Relatos de sexo entre hombre y hombre. Sexo homosexual

El lobo y los tres hermanos (III)

Lobo abandonó la casa de madera de Dario, cargando con el radio de batería como único botín, y pensando que había tenido suerte con sus dos ultimas victimas ya que ninguno de los dos le había hecho resistencia y se encaminó por el sendero que lo conducía a la casa de Luis el mayor y más trabajador de los tres hermanos, pero en el camino se detuvo en un claro donde descansó por un día completo.

Luis se encontraba trabajando en las terminaciones finales de su casa de ladrillos, se podía decir que su casa era una pequeña fortaleza muy bien construida y con todos los adelantos de la época como agua corriente, luz eléctrica y hasta linea telefónica, Luis había trabajado mucho cuando joven había hecho buenas inversiones y gozaba de una buena posición económica lo que le permitía el vivir con ciertas comodidades a diferencia de sus hermanos menores.

Mientras tanto Juan recibió la visita de su hermano Dario, al llegar Dario a la casa de Juan se dio cuenta que a Juan le sucedía algo, ya que lo recibió cabizbajo y en silenció luego de un rato de conversación entre los dos hermanos Juan con lagrimas en sus ojos le narró a Dario su amarga experiencia con el delincuente el Lobo, y como este lo había sodomizado en repetidas ocasiones por lo que Juan se encontraba totalmente deprimido, Dario luego de escuchar a su hermano menor decidió confesarle su gusto por los hombres y de como había sido su experiencia con el mismo delincuente, quien sabe la razón pero la confesión de Dario a Juan sobre sus particulares gustos y de como había disfrutados de su encuentro con el Lobo lo ayudo de cierta manera a ver las cosas de forma diferente, Dario fue muy descriptivo cuando le contó Juan su relación con Lobo a tal grado que se había llevado en un bolso la ropa que había usado y se la volvió a poner para que su hermano menor pudiera visualizar mejor lo que Dario le contaba, lo que consistía en un juego completo de ropa intima femenina en satín, de color negro, una falda corta, y una blusa pequeña de esas que dejan el ombligo por fuera. En un dos por tres Dario se vistió y su explicación fue tan y tan detallada que cuando se vinieron a dar cuenta ya Juan tenía a Dario ensartado por el culo de la misma forma en que Lobo lo había tenido a él, pero con la diferencia de que en esta oportunidad era Juan quien introducía su verga entre las nalgas de su hermano Dario, el cual se comportaba como toda una puta profesional.

Al día siguiente Lobo continúo por el camino que lo llevaba directamente a la casa de Luis, al divisar la casa se alegró ya que pensó que debido a lo bien construida que se encontraba esa casa su propietario debía tener dinero o por lo menos más cosas que las que encontró en las casas de sus dos victimas anteriores desconociendo de que los tres eran hermanos, Lobo se fue acercando lentamente con su arma en la mano derecha, sigilosamente se asomó por una de las ventana y pudo observar a Luis que recién salía de darse una ducha y que solo vestía una pequeña toalla alrededor de su cintura Lobo en silencio se fue acercando a la puerta principal de la casa la cual encontró abierta la franqueó y sin hacer ruido y se dirigió en la dirección en que había visto a Luis casi desnudo, en su mente ya se estaba imaginando como le comería el culo a ese tipo si no encontraba una mujer en la casa, al Lobo asomarse al cuarto donde el había visto a Luis un fuerte golpe en su cabeza lo dejo sin sentido cayendo de bruces al piso, Luis se había dado cuenta que una persona lo miraba por la ventana del cuarto por lo que se hiso el que no se había percatado de ello, calculo el tiempo que le tomaría llegar hasta su habitación al intruso y después se armó de un garrote y lo esperó tras la puerta y cuando vio que ese intruso asomaba la cabeza decidió golpearlo y luego averiguar quien era. Lobo se encontraba tirado en el piso del cuarto de Luis con un gran golpe en su cabeza sin sentido, por lo que Luis decidió revisarlo y al hacerlo le encontró el arma de fuego un puñal y aparte de unas cuantas monedas en los bolsillos de su pantalón así como el radio de baterías de su hermano Dario el cual reconoció de inmediato, par a Luis ya no cabía duda de que se trataba del Lobo el famoso delincuente, por lo que decidió llevarlo al patio y asegurarlo

a un poste con unas cuantas cadenas que Luis tenía en su casa, Luis era mucho más pequeño que Lobo por lo que le costó algo de trabajo el trasladarlo hasta el lugar escogido por él para asegurarlo, por un momento pensó que lo había matado por el golpe que le propinó, mientras Luis se encontraba encadenando a Lobo al poste la pequeña toalla que tenía en su cintura se deslizó al suelo sin que este se diera cuenta de inmediato, pero él continuó trabajando y en cierto momento sus brazos se encontraba rodeando al cuerpo de Lobo Luis se encontraba a las espaldas del malhechor y su miembro rosó en varias ocasiones las nalgas del delincuente y a pesar de que este se encontraba con sus pantalones puesto a Luis le vino una fuerte erección, y como se encontraba solo no lo pensó dos veces y decidió darse el gusto de comerle el culo a ese tipo, Luis nunca se lo había metido a un hombre en su vida, pero las paradas nalgas del delincuente lo invitaban a que las penetraras, por lo que se dedicó a bajarle el pantalón a el Lobo al fin y al cabo el tipo se encontraba como muerto, y además encadenado que en caso de que despertase él no corría peligro ya que el arma Luis la tenía todo el tiempo a su alcance, una vez que le bajó los pantalones al gigantón y le dejó las nalgas al aire su erección se hiso más y más fuerte lentamente le separó las piernas, y luego se dirigió a la cocina y se embadurnó su verga con mantequilla con el fin de facilitar la introducción en el culo que se encontraba a su merced, Luis lentamente se colocó sobre los muslos de Lobo y mientras que con la mano derecha le separaba las nalgas con la izquierda sujetaba su erecta verga con el fin de dirigirla al ano de Lobo, mientras tanto Lobo continuaba sin sentido y Luis le fue penetrando lentamente hasta que se vio precisado a retirar su mano para continuar con la penetración dentro de ese par de grandes nalgas, una vez que terminó de penetrarlo totalmente comenzó a meterlo y a sacarlo lentamente hasta que fue ganando mayor velocidad, pero Luis de momento se dio cuenta que no era el único que se movía Lobo había despertado y al sentirse penetrado su placer fue tal que comenzó a mover sus nalgas con un gran gusto hasta el puntó que hiso que Luis se corriera dentro de él, al Luis terminar permaneció por unos instantes acostado sobre las espaldas del delincuente el cual se quedo totalmente inmóvil como si se encontrase sin sentido, Luis se dirigió a su casa se limpió y posteriormente se vistió luego regresó donde se encontraba el Lobo el cual continuaba acostado en la misma posición en que lo había dejado como Lobo se encontraba bien sujeto por las cadenas Luis decidió subirle el pantalón, y justó cuando terminó llegaron sus dos hermanos en compañía del policía del pueblo, ya que después de pensarlo un poco llegaron a la conclusión de que el Lobo se dirigía a la casa de Luis y pensaban que este le haría lo mismo que les hiso a ellos. Una vez que el policía se llevó al Lobo Dario le contó a Luis su secreto, Juan le contó su desagradable experiencia con el delincuente pero Luis no les contó a ellos su particular experiencia con el temible Lobo. Y colorín colorado este cuento se ha terminado.

Dattos del autor/a:

Nick: Narrador.

E-mail: narrador (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

EL PRINCIPIO (III) PERDIENDO LA VIRGINIDAD

A pesar de haber tenido ya varios encuentros con hombres, la verdad nunca me habían penetrado, pero conocía a varios que solo les gustaba que nos masturbáramos mutuamente, y con los que más hacia practicábamos los 69, la verdad mi afición por comer semen nunca paró, cuando tenia la mas mínima oportunidad, trataba de tener una buena dosis de semen de mis amigos, el comer semen para mi era lo máximo.

Un día cuando tuve que salir a presentar un examen de admisión en otra ciudad, mis amigos y yo habíamos planeado irnos todos juntos a un hotel, pero nuestras respectivas mamas, no quisieron por que temían a los destrozos que podíamos ocasionar; por su parte mi mama, le hablo a uno de sus amigos que vive en esa ciudad a la que iba, entonces el le pidió el favor a uno de sus hermanos, que vivía cerca de la Universidad, por que el vivía al otro lado de la ciudad; me dieron la dirección y me llevaron a la terminal del autobús, me despedí de todos y emprendí mi viaje, al llegar a mi destino se me acerco un chico como unos dos o tres años mayor que yo, me llamo por mi nombre y me dijo que era Paco el hermano menor del amigo de mi mama, la verdad era un chico normal de buena apariencia, no guapo, no feo, sino normal, entonces me llevo hasta su departamento y me di cuenta que solo estaba la universidad a cinco minutos caminado, al entrar vi que había una mochila, entonces me dijo, ten las llaves, te quedas en tu casa y yo vuelvo dentro de tres días, y se fue.

Fui a arreglar mis papeles y me dieron fecha de examen hasta la semana siguiente, entonces le hable a mi mama y le dije que si regresaba, ella me dijo que me quedara ahí para no gastar mas, le dije que estaba bien, y salí a vagar todos los días por la ciudad, al fin y al cabo tenia ocho días para hacerlo.

Déjenme decirles que el departamento de Paco, solo tenia una recamara con una sola cama, donde había estado durmiendo, una tarde llamo por teléfono Paco, y me pregunto lo que hacia y le dije que nada por que estaba aburrido, entonces me dijo si quieres en el ropero del fondo esta mi colección de películas, vi de todo un poco tenia buenas películas, pero al acomodar la primera me tope con varias películas que no tenían nombre, entonces puse una, era una película gay, había unos chicos con unos penes enormes y todos ellos bien musculosos, se daban unas penetradas de miedo, termine por masturbarme viendo estas películas, pero seguí viendo, tenia de todo un poco, de travestís, de zoofilia, de sexo en grupos, de cámaras escondidas, etc.

Ya había visto varias películas, estaba como frenético, todas las noches soñaba con penes que se venían en mi boca y que me inundaban la garganta, pero paso algo diferente una tarde en que estaba buscando mas títulos de películas, me tope con una caja la cual contenía un pene artificial y un lubricante; saque la película estaba muy buena se trataba de un negro musculoso dotado con un pene como de 28 centímetros que se dedicaba a buscar muchachos jóvenes y los penetraba, se dejaba dar unas mamadas tremendas, la verdad es que me gustaría estar en esa película, y que ese negro con su impresionante palo me hubiera echo lo que quisiera.

Era demasiado estaba excitado, saque el consolador lo lubrique y me lo introduje, pero fui muy tonto quise metermelo de un solo golpe y lo único que hice fue lastimarme, entonces apoye la base del consolador sobre la cama y lentamente me lo fui metiendo, esto mientras me masturbaba, cuando me alce un poco no lo podía creer estaba todo dentro de mi, fui lo ultimo que vi antes de eyacular.

Me acosté, quede rendido de cansancio, al siguiente día llegó Paco de su viaje, observó todo y me dijo que opinaba de sus películas y le dije que estaba muy bien, entonces él me dijo pues dormiremos juntos sino tienes inconveniente, ya ves que solo hay una cama, yo le dije que si, nos quedamos dormidos rápidamente, entonces en la madrugada lo sentí, tenia su pene bien erecto sobre mi trasero, entonces con mi mano lo acaricie un poco, el sintió rico después me bajo el short que traía, por mi parte le metí la ma

no en su pants, y le saque su pene déjenme decirle que no era muy largo pero si bastante gordo; el se acerco mas a mí, yo empecé a frotar su pene en mi ano, se sentía rico, entonces de momento el empujo hacia mi, y yo lo sujete, el me dijo que te pasa, a lo cual le conteste que nunca me habían metido un pene, al momento que se lo dije, se le puso mas dura, el me dijo entonces vas a perder la virginidad conmigo; se puso de pie y fue por el lubricante.

Se lleno el pene de lubricante y me dijo quédate así, entonces yo estaba de lado, el se recostó al lado mío y con sus dedos llenos de lubricante empezó a masajearme el pene, sentía delicioso, de momento se me acerco y puso la cabeza de su pene en mi ano, trague saliva sabia lo que me iba a pasar, entonces empezó, sentí algo caliente y demasiado duro que me entraba, no se describir la sensación, mis intestinos se dilataban cuando mas empujaba, pero luego se contraían sobre ese pene; después de un largo rato el dejo de empujar, yo abrí un poco las piernas y pase mi mano al tocar, me di cuenta que ya me la había metido toda, entonces el se empezó a mover, me dolía mucho quería que ya no siguiera, pero después de un rato creo que me acostumbre y empecé a disfrutarlo, el paso una de sus manos al frente y me tomo por el pene y empezó a masturbarme, se sentía delicioso, de momento yo no pude mas eyaculé como una fuente era impresionante tenia muchísimo tiempo que no terminaba de esa manera, de momento sentí que su pene se hacia mas duro, entonces sabia que iba a suceder, con una de mis manos tome una de mis nalgas y me la abrí para que se viniera, entonces me dijo me vengo, entonces tome aire, y me la empuje yo mismo hasta el fondo, el grito de placer y yo también, fue fantástico, después de un rato fui al baño y me percate que por mis piernas me escurría semen y un fino hilillo de sangre, había entregado mi virginidad y me había gustado; y creo que esto es solo el comienzo.

marin_29 (arroba) yahoo.com

Me gusta / No me gusta