Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Todas muestran tan lindo culo, pero no todas lo pasan para poder difrutar

En mis 45 años he tenido muchas relaciones sexuales con diversos tipos de mujeres, adolescentes, maduras, no tan maduras, cargadas en kilos, delgadas y de todo tipo de clase social (bajo, medio, alto), en casi todos los casos he mantenido y no con poco esfuerzo en muchos casos relaciones sexuales por el ano.

Todas las feminas saben que las nalgas de la mujer ejercen en la inmensa mayoria de nosotros los hombres, infinitas sensaciones e interminables fantasias. Tanto lo saben que coquetean con ese culo magnifico, en una relacion que en muchos casos se transforma en la actividad mas notable de histerismo (miramelo, fantasea, pero no me lo toques, tocamelo pero no tanto, masajeame el oyito pero no lo penetres etc, etc, etc.). Calientan la olla, pero cuando hay que actuar no quieren o esquivan el bulto.

Mujeres aprendan a gozar con ese centro de excitacion supremo. Quítense de la cabecita el concepto de que brindarle el culo a un hombre es satisfacción para el solamente.

Los hombres, cuando somos ignorantes, tontos y animales, en cuanto comenzamos a tener relaciones con una mujer, fijamos como objetivo máximo ¡el romperle el culo a esa mujer apetecible¡. Que ignorantes!. ¡Que bestias¡.

Para cumplir aquel deseo inventamos cualquier verso: “dame el culo, asi nuestra relacion es completa”, “como me gustaria que me entregues el marron y sentir que sos enteramente mia”, “déjamelo hacer por ahí, asi sentiras el verdadero amor”, el verso extensivo “seguramente con aquel si lo hacias y con migo no quieres, porque no me amas”, etc, etc, etc.

Asi desgastamos nuestras energias tratando de convencer a la mujer para que nos permita tener relaciones con aquel preciado tesoro, transformando las relaciones sexuales en una batalla que en algun momento se va a dar, entre aquel verseando para querer perforar aquel agujerito y la mujer, mirando con desconfianza las verdaderas intensiones de ese hombre, cual es la de llevarse a su memoria aquel trofeo de haberse culeado a esa mina, que si es con dolor mas placer. He de reconocer que durante mis primeras relaciones sexuales con las mujeres, era de esos hombres que ivan a las relaciones sexuales con el objetivo de romperle el culo, por el solo hecho de mostrar con orgullo, una vez obtenido el objetivo, de mirarle las nalgas y pensar yo la perfore cuantas veces quise.

Hoy, y desde hace muchos años y varias relaciones posteriores, he aprendido que nosostros nos equivocamos, pero tambien ustedes.

La mujer tiene ese oscuro objeto del deseo y no lo sabe usar adecuadamente para enriquecer sus relaciones sexuales. Los temores y los traumas no le permiten ver esta verdad. El hombre no es su enemigo, el deberia, eso si aprender a brindar placer a la mujer a traves de relaciones sexuales anales y las mujeres brindar el culo y exigir que las relaciones enriquezcan su cantidad de orgasmos, su cantidad de placer o calidad de placer.

Todas las mujeres desean ser prenetadas por el culo. No nos mintamos.

Alla cuando tenia 25 años, este concepto me lo terminò de enseñar una niña que en aquel momento tenia 17 años. Después de haber mantenido relaciones vaginales de todas formas y posturas, un dia estando ella encima mio y gozando como loca y presta a tirarse un regio polvo, me pidió al oido, que le meta despacito un dedo en el ano. Obviamente asi lo hice mojándolo adecuadamente y comencé con un tenue movimieto con mi mano derecha introduciendo cada vez mas mi dedo mayor. Con mi pija dura como una piedra y el dedo en su culo en movimiento acompasado, alcanzò el mayor de los orgasmos hasta ese momento en su vida, según me relatò en aquel momento. De alli a indagar sobre sus experiencias anales, quedò un paso, enterandome que su novio varias veces quiso penetrarla por ahí, negándose ella sistemáticamente, manteniendo su virginidad anal. Me explico que desconfiaba de su novio, a pesar que ya hacia 2 años que mantenia relaciones con el y que aquel muchacho tenia como obsesión romperle el culo. Como veran era una relacion tramposa. Lo era por ambas partes, yo ya estaba recien casado y ella de novia que después terminaria casandose con ese muchacho. Pero eso es otra historia.

Después de aquella, le pregunte si deseaba tener relaciones anales conmigo. Me manifestò su conformidad puesto que yo le brindaba confianza y que priorizaba en todas las relaciones sus orgasmos y luego me ocupaba de terminar yo.

Esto, siempre fue asi, tratè de que la mujer acabe la mayor cantidad posible de veces y luego cuando mis huevos y mi amigo ya no aguanta mas producir mi explosion. Esta sola actitud, permitiò que Li

lin, asi la llamaba, que sea este hombre con quien tuviera sus primeras relaciones sexuales por el ano.

Tengo que reconocer que en la primera relacion sexual anal, la mujer tiene sus logicos temores respecto a los dolores que van a sufrir. En mi caso y a pesar que mi amigo es de tamaño normal (17 de largo por 5,5 de ancho), intento explicar que si bien en un primer momento, se va a sentir un pequeño dolor luego ese se transforma en puro placer, si va acompañado de las caricias logicas en la vagina y clítoris.

Mujeres exijan placer en sus relaciones anales, exijan orgasmos, exijan culminaciones placenteras.

A partir de esta experiencia, aprendì que la mujer puede gozar y enriquecer sus relaciones sexuales a partir de penetraciones anales. El hombre debe aprender que si la mujer no goza con estas experiencias, se transforma en un animal que lo unico que desea es romperle el culo, si es posible la mayor cantidad de veces posible.

Aquellas mujeres con buenas experiencias sexuales anales, son las que proponen hacerlos por el culo, enseñandote que es lo que desean, tambien son aquellas con las que los hombres deseamos estar siempre. Otro de los temores comunes en las mujeres, es que al mantener relaciones periódicas por el culo, este o sea el agujero, se deforma agrandandose, no cumpliendo al cabo de un tiempo con su funcion especifica, cual es la de cerrar como corresponde los esfínteres. Esto se los puedo afirmar, jamas ocurre. He tenido relaciones sexuales anales casi exclusivamente porque asi nos gustaba a ambos, casi en forma diaria con una mujer durante dos años, no ocurriendo mas que el acostumbramiento del culo al tamaño del pene del hombre, cumpliendo los musculos anales con su función especifica. Ojo, ya les he hablado de mi tamaño que es inofensivo. Las relaciones anales, cuando es la mujer quien las propone, comienzan con un coqueteo de esas nalgas para con el pene, agarrandolo fuerte de su tronco con la mano y con una buena mamada mediante, poniéndolo en su rajita trasera, haciendo que ese pene este mas duro que un hierro, no permita la penetración, hasta que la mujer no este tan caliente como el hombre, exija que le mamen la concha, el clítoris, el cuello, que la besen etc. Es fundamental para la mujer que le chupen el culo, que comiencen poniéndole un dedo bien humedo en el agujero, antes de la penetración, cuando este por explotar, cuando la pija este dura como una piedra, cuando sepa que ante cualquier movimiento va a tener el orgasmo, tome ese pene y póngaselo en el culo. Si el hombre no toma la iniciativa con su clítoris, masajeelo, metase un dedo en la concha, tóquese las tetas. Si no es el hombre el que hace esto mientras le coje el culo, no sabe coger. Dejelo. Es de esos hombres que no respetan a la mujer, que desean solamente llevarse el orgullo de haber cojido su trasero. Abandolelo. No la quiere. No la ama. Asi de sencillo. No se puede enseñar a querer.

La mejor posición para mi cuando tengo relaciones por el culo es de frente. La mujer tirada de espaldas en la cama o sofa, comoda, el hombre de pie, levantando ella las piernas un poco mas que cuando se coje por la concha, mirando permanentemente la cara de la mujer estudiando las distintas sensaciones que va teniendo. Esta posición permite un movimiento leve o fuerte, según lo que desee la mujer, las manos del hombre libre para meterle o no los dedos en la concha o masajear el clítoris o las tetas o acariciar la cara.

Cuando se practica esta posición, la misma permite en el futuro con poco esfuerzo llevar a la mujer a su orgasmo u orgasmos, undiendo la lengua en lo profundo de la boca. Todo un goce para ambos.

Otra posición, que permite infinidad de variantes es estando ambos acostados dando ella la espalda al hombre y levantando levemente la pierna que no apoya, aquí tambien las manos de ambos permiten movimientos libres y variedad para los masajes que permitan el mayor de los goces y a su vez una cercania con la cabeza de la mujer que brinda la posibilidad de lenguetazos en esa boca tan ansiada.

Mujeres, aprendan a gozar con las relaciones por el culo. Los hombres nos volvemos locos con esas nalgas y ustedes deberían explotar esa debilidad y dejar de tener miedo y exigirnos que las hagamos gozar cojiendoles el culo. Estas fueron mis humildes opiniones obtenidas de las experiencias sexuales que he tenido. Cualquier concepto al respecto escribime a mi correo electronico.

Autor: rpetigiano

rpetigiano ( arroba ) yahoo.com.ar

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
MUJERES APRENDED A GOZAR CON LAS RELACIONES ANALES, 7.0 out of 10 based on 4 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados