Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

PEQUEÑA SORPRESA.

29 de septiembre de 2002

Hace 8 años que estamos casados y mi esposa es una mujer muy hermosa.

Ella es rubia, de cabello a media espalda y muy lacio. Es delgada pero con muy buenas curvas. Mide 160 cms. y pesa 50 kilos. Cintura estrecha, buenos senos y buena cola, piernas torneadas y delgadas. Además es muy coqueta y elegante.

Es una mujer que despierta el deseo en los hombres, de hecho somos muy liberales y ella ha estado con varios hombres luego de estar casados, siempre en mi presencia y complacencia.

Nuestra vida sexual es muy buena, con períodos de mas actividad y períodos de menos actividad. Pero siempre muy placenteros.

Ella adora el sexo anal, pero como es muy estrecha y siempre le duele un poco. Por eso hay que ayudarla mucho para que su culito se dilate y acepte sin sufrir un buen pene en el culito.

Nuestro aniversario de casamiento es en el mes de febrero, por lo que de regalo de aniversario le propuse un viaje sin hijos, los dos solos.

Mediante Internet alquilamos una cabaña en un balneario de Brasil.

Cuando llegamos, nos encontramos que la cabaña que alquilamos, por un error administrativo, estaba alquilada también a otras personas. Fuimos a quejarnos a la administración, o para que nos entregaran la cabaña o para que nos asignaran otra. Otro problema, no quedaban mas cabañas libres.

El administrador nos propone una solución; si los ocupantes de la cabaña estaban de acuerdo, nos armaban en el correr de la mañana un dormitorio y compartíamos la cabaña, con la ventaja que a todos el costo se nos reducía a la mitad.

La administración cita a los ocupantes de la cabaña y les plantea la situación.

Para nuestra sorpresa se trataba de un grupo de estudiantes alemanes que poco entendían el portugués, pero como yo hablo muy bien el alemán, me entendí perfectamente con ellos y mi esposa habla el portugués bastante bien, cosa que sirvió para que nos ayudáramos.

Los chicos habían pagado por adelantado quince días en la cabaña por lo que no quisieron compartir gastos, y nos dijeron que les hiciéramos de traductores y ellos nos invitaban a compartir sus vacaciones con todos los gastos pagados.

En poco mas de tres horas, un grupo de obreros había instalado un dormitorio pegado a la cocina de la cabaña.

Nos instalamos en el dormitorio y como el calor era realmente grande me vestí únicamente con unas bermudas mientras que Laura se puso una mini tanga y nos encontramos con los chicos que se la quedaron mirando como para comerla y sus mallas se abultaron.

Les pregunto en alemán si querían preparar comida o íbamos a comer a un local de Spetto corrido. Ellos no sabían lo que era eso por lo que nos vestimos un poco mas y salimos a almorzar.

En el almuerzo bebimos mucha cerveza, y cuando llegamos a la cabaña, seguimos bebiendo mas.

Laura estaba muy alegre y desinhibida, mientras que yo había bebido poco para estar alerta a lo que sucedía.

En la cabaña nos pusimos mas cómodos y los alemanes que eran 8 se quedaron en mallas de baño, muy pequeña que marcaba sus pijas semi erectas. Laura se quitó la ropa y quedó únicamente de tanga Los chicos eran todos bien rubios y muy grandotes, medían casi todos entre 180 y 200 cms. Cuerpos cuidados y musculosos.

El tema de conversación fue directamente a los negros, ellos decían que casi todas la mujeres que habían visto eran negras y que no les agradaban. Mi esposa dijo que había un mito con los negros y que era el tamaño de su pene, que los penes mas grandes eran los de los negros. Como ellos no entendían se los traduje. Se reían y en alemán se decían que era porque no habían visto los penes alemanes. Se lo traduje a Laura y le pregunté si se los quería ver. Ella me mira a los ojos y me pregunta, ¿no te importa?…

Entonces les digo a los alemanes que Laura no cree que ellos tengan mas grande las pijas que los negros que ha visto en las películas. Ellos se ponen de pie y se quitan las mallas de baño, rodeándola con ocho pijas realmente descomunales, ninguna medía menos de 25 cms.

Ella quedó con la boca abierta mirando las enormes pijas mientras que sus pezones se endurecieron tanto que parecía que podían romper la tela de la malla de baño.

Despacio me acerco a ella y le desato la parte de arriba de la malla haciendo que sus tetas saltaran de lo excitada que se ve

ía. La hago poner de pie y despacio le quito la tanga que al desaparecer nos muestra su concita totalmente depilada y mojada. En alemán les digo que la vamos a coger todos pero primero la vamos a hacer que nos pida por favor y a lubricarle bien el culito.

Entre todos comenzamos a acariciarla por todos lados. Los quejidos de ella eran hermosos y cada vez se mojaba mas, mientras me decía “quiero que me cojan, quiero que me cojan todos…” “que pijas tan hermosas”….

Uno de los alemanes comienza a chuparle el culo y pronto lo tiene totalmente dilatado, de tal forma que alterna la lengua primero con un dedo y luego le mete hasta tres dedos en el culo. En eso está mientras otro le chupa el clítoris… en ese momento Laura tiene su primer orgasmo que la hace caer de rodillas temblando y gimiendo…

Se pasa la mano por la conchita que estaba totalmente mojada y aprovechando sus propios flujos se lubrica el culito y haciendo que el alemán que había chupado el culito se acostara de espaldas, lentamente y de espaldas a él se va introduciendo 30 cms de pija en el dilatado culito. Su cara es un poema… abre los ojos, los cierra abre la boca, arruga la frente, se queja, sube y baja hasta que la monstruosa pija está totalmente dentro de ella, mientras se masturba con furia para soportar el dolor que seguramente estaba sintiendo.

Se acuesta sobre el pecho del chico y levanta sus piernas invitando a alguno de los demás a que se la ponga en la conchita, no se hacen esperar y otra pija de casi treinta cms. Es enterrada con violencia en su concha, lo que provoca un grito ahogado y abre en forma muy grande su boquita y sus ojos…

Los chicos se mueven dentro de ella como verdaderos pistones, sacando casi por completo sus pijas para volver a meterlas. Están es ese movimiento durante veinte minutos hasta que el chico que estaba encima la comienza a coger con mucha fuerza y pegando un grito se acaba dentro de su concha llenándola de leche. Laura estaba en un estado epiléptico por como se contraía y se movía, se estaba acabando como nunca la había visto en toda mi vida, cada 5 minutos tenía un orgasmo que duraba hasta que comenzaba el otro.

Apenas el muchacho que se había acabado se sale de ella, otra gran pija entra y la penetra muy despacio y profundo , esta vez durante mas de media hora y cuando comienza a acabarse también se acaba el chico que estaba en su culo, metiéndole las dos pijas bien profundo hasta llenarla nuevamente de leche.

Yo por mi parte me estaba masturbando y cuando me estoy por acabar le pongo mi pija en la boca, que ella toma con deleite y permite por primera vez que le llene la boca de leche y se la traga toda.

De su culito y su conchita salían hilos de leche alemana.

Otro alemán se acuesta en la alfombra mientras ella lo monta y comienza a cabalgarlo. Otro se acerca por atrás y se la mete de golpe en el culito. Laura ni siquiera se queja, solamente gime mientras acepta la violencia de los dos dentro suyo. La conozco, se está por acabar nuevamente… otro chico le mete su pijota en la boca y ella usando sus labios y sus manos lo masturba hasta que su boca se infla por la descarga que recibe, lo que puede lo traga y lo que no corre por sus mejilla y cae a la alfombra. Laura comienza a acabarse nuevamente y se mueve hacia atrás y adelante como queriendo que se la metan mas profundo provocando que los alemanes le llenen nuevamente el culo y la concha de espesa leche.

Los chicos se salen de ella y ella me mira y me dice “me faltan dos”…

Y sentando a uno en el gran sillón de la sala se monta de espaldas a el metiéndosela de un solo golpe en la concha. Lo monta un rato mientras se la chupa al alemán que aún no la había cojido. Se recuesta sobre el pecho del que está sentado y este le amasa las tetas. Laura guía al otro chico y le pide que se la ponga en su ocupada conchita.

El chico con mucho esfuerzo logra que entre la cabeza, pero la enorme dimensión de las pijas y el grosor de las mismas hace muy difícil la tarea. Laura le coloca las piernas en su cadera y lo empuja… él de deja caer haciendo que toda la pija entre junto a la otra. Laura grita, llora y se babea, pide que se la saque pero lo aprieta con las piernas. Entonces el chico que está encima se comienza a mover primero muy lento y luego muy fuerte hasta que su leche es expulsada dentro de la concha de Laura, casi en el mismo momento el otro alemán la aprieta las tetas y le clava su pija bien profundo, acabándole también adentro.

Laura se tira en la alfombra y me dice “quiero descansar un rato, después la seguimos”.

Los alemanes estaban prontos para cojerla nuevamente pero entienden y se ponen las mallas y bajan a la pla

ya.

Quedamos acostados y me pide que la coja yo solo. Me subo encima de ella y es tanta la dilatación que tiene y tanta la leche que no siento rozarla, entonces me pide que se la ponga en el culo. Le levanto las piernas y se la meto con violencia y la cojo muy fuerte mientras ella se masturba. Acabamos casi juntos y quedamos abrazados. Luego nos damos una ducha y nos vestimos para la noche.

Llegan los chicos y nos saludan. Se bañan, se visten y salimos todos a cenar.

Al regreso estamos todos ansiosos y Laura me pide que les diga que mientras duren las vacaciones ella va a ser la hembra de todos y que va a hacer lo que nosotros queramos, pero fuera de la cabaña es mi esposa y que dormir va a dormir solo conmigo.

Nos mira a todos y nos dice que ahora vamos a hacerlo con mas calma y que vamos a disfrutar todos mucho mas.

Nos pide que nos sentemos y de a uno comienza a chuparnos las pijas hasta que le llenamos la boca de leche, ella traga lo que puede y lo que no lo desparrama en sus tetas.

Luego de que todos estamos complacidos. Comienza a montarnos de a uno y nos va cojiendo hasta que de a uno nos acabamos en su concha y ella nos regala un orgasmo a cada uno.

El culito no se lo deja tocar porque me dice que lo tiene destrozado.

Así pasamos quince días…

A veces la cojíamos entre todos, otras veces la tomaban en la cocina entre dos o tres y la cojían varias veces hasta que quedaban agotados. En ningún momento estando en la cabaña, pasamos mas de media hora sin que alguno la cojiera. Otras veces era ella la que se le tiraba por encima a un alemán y lo montaba provocando una cojida en cadena de todos los que estábamos en ese momento en la cabaña. Pero luego de asearse y al acostarnos me montaba y me cojía como una loca, sacándome dos y hasta tres polvos, lográndolos ella también.

El día antes de venirnos Laura quería hacer su última hazaña, quería saber si podía soportar dos de aquellas monstruosidades en el culito, pare eso nos preparamos comprando una anestésico local para que si se lastimaba no le doliera demasiado.

Ya a esta altura de las vacaciones, cualquiera de las pijas le entraba casi sin lubricar y sin sentir dolor.

Esa tarde luego de una de las secciones de sexo grupal, donde todos la cojimos por el culito, procedo a aplicarle el anestésico…

Laura se monta encima de uno de los alemanes y el resto estábamos expectantes…

Otro alemán procede a lubricar su pija con mucha vaselina y muy despacio trata de forzar la entrada, pero era imposible. Entonces se me ocurre una idea, que se la ponga uno, se la saque y se la ponga el otro… así lo hacen durante un rato hasta que de repente los dos juntos logran que las cabezas entren juntas en el culito de Laura. Todos quedamos sin respirar y entonces le pregunto ¿de duele? Y ella me contesta que no que le gusta y se abre mas el culito con las manos y les grita, ¡¡”empujen!!”.

Los dos empujan y lentamente las dos pijas se encuentran alojadas en el culo de Laura, que ahora estaba muy dilatado. Los chicos se mueven pero la presión era tanta que se acaban muy rápido. Se la sacan y la leche corre por las piernas. Inmediatamente dos mas se alojan en el culo sin darle tiempo a éste a contraerse.

La cojen con mucha fuerza y Laura se acaba entre gritos y alaridos de placer… se mueve tanto que las pijas se zafan y los chicos se las meten nuevamente hasta que se acaban. De esa manera la cojen los ocho formando cuatro parejas.

Yo por mi parte no paraba de filmar todo mientras era sodomizada de a dos.

Luego me monta y se la mete en el culito que lo noto muy dilatado y súper lubricado.

Mi pija era sacada de su culo y luego metida adentro con una velocidad por parte de ella que me indicaba que se estaba acabando mientras se masturbaba.

Me acabo y ella también, luego me la chupa hasta dejármela totalmente limpia.

Como era el último día, los alemanes no paran de cojerla de todas maneras durante todo el día.

Habíamos comenzado a las dos de la tarde y recién el último la abandonó a las tres de la madrugada.

Al otro día al medio día nos vestimos y nos fuimos a la administración para entregar la cabaña.

Ya habíamos cargado nuestro auto y ellos habían marcado su vuelo para Alemania y se encontraban esperando el micro que los llevaría al aeropuerto.

Entonces como despedida la hacen apoyar en el auto y le levantan la mini falda, para sorpresa de todos estaba sin tanga. De a uno se la cojen tanto por la concha como por el culo en un total de dos veces cada uno.

Nos gustaría conocer amigos en Uruguay para poder repetir esta historia. Si me

quieren contactar lo pueden hacer a luis33 (arroba) adinet.com.uy

Autor: Luis

luis33 ( arroba ) adinet.com.uy

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
PEQUEÑA SORPRESA., 8.8 out of 10 based on 5 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados