Nuestra primera vez

Empiezo esta historia con un poco de alegría y morbo al mismos tiempo, nuestra primera vez, fue la vez que todo ser sueña y comparte con su almohada, pero en nuestro caso fue real, fue de verdad y fue la mejor de todas.

Mi esposa dayana, una flaca morena con un cuerpo latino, cuyas caderas son pequeñas y nalgas redondas con piel suave y depilada, siempre fue una mujer de hogar de esas que cuyo matrimonio es el pilar de todas sociedad, donde lo correcto es lo principal. Siempre fue una bestia en la cama, siempre me decía que ella en la cama podría ser la mejor meretriz de todas. ¡Y en efecto así era! Bueno, pero en fin fue la mejor manera de ver a mi esposa convertir sus orgasmos en una bomba que explotaría de una manera que ni ella misma podría imaginar que sería. De hecho siempre que teníamos relaciones parecía salir de su cuerpo y orbitar en la misma habitación para disfrutar de aquel espectáculo de orgasmo, a veces en medio de eso lloraba de placer. A veces se orinaba involuntariamente, ¡otras veces simplemente se dejaba caer y se retorcía de placer! En fin todo un espectáculo.

Un día conocimos una pareja que vivía cerca de nuestra casa y la pasábamos muy bien los fines de semana en un café o simplemente compartiendo un rato en casa jugando cualquier cosa. Ya teníamos un año de amistad y la confianza era bastante, siempre Carlos y Johana nos decían para hacer algo distinto, siempre había algo nuevo que hacer, en fin si no eran ellos éramos nosotros lo que planeábamos que hacer en cualquier momento.

Un buen fin de semana nos largamos a una playa cercana a un apartamento de un amigo que no los había prestado para un fin de semana normal (o al menos eso pensamos) llegamos y el primer día salimos a comer en un restaurante donde las horas, entre la comida y el vino se pasaron volando, y en ese hablar y beber empezamos a comentarnos cosas de la intimidad como por ejemplo los lugares donde lo habíamos hecho y lo mas loco que habíamos hecho, un punto de la conversación dije que mi fantasía era estar en un país y hacer el amor en un lugar publico a lo que Dayana simplemente dijo que lo que hacia falta era salir del país. En ese momento johana dijo que su fantasía era que la vieran mientras hacia el amor con su esposo a lo que Carlos respondió que eso era lo único que les faltaba por hacer y que también compartía el mismo gusto que su esposa.

En fin la conversación fue algo de lo más normal de hecho entre risas y risas planeábamos jugar a las cartas como era costumbre al llegar a casa. Pero con mucha picardía de todas las partes dijimos que jugaríamos a apuestas; y tratábamos en ese momento de poner unas reglas a lo que johana dijo que si era con reglas era mejor jugar otra cosa que la idea era pasarla de lo mejor y que si alguien se incomodaba simplemente acabaríamos el juego y de allí se vería que podíamos hacer para seguir divirtiéndonos.

Pero en fin todo un comentario sin ningún tipo de maldad, pero si con mucha picardía. No había nada oculto todo estaba dicho pero sin pensar que pasaría lo que al final pasó.

Con mas de una botella de vino entre 4 nos fuimos a la casa donde terminamos hablando como una hora mas hasta que a mi se me ocurrió lo de que jugáramos a las cartas, decidimos entonces, jugar poker el que ganara le pondría penitencias al que escogiera, ¡y en eso comenzamos la partida! Empezó todo con un: dibuja un ocho en la pared con tus nalgas para reírnos mientras alguien se contorneaba en la pared, o asómate al balcón y grita que eres una loca perdida y ese tipo de cosas divertidas, luego seguimos jugando como una media hora hasta que de tantas gané una partida, donde le pedí a mi esposa que se quitara los zapatos. Bueno bastó y sobró, de allí en adelante no nos reiríamos más hasta bien entrada la mañana.

Luego todo fue prenda tras prenda hasta que en una Carlos pidió a johana que le quitara la franela a dayana de forma suave y erótica. Luego la agarraron todos contra mi y fui el primero en quedar desnudo por completo, aunque me hayan desvestido ellas por culpa de los demás, dije que en lo que ganara una mano haría que se cumpliera su fantasía, porque los iba o obligar a hacerse el sexo oral enfrente de nosotros. Hasta que por fin gané una mano, ya no hacia falta quitar mucha ropa ya que todos estaba en ropa interior; le dije a Carlos que quería ver que le hacia a su esposa en sus partes genitales por un periodo largo de tiempo y que los veríamos. Así pasó. En la sala donde estábamos había un sofá cama, ya que era apartamento de playa, y enfrente un mueble que hacia juego con el sofá, así que les dije que se tumbaran en el sofá-cama que nosotros los veríamos desde el mueble.

Ella se acostó boca arriba y él empezó a besarla por todas partes hasta que le bajó la pantaleta y nosotros en el sofá sentados viendo aquello sin decir palabra alguna. Total que yo me senté en el mueble y dayana entre mis piernas recostando su espalda en mi pecho. Por momentos nos quedamos viendo como johana se contorsionaba de placer y nos lanzaba una mirada de vez en cuando hasta que Carlos se sacó su miembro y lo puso en su boca, en eso pasaron como 20 minutos cambiaban de posición y nosotros deleitándonos, yo con una erección gigante y dayana solo veía como aletargada. Carlos puso en cuatro a su esposa y la penetró completa, esa mujer gemía de placer, en una de esas Carlos se sentó en la orilla de la cama y se la sentó enfrente, ella estaba a solo centímetros de nosotros, ella nos veía y se pasaba la lengua por los labios mientras pedía por más, hubo un momento, quizás el más erótico de toda la noche, en que johana se dobló y se apoyó con sus dos manos en las rodillas de dayana.

Disfrutaba de lo suyo pero verlas tan cerca me obligó a tocar a mi esposa por dentro de las pantaletas que la separaban solo por unos centímetros de johana, sorpresa la mía cuando metí la mano y me di cuenta que dayana estaba súper empapada. Tanto, que así como estábamos empecé a tocarla y bajarle las pantaletas, mientras la tocaba, johana que ya se había percatado, le agarró una mano a dayana y se la lleva hasta su seno, ella sin hacer mucho se la tocaba como para que se divirtiera mientras johana hacia lo mismo.

La senté en el sofá recostada y sin mucho previo, me agarré el miembro y se lo puse en la boca a mi esposa que sin pensarlo mucho ya lo tenia todo tragado, cual es mi sorpresa cuando escucho que mi mujer gemía y volteo para encontrarme con que johana le estaba haciendo el sexo oral a dayana y ella lo único que hacia era sobarle la cabeza y apretarla contra su vagina mientras me hacia aquella felación, Carlos y yo nos veíamos como se ven dos personas que se conocen, con la mirada nos detuvimos y nos sentamos a ver aquello.

Ellas sin que nadie dijera nadase pasaron a la cama y dayana se acostó boca abajo mientras johana se puso arriba en una posición de 69, solo johana era la que hacia algo dayana estaba disfrutando hasta que abrió los ojos y se encontró con la vagina de johana, y sin resistir empezó el espectáculo aquel de dedos dentro y dedos fuera, hasta que Carlos agarra a su esposa y la puso boca arriba y empezó a hacerle sexo oral y en la misma posición unos al lado del otro hacíamos lo mismo. Mi esposa solo se besaba con johana mientras se divertía del sexo oral que recibía.

Luego de un rato de placer me levanté y senté a mi esposa y me le paré en frente para que me diera un rato de sexo oral a mi también, se sentó y mientras me echaba la mamada más rica voyerista que he recibido, se sentó dayana a hacerle lo mismo a Carlos, al cabo de un minuto johana estiró su mano y me agarró el pene para dárselo ella a dayana, así que le agarré la mano a mi esposa y se la llevé hasta el pene de Carlos para que ella hiciera lo mismo, cual fue mi sorpresa al ver que mi esposa quitaba a johana y se estiraba hasta donde estaba Carlos para darle una mamada, me excité como nunca ya que nos acercamos Carlos y yo y ella se metía uno y otro en la boca, mientras le metía mano, johana se acercaba y hacia lo mismo, mientras entre cada tanto ellas se besaban y mamaban, así que yo por un momento decidí acercarme a johana y recostarla para mamársela, y comencé a darle sexo oral a la esposa de mi amigo, no lo podía creer.

Comencé a mamársela y a meterle primero un dedo, estaba hecha agua, luego dos entre mamada y dedo le metí la mano completa en la vagina que tenia unos labios grandes y atractivos; concentrado me encontraba en eso cuando volteo y veo que mi esposa está por sentarse encima de Carlos quien estaba bien concentrado con dayana. Ella gemía como siempre y tenia una mirada perdida así que me acerqué y coloqué a johana en cuatro al lado de Carlos para que se besaran mientras yo metía un dedo en el culo de mi esposa y mi pene en la vagina de johana que estaba loca de placer, pasaron dos minutos cuando me acerqué a dayana y con toda la mala intención del mundo, mientras Carlos la penetraba vaginalmente yo la penetré por el culo, ella estaba a punto de acabar, lo sabía, así que mientras ella se encontraba extasiada, johana la besaba, era la hora de que mi esposa acabara, la quería disfrutar mientras la veía, y se vino como nunca, se orino encima de Carlos que pareció gustarle más que a mi ya que le metía la mano en la vagina, y le daba a johana la mano para que se la chupara, ella gustosa lamía y besaba a johana.

Dejamos que se retorciera un rato mientras johana le metía mano y la besaba por todas, todas, partes. así que yo me acosté y me senté a johana encima mientras Carlos se le arrodilló por detrás y también se lo metió por la vagina, esa niña se enloqueció, gritaba de placer, daba gusto escucharla, en ese momento se unió dayana de nuevo a besar a johana mientras se lo mamaba de rato en rato a Carlos, se me sentó en la cara para que se la mamara y ella y johana no paraban de besarse, así pasamos el mejor rato de nuestra vidas disfrutando de todo aquello.

Carlos estaba a punto de venirse así que se paró y se le metió a johana en la boca y yo me deleité dándole un segundo orgasmo a mi esposa, al cabo de dos minutos johana se lo sacaba a dayana para propinarme una mamada, mientras Carlos se lo ponía en la boca a dayana, en ese tanto me paré al lado de Carlos mientras que en un momento Carlos se vino y se corrió en la boca de johana, para mi sorpresa la joven que mantenía todo el semen en su boca se volteo hacia dayana y se lo escupió en la boca y la receptora se lo devolvía, al ver esto no resistí más y me vine también en la boca de johana que era la que estaba vacía, y así pasaron dos minutos mientras yo disfrutaba de aquel espectáculo.

Así pasamos toda la noche hasta que empezó a amanecer y terminamos nosotros (los hombres por segunda vez) las mujeres ya habían perdido la cuenta.

Nos pasamos al cuarto de baño donde nos dimos una ducha de besos los cuatro. Y así salimos de allí y nos fuimos al cuarto donde nos acostamos todos en la misma cama.

Y desde ese día nos despertamos así dos o tres veces por semana cuatro personas que aprendimos a disfrutar de todo eso en una fantasía hecha realidad.

 

(Visitado 6.230 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *