Era nuestra fantasia, pero… (II)

Hola otra vez!
Continuando con el relato de lo que me sucedió hace un par de meses aquí en Sao Paulo, Brasil, me encontré con Sol, mi novia, en la estación de trenes. Cuando entramos en el vagón (yo detras) ella fue avanzando como podia (ya que como dije, a esas horas esta totalmente completo) Me guiaba de la mano entre empujones. Los hombres se hacian a un lado apenas como para dejarnos pasar, pero obligándola a frotarse contra ellos. Entonces ella se detuvo en medio del vagón frente a un parante y detrás de un muchacho. Tuvo que subir la mano bastante para poder asirse al pasamanos y quedamos aprisionados como sandwiches de carne. Yo estaba a su lado entre un mar de huevos y un par de mujeres. Ella seguia aferrando mi mano y me miraba con una disimulada sonrisa maliciosa. Entonces noté que un hombre con traje mas o menos de mi edad (no lo he dicho, pero tengo 62 al parecer de algunos, bien llevados. Soy normal. He practicado y practico deportes desde siempre (sobre todo artes marciales y buceo) Soy delgado y por lo pronto no necesito viagra.


Bueno… como decia, que el tipo que estaba junto a mi y detrás de ella, bajó su mano para dejarla entre él y el culo de mi novia. Ella no hizo ningún gesto y entonces el tipo, con mas confianza, comenzó a acariciarlo lentamente. Yo podía ver de reojo cómo la mano se apoyaba sobre uno de los cachetes de su culo y con el movimiento del tren y la presión de su cuerpo, iba subiendo y bajando despacito… muy despacito. Sol sugetaba mi mano derecha y de pronto me la apretó, señal que estaba sintiendo lo que el hombre le hacia. Aproveché para soltar mi mano de ella y tocarle el otro lado del culo, por lo que podía sentirnos manoseándola firmemente. El tipo rozó mi mano y me miró. Al ver que no le hice gesto alguno, metió los dedos sobre la falda delineando la raya del culo. Ella seguia agarrada al parante del techo, pero dejando su cuerpo apoyado sobre el chico que estaba delante, con su mano izquierda me agarró la pija dándo un apretón. -Bueno… parece que su fantasía por fin se hizo realidad, pensé- Ella giró un poquito y dejó que los dedos del tipo le recorrieran el culo con facilidad. Entonces, él bajó un poco mas la mano y comenzó a subirle la falda para acto seguido meter sus dedos entre sus piernas. Allí comenzó una especie de pelea conmigo por meterle mano, pero como yo sabía lo que ella quería, ganó él. Ella se estremeció. Parece que le estaba haciendo un buen trabajo, porque Sol comenzó a ponerse roja (lo hace cuando esta muy caliente) Después de un rato de meterle los dedos (supongo que en la concha y el culo) ella dió un suspiro apoyándose sobre mi. Estaba temblando. Se tambaleó un poco (después me dijo que le bajó la presion) con lo que me dí cuenta que estaba acabando como una perra.
Cuando el vagón se fue vaciando, ella levantó su cara y vi que tenía unas enorme ojeras y los ojos diminutos. Bajamos, me abrazó y fuimos sin hablar hasta su casa.
Me dijo que iba a tomar un baño, así que esperé a que saliera y bajé un poco la intensidad de la luz. Nos acomodamos en el sillón, me trajo una bebida, me miró y sentándose junto a mi me dijo:
– No puedo creer que lo haya hecho!
– Ya ves… (le respondí sonriendo) Tenías muchas ganas y te dejaste llevar.
– Lo viste todo?
– Sí, vi cómo un tipo te tocaba el culo.
– No… me refiero a si viste también al otro
– Al otro?
– Sí. Había un muchacho en el que yo estaba apoyada.
– No. Solo ví al que te metió la mano debajo de la falda.
– Bueno… ese fue el primero, pero el chico que estaba delante sentía la presión de mis tetas sobre la espalda y se ve que comenzó a calentarse.
– Y?
– Que mientras el que vos viste corría mi tanga y me metía un dedo en el culo, el otro dejó su mano colgando frente a mi concha. A esas alturas yo ya estaba recaliente, por eso te apreté la pija. No sabés las ganas de chupártela que tenia! Me acordé de la mina que te hizo una paja en el tren y comencé a mojarme toda! Bueno… el que me tocaba el culo hizó presión para que separara un poco las piernas, así que lo hice, pero claro… el muchacho de adelante apoyó el dorso de la mano en mi concha y al darse cuenta que no hice nada para sacarla, dió vuelta la mano para agarrármela. No sabés la calentura que me dió! Hubiera dado cualquier cosa por sentir una pija en cada agujero! Entonces -continuó con ojos brillantes- corrió mi tanga a un lado y metió un dedo en mi almeja encharcada. Después dos.. y después tres! Mientras me abría la concha con dos dedos, con el del medio comenzó a hacer círculos en mi clítoris. Creí que me moría de placer! Después, el que metía su dedo en mi culo bajó mi mano y la llevó hasta su pija. Bajó el cierre y me la condujo dentro de su pantalón. Me acordé de inmediato de la puta que te hizo lo mismo! Fue increíble! Mientras tocaba tu pija, agarré la de él!! Estaba dura como una piedra y comencé a hacerle una paja en agradecimiento a lo que me hacía. Mientras hacía esto, el tipo metió su otra mano dentro de mi remera y comenzó a tocarme las tetas. QUÉ PLACER!! Después de un rató, se vé que quería cogerme, porque hizo un gesto como para que se la sacara y metiera en mi culo. Lo contuve apretándola mas, pero sin sacarla del pantalón. Yo sentía cómo su dedo entraba y salía lentamente. Eso y los dedos del chico en mi clítoris me estaban volviendo loca! Me hubiera gustado tener 3 manos para también tocarle la pija al chico que tan hermosa paja me estaba haciendo! Por eso acabé de la forma mas increíble que jamás tuve. Creí que iba a desmayarme y me apoyé sobre vos. QUÉ ACABADA!! No lo puedo creer… (finalizó casi llorando) El tipo al que le hice la paja acabó de una manera brutal! Enseguida sacó el dedo de mi culo y desapareció. El chico notó mi acabada y también se fue.
– Bueno cosita.. estás contenta con la experiencia?
– Si. Quiero darte las gracias por tener la mente tan abierta y permitirme disfrutar mi sexualidad a pleno.
– Habíamos quedado en eso, verdad?
– Sí, pero una cosa es hablarlo y otra permitirlo. Sabés que tengo la concha caliente? -dijo mientras me bajaba el cierre del pantalón-
– Sí? No te alcanzó con esa acabada?
– No. Quiero que me la metas por todos lados!
Entonces nos desnudamos y me di cuenta que su argolla seguía mojada y caliente. Se acostó en el sillón, abrío las piernas y me la ofreció.
– Quiero leche en la boca -le dije- Me vas a acabar si te meto la lengua despacito?
– Mmmmmmm… no se. Depende de cómo me la chupes…
..Y comencé separando los labios de su almeja con los dedos mientras le besaba las piernas e iba subiendo… cada vez mas… despacito… mas.. hasta que abrí la boca para comérmela toda. Mi lengua fue entrando despacio, fuerte, despacio… hasta centrarme en su clítoris. Saqué mi lengua y seguí con los dedos…
– Así te tocó la concha ese muchacho?
– Mmmmmmmmm… SÍ!!!!
Entonces con mi otra mano empecé a meterle un dedo en el culo.
– …Y el otro te hizo esto?
– Ahhhhhhhhh… SÍÍÍÍÍÍ!!!!
– Así? -le pregunté mientras la taladraba por delante y detrás-
– SÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ!!!!!
– Qué deseabas en ese momento?
– TENER LAS DOS PIJAS CLAVADAS!!!
– …Y ahora también lo querés?
– SÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ!!!!!!!!
Esperá! Quiero cogerte así -le dije tapándole los ojos con un antifaz para dormir que había llevado- Entonces la dí vuelta y se subió a mi pija. Comenzó a cabalgar como una loca. Parecía poseida y dándo un alarido tuvo su primer orgasmo. Cayó sobre mi pecho pero enseguida se repuso y continuó moviendo la concha. Estaba en el cielo! Levantaba la cabeza y abría la boca mientras yo le estrujaba las tetas y le metía dos dedos en el culo. Entonces… miré hacia la puerta y ví que Leandro (un amigo con el que me había puesto de acuerdo) entraba desnudo en la sala. Yo había dejado la puerta de calle sin llave y le había dicho que esperara 20 minutos para entrar sin hacer ruido. Le hice una señal de asentimiento y mientras yo le chupaba los pechos a Sol, él se acomodó detrás de ella. Realmente ella estaría en trance, porque siguió con lo suyo. Leandro, que había escuchado parte del relato de ella y nos veia coger, estaba al palo! Agarró las caderás de mi chica y le empezó a meter la punta de la pija en el culo. Ella dió otro alarido y se quedó quieta. Leandro le había metido la cabeza de la verga y nos quedamos inmóviles esperando que su culo se acostumbrara. Leandro le separó un poco mas los cachetes y se la fue metiendo despacio pero sin detenerse. Ella comenzó a gemir. De a poco los movimientos de mete y saca de él se fueron adaptando a los mios, así que ella podía por fin sentir dos pijas a la vez. Ella entró en una especie de frenesí que nunca había visto en otra mujer. Se convulcionaba y daba alaridos mezclados con gemidos guturales. Era increible! Ella acabó entre espasmos y se desplomó sobre mi. Leandro no pudo contenerse mas y le llenó el culo de leche.
Mi amigo sacó la verga de mi chica y se sentó en la alfombra ojeroso y destruido
– Nunca imaginé que podría tener una acabada así en mi vida. Tu mujer es única! -me dijo con ojos entrecerrados y una sonrisa atolondrada- Qué culo hermoso tiene!
– Sí, su culo es único -respondí- Ahora quiero que cambiemos, así que ponete forro
– Ok. Primero necesito agua!
Sol seguia media desvanecida, así que la levanté y acosté sobre el sofá. Le dí a Leandro una gaseosa y nos acomodamos a esperar que se repusiera.
– Sabes? -me confesó mi amigo- nunca habia hecho esto de coger a una mujer compartiéndola, pero ahora me dan ganas de hacer lo mismo con mi mujer. Puedo contar con vos?
– Claro, pero tendrás que convencerla.
– Lo hablamos varias veces y se ve que le esta interesando porque ultimamente, mientras cogemos, le pregunto si le gustaría sentir otra pija en el culo, y me responde: – Mmmmmm… No se… podría ser…
– Organizalo y me avisas
– Listo!
Me arrodillé frente a Sol y comencé a chuparle la concha. Ella volvió a gemir, así que mientras la pija de Leandro se iba poniendo dura le metí dos dedos junto a la lengua. Entonces la levanté y la subí a mi amigo. La verga le entró como un tiro de lo mojada que estaba. Ella comenzó a moverse sobre la pija y yo la apoyé sobre él. Así le abrí el culo y de un solo golpé se le mandé hasta el fondo. Ella seguia con los ojos tapados, dió un grito y comenzó a apretarse las tetas, así que Leandro empezó a chupárselas. Comenzados a movernos y nuestras pijas entraban y salían de Sol. Ella solo se dejaba coger. Las sacudidas fueron aumentando. Solo se escuchaba nuestra respiración agitada y los gemidos de Sol, hasta que los 3 acabamos al mismo tiempo con un bramido. QUÉ POLVO!!! Ella cayó sobre Leandro desvanecida. Después de sacar mi verga de su culo y ver cómo le escurria leche, la volví a levantar para recostarla en el sillón. Quedó como la dejé.
Mi amigo fue a tomar una ducha, me agradeció y se fue de lo mas contento. Yo tuve que llevarla al baño y hacerle oler sales para que se recuperara. Después de refrescarle un poco la cara, la recosté en la cama.
– Terminó todo? -me preguntó con mirada perdida-
– Por hoy, sí.
– TE AMOOOOOOOOO!!!!!!! -me gritó- y se quedó dormida.

 

(Si desean contactarme para intercambiar opiniones o experiencias, pueden hacerlo a otoko08@yahoo.es)

(Visitado 4.613 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *