Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Oliendo los mojados calzones de mi mujer e imaginando que eran los de mi suegra, y que el culo que rozaba, también era el de ella, logré un fabuloso placer, descargando toda mi calentura en el culo de mi señora.

Estábamos en un paseo, al campo, con los familiares de mi señora, cuando fui a buscar una cerveza y escuche una conversación entre mi suegra y la amiga de mi novia.

Mi suegra era separada hace años, solo vivía con sus dos hijos, mi señora y su hermano. El carácter de mi cuñado era bien especial, con la gente que no lo conocía, era muy agradable y simpático, pero en casa era un ogro. Dominaba y humillaba a mi señora y a mi suegra como el quería De hecho eso fue una de las mayores problemas que tubo mi señora al dejar su casa, ya que decía que dejaba sola a mi suegra. Aun siendo mayor que ella, mi señora era el sostén de la casa, ya que mi cuñado, trabajaba de vez en cuando prácticamente era mantenido por las dos mujeres.

Bueno, la conversación de mi suegra y la amiga, era en relación a otra amiga de ambas que había sido golpeada y obligada por su marido a mantener relaciones, cuando ella no quería, por lo que pude escuchar. Me hice el tonto y en una frazada que había en el piso, atrás de un matorral, muy cerca de ellas, me coloqué a dormir siesta, mientras escuchaba perfectamente lo que hablaban. Fue a ahí donde me enteré que mi suegra, también había sido violada por su marido, por muchos años. Según ella, él llegaba con tragos encima y la despertaba bruscamente para tener sexo, y si ella no quería, terminaba golpeándola, por lo que prefería acceder a sus instintos, evitar problemas y evitar que los niños se enteraran. También me enteré de la estratégica que usaba ella, al darse cuenta que la violación era inminente, ella misma le ofrecía a mi suegro masturbarlo, o mamársela. Según palabras textuales de mi suegra prefería sentir esa hedionda cosa en mi boca, a sentir todo el peso de un hombre alcohólico, que la manoseara entera. Además que así, chupándosela, en pocos minutos todo acababa

Según ella fueron muchos años de esta situación, hasta que una vez la mandó al hospital y ahí recién terminó por separarse de el. Sin embargo decía que su castigo era su hijo, que era calcado al padre, con un carácter peor que el del padre y que a veces cuando mi cuñado llegaba tomado, ella recordaba las vivencias con su marido, y con miedo se encerraba con llave en su habitación. De ahí el carácter excesivamente tímida de mi suegra, completamente sumisa antes todos. Pero la conversación de mi suegra toqué su sexo un rato y ella el mío, y cuando estuvo lo suficientemente mojada, le levanté una pierna y se la mandé a guardar hasta el fondo. Aún por muy caliente que estaba, igual estaba nerviosa que nos fuesen a pillar, así que me pidió que acabara rápido, por lo que nuestro encuentro no duró más allá de unos 10 minutos. Sin embargo me dejó satisfecho y a ella también, por el momento, quedando de acuerdo que terminaríamos lo que habíamos empezado a la noche. Esa noche, nos acostamos y follamos como locos, terminando en un fabuloso 69, cada uno en la boca del otro.

Pasaron un par de meses, y una noche, a eso de las 2 de la mañana, suena el teléfono. Era la vecina de mi suegra, que le pedía a mi señora que por favor fuera urgente a la casa, que había un tremendo problema. Nos levantamos rápidamente y ya más o menos sabíamos de qué se trataba. Mi cuñado había llegado tomado, y había golpeado a mi suegra. Al llegar a la casa, mi suegra, lloraba en la casa de la vecina, y mi señora, sin contemplaciones, llamó a carabineros y se llevaron a mi cuñado preso, por maltrato intrafamiliar. Esa noche, conversando en la cama con mi señora, los problemas de su hermano, me confesó, entre lágrimas y llanto, que su propio hermano, una noche, había llegado con tragos y había tratado de violarla. Me contó como sintió el peso de un hombre encima de ella, y que este mientras con una mano le tapaba la boca, con la otra le abría el camisón, para chupar sus pechos. Luego con la misma mano logró bajarle los calzones y que montado complet

amente sobre ella, sintió el duro pene que buscaba penetrarla. Fue en ese momento en que llegó su madre alertada por la bulla de las cosas que se cayeron en el forcejeo, entró y la rescató de la violación. De ahí que desde ese día ambas durmieron en la misma pieza. Y que aunque su madre no se lo había confesado, ella pensaba y estaba muy segura, que mi suegra, por mucho tiempo había sido víctima de los ultrajes de su hermano, tal cual como lo hacía su padre, ya que con trago, como a mi me constaba, se transformaba completamente.

Ella no se daba cuenta, pero su relato, en vez de darme pena, me excitó sobre manera, imaginando a mi cuñado follándosela a ella, y mucho más al imaginar follándose a mi suegra, pero por la situación era muy difícil encontrar algo esa noche con mi señora, por lo que solo tuve que contentarme en hacerme una paja en el baño, imaginando a mi cuñado, acariciando a mi señora. Mi suegra no quiso levantar cargos y mi cuñado al otro día salió en libertad, pero no podíamos dejar a mi suegra en esa casa, así que la llevamos a vivir con nosotros. La vida en mi casa, no sufrió mayores cambios, ya que ambos trabajábamos todo el día, llegando solo en la noche, y como no teníamos hijos, solo una señora que iba día por medio hacer el aseo de la casa, el puesto de esta fue ocupado por mi suegra, sin incomodarnos, al contrario, nos mantenía mejor la casa, y se preocupaba especialmente de atenderme a mí, planchando perfectamente mis camisas, ofreciéndome postres o mis comidas favoritas etc. Me decía que era su forma de agradecer que la aceptara en mi casa.

Pasó el tiempo y todo era perfecto, sin novedades, pero un día, me desperté a mitad de la noche, muerto de sed y me levanté sin prender la luz, para ir a la cocina en busca de un vaso de jugo. Al abrir la puerta de mi habitación y casi al salir al pasillo, la puerta de la habitación de mi suegra se abre, sale ella, en camisa de dormir, metiéndose r&aa se mantenía muy bien. Cuando la conocí por primera vez, me fijé inmediatamente en las hermosas y gruesas piernas que tenía, pero después del tiempo las fui olvidando. Pero hoy las había visto desde sus comienzos, y me parecieron nuevamente divinas. De culo tampoco estaba mal, ancha de caderas, sin ser gorda, y sus tetas& No estaban tampoco nada mal, seguramente un poco sueltas con el paso de los años, pero no importaba. Como si aún la estuviese viendo, la imagen daba vueltas por mi mente y con una tremenda erección. Comencé a buscar a mi señora que dormía a mi lado. Como hacía calor, ella dormía con una camisa corta que apenas le tapaba el culo. Aparte de eso, por el calor que hacía, estaba casi completamente destapada, con lo calzones al aire. Me coloqué detrás de ella, y comencé a acariciar su pierna, lentamente, para no molestarla, hasta recorrerla entera, hasta llegar a su culo, una y otra vez&. suavemente mis dedos se colocan entre sus piernas y comienzo a rozar su sexo, por sobre los calzones. Ella comienza a despertarse, colocándose de espalda, me dice que no quería, que me duerma.

-Solo déjame acariciarte

Con mi señora de espalda, me fue mucho más fácil acariciarle su vagina, suave, muy suavemente, cosa que sintiera placer de a poco y no que la estaban despertando. Lentamente mis dedos fueron acariciando su clítoris, hasta que comencé a sentir esa exquisita humedad característica de una concha excitada. Ella conciente o inconscientemente, separó las piernas y yo, también muy suavemente le comencé a besar su sexo por sobre el calzón, mojándolo aún más con mi saliva. Ella nuevamente me pidió que la dejase dormir, pero en mi olfato ya había penetrado ese olor, y no pararía hasta sentir su sabor. Continué frotando mis labios por sobre la tela, hasta que sus suaves gemidos, me indicaron que lo estaba disfrutando. De abajo hacia arriba, en círculos, mis labios a través de la tela ya muy mojada, sentían la presencia de su clítoris, dando más énfasis a este pequeño pedazo de carne. Traté de correr esa prenda, para degustar con más fuerza su sabor, pero ella acariciándome la cabeza, me dijo que continuara tal cual como lo estaba haciendo. Seguí con mi excelente trabajo, siempre por sobre la tela, hasta que un fuerte quejido y su mano apretándome con fuerza la cabeza sobre su concha, sentí como se corría, graci

as al trabajo de mis labios, mojando completamente la tela.

Ella había acabado, pero yo aún seguía con ganas. Me dijo que tenía mucho sueño, y que mañana me compensaría yo suavemente le saqué los calzones, todos mojados. Ella se dio vuelta y se colocó a dormir, mientras yo con sus calzones en mi cara, le frotaba el pene por detrás, entre su culo, pero sin penetrarla, solo el roce, ayudándome con mi mano a sentir más placer, oliendo sus mojados calzones e imaginando que eran los calzones de mi suegra, los que tenía en mi boca, y que el culo que rozaba, también era el de ella, logrando una fabulosa fantasía, descargando toda mi calentura en el culo de mi señora, la que al sentir como acababa entre sus nalgas, solo estiró el culo hacia atrás para que terminara de molestarla. La sequé con sus mismos calzones, y dándome vuelta hacia el otro lado, me dormí.

Autor: Alexander alexander_5149 ( arroba ) hotmail.com

Para hacerme llegar tus comentarios, sugerenciaso si deseas colaborar con esta página, por favor, envíameun E-mail a webmistress (arroba) marqueze.netWeb: http://www.marqueze.net

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
QUERIDA SUEGRA I. Las aventuras de un yerno con su suegra., 5.1 out of 10 based on 8 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados