un par de tragos provocan un segundo encuentro

Yo tan solo iba a acompañarla por una cerveza y la llevaría a su casa como un buen amigo, pero tras dos cervezas y un camino hablando de bobada y media llegamos a la calle en la que vive, platicamos un poco y acto seguido comencé a besarla, pero eso no era lo relevante. Ella estaba nerviosa y en realidad no tenia muchas ganas, pero las ganas aparecieron cuando empecé a acariciar su pecho, el punto débil de mi Carmen, recuerdo que mame de su pecho como si me prometieran la vida eterna, primero su teta izquierda y después un poco la derecha, su mano sobre el pantalón acariciando mi miembro y mi mano entre sus piernas sintiendo lo caliente de su rajada y escuchando como se excitaba cada vez más. Lamentablemente ese día solo sirvió como preámbulo para lo que nos esperaba de nuevo en un hotel; una guerra donde el poco tiempo que teníamos lo aprovecharíamos hasta que nos doliera seguir cogiendo.
Era un sábado y ella acepto acompañarme a mi y un par de amigos a un partido de futbol,terminando quisimos comer un poco e ir a dejar a mis amigos primero, puesto que su casa era la mas lejana, despues de dejarlos optamos por comprar un par de bebidas preparadas en una tienda y tomarlas en el cohce. “que quieres que hagamos?” esa frase aun me retumba y al recordarla vuelvo a sentirme excitado. platicamos un poco y optamos por ir a un hotel, un lugar diferente y solo con la promesa de coger el par de horas que teniamos disponibles.


Llegamos y no esperamos mas, nos dedicamos a besarnos y no hicieron falta las caricias previas, ambos estabamos listos y lo unico que queriamos era hacer de esa habitacion el escenario de nuestra lujuria. recuerdo que no lo dude y de inmediato fui directo a sus tetas, la sentia temblar y retorcerse de placer, sentia como al morder y lamer sus pezones ella tan solo se arqueaba cada vez un poco mas y entonces la embesti, entre en ella y no hubo preguntas no hubo cuidados por parte de ninguno de los dos. Queriamos que el otro se doblara de placer pero sabiamos lo que haciamos, no hacia falta decir nada, tan solo hacia falta que yo me separara un poco para que ella me jalara con mas fuerza, ella solo tenia que caer sobre la cama para que yo la atravesara como si quisiera partirla. Como nuestra primera vez juntos solo dejamos que la saliva invadiera nuestros cuerpos, que cada gota de sudor se confundiera con saliva que nuestros cuerpos mezclaban al chocar uno con el otro. Nos movaimos con fuerza, aun la recerdo cerrar los ojos y morderse los labios o tambien recuerdo cuando soltaba sus gritos de placer y me apretaba la espalda.
Fueron momentos de pasion, recuerdo que dure lo suficiente como para que empezara a sentir dolor en mi verga, la misma sensacion que ella sentia cuando me perfilaba para penetrarla una y otra vez, pero ninguno de los dos queria parar, sentiamos cada vez mas el roce y cada vez era mas intenso, pero ninguno queria parar, ninguno queria darle tregua al otro, tan solo queriamos seguir copulando como si la vida nos fuera en ello. por fin termine, no sin antes empujar aun con mas fuerza y darme cuenta que ella quedaba tan agotada como yo.
Despues de terminar nos recostamos unos minutos en la cama, recuerdo que ademas de musica vimos un poco de porno y ella me preguntaba que tipo de peliculas me gustaban, entre comentarios recuerdo que le dije ” porque no me pones tus tetas en la cara y lo volvemos a hacer?”
No hizo falta nada mas, ella se subio en mi esta vez y se dedico a cabalgarme, por un momento parecia una competencia ya que comenzo a saltar sobre mi tan rapido y tan fuerte que solo podia ver como sus senos rebotaban, los lamia mordia golpeaba sus tetas con pequeñas cachetadas, lo suficientemente fuertes para que se mojara mas y que a la vez de que me pedia mas me las ponia en la boca, recuerdo chipartlas y absorverlas a ambas, le hice la promesa de que le dolerian de tanto mamarlas y no deje de acariciarlas, fue cuando senti que terminaria que le pedi que se diera vuelta, parecia poseida porque al estae sobre mi y darme la espalda me cabalgo mas duro, si no fuera por sus gritos de gozo y lo dura que me ponia la reata pensaria que lo hacia con odio, tanto como si me quisiera romper la verga, pero mientras mas duro rebotaba sus nalgas en mi mas queriamos y comence a darle narlgadas,primero suaves y cada vez mas fuertes, me sorprendio al ver como me pedia mas y aun mas fuerte me cogia.
Por fin sentia que no aguantaria mas y queria devolverle un poco de esta segunda gran cogida que me estaba dando, sin decir nada la puse en cuatro y segui detras de ella, la atravese una y otra vez embistiendo con fuerza sacando casi toda mi berga y volviendo a entrar con fuerza, en verdad empujaba tan fuerte y tan dentro de ella que queria que sintiera que le meteria hasta los huevos por si vagina rozadita, Una y otra vez se la meti hasta que no pude mas y volvi a meterle todo de un golpe para caer rendido sobre ella, sus gritos de placer no los puedo olvidar, la recuerdo tratando de ahogar los gritos sin poder lograrlo, la recuerdo como se doblaba de placer, como yo no podia mas y como sentiamos que explotariamos.
Ese dia no teniamos mas tiempo, no teniamos oportunidad de romper el silencio con gritos una vez mas, por mas que lo deseabamos sabiamos que no podriamos tener un rapidin, nunca fue asi con nosotros, con nosotros no habia cariño o dulzura, era fuego y pasion. Sabiamos lo que queriamos y tan solo deseabamos romper la cama de ser necesario. Queriamos coger y lo hicimos como animales.
Espero que, como con el anterior relato, ella lea este tambien, y que al igual que ella, las mujeres que leen este relato tambien termines excitadas, ella por los recuerdos y ustedes por la imaginacion.
Por cierto para que disfruten un poco de carmen, mide 1.60 aproximadamente, es de tez blanca y tiene un par de tetas dignas de un tit fuck y acabar en ellas, un culo impresionante y que en verdad aguanta nalgadas, al punto de que lo recuerdo rojo por todas las veces que me pedia mas y mas fuerte. sus piernas son un hermoso par de aretes que al hombro son para correrse sin ninguna duda y la boca… ademas de los besos tan sucios que me regala son perfectos para una mamada digna de dioses.

(Visitado 1 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *