Relatos de sexo entre hombre y hombre. Sexo homosexual

Bailarín de Ballet llama la atención por sus enormes testículos

Soy bailarín de ballet desde que era un niño. Tengo 18 años de edad y mis compañeros de la academia me apodan “miura”, que es una raza de toros, en clara alusión al tamaño de mis testículos.

En un ensayo de baile fui agredido por otro chico que pensaba que yo estaba saliendo con su chica. En una sala solitaria nos encontramos los dos. Al no estar familiarizado con el ballet, le sorprendió verme vestido con unas mallas blancas, ajustadas como es lo normal.

Leer más

Me gusta / No me gusta

El día que me desvirgaron

Fue en Zaragoza hace ya tiempo de esto.

Me encontraba realizando el servicio militar en la Academia General Militar de Zaragoza. De aquellas contaba con 21 años, medía y mido 165 centímetros de estatura, y pesaba por entonces 58  Kg. De pelo negro azabache, un culito redondito, y algo respingón.
Leer más

Me gusta / No me gusta

Una vez con Eusebio

Otras veces, antes, lo había intentado, no tengo problemas en reconocerlo, pero aquella vez ni siquiera me había dado cuenta de la extraña casualidad sino hasta que había sido evidente hasta lo obvio. Yo había estado yendo al gimnasio, con intermitencias, desde hacía casi un año, y siempre me había subyugado el impresionante físico del encargado, un muchacho colombiano de piel oscura como un lago a media noche. Su sonrisa de dientes voltaicos conseguía que me olvidara del significado y articulación de cualquier palabra que necesitaba pronunciar en su presencia.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Mi papá y yo nos enamoramos

Mi papá y yo siempre tuvimos una relación distante. Sin razón aparente, simplemente, durante la mayor parte de mi adolescencia, no conectábamos. Muchas veces percibía que él no podía relacionarse bien conmigo debido a que yo era un joven poco masculino, y a pesar de que no había mencionado mi atracción hacia los hombres a la familia, era muy evidente para todos y no existía duda al respecto.

Mi padre, por otro lado, era un hombre muy masculino. Papá y mamá me tuvieron de muy jóvenes, por este motivo, a mis veinte años, ellos se encontraban apenas por los 42. La relación de ambos siempre fue buena ante mis ojos, sin embargo, una vez que cumplí 21, tomaron la decisión de separarse. Para evitar la participación de abogados, y no complicar aun más las cosas, llegaron a un acuerdo: cada mes tendría que pasar una semana en casa de papá. No era algo que me entusiasmaba mucho, debido a nuestra poca cercanía, pero lo positivo era que en su casa tenía más libertad. Un par de ocasiones llevé a chicos que conocía a través de aplicaciones y teníamos sexo en mi habitación. El jamás se enteraba, o al menos, eso pensaba yo.

Leer más

Me gusta / No me gusta

La putita y el travesti

Hola a todos. Me llamo Gus y siempre me he considerado hetero, y me lo sigo considerando.

Soy un chico normal, más bien pijillo, guapete, alto, deportista,buen estudiante, serio…Siempre he tenido novias largas y de verdad me he sentido bien con ellas. Sé que mi polla no es especialmente pequeña (unos 16 cm) pero siempre me la he visto ridícula mientras me duchaba con mis compañeros de equipo de baloncesto con sus grandes pollas colgando, peludas, oscuras. Esos tíos de verdad que follaban con una tía cada fin de semana, sin complejos…

Leer más

Me gusta / No me gusta