente en el agujerito dilatado, ejerciendo una leve presión a fin de que penetre primero su glande en forma completa, realizando un movimiento de entrada y salida de la cabeza del miembro en el culito a fin que se vaya acostumbrando a ese moviendo. Al estar más dilatado, lentamente se debe ir metiendo lentamente el resto del cuerpo de su pene.

Los movimientos deben ser lentos, nunca bruscos y acompañados desde siempre con un masaje permanente del clítoris. La mujer a esta altura ya acostumbrada al miembro y sumamente excitada, tiene sensaciones de placer, que hace que comience con movimientos pelvianos que permiten una inserción casi por entero de la pija. Aquí es donde los hombres debemos realizar los movimientos de entrada y salida del pene con la suficiente suavidad para que sea la mujer quien vaya llegando sola a su orgasmo. Los masajes al clítoris deben ser más y más intensos, introduciendo uno o dos dedos en la vaginita y acompañando los movimientos del pene.

El final es la parte que demanda del hombre el mayor grado de paciencia. Debemos “bombear” en forma indefinida y cada vez en forma más fuerte hasta que la mujer acabe y tenga su orgasmo. Seria una pena que ya alcanzado este punto nuestro amigo nos juegue una mala pasada y se le ocurra terminar, acabando con un soberano baño de leche. Sabemos que se acaba la magia y por ende nuestra mujer quedaría totalmente insatisfecha. Para evitarlo. Debemos estar muy concentrados en el orgasmo femenino y seguir con nuestros movimientos hasta que acabe nuestra mujer. NUNCA DEBEMOS TERMINAR ANTES QUE ELLA.

Una pija dura inserta en el cuerpo de la mujer moviéndose en forma segura, acompasada y regular es lo que más las excita y permite su arribo al orgasmo, esa actitud y el permanente masaje en su clítoris hará que ellas gocen muchísimo.

Soy de aquellos que una vez llegado el orgasmo femenino, continúo bombeando y bombeando, tornándose, según me manifestaron algunas mujeres medio como insoportable y extraordinario para otras puesto que les permite alcanzar varios y continuos orgasmos. Paro con mis movimientos con mi orgasmo. Repito para algunas es molesto y tedioso después que ellas acabaron, para otras extraordinario. Pero así lo hago.

Otra de las consideraciones mayoritarias que me realizaron tuvieron que ver con el tamaño del pene de su pareja y el temor a quedar doloridas y a la deformación que se produciría en su ano, de llevar a cabo continuas inserciones anales. Este pensamiento es falso, puesto que por más grande que sea el tamaño del pene, estamos hablando del grosor y no de su longitud, lo más probable que suceda es que en las primeras relaciones sientan un fuerte dolor. Esto ocurrirá hasta que el orificio se adecue al grosor del pene masculino.

Además, tengamos en cuenta que es recomendado siempre utilizar vaselina en las inserciones por el ano, y así permitir el ingreso con la suficiente lubricación. Otras mujeres me manifestaron que después de haber tenido relaciones anales, no solamente no tuvieron ningún placer, sino que además le quedo doliendo la colita durante varios días. Indudablemente que las parejas de esas niñas no supieron hacerlo correctamente, puesto que además del displacer dejaron con dolor a su pareja, hecho que no es común que ocurra, salvo que se haya realizado en contrario de todo lo aquí relatado, o sea en forma salvaje, bruta, primaria y con el solo objetivo de llenarle de semen la colita.

Cuanto más tensa se encuentre la fémina, más dolerá y más displacer existirá en la relación por la colita.

Hubo muchas otras consideraciones recogidas de los correos recibidos que desde ahora agradezco, puesto que enriquecieron los conocimientos sobre el tema, que les iré trasmitiendo en próximas notas.

Nuevamente, Mujeres les repito, aprendan a gozar con las relaciones por el culo. Los hombres nos volvemos locos con esas nalgas y ustedes deberían explotar esa debilidad y dejar de tener miedo y exigirnos que las hagamos gozar cogiéndoles el culo. Estas fueron mis humildes opiniones obtenidas de las experiencias sexuales que he tenido. Cualquier concepto al respecto escribime a mi correo electrónico.

Autor: Rpetigiano rpetigiano (arroba) yahoo.com.ar

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MUJERES APRENDED A GOZAR CON LAS RELACIONES ANALES II, 6.8 out of 10 based on 6 ratings
  
categoría:

1 comentario »

  1. PERLA dice:

    EXCELENTE COMENTARIOS COMPA…….SIGA ASI

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados